El Contrato

Si un chico de ensueño te propone fingir una relacion... ¿Aceptarias? Es una historia diferente, la historia es bastante interesante y con mucho drama. Personalmente es una de mis historias favoritas, espero les guste; novela completamente original,

56Me gustan
87Comentarios
27791Vistas
AA

32. Cp - 29

Capitulo Veintinueve

 

 

Tranquilamente dormida, hasta que el sonido de mi alarma interrumpe mi delicioso descanso. Apago la alarma, veo la hora; exactamente las siete en punto. Bostezo, estiro ambos brazos hacia arriba; tengo flojera, dormí demasiado y es parece ser un problema. Descanse muy bien, pero aun así me quede con sueño.

 

Salgo de las cobijas, me levanto de la cama; el ambiente en la habitación se siente frio, escalofríos recorren mi piel. Camino directo al baño, dejo correr el agua caliente de la ducha; el vapor hace que la temperatura se sienta más agradable, el lugar empieza a parecer un sauna.

 

En estos últimos días, el momento de la ducha es increíblemente curioso; cuando toco mi vientre, mi corazón acelera sus latidos. Supongo que tal vez y es el instinto maternal que empieza a desarrollarse en mí, no estoy segura; pero de cualquier forma, es increíble tocar mi vientre y saber que dos personitas están creciendo dentro de mí.

 

Aunque desde que llegue a Londres, los gemelos no han respondido a mis caricias; recuerdo perfectamente que la última vez fue cuando me despedí de Louis, fue el último movimiento realmente fuerte que hicieron. Desde entonces, es muy raro que se muevan más que para presionar mi vejiga.

 

Salgo del closet, llego en mis mano lo que usare el día de hoy; me decidí por estrenar una de las prendas  que compre en Nueva York.  Mis nuevos leggins negros de cuero, un suéter de manga larga y cuello alto color blanco que aun me queda; botas negras Ugg, bastante comodas.

 

El clima está bastante frio, así que para complementar mi look; escogí un chaleco negó algo abultado de pluma de ganso ó de algún animal, no estoy segura. Antes me quedaba grande, ahora intento cerrarlo; con algo de trabajo, al final logro subir completamente el cierre.

 

Me miro en el espejo y sonrió, me doy ternura; es curioso que lo abultado de chaleco me hace ver aun mas embarazada de lo que estoy, creo que mi rostro no ah engordado en lo absoluto al igual que ninguna otra parte de mi cuerpo más que mi vientre.

 

Estoy igual de ancha, solo que ahora tengo una pelota enfrente; me veo chistosa, rio negando con la cabeza. Empiezo a acostumbrarme a los cambios en mi cuerpo, es algo bastante lindo; lo interesante será cuando nazcan los gemelos, haber si mi cuerpo regresa a la normalidad.

 

Cepillo mi larga cabellera, regreso al baño; conecto la secadora, necesito mi cabello seco para poder peinarme. No tenía ganas de tener el pelo suelto, así que con un enorme chongo algo desalineado me siento muy bien.  Veo mi rostro, no sé si maquillarme ó no; la verdad es que siento que me veo bien así.

 

El detalle está en que saldré a la calle, probablemente (lo más seguro) es que me encontrare con fotógrafos ó alguna fan; no puedo verme toda descuidada, creo que ocultare mi rostro natural con mis enormes lentes oscuros. Aunque no me veo tan mal sin maquillaje, pero en las revistas y todo lo exageran; son capaces de decir que parezco momia, ponerle photoshop a las fotos para modificar mi rostro y hacer que me vea horrible.

 

Dejo el bolso que uso siempre sobre el tocador junto con las gafas oscuras para usar más tarde, acomodo todo en la habitación;  las cobijas en la cama están en orden, abro las persianas para que algo de sol entre a mi cuarto. Veo el reloj colgado en la pared, marca las ocho en punto; solo voy a esperar a Jasón que llegue para irnos, ya estoy lista.

 

Hago una lista mental de lo que necesito para salir a la calle, parece que no me falta nada. Doy un último paso para llegar al primer piso, dejo mi bolso y mis gafas sobre la mesa de centro del living. Siento un pequeño rugido en mi estomago, puedo comer algo muy ligero solo para calmar el hambre; ya después de la consulta voy a desayunar con Jasón. Lo que si debo de hacer, es tomar algo de liquido para que salga bien el ultrasonido.

 

Estoy por entrar a la cocina, unos golpes en la puerta me hacen pegar un pequeño brinco.

 

-Voy –digo en voz alta

 

Parece que Jasón llego antes de lo esperado, le dije que nos veíamos a las nueve. Camino hacia la puerta, giro la perilla; no puedo evitar sorprenderme.

 

-Hola cielo –dice Jay muy sonriente

-Jay…-digo sin ocultar mi sorpresa- Adelante, pasa –agrego, no esperaba ver a la mamá de Louis ahorita

-Gracias Kendra –agrega, da un par de pasos- ¿Cómo has estado? –pregunta

-Bien, acostumbrándome a los cambios y síntomas; pero bien –respondo, cierro la puerta

-Me alegro –sonríe- ¿Desde lo de Canadá no te has sentido mal de nuevo? –pregunta

-No, afortunadamente eso fue un episodio que solo nos asusto pero nada más –contesto

-Si me explico un poco Louis –responde- Siempre que hablamos le pregunto por ti y los gemelos –sonríe- Cuando me entere de que estabas delicada, iba a pedirle a Lottie tu numero pero me dio pena así que mejor le preguntaba a Louis –agrega

-¿Por qué pena? –digo curiosa

-Bueno…porque nunca hemos tenido una relación muy cercana tu y yo –responde- De cualquier forma eh podido estar al tanto de los gemelos y de ti por Louis –sonríe

-En ese caso, le daré mi numero para que me llame cuando quiera –contesto- Si quiere saber algo de los gemelos ó lo que sea, puede llamarme ó mandarme mensaje con toda la confianza –sonrió

-Vale, dámelo de una vez antes de que se nos olvide –dice buscando en su bolso, saca su móvil- Haber, dime…-comenta

-Es setenta y uno, veintiuno, ochenta y dos, cero nueve, cero nueve –contesto

-Okey, te llamare para que registres el mío –responde

-Vale –mi móvil vibra una vez dentro de mi bolsillo y se detiene- Listo –sonrió, saco el móvil de mi bolsillo

-¿Ya desayunaste algo? –me pregunta

-No, aun no –contesto- ¿Usted gusta algo? –pregunto

-Oh no hija, gracias –comenta- Te preguntaba por si quieres que pasemos a desayunar antes de ir a tu consulta –agrega, me confunde- Por eso me vine algo antes ¿La cita es a las diez verdad? –pregunta

-Aja…-es lo único que contesto

-Que bien, Louis no estaba muy seguro pero de cualquier forma me dijo que llegara una o dos horas antes porque tú eras muy puntual para salir de casa –sonríe

-Oh… ¿Hablo con Louis hoy? –pregunto curiosa

-Ayer –responde- Me llamo algo noche, me pidió que por favor te acompañara al ultrasonido que tenias hoy –comenta- Dijo que acababa de hablar contigo y estabas algo nerviosa, eso lo preocupo –agrega- Ya que el no podía ir contigo, estaría mas tranquilo si yo te acompañaba –concluye

-Qué lindo de su parte… –una sonrisa se forma en mi rostro- Gracias por aceptar acompañarme Jay –agrego

-Nada que agradecer cielo –sonríe- Lo hago con mucho gusto, estoy muy emocionada de ver a los gemelos y me siento parte de tu embarazo al acompañarte –agrega

-Bueno, solo deja mando un mensaje rapidísimo y nos vamos ¿Okey? –sonrió

-Si Kendra, tu tranquila; aun tenemos tiempo para llegar puntuales a tu cita –contesta

 

Le sonrió, desbloqueo mi móvil y entro a los mensajes; decido avisarle a Jasón que mejor se vaya a mi departamento y empiece a organizar las cosas, que ya mas tarde llego yo ahí. Admitiré que me sorprende que Jay me acompañe hoy  a mi cita, más que eso; me sorprende que Louis le haya pedido el favor.

 

Yo no le dije que quería que alguien me acompañara, pero es lindo de su parte que haya mandado a su mamá; la verdad es que aun me siento algo nerviosa por la cita, pero ya no tanto.

 

Salimos del estacionamiento, hace un buen rato que no manejaba; mi abdomen casi roza el volante, es chistoso.

 

-Había visto fotos recientes tuyas que me habían estado enseñando las chicas en el internet –comenta Jay- Pero ahorita que te veo así de frente, la verdad es que el embarazo no te ah cambiado en nada –agrega

-Bueno, mi ropa no opina lo mismo –digo risueña

-Eso sí –dice riendo- Pero lo único que ha crecido es tu vientre, tu rostro sigue igual; tus brazos, parece que tienes buena genética para embarazarte –comenta

-Ojala y siga así en lo que falta del embarazo –contesto- Aunque este vientre me hace ver chistosa –agrego

-¿Por qué chistosa? –dice Jay curiosa

-Porque estoy igual de ancha, si me vez de espalda no parezco embarazada; pero de lado me veo rara, toda flaca pero una bola en medio –rio

-Eso sí –ríe- Pero es que no se te notaba mucho, fue de repente que salió del closet tu embarazo -agrega

-De frente se lograba disimular un poco con ropa floja, pero en estos últimos días; ya no posible ocultarlo –agrego

-y Louis está feliz al respecto –comenta

-¿Respecto a  qué? –contesto

-Respecto a los cambios  en tu cuerpo –responde- Cuando hemos hablado no se cansa de decir que te ve hermosa con tu vientre, es de esos padres orgullosos; creo que se volverá loco el día que tenga a sus hijos entre brazos –agrega

-Creo que si…-digo pensativa

-El no te dice lo feliz que se siente ¿Verdad? –comenta

-La verdad es que no –respondo sinceramente

-Es normal, los hombres en general se hacen machos –contesta- Pero Louis en especial, siempre ah sido pésimo para expresar sus sentimientos; por eso será que la música le ayuda mucho en desahogarse –comenta- Me imagino que con la noticia del embarazo no te mostro entusiasmo, pero desde el día que nos dieron l anoticia a las chicas y a mi; dios…no se cansa de contarme lo que sintió el día que le avisaste que serian padres –concluye

-¿En serio? –digo levantando una ceja

-No tengo porque mentirte cariño –sonríe- A mi no me sorprendió embarazo, de alguna forma siempre supuse que tu y Louis estarían juntos por mucho tiempo –comenta- El día que nos dieron la noticia, pensé que seria que iban a casarse –agrega- Pero supongo que la mejor noticia fue saber que tendrán un motivo para estar juntos para siempre sin tener que firmar un papel ante la iglesia –concluye

 

Me limito a responder con una sonrisa ¿Por qué Jay dice eso? ¿Qué le hacía pensar que Louis y yo estaremos juntos por mucho tiempo? En este momento me siento algo confundida, lo que me ah dicho Jay sobre Louis me dejo algo anonadada; no sé que debería de pensar ahora.

 

Llegamos al hospital, estaciono el auto cerca de la entrada principal. En silencio llegamos hasta el piso de ginecología, camino hacia la recepción de enfermería; doy mi nombre, la enfermera checa en su computadora y confirma mi cita a las diez, exactamente tengo que esperar diez minutos para que sea mi turno.

 

Tomo asiento junto con Jay en las sillas de espera, ella toma una revista mientras esperamos. Yo decido tomar mi móvil, reviso algunas notificaciones que tenía pendientes. Parece que la bandeja de mi e-mail esta a reventar, creo que es necesario hablar con mi manager sobre esto.

 

Escribo un mensaje para Sammuel…

 

Contacto: Sammuel

Mensaje: Sammuel, buenos días; espero estés de lo mejor. Solo quería ver cuando podríamos vernos antes de que me vaya, creo que hay asuntos que tratar en persona. ¿Cuándo tienes tiempo?

 

Bloqueo el móvil, un poco después recibo su respuesta…

 

Contacto: Sammuel

Respuesta: Buenos días Kendra, la verdad es que iba a llamarte más tarde; hay mucho de qué hablar y hay asuntos en los que necesito tu opinión. Para que no te cause mucho problema, puedo ir a verte a tu casa ¿Te parece confirmarme el día y la hora por favor?

 

Le respondo…

 

Contacto: Sammuel

Mensaje: Para mí es ideal que pases a mi casa, sería bien si pudiera ser hoy más tarde; después de las seis seria excelente

 

-Kendra Stone –dice la enfermera desde su cubículo

-¿Si? –respondo

-Adelante por favor, la doctora esta esperándola –dice con una sonrisa

-Gracias –comento

 

Guardo mi móvil,  Jay y yo nos ponemos de pie al mismo tiempo; ella sigue mi paso hacia el consultorio. Tomo la manija dorada, le doy vuelta hacia abajo; empujo ligeramente la puerta, me hago a un lado para que Jay entre primero.

 

-Kendra –dice amablemente la doctora

-Hola –respondo con una sonrisa, doy un paso hacia adentro; cierro la puerta

-¿Cómo has estado? –se pone de pie

-Bien, gracias –contesto

-Me da gusto, te vez increíble –responde- Y veo que hoy vienes acompañada –agrega mirando a Jay

-Oh si –comento- Doctora, le presento a mi suegra Jay –agrego

-Mucho gusto –contesta Jay acercándose a la doctora

-El gusto es mío –responde la doctora- Sharon Jackman, para servirle –comparten un apretón de manos- Tomen asiento –agrega, ambas obedecemos al instante- Bueno Kendra… ¿Te has sentido mal desde el episodio de presión en Canadá? –me pregunta

-La verdad es que no –contesto- Seguí el consejo del doctor que me atendió esa vez, seguí viajando pero reposo algunos días antes de tomar un avión de nuevo –agrego

-Eso es bueno –comenta- Aunque tienes que tener en mente, que en un punto de tu embarazo; definitivamente tendrás que permanecer en el lugar donde resides o donde pienses tener a los gemelos –agrega

-Es lo que le eh dicho a Louis –dice Jay- Hasta donde yo sé, no es muy recomendable que una futura mamá este viajando de un continente a otro –agrega

-Está en lo correcto señora –responde Sharon- Y usted como futura abuela debe de asegurarse que su hijo y su nuera lo entiendan –dice risueña

-Me hare cargo –comenta Jay con una sonrisa- Aunque aun no me hago a la idea de que seré abuela –el tono de felicidad en su voz es evidente

-Creo que es normal, también su nuera se está haciendo a la idea de que será mamá al igual que su hijo que no creía que va a ser papá –contesta- Pero es normal, adaptarse a los cambios que conlleva un embarazo no es fácil y me imagino que el estilo de vida que Kendra y Louis llevan lo dificulta un poco mas –agrega

-Pero en cuanto tengan a sus gemelos en los brazos todo pasara a segundo término –responde Jay

-Parece que usted y yo nos entendemos –dice la doctora con una sonrisa- Pero bueno, a lo que vinieron el día de hoy…-agacha la mirada hacia su escritorio- Esta es tu tercera consulta, vienes a ultrasonido y estás en tu semana dieciséis de gestación –me mira- ¿Estoy en lo correcto? –pregunta

-Así es –respondo

-¿Qué tal las nauseas? ¿Aún persisten? –pregunta

-Han disminuido mucho en los últimos días –contesto

-Es bueno, dime ¿Qué cambios has notado en tu embarazo? –cruza ambos brazos sobre su pecho

-Mi vientre está creciendo bastante, diría que cada día aumenta unos milímetros al menos; últimamente eh sentido a mis pequeños moverse, es una sensación increíble –sonrió- Aunque también creo que de repente se recargan en algo y me provocan ganas de orinar –agrego

-Bueno, es natural que tu vientre crecerá; aunque aún le falta mucho mas –contesta- También es lógico que ya sientas a tus pequeños moverse, su tamaño aumento así que sus movimientos son un poco más notorios –agrega- Y sobre la orina, estoy segura de que algunos de los dos ó ambos estarán acomodándose de repente en tu vejiga; eso lo podremos ver en el ultrasonido, así que ¿Te parece bien si pasas a acomodarte? –se pone de pie

-Claro –me pongo de pie y dejo mi bolso en la silla, desabrocho mi chaleco y lo dejo sobre mi bolso; siento algo de frio

 

Jay se levanta también, sigue mis pasos. Me acuesto sobre la cama de siempre, acomodo mis brazos detrás de mi nuca para tener la cabeza algo elevada. La doctora enciende su aparato, levanta mi blusa y baja el borde de mi pantalón hasta el inicio de mi pelvis; mi vientre es bastante notorio sin algo que lo cubra, volteo a ver a Jay. Mira fijamente ese monte en mi abdomen, su sonrisa me hace sentir bien; creo que los gemelos ya son muy queridos por su abuela.

 

Regreso la mirada hacia la pantalla del aparato, siento lo frio del gel en mi vientre; mi piel se eriza por escalofríos. La doctora frota su cámara sobre mi vientre, algo de imagen en blanco y negro empieza a verse en la pantalla. Veo que esos dos cacahuatitos que vi hace un mes, han crecido considerablemente; ahora se pueden distinguir un poco más.

 

Mi corazón se acelera al verlos, siento un hueco en mi pecho; es la felicidad tal vez, ese miedo que tenia sobre la consulta de hoy ah desaparecido totalmente. Louis viene a mi mente de repente, me gustaría que estuviera aquí conmigo; que ojala y sintiera la misma felicidad que estoy sintiendo yo.

 

-Ahí están tus dos pequeñines que van evolucionando excelente y favorablemente –comenta la doctora- ¿Qué opina la abue? –se refiere a Jay

-Es increíble ver a esas dos vidas que en algunos meses podre consentir –responde Jay

-¿Y bueno Kendra? Dime… ¿Quieres saber el sexo de los gemelos? –me pregunta

-Bueno…-digo dudosa mirando la pantalla- La verdad es que lo hable con Louis pero no llegamos a ningún acuerdo -agrego

-Tal vez para la próxima consulta deberías de tener una decisión concreta –responde- Aunque hoy no podría darte la respuesta, tus pequeñines no se dejan ver; tal vez y quieran sorprenderte –dice con una sonrisa- Lo que si te puedo decir, es que no serán gemelos idénticos –agrega- Están en bolsas diferentes, serán cuates solamente –concluye

 

Le pido a Jay que me pase mi móvil de mi bolso, tomo la foto de la pantalla del ultrasonido para mandársela a Louis como lo pidió; aunque lo hare más tarde cuando sea una hora prudente en donde está. Jay me pide que sonría a la cámara, me toma una foto donde aparentemente por el ángulo de la cámara; saldré completa de pies a cabeza y la pantalla del ultrasonido también.

 

Me pongo de pie, regreso a tomar mi asiento. La doctora me da un par de indicaciones a seguir, cosas sencillas. ME dice que efectivamente, por lo que vio en el ultrasonido; uno de los gemelos esta recargado en mi vejiga, así que cuando hace presión me provoca las ganas de orinar.

 

Recuerdo que eh tenido mucho sueño y lo menciono, aparentemente también es un síntoma del embarazo; mi cansancio es completamente normal, puesto que mi cuerpo sigue adaptándose a los cambios. Aparte que el estar viajando disminuye mi energía, por lo consiguiente; es comprensible que reponga energías durmiendo todo el día.

 

Subo a la bascula, aparentemente solo eh subido un kilo más este mes; en total eh aumentado tres kilos en lo que va del embarazo. Yo pensaba que podría haber aumentado más por el tamaño de mi vientre, pero aparentemente el tamaño de mi barriga no tiene nada que ver con mi peso.

 

Sharon me recomienda comer un poco más, me da una lista de cosas que podría incluir en mí dieta vegetariana y que me ayudaran a subir de peso; es importante que coma bien para que los gemelos sigan sanos y sin problema alguno al nacer.

 

Salimos del hospital, subimos al auto.

 

-¿Cómo te sientes ahora? –pregunta Jay- ¿Tus nervios ya desaparecieron? –agrega

-Me siento bien, contenta de haber visto a mis pequeños –detengo el auto en una señal de alto- La verdad es que hasta me siento algo tonta de haber estado tan nerviosa –agrego

-Es normal sentir nervios –comenta Jay- Una empieza a preocuparse por las personitas que crecen dentro, yo recuerdo mi primer embarazo como algo muy dramático –agrega

-¿Por qué dramático? –pongo el auto en marcha

-Por que desde el momento que me entere de que estaba embarazada,  me obsesione con mi bebe –contesta- Si sentía que llevaba un rato sin moverse, entraba en pánico y corría al hospital –agrega- Por eso tengo mil ultrasonidos de Louis, siempre tenía la necesidad de que me dijeran que mi pequeño iba bien –comenta- Aunque siempre que me tocaba consulta, me daba miedo lo que la doctora me pudiera decir -concluye

-Es lo que me paso ayer –contesto- Tenía miedo que la doctora me diera alguna mala noticia ó algo así –agrego

-Creo que es normal en todos los embarazos, lo mismo me paso en todos mis embarazos; siempre estaba que moría de nervios antes de cualquier consulta –responde- Afortunadamente en ese momento estaba el padre de Louis y después el de las chicas conmigo, eso me tranquilizaba un poco –agrega- Aunque me imagino que será algo mas difícil tu situación, aunque Louis se muere por ti y esos pequeños; no pudo acompañarte hoy y tal vez no pueda acompañarte a otras citas –concluye

-Sí, de eso estoy consciente –respondo- Se que Louis no estará presente en muchas ocasiones y tal vez en situaciones importantes, pero no hay nada que hacer al respecto; desafortunadamente vivimos en este tipo de circunstancias y no queda otra más que adaptarse a la situación –agrego

-Louis no lo ah mencionado, pero creo que eso le preocupa –comenta- Le preocupa que tal vez y no podrá compartir muchas cosas con sus hijos y contigo, pero esta tan obsesionado contigo y ese amor que le tiene a sus hijos es tan grande que a lo mejor y se los lleva a todas partes o renuncia a sus giras –agrega

-No lo creo –digo sinceramente- Pero a lo mejor y encuentra una solución, un punto medio donde salga de gira y al mismo tiempo conviva con sus hijos –concluyo

-Ambos son muy inteligentes, creo que podrán organizar muy bien sus agendas –dice en un tono lindo

-Por mi parte dejare de trabajar, adiós a mi agenda; no tendré mas tiempo que para mis hijos –sonrió

-¿Dejaras el modelaje? –suena algo sorprendida

-Así es…-respondo- Es un trabajo demandante, viajar, viajar y desvelarse; estar a dieta, juntas con diseñadores, con revistas, vivir en el gimnasio, etc –agrego- No será lo mejor para cuidar a mis hijos, quiero estar con ellos siempre y no perderme un solo momento de sus vidas –sonrió

-Estoy segura de que serás una madre increíble –contesta- Me da gusto que seas la madre de mis nietos –agrega, respondo con una sonrisa

-¿Le parece bien si desayunamos algo aquí? –digo señalando Nando’s

-Sí, claro; donde tú digas está bien –responde

 

Estaciono el auto cerca de la entrada, risueñas caminamos hacia el host; le pedimos una mesa para dos. Amablemente nos deja escoger el lugar que queramos, nos decidimos por una mesa alejada de las ventanas del lugar para tener más privacidad; afortunadamente el lugar esta medio vacío, por los comensales de adentro no tendremos mayor problema.

 

Ambas ordenamos el desayuno Nando’s, es un plato de fruta mixta; una taza de yogurt natural con gañola y miel, un jugo de naranja como bebida. Platicamos y reímos un poco, regresa el mesero con nuestra orden; le agradecemos. Jay me platica un poco de las chicas, parece que todas están emocionadas por ser tías; en especial Lottie, de acuerdo con Jay.

 

Terminamos de desayunar, pido la cuenta; Jay insiste en pagar pero saco mi tarjeta y se la entrego al mesero, no podía permitir que ella pagara después de que me ah acompañado esta mañana. Aparte de que es la primera vez que convivimos solas, es la primera vez que paso tanto tiempo con ella; tengo que mostrar mi educación y me toca invitarla.

 

Ella insiste en que puede tomar un taxi a casa, pero me ofrezco a llevarla; escribo un mensaje a mi abogado para avisarle que llegare un poco más tarde de lo planeado a la cita, de paso también le escribo a Jasón para decirle que lo veo en un par de horas y que me disculpe por el cambio de planes.

 

El camino es bastante ameno, hablamos y hablamos; Jay es una mujer muy interesante, es agradable platicar con ella.

 

-Y cambiando un poco de tema, antes de que se me olvide…-comenta Jay de repente- ¿Ya tienen listo el cuarto de los gemelos? ¿Han pensado si los acostumbraran a dormir en cuna ó dormirán con ustedes? –agrega

-Bueno…la verdad es que aun no tenemos algo listo –respondo- No hemos comprado nada para los gemelos, tal vez mas adelante –agrego- Aparte de que no hemos hablado sobre el cuarto ni nada de eso, pero ya veremos mas adelante -comento

-Es cierto que aun falta un poco para que nazcan los peques, pero sería buena idea si empiezan a comprar par que no les agarren las carreras cuando nazcan; así se aseguran de que no les falte nada y si van a condicionar un cuarto para ellos, lo mejor será que empiecen a planear todo -comenta

-Honestamente, Louis esta algo estresado con la gira y el embarazo;  no nos hemos sentado a hablar sobre nuestros planes ni lo que sigue –respondo- Para mí sería más fácil si salgo de compras y decido lo que yo quiera sobre los gemelos, pero prefiero esperar a que Louis me acompañe –agrego

-La verdad es que entiendo tu decisión, lo de las compras es algo lindo para compartir en pareja; es emocionante y causa un sentimiento bastante lindo el ver todo lo que usaran tus pequeños –contesta Jay- Ponte de acuerdo con Louis, menciona lo de las compras y seguro que olvida todo en su agenda con tal de empezar a llenar el closet de sus gemelos –agrega

-Ya veremos –respondo

-Y por supuesto…si algún día quieres que te acompañe a comprar algo o lo que sea que necesites, avísame; al fin que tienes ya mi numero y podemos estar en contacto -comenta

-Gracias Jay, lo tendré en cuenta –contesto con una sonrisa

-La verdad es que me alegra haberte acompañado el día de hoy –comenta- Desde que te conocí, supe que eras una buena muchacha; pero hoy que hemos platicado tanto, me quedo muy tranquila –agrega

-¿Por qué? –pregunto, detengo el auto frente a su casa

-Porque sé que lo amas tanto como él a ti, es evidente que son una pareja perfecta; estoy segura de que serán muy felices –sonríe

-Espero estés en lo correcto –respondo fingiendo una sonrisa

-Gracias por traerme a casa, las chicas aun no llegan del colegio pero en cuanto lleguen les mostrare la foto de sus sobrinos –comenta

-Las saludas de mi parte por favor –respondo

-Claro que si –contesta- Cuídate, cuida a los gemelos y a mi hijo también –sonríe

-Lo hare -respondo

 

Nos damos un abrazo de despedida, ella sale del auto; al veo caminar, abre la puerta blanca de su casa y avanzo en el auto.

 

Mi cabeza es una licuadora en este momento, no puedo negar que pasar el día con Jay revolvió todas mis ideas un poco. Quiero pensar que lo que ella me dijo es cierto, que Louis me ama y que seremos muy felices; ella no tiene porque mentirme, pero sé que esta la gran posibilidad  de que Louis si le mienta a su mamá y ella no tiene idea de que su hijo no quiere a nadie más que a el mismo.

 

Suspiro, me detengo en una señal de alto; pensando en Louis recuerdo algo. Tomo mi móvil del bolsillo de mi pantalón, entro a mis mensajes; escribo uno…

 

Contacto: Louis

Mensaje: Acabo de dejar a tu mamá en su casa, gracias por pedirle que me acompañara. Aquí te mando una foto de los gemelos como lo pediste, están increíblemente sanos y crecen favorablemente; todo salió perfecto en la cita.

 

{Archivos Adjuntos}

 

Espero te gusten las fotos, nos vemos pronto.

 

Dejo el móvil a un lado, ayer me pidió una foto de sus hijos y le mande algunas del ultrasonido de hoy. Bostezo, me siento algo cansada; pero aun tengo muchas cosas que hacer el día de hoy. El semáforo se pone en verde, avanzo y tomo camino hacia mi antiguo departamento para encontrarme con Jasón; después de eso, tengo que ver a mi abogado para vender mi departamento y empezar a buscar mi casa en Nueva York.

 

A pesar de todo, tengo que seguir con lo planeado. Una vida en nueva York me espera con mis hijos, eso nadie lo cambiara.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...