El Contrato

Si un chico de ensueño te propone fingir una relacion... ¿Aceptarias? Es una historia diferente, la historia es bastante interesante y con mucho drama. Personalmente es una de mis historias favoritas, espero les guste; novela completamente original,

56Me gustan
87Comentarios
27996Vistas
AA

31. Cp- 28

Capitulo Veintiocho

 

 

Ayer no hubo mucho drama (afortunadamente), no tuve oportunidad de despedirme de Zayn ni los demás, a excepción de Paul; Louis me llevo al aeropuerto. No platicamos, simplemente estábamos uno al lado del otro; aparentando ser una pareja, en silencio. Todo se organizo muy temprano para no ser acosados por las fans y fotógrafos, se lo pedí a Louis.

 

Pase los últimos veinte minutos junto a el, nos despedimos muy normal; me pidió que le avisara cuando llegara a Londres y tome el vuelo privado que estaba reservado para mí y mi equipaje. Tengo entendido que Louis se quedo en el aeropuerto esperando que llegaran los demás para el vuelo que tomarían a Miami, creo que se quedaría una media hora más.

 

Horas, horas…y horas después de andar por los aires; finalmente llegue a tierras europeas, Londres me recibió con un clima increíblemente helado. Afortunadamente llevaba ropa abrigadora, un chofer me esperaba. Nadie sabía que yo viajaba a Londres así que no había fans ni revuelo esperando, si acaso algunas personas me reconocieron y me observaban; pero nada de gritos ni escándalo.

 

Gracias al tráfico, dure horas en la camioneta; tarde en llegar a casa. El chofer me ayudo a llevar mis maletas al departamento, las dejo en el living; le agradecí y se marcho, quede sola. Me toco subir las maletas a mi habitación, tenía algo de hambre pero me sentía exhausta; horas y horas viajando me tenían algo acabada, no tenía ganas de cocinar, fijarme que había en la alacena ó pedir algo a domicilio.

 

Me quite el abrigo, los zapatos; deje mi bolso junto a la mesita de noche, jale las cobijas de la cama y me acomode bajo el calor de esas telas. Estaba por caer en un profundo sueño pero me interrumpió el sonido de mi móvil, con pocas ganas estire el brazo para sacar el móvil de mi bolso.

 

Era mensaje de Louis, decía así:

 

Contacto: Louis

Mensaje: Kendra ¿Por qué no te has comunicado? ¿Estás bien? Te pedí que me avisaras cuando llegaras, de acuerdo a las horas de vuelo y a tu horario de partida; ya debería de haber recibido un mensaje ó llamada tuya avisando que estas bien. Contesta

 

Con poca energía, conteste:

 

Contacto: Louis

Respuesta: Disculpa, estoy muy exhausta; me olvide completamente de hablar contigo. Ya estoy descansando,  espero tu vuelo haya estado bien.

 

Antes de que me acomodara para intentar dormir, sonó mi móvil de nuevo:

 

Contacto: Louis

Mensaje: El chofer me aviso que había pasado por ti pero tú no te habías comunicado; ya estaba preocupado.  Descansa, cuídate; si necesitas algo avísame, estaré al pendiente. El vuelo estuvo bien, gracias; pero fue extraño que no estuvieras a mi lado

 

Lo leí, negué con la cabeza y deje el móvil en silencio; me escondí bajo las cobijas y después de un suspiro, quede totalmente dormida.

 

Ese tipo de frases de Louis revuelven mi cabeza, suena lindo; quisiera creer que me extraño, pero pudo haber escrito mil cosas románticas en un texto y no tienen por qué ser verdad, al fin y al cabo son palabras. Y yo no debo emocionarme, ni siquiera sentir lo más mínimo de esperanza; a estas alturas debería de tener claro que el es un experto mintiendo.

 

Mi estomago se mueve de un lado al otro, siento a los gemelos presionar dentro de mi contra algo; parece que se acomodaron en mi vejiga. Con pocas ganas pero corriendo me levanto al baño, parece que ese es el hobbie de mis hijos; presionar mi vejiga para que salga corriendo al baño, lo hicieron cuatro veces en la noche.

 

Bostezando me miro en el espejo, ayer estaba tan cansada que me dormí en ropa; no me puse la pijama, niego con la cabeza. Lavo mis dientes, salgo del baño; me recuesto de nuevo en la cama. Cierro los ojos con intención de dormir otra vez, regularizo mi respiración; pero ya estoy más despierta que nada.

 

Me siento en la orilla de la cama, suspiro; bostezo, creo que está bien que me levante de una vez. Tengo muchas cosas que hacer y pocos días, me pongo de pie; prendo las luces de mi habitación y camino de regreso al baño.  Extrañaba esta ducha, me gusta el chorro de agua; el agua caliente recorre mi cuerpo, me relajo por completo.

 

Salgo del baño, una toalla enrollada en mi cabeza y una bata de algodón color azul rey cubre mi cuerpo. Entro a mi closet, escojo mi ropa intima; veo el resto de mi guardarropa, me pregunto si todo me quedara aun. Rio entre dientes, la verdad es que lo dudo; mi vientre ah crecido considerablemente en este mes que estuve fuera.

 

Tomo una blusa gris con un estampado de “Don Gato”, algo infantil. Un pantalón deportivo del mismo color, un suéter de cuello de tortuga color blanco. Tomo unos converse blancos que no recordaba que tuviera, hace mucho no los uso; con los tenis y un par de calcetas en la mano, camino a la cama.

 

Me siento en la orilla del colchón, me agacho con las piernas abiertas; este vientre me dificulta un poco la tarea tan sencilla de ponerme calcetines, y eso que voy en el inicio…no me imagino como será cuando crezca más. Estoy lista, acomodo las cobijas de mi cama; abro las persianas de mis ventanas, la luz del sol atraviesa los cristales.

 

Veo mis maletas, creo que estaría bien si llevo mi ropa a la lavandería; lo que tengo en las maletas y lo que tengo en el cesto de ropa sucia, necesito bolsas negras para llevar la ropa. Apago la luz de la habitación, con el sol será suficiente para tener buena visibilidad.

 

Salgo de la habitación, buscare las bolsas en la alacena; pero primero tengo que desayunar algo. La última vez que comí fue ayer en el avión, ósea…hace mucho. Entro a la cocina, encuentro el paquete de bolsas en la alacena; lo tomo y  lo dejo sobre la encimera para que no se me olvide.

 

Tuerzo mis labios de un lado al otro mientras veo mis opciones, no hay mucho de comer; lógico…dejamos la despensa casi vacía porque nos íbamos de viaje. Me decido por un paquete de galletas (que aun sirven) y una taza de té Chai caliente; ya sé que con esto no me será suficiente, pero en un rato me las arreglo para surtir un poco la despensa y no tener que salir del departamento por comida ó algo, a lo mejor el servicio a domicilio será mi solución para alimentarme esta semana.

 

Salgo de la cocina con mi desayuno listo y mis bolsas para la ropa, subo a mi habitación; enciendo el televisor. Dejo mi desayuno sobre la mesa junto a mi cama, prendo el televisor; tomo mi móvil, tengo algunas notificaciones pero nada importante al parecer. Busco el cargador en mi bolso, lo conecto a la corriente para que se cargue.

 

Parece que tendré una buena mañana, estoy sentada en medio de mi cama; saboreando unas deliciosas galletas de chocolate, tomando té; con el control remoto del televisor en mi mano y las caricaturas en la TV.

 

Termino mi breve desayuno, pero decido disfrutar de Bob Esponja unos minutos más, rio histéricamente; completamente relajada y sin problema alguno, me siento bastante bien el día de hoy. Tengo un increíble ánimo, un buen humor; creo que hace mucho no me sentía así.

 

Mi cama es muy cómoda, pero tengo que ponerme activa; hay que desempacar, tengo que decidir que dejare aquí. Que empacare de nuevo, lo que se va a la lavandería; lo que está limpio pero no me servirá en futuros meses y lo que sí.

 

Cambio de canal, busco el de música de los 80’s y 90’s. Camino de un lado al otro en mi habitación, del closet a la maleta; de la maleta a la bolsa de lavandería, estoy activa y eso es bueno. Antes de terminar, las ultimas prendas en mi maleta no son mías; son esos dos pequeños mamelucos que me regalo Zayn para los gemelos, una sonrisa se marca en mi rostro.

 

Ese regalo no lo mandare a la lavandería, ya después yo lo lavare. Guardo los dos lindos y diminutos mamelucos en el cajón de mi tocador, lo que me pone a pensar que tal vez después tenga que comprar un pequeño mueble para guardar sus cosas en lo que me voy a Nueva York.

 

Al ritmo de la música sigo con mi tarea, mis maletas quedan completamente vacías solo unos minutos después; tal vez una hora y media después.

 

Guardo las maletas en el closet, las usare de nuevo en unos días. Cierro las bolsas negras, tengo tres enormes bolsas de ropa para lavandería; resulta que también tenía ropa sucia en el cesto que tenía en mi closet, aunque también aproveche para echar toallas y bastas de baño que había usado anteriormente, es buena oportunidad para lavar todo eso.

 

En cinco minutos de locura me decido por cambiar las cobijas de mi cama, escojo unas más calientitas que tenía antes en mi departamento. Ahora son cuatro enormes bolsas para la lavandería, estaba muy emocionada haciendo esto; ahora la verdad es que no tengo ganas de salir, quisiera quedarme aquí a descansar de toda la locura que han sido mis días en las últimas semanas.

 

Suspiro, camino al closet; afuera hace frio, busco la sudadera que hace juego con el pantalón deportivo que estoy usando. ¡Eureka¡ si me cerro, pero me queda muy pegada; marca perfectamente la forma de mi vientre. Tomo una chamarra blanca, no me cierra; pero al menos cubre un poquito el embarazo de los lados y estoy más calientita.

 

Mi móvil está sonando, camino hacia la mesita de noche; me siento en la orilla de la cama, tomo mi móvil.

 

Contacto: James

Mensaje: Hola Kendra, buenos días. Sé que ya estás en Londres, espero hayas tenido un buen viaje; la última vez que hablamos mencionaste que querrías verme. ¿Quisieras que fuera yo a tu casa ó vienes a la oficina? Es importante hablar de la venta de tu departamento para ya concretar ese asunto, espero tengas buen día.

 

 

Contesto…

 

Contacto: James

Respuesta: Buenos días James, mañana tengo que salir ¿Te parece si paso a tu oficina en la tarde? A mi también me urge la venta del departamento

 

 

Dejo el móvil sobre la mesita, lo conecto de nuevo al cargador; suena el timbre del lugar. Me pongo de pie, salgo de la habitación. Bajo al living, con mucha tranquilidad camino hacia la puerta; no tengo idea de quien pudiera ser, no espero a nadie.

 

-¡Jefa.! –dice Jasón con una enorme sonrisa en el pasillo

-Hola –digo emocionada, nos damos un abrazo- No te esperaba…-agrego

-Quería sorprenderte –rompemos el abrazo- Te extrañe mucho Kendra –comenta- Y dios… -su mirada me recorre de pies a cabeza

-¿Qué cosa? –digo levantando una ceja

-Haz crecido mucho este mes…-fija su mirada en mi vientre- Bueno, no tu…los gemelos –levanta la mirada y me sonríe

-Sí, la verdad es que cada día aumentan su medida un poco –respondo con una sonrisa

-Parece que fueras a reventar –da unos pasos para entrar al departamento

-Aun me falta un poco para eso…-digo risueña, cierro la puerta

 

El está por contestar algo pero el sonido de mi móvil llega hasta el living, parece que es un nuevo mensaje; le pido a Jasón que subamos a mi habitación para estar más cómodos y de paso revisar mi móvil. Ambos tomamos asiento en la cama, antes de comenzar a platicar; abro el mensaje nuevo...

 

Contacto: James

Mensaje: Okey, me parece muy bien; dejare una cita abierta en mi agenda para ti, cuando llegues al lugar puedes entrar directamente a mi oficina. Hasta mañana, que tengas buen día

 

No respondo, bloqueo el móvil y lo pongo de regreso en la mesita de noche.

 

-¿Era Louis? –comenta Jasón- ¿Ya te extraña? –pregunta

-No no…-respondo- Era James, mi abogado –agrego

-Oh ya…-contesta asintiendo con la cabeza- ¿Y todas esas bolsas? –pregunta

-Es lo que tengo que llevar a la lavandería –contesto con pocas ganas- Según lo iba a llevar ahorita pero no tengo muchas ganas de salir –agrego

-Si quieres yo las llevo por ti –comenta- No es problema –agrega

-Oh no…-contesto- Se supone que te di días de descanso, no te pondré a trabajar el día que vienes a visitarme –agrego

-No es trabajo, me gusta ayudarte –sonríe- Así voy yo y tu descansas tranquila del viaje, seguro seguirás cansada aun –agrega

-La verdad es que si estoy cansada –respondo- Pero ir a la lavandería no es un problema –agrego- Aprovechare que voy a salir para ir al super y comprar algunas cosas para comer en estos días –comento

-¿Mañana vas al doctor no? –pregunta

-Aja…-contesto

-Mejor yo voy a la lavandería, te traigo algo de comer del restaurante de aquí cerca y ya mañana que vayas al doctor; pasas al super, el chiste es que descanses hoy –sonríe

-Hmmm…vale, me parece buena idea –contesto- Pero con la condición de que también compres algo para ti, así no comeré sola; a menos que tengas otro plan –sonrió

-Tengo todo el día para pasarlo contigo –responde sonriente

-Excelente –comento-Toma las llaves de mi auto, ya sabes cuales son; están colgadas en el llavero junto a la puerta -agrego

 

Asiente con la cabeza, estiro mi brazo para tomar mi bolso; busco mi cartera, saco el efectivo que tengo. Se lo entrego a Jasón, le doy lo suficiente para que pague en la lavandería y compre la comida. De paso le doy las llaves de la puerta, así no tendré que levantarme a abrir cuando toque el timbre. Insisto en ayudarle a bajar las bolsas de la lavandería al living por lo menos, pero él insiste en que no debería de hacer esfuerzos.

 

Me quedo sola en el departamento de nuevo, estoy tranquila mirando la TV. Sin motivo aparente, mi estomago se revuelve; siento la comida subir por mi esófago. Me levanto lo más rápido que puedo, corro al baño; hace días que no tenia nauseas, admitiré que no las extrañaba.

 

Lavo mis dientes, regreso a la cama; cambio los canales. Estiro mi brazo, desconecto mi móvil del cargador; reviso las notificaciones. Tengo algunos Mails nuevos, abro la bandeja de entrada; leo el primero.

 

Contacto: mustela.promo@manager.com

Asunto: Promoción Materna

Mensaje: Hola Kendra! Antes que nada, Mustela quiere felicitarte por tu embarazo.

El motivo de este mensaje es para ponernos a tus ordenes, Mustela tiene una amplia gama de productos disponibles para tus pequeños que queremos ofrecerte. 

Nos gustaría aprovechar tu embarazo para que promociones nuestra marca, si aceptas; en automático recibirás productos de nuestra marca para tus bebes.

Hemos preparado una enorme canastilla con nuestros mejores productos especialmente para tus bebes, lo único que tienes que hacer es responder este mensaje para concretar una cita con el marketing de Mustela.

 

 

Esperamos tu respuesta, que tengas buen día.

 

Mustela Marketing, A.C London

 

Niego con la cabeza, es curioso que una marca quiera aprovechar mi embarazo solo para ganar algo de fama. Abro el siguiente Mail…

 

Contacto: USmag@management.com

Asunto: Contrato

Mensaje: Kendra, antes que nada; en US Magazine queremos felicitarte por tu embarazo.

Estamos al tanto de la última noticia de tu embarazo, esperas gemelos; lo cual es grandioso. Sabemos que la información sobre tu maternidad se ah mantenido muy en privado, respetamos su privacidad; pero queremos proponerte algo.

La gente está muy al pendiente de tu estado, en US Magazine nos gustaría ser los primeros en enterarnos de los detalles que no quieras contarle a nadie más; es decir, seriamos muy afortunados si quisieras compartir noticias de tu embarazo con nosotros para poder publicarlas.

Exclusivas como el sexo de tus gemelos, si habrá boda próxima con Louis, como se sienten con su cercana paternidad y cuál fue su reacción ante la noticia del embarazo.

En caso de que aceptaras nuestra propuesta, estamos dispuestos a pagar una suma muy considerable por las noticias….

 

Dejo de leer, cierro ese Mail y regreso a la bandeja de entrada; veo los asuntos y contactos de los demás mails sin leer. En su mayoría son marcas de bebes, revistas; periódicos, etc. Creo que todos me piden algo sobre el embarazo, no lo sé; niego con la cabeza.

 

-Tan entretenida estás en tu celular que ni cuenta te diste que llegue –escucho la voz de Jasón, levanto la mirada

-Estoy leyendo unos estúpidos Mails –respondo

-¿De quién? –camina hacia la cama con unas bolsas de plástico

-De marcas que quieren regalarme cosas con tal de que los promocione, revistas que me quieren pagar por darles exclusivas de mi embarazo y de mi relación con Louis –contesto, estiro el brazo y dejo el móvil sobre la mesa de noche

-Los reporteros están como buitres sobre ustedes ahorita –dice tomando asiento en el pie de la cama, deja las bolsas sobre la colcha

-Oh si…-respondo- Pero no entiendo porque me llegaron esos mails, se supone que Samuel se encarga de todo eso; por algo es mi manager –agrego

-Eso es cierto –contesta Jasón- Deberías de hablarle de esto –agrega

-Mañana iré a verlo, es mejor tratarlo en persona; tengo cosas de que hablarle aparte de eso –comento

-Bueno, fui al restaurante “Green” de aquí cerca y te traje tu ensalada favorita –dice cambiando de tema, me entrega una bolsa de las que traía; viene un recipiente de unicel, cubiertos de plástico y una botella de agua mineral

-Gracias –le agradezco

-Deje la ropa en la lavandería de siempre, la tendrán lista mañana en la tarde; ya deje todo pagado, te deje la nota sobre la mesita del living –comenta

-Okey, paso cuando venga de regreso –respondo, destapo la ensalada

-Las llaves de tu auto están colgadas en su lugar, las de la puerta las deje junto a la nota de la lavandería –sonríe

-Bien, muchas gracias Jasón –digo agradecida

-No fue nada, de paso te compre algo para que cenes; eso lo guarde en el refri –sonríe

-En serio que no escuche a qué hora llegaste –digo risueña

-Soy como un ratón, no hago ruido –ríe

-Cierto –sonrió- ¿Qué harás mañana? –pregunto, tomo un trozo de lechuga con el tenedor plástico

-Mmm…nada en lo absoluto –contesta- ¿Quieres que te ayude en algo? ¿Necesitas algo? –pregunta servicial

-Bueno, tengo que ir con James a platicar sobre unos asuntos; venderé mi antiguo departamento –respondo

-¿Me lo juras? –dice sorprendido

-Te lo juro –contesto- Tengo que ir a ordenar todo lo que deje ahí, ver que me sirve; que no, lo que puedo dejar ahí y lo que hay que tirar y todo eso –agrego

-Okey ¿Quieres que yo vaya a organizar todo? –pregunta

-Más bien estaba pensando en que me ayudaras, que vayamos ambos a organizar –contesto- Quería hacerlo mañana –agrego

-Solo avísame a qué hora y sabes que estaré listo -sonríe

-Bueno…tengo cita con la ginecóloga a las diez, después iré a ver a James para lo del departamento; de ahí podemos ir al lugar y organizar todo –contesto- ¿Te parece si te veo aquí a las nueve? –pregunto- Así me acompañas a todos lados y no estaré sola –sonrió

-Por supuesto que me parece –contesta

-Tenemos un trato entonces -sonrió

-Claro –dice risueño

-La verdad es que estoy nerviosa por la consulta de mañana, no lo se…-comento- Me da algo de tranquilidad saber que no iré sola –agrego

-¿Por qué? ¿Qué te preocupa? –pregunta curioso

-La verdad es que no se –respondo- Simplemente tengo como una angustia, me da miedo que la doctora diga que algo anda mal con mi bebes –agacho la mirada viendo mi vientre

-Tranquila Kendra –dice en un lindo tono de voz- Todo saldrá bien, relájate –sonríe

-No sé, hoy desperté con un raro hueco en el pecho de pensar en la consulta de mañana –contesto-  Creo que en parte son nervios de que iría sola –agrego

-Pero yo iré contigo, ya no tienes por qué estar nerviosa –comenta

-En eso tienes razón –respondo

-Y dime…¿Qué tal va tu línea de ropa? –dice curioso

 

Le cuento un poco del proyecto, ya en un mes saldrá a la venta y empezaran las promociones y todo eso; lo cual será muy interesante y estresante. Seguimos platicando de todo un poco, el me cuenta de su fallida relación amorosa; parece que la ah pasado terrible sufriendo por lo que le hizo el tipo el tipo este.

 

Terminamos de comer, vemos un momento la TV; sale el tema de que tengo que comprar mil cosas. Jasón empieza a sugerir prendas que debería de adquirir para mi, cosas que podre usar y no dejaran de quedarme. Muy emocionado menciona que los bebes deberían de tener un closet más grande que el mío, su cuarto propio; etc.

 

Jasón se pone de pie, después de una tarde muy amena nos despedimos; quedamos de vernos temprano mañana. Lo acompaño a la puerta, nos damos un abrazo; lo veo caminar por el pasillo al elevador, cierro la puerta. Bostezo, camino hacia la cocina y prendo la luz.

 

Reviso que me compro para cenar, es una rebana de pastel de zanahoria; se ve muy rico, pero tal vez será mejor que lo desayune mañana. Aun no tengo hambre, pero si empiezo a sentirme con algo de sueño. Apago la luz, salgo de la cocina; tomo la nota de la lavandería y las llaves del departamento.

 

Subo directo a mi habitación, cierro la puerta; guardo la nota y las llaves en mi bolso. Veo por la ventana, el sol se ah ocultado en cuestión de minutos; veo por la ventana, el sol se ah ocultado en cuestión de minutos. Cierro las persianas, camino al closet y tomo una pijama limpia.

 

Entro al baño, lavo mis dientes; amarro mi cabello en una coleta alta. Con mi pijama lista, camino a la cama; me acomodo debajo de las cobijas. Cambio el canal de la TV, encuentro un programa de pastelería; parece que intentaran romper el record del cupcake mas grande del mundo.

 

El sonido de mi móvil interrumpe, estiro el brazo para tomarlo; es una llamada de Louis.

 

{Llamada}

 

-Alo…-contesto tranquila

-¿Por qué no te has comunicado conmigo en todo el día? –suena serio, como siempre…

-Estaba ocupada –respondo

-¿Ocupada? ¿Haciendo que cosa? –suena burlón, algo sarcástico

-Lo que sea que estuviera haciendo, estuve ocupada y no pude hablarte ni mandarte mensaje –contesto seria

-¿Cómo estás? –cambia de tema

-Bien, gracias –respondo

-¿Y los gemelos? –pregunta en un tono suave

-Bien también –contesto indiferente

-¿A qué hora tienes la cita mañana? –pregunta curioso

-A las diez –respondo

-Y bueno, mañana es el ultrasonido y no llegamos a una conclusión -comento

-Conclusión… ¿De qué? –pregunto

-No tomamos la decisión de si queremos saber el sexo de los gemelos ó no –responde

-Oh…-digo pensativa

-¿Qué opinas? –pregunta tranquilo

-No lo sé…-respondo- No eh pensado en eso –agrego

-Yo eh pensado en que si se dejan ver, que te diga la doctora; si no se dejan, pues que no busque la respuesta –contesta- ¿Te parece bien? –agrega

-Si, supongo que es buena idea –respondo

-¿Qué tienes? –dice de repente

-¿Qué tengo de que? –contesto

-Te escucho rara –responde- ¿Estas triste? ¿Te sientes mal ó algo? –agrega, primero muy odioso y ahora está preocupado por mí… ¡SU MALDITA BIPOLARIDAD¡

-Bueno…-digo pensativa- Estaba algo nerviosa por el ultrasonido mañana, no sé; tal vez será porque voy sola –agrego honestamente

-Pero la ultima vez también fuiste sola –responde- ¿Nerviosa porque? –agrega

-No sé, simplemente me siento así al pensar en mañana -comento

-Tengo que irme, pero tranquila; todo saldrá bien –responde

-Aja –digo sin emoción alguna

-¿Podrás mandarme una foto del ultrasonido y hablarme cuando salgas de consulta para saber que te dijo la doctora? –comenta

-¿Para qué quieres la foto? –pregunto automáticamente

-Quiero tener una foto reciente de mis hijos –siento un hueco en el pecho al oír eso- ¿Acaso no puedo? –agrega

-Mañana te la mando –digo sin mostrar emoción alguna

-Gracias –comenta

-De nada –digo con ganas de ya colgarle

-Te dejo, me habla Paul –comenta- Estate tranquila, hablamos mañana; descansa –concluye

-Gracias, igualmente; bye –concluyo

-Sabes que puedes llamarme en el momento que quieras sin importar la diferencia de horario, no olvides que independientemente de toda esta situación; soy el padre de esos gemelos, no intentes excluirme de tus sentimientos. Si sigues sintiéndote triste ó nerviosa, háblame; yo veré como me las arreglo para estar contigo ¿Vale? –su voz suena tan dulce

-Vale…-ya no quiero hablar

-Un beso a los pequeños, cuídate –cuelga

 

{Fin Llamada)

 

Dejo el móvil a un lado, intento mirar la TV pero me siento intranquila; apago el televisor, dejo el control remoto en la mesita de noche. Me quedo acostada con la mirada fija hacia el techo, por mi mente pasan mis ideas; Louis no hizo nada bueno con esa llamada más que inquietarme con sus palabras.

 

Un horrible hueco en mi pecho se hace presente cada vez que habla lindo de los gemelos, ese detalle de querer una foto me hizo suspirar internamente. Su últimas palabras de que, independientemente de toda la situación el es el padre de mis hijos, que no intente excluirlo de mis sentimientos; que el vera como se las arregla para estar conmigo…

 

No sé, la verdad me confunde mucho; pero mi cabeza me recuerda que él puede estar mintiendo, que no debo de caer en lo dulce de sus palabras. Lo correcto es hacerme la sorda ante sus lindas frases que pueden ser mentiras, yo tengo que seguir adelante con mis planes y concentrarme en mis gemelos solamente.

 

 

 

 

 

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...