El Contrato

Si un chico de ensueño te propone fingir una relacion... ¿Aceptarias? Es una historia diferente, la historia es bastante interesante y con mucho drama. Personalmente es una de mis historias favoritas, espero les guste; novela completamente original,

58Me gustan
87Comentarios
30026Vistas
AA

30. Cp- 27

Capitulo Veintisiete

 

 

Los últimos dos días han sido buenos,  antier hable con Sammuel; me aviso que ayer tenía que reunirme con los diseñadores de mi línea. Afortunadamente todo salió bien en la junta, no eh tenido que salir del hotel; los diseñadores y directores del proyecto aceptaron venir al hotel, nos reunimos en el restaurante.

 

La línea saldrá a la venta en un mes, parece que todo va excelente; ellos le avisaran a Sammuel sobre las fechas de promoción. Eso me tiene emocionada, será algo importante en mi carrera; tal vez sea lo último que haga, una vez que tenga a mis hijos…no volveré a trabajar, con mis ahorros podre sobrevivir. Aparte de que siempre aparecen milagrosos pagos de patrocinadores en mi cuenta, es algo de costumbre cuando autorizas tu nombre ó rostro para que se repita una y otra vez en alguna promoción; es algo así como un contrato sin fecha de termino, la verdad es que es muy benefactor.

 

En cuanto a Louis, hemos llevado la fiesta en paz. Nos vemos durante la mañana, cuando se va a su concierto; no lo vuelvo a ver hasta el otro día, siempre que regresa ya estoy dormida. Afortunadamente mi mamá ah tenido trabajo estos días, no ah tenido tiempo de venir a intervenir en mi “relación” con Louis.

 

Voy despertando, hoy es el último día de la banda en Nueva York; mañana ellos viajaran a Miami, yo tomare un vuelo directo y sin escalas a Londres. Dentro de dos días tengo mi cita con la ginecóloga, me quedare una semana allá; después tomare un vuelo para reunirme de nuevo con Louis en Paris.

 

Estoy por encender el televisor, escucho mi móvil sonar; son mucha flojera y arrastrando los pies literalmente, camino hacia mi bolso para sacar mi celular. Es una llamada de mi abogado, respondo…

 

{Llamada}

 

-Hola James –contesto

-Kendra ¿Qué tal? –responde- ¿Cómo estás? –agrega

-Bien gracias –contesto, tomo asiento en la orilla de la cama- ¿Y tú? –pregunto

-Aquí trabajando como siempre –comenta- Llame para reportarme contigo, las cosas habituales de cada mes –agrega

-Vale, dime –cruzo una de mis piernas sobre la otra

-Bueno, pues recibí los recibos de tu departamento; ya esta pagada la luz, el gas, agua, cable y el mantenimiento –contesta

-Bien, gracias James –respondo

-Por nada, es mi trabajo –contesta- Deberías de saber que has recibido algunos ingresos en tus cuentas, algunos pagos de patrocinadores, las ultimas partes de pagos que se te debían de trabajos y en esa cuenta que no usas; se deposito el cheque habitual de cada mes –agrega

-Me parece bien ¿Mis cuentas van en ascenso entonces? –pregunto

-Así es Kendra –responde- Pero ¿Me permites hacerte una sugerencia? –agrega

-Claro, dime –contesto

-Bueno, me parece que los gastos de tu departamento son una fuga de dinero –comenta- Estas viviendo con tu pareja, no sé qué planes tengan ahora que estas embarazada; pero no creo que seguir conservando tu departamento sea necesario –agrega- Tal vez deberías de considerar venderlo, está en una buena zona; probablemente tenga mucha demanda de venta y esta cotizado en un alto precio –concluye

-Si bueno…-digo pensativa- La verdad es que estaba pensando en comprar una casa aquí en Nueva York –agrego

-Creo que sería una buena inversión, pero también va a ser un gasto algo fuerte si es que piensas dejar de trabajar por un tiempo cuando nazcan tus hijos –responde- Como tu abogado y consejero economista, creo que lo mejor será que vendas tu departamento y con ese dinero compres la propiedad en Nueva York; tal vez y hasta sea un lugar de precio considerable y te sobre dinero de tu venta, piénsalo –concluye

-Sí, tienes razón –respondo- ¿puedes encargarte de ponerlo en venta? –agrego

-Claro, no te preocupes; yo me encargo de eso –contesta- Solo necesitare una llave para poder mostrarlo ¿Tienes cosas aun que quieras recoger? –pregunta

-Lo único que quedo fueron muebles, creo algo de despensa; mandare a Jasón para que se fije si hay cosas personales, tal vez algunos documentos –contesto- El tiene copia de mis llaves, de cualquier forma yo mañana regreso a Londres; podre ir a ver qué quedo y te aviso para vernos y platicar bien la situación –agrego

-Vale, me parece excelente –comenta- ¿Alguna duda que quisieras aclarar sobre alguna de tus cuentas ó algo? –pregunta

-Solo quería ver si podrías enviarme un estado de cuenta, quisiera saber cuento tengo en cada tarjeta y todo eso –contesto

-Bueno, ahorita lo solicito al banco y te lo envió –responde

-Gracias James, supongo que eso sería todo –comento

-Bien, entonces nos vemos un día de estos –contesta- Cuídate Kendra –concluye

-Gracias James, igualmente; bye –concluyo

 

{Fin De La Llamada}

 

Estoy por llamar a Jasón, le pediré que vaya  a mi departamento; que se fije que cosas tengo, que ponga en cajas lo que sea personal para que cuando yo vaya por las cajas cuando llegue a Londres. Presiono llamar cuando escucho el timbre de la suite, no hago el intento de levantarme; Louis no está en la cama, no ha salido del baño así que seguramente estará en el Living, que el abra la puerta.

 

Escucho el primer tono de mi llamada, espero paciente a que Jasón conteste. Tocan de nuevo el timbre de la suite, insisten dos veces mas ¿Qué Louis estará en el balcón ó algo?

 

Cancelo mi llamada, me pongo de pie; camino con el móvil en la mano y abro la puerta. Doy un par de pasos, Louis no está en el living; no parece estar en la cocina y no veo sombra de él en la terraza. Parece que obviamente no está, no me queda más que abrir yo aunque este en pijama y sin peinarme.

 

Camino hacia la puerta, siento el frio del suelo en mis pies; mi piel se eriza. Abro la puerta, reconozco la espalda que parece caminar por el pasillo.

 

-Zayn…-digo en voz un poco alta, se da la media vuelta

-Hola Kendra –dice con una sonrisa

-¿Tú estabas tocando? –pregunto

-Si –contesta- Perdón pro haberte despertado –agrega algo tímido

-No me despertaste –respondo- Perdón por abrir hasta ahorita, estaba hablando por teléfono –agrego, me sonríe- ¿Quieres pasar? –le pregunto, es incomodo que está a medio pasillo y prácticamente le estoy gritando

-Si no tienes nada que hacer y no te molesto…-contesta levantando los hombros

-Para nada –sonrió- Adelante –agrego, me hago a un lado y abro la puerta por completo

 

Me contesta con una sonrisa, da un par de pasos hacia la suite; entra, camina junto a mí y avanza hacia el living.

 

-Louis no está –comento, cierro la puerta

-Oh…-contesta- Bueno, de cualquier forma venia a verte a ti –agrega

-Aquí estoy –digo con una sonrisa- Toma asiento –agrego

-Gracias –dice sentándose en el sofá

-¿Quieres algo de tomar? ¿Ya desayunaste? –pregunto cordialmente

-Comí hace un rato, gracias –responde

-Yo no eh desayunado -digo caminado hacia el living- Me desperté hace un rato –agrego

-Si quieres desayuna, por mi no hay problema; te hago compañía para que no estés sola en la mesa -contesta

-Aun no tengo hambre, mas tarde tal vez –sonrió, tomo asiento en el mismo sofá que el; dejando un espacio considerable entre nosotros

-No te había visto desde el día que llegaste, había tenido la esperanza de que tal vez irías a los conciertos; pero no… –comenta

-Si caray, eh estado encerrada estos últimos días -respondo

-¿Cómo te has sentido? –pregunta

-Bien, gracias –contesto- Con mucho sueño, cambiando día con día; pero bien -sonrió

-Parece que esos gemelos están creciendo bastante rápido –comenta mirando mi vientre- Es como si no quisieran que los cubrieras con ropa, no lo sé –agrega

-Si, últimamente siempre tengo mi ombligo al aire libre; no importa que ropa use –contesto medio risueña

-¿Qué tal se portan? –pregunta con una sonrisa

-Bien, en estos días se han movido mucho de repente –contesto, agacho la mirada a mi vientre

-Tal vez serán muy activos cuando nazcan –responde, se mueve hacia a mi- Anoche soñé con tus hijos –posa su mano sobre mi vientre –Y contigo…-agrega, me mira a los ojos

 

Mi corazón acelera sus palpitaciones ante sus palabras, separo mis labios en un intento de preguntarle que soñó; pero los gemelos interrumpen. Comienzan a moverse, aun no me acostumbro a la sensación de burbujas explotando en mi estomago.

 

Parece que patean, mueven sus manos; no lo sé, pero responden a la caricia de Zayn. Su rostro muestra algo de sorpresa, me sonríe.

 

-Creo que te conocen bien –digo con una sonrisa

-Parece que si –deja en evidencia su emoción- Sera que se dan cuenta de que siento un cariño por ellos –agrega, su mirada fija con la mía me confunde un poco

-¿Qué soñaste? –le pregunto cambiando de tema, los gemelos se mueven una vez más- Parece que los bebes también quieren escuchar el relato –agrego con una sonrisa

 

Me sonríe, parece que va a decir algo; pero el ruido de la puerta lo interrumpe.

 

-Oh wow…-la voz de Louis resuena en la habitación, Zayn retira su mano de mi vientre- Pensé que tal vez seguirías dormida –agrega, Zayn se levanta del sofá y voltea a verlo- No pensé que tuvieras visita –cierra la puerta

-La verdad es que yo ya me iba –responde Zayn

-Me hubieras dicho para dejarte la puerta abierta –contesta Louis en su tono tan odioso cuando esta serio

-Nos vemos Kendra –Zayn gira su rostro para mirarme- Que estés bien, cuídate; nos vemos pronto -agrega

-Igualmente, cuídate –respondo- Gracias por tu visita, espero platiquemos de nuevo –agrego

-Vale –me sonríe y respondo a su sonrisa con el mismo gesto

 

Avanza, camina junto a Louis; Zayn abre la puerta y sale de la suite. Louis tiene su mala cara, no sé qué decir; no entiendo su mal humor, tampoco me agrada que haya sido tan grosero con su amigo. Zayn vino con buenas intenciones, si Louis esta en sus cinco minutos de histeria; no tiene porque desquitarse con los demás.

 

Lo observo, parece que fue de compras; trae bolsas plásticas en ambas manos. Camina hacia el comedor sin decir ni pío, la verdad es que el ambiente se siente muy tenso aquí. Me levanto del sofá, lo mejor será que vaya a encerrarme a la habitación; le hablare a Jasón y después tomare una ducha.

 

-¿A dónde vas? –escucho a Louis decir

-A la habitación –respondo, empiezo a caminar

-¿pro que me ignoras? –pregunta

-No te estoy ignorando –contesto- Acabo de responder tu pregunta –agrego

-Me estás dando la espalda y te estoy hablando –comenta

-Porque voy caminando –detengo mi paso, doy la media vuelta para verlo

-¿A qué vas a la habitación? –pregunta

-La verdad es que estas de un pésimo humor –digo siendo honesta- Sera mejor que me aleje de ti para evitar el estrés que pueda provocarme alguna grosería que puedas hacerme –tal vez las hormonas del embarazo me dieron valor

 

Me mira, se queda en silencio algunos segundos; la expresión en su rostro cambia, se ve sorprendido. Suspira, agacha la mirada; me dispongo a seguir mi camino a la habitación.

 

-Traje el desayuno…-comenta- Me hablaron ayer de un lugar vegetariano que estaba cerca de aquí, me levante temprano y fui al lugar –agrega- Te traje una hamburguesa de tofu, un pastel de zanahoria y tu agua mineral; por favor quédate a desayunar –suspiro, doy la media vuelta

-¿Tu qué vas a desayunar? –pregunto, camino hacia el comedor

-Un Pannini vegetariano, haber a que sabe –contesta

 

No digo nada mas, tomo asiento; dejo mi móvil sobre la mesa. Louis me entrega mi desayuno, le agradezco; el toma asiento del otro lado, queda frente a mí. Destapo la hamburguesa, no se ve nada mal; huele increíblemente bien, abrió mi apetito sin duda alguna.

 

-Perdón…-dice Louis de repente

-¿Mande? –contesto levantando una ceja

-Que me perdones –responde- No es tu culpa si estoy de mal humor, no tengo por qué desquitarme contigo –agrega

-Yo ya estoy acostumbrada a tu bipolaridad –contesto- Tal vez a quien deberías de pedirle perdón es a Zayn, finalmente el es tu amigo y compañero de trabajo; fue a él a quien le contestaste mal –agrego

-El no tenia porque estar aquí finalmente –levanta la mirada- Venia algo estresado del acoso de las fans, verlo aquí tan cómodo contigo me dio coraje; solo me puso de peor humor –agrega- No tiene por qué estar acariciando a mis hijos, se puede malinterpretar –dice mirandome a los ojos, no puedo evitar sorprenderme ante su comentario

-Estábamos solos –respondo- Nadie pudo haberlo malinterpretado –agrego

-Pero cualquiera pudo haberlo visto entrar a la suite –contesta

-La habitación es tuya y mía, si alguien lo vio; pudo haber pensado que venía a verte a ti –comento

-Pero yo salí temprano –parece enojado

-Bueno, de cualquier forma si alguien lo vio; fue alguien de este piso y todo el nivel está reservado para personas del staff y los chicos, así que fue una visita amistosa sin problema alguno –le doy una última mordida a mi hamburguesa

-Pueden pensar que me estas engañando con el –contesta

-Entre tú y yo no hay nada más que una mentira –respondo

-Pero eso no lo sabe nadie –ahora si está enojado- Así que por lo tanto, no podrás estar con Zayn a solas –agrega- Ni con él, ni con nadie mas ¿Entendido? –dice serio, acaso…¿Esta celoso

-Bueno…-suspiro- Te hare caso, pero solo para evitar que trates mal a Zayn de nuevo ó a cualquiera que este conmigo –agrego- De cualquier forma, con las únicas personas que hablo es con tus compañeros de la banda –tomo mi móvil- Sera mejor evitar que algún día te portes grosero con ellos –me pongo de pie- Provecho…-concluyo

-¿A dónde vas ahora? –pregunta

-A tomar una ducha –respondo caminando hacia la habitación

-¿Ya te enojaste? –agrega

-No, para nada –contesto

 

Entro a la habitación, cierro la puerta. Guardo mi móvil en mi bolso, camino directamente al baño. Giro los grifos del agua, regularizo la temperatura y me despojo de mis prendas. Entro a la regadera, me quedo inmóvil bajo el chorro de agua; me siento increíble.

 

Fue rara la actitud de Louis con Zayn, al principio no entendí; pero con lo que me dijo, creo que sus celos son evidentes. Jamás lo había visto celoso, ó más bien; será que nunca fue obvio hasta hoy que lo menciono. Aunque puede que tal vez solo el preocupe su reputación, tal vez solo le importa lo que dirían los demás si empiezan rumores de que le soy ó le fui infiel.

 

Pensándolo bien, tal vez eso es lo que paso hoy; le preocupa lo que la gente diga. Eso siempre ah sido bastante obvio, por algo me contrato; para que no piensen que es gay. Por algo le agrego otra clausula al contrato, para evitar que lo dejara y que los rumores fluyeran hablando mal de él. Sí, eso es todo; solo le importan los demás, realmente no creo que tenga mucho interés en que Zayn ó cualquiera quiera estar conmigo realmente.

 

Rio tontamente, primero es muy agresivo cuando llega; después cambia bruscamente siendo dulce al decirme que fue por desayuno vegetariano para ambos, cuando él es el mayor carnívoro que conozco. Al final simplemente se enojo, termino hablando fuerte como de costumbre para después preocuparse por si me había enojado.

 

De verdad que es la persona más cambiante que conozco, en menos de media hora tuvo cuatro diferentes tipos de humor. En serio espero que ninguno de mis gemelos herede su bipolaridad, sino va a ser aun mas difícil no pensar en él; ojala y ninguno de ellos se parezca a él.

 

Salgo del baño, busco en mi maleta mis prendas íntimas. Pienso en que ponerme, hoy me siento más grande que ayer; creo que mi vientre creció de la noche a la mañana. Me decido por uno de los vestidos que compre en Australia, es color vino; strapples, largo hasta los tobillos así que me cubrirá completamente y mi ombligo no estará a la vista como ayer y antier.

 

Me pongo un suéter tipo abrigo color negro, se supone que debería de cubrir hasta mis muslos pero se levanta con mi barriga y solo me cubre el límite de mi vientre; afortunadamente si cierran los botones y con la cinta alcanzo a hacer un diminuto nudo. El día esta frio, aunque no saldré; quiero sentirme linda y  abrigada.

 

Busco mis flats negras que combinan con mi abrigo, ahora si estoy casi lista. Sacudo mi cabellera con la toalla, solo para quitar el exceso de agua; dejare que mi cabello se acomode por sí solo. Me veo en el espejo, creo que es un buen día para mi rostro; no usare maquillaje.

 

Acomodo las cobijas y cojines de la cama, Louis dio la orden de que no vinieran las mucamas; no sé porque pero tiene esa mala costumbre así que me toca recoger un poco la habitación, al menos acomodar la cama. Veo mis maletas, tal vez debería de empezar a empacar; mi vuelo a Londres sale mañana temprano.

 

Me pongo de pie junto a la maleta mas grande, elijo de una vez lo que usare mañana; dejo las prendas que escogí sobre el tocador. Me pondré el mismo suéter que traigo hoy, también los mismos zapatos. Solo que usare unos leggins de piel que compre aquí, una blusa azul turquesa y un abrigo negro aunque ya no me cierra; solo será para abrigarme del frio de la madrugada.

 

Tomo asiento en el suelo, es hora de empezar a doblar bien todo lo que eh comprado para que cierren bien ms maletas; comienzo a distribuir las nuevas prendas en diferentes maletas, esperando a que cierren sin problema alguno. Llegando a Londres sacare todo, guardare de nuevo solamente lo que compre que me queda y tal vez será buena idea salir de compras en Paris.

 

-¿Se puede? –escucho la voz de Louis del otro lado de la puerta

-Adelante –respondo, termino de acomodar una maleta

 

Escucho sus pasos en la habitación, no levanto la mirada; sigo concentrada en mi “labor”, pretendo no darle importancia a su presencia.

 

-¿Qué haces? –pregunta

-Acomodo…-respondo

-Tu vuelo sale antes que el de nosotros –comenta

-Así es…-contesto

-Te voy a llevar mañana al aeropuerto –volteo a verlo- Yo me quedare en el aeropuerto hasta que sea hora de tomar el vuelo con los chicos –toma asiento en la orilla de la cama

-Puedo irme sola –respondo

-Quiero acompañarte –dice en un tono bastante sutil

-Bueno, como quieras –digo levantando los hombros, regreso la mirada a mi maleta

-En fin, no venía a hablar de mañana –comenta- En estos días solo hemos estado juntos el día que llegaste –agrega

-Tengo que decir que estoy en desacuerdo –regreso la mirada a él- Hasta donde yo sé, estamos en la misma habitación; dormimos juntos, todos los días eh estado contigo –agrego

-Me refiero a públicamente –responde- Los medios solo nos han visto juntos el día que llegaste del aeropuerto, recibí una llamada de Simon; me dijo que necesita fotos nuestras juntos, quiere que las fans se vuelvan locas –agrega- Tengo todo el día libre así que dime ¿Qué se te ocurre? –pregunta

-No voy a salir –respondo- La última vez que me recibieron las fans entre en pánico, no pienso arriesgarme a que me jaloneen de nuevo ni nada así –agrego

-Pensé que tal vez dirías algo así –contesta- De hecho, estaba pensando que tal vez podríamos cenar en la terraza –agrega- Ahí estaríamos al aire libre, los fotógrafos se las ingeniaran para tomar fotos –comenta- Estando aquí nadie nos molestara demasiado, solo tenemos que fingir sonrisas y nada más; tal vez tomarnos algunas fotos para publicarlas en las redes y nada mas ¿Te parece? –concluye

-Bueno…-digo levantando los hombros

-Tienes que dormir temprano para que estés descansada para el vuelo mañana, así que ¿A las siete te parece bien? –pregunta

-Supongo que sí –contesto

-Es una cita entonces –se pone de pie

-Aja…-regreso la mirada a mi maleta

-¿Te ayudo a cerrarla? –pregunta

-No gracias –contesto- Aun tengo cosas que guardar –agrego

-Bueno, si necesitas mi ayuda gritas –comenta

-Vale –digo fingiendo desinterés

-Llamare a Simon y le diré el plan, organizare lo de la cena –contesta

 

Me limito a responder asintiendo con la cabeza, escucho sus pasos; seguido del ruido de la puerta, estoy sola de nuevo en la habitación. Suelto un suspiro, de verdad que hay días en que el contrato con Louis es tan fácil y sencillo. Pero también hay días como hoy, tiene diferentes actitudes conmigo que me hacen dudar de mil y un formas.

 

La verdad es que me estoy desesperando, en verdad que estoy a un paso de decirle que no aguanto más; quisiera tener el valor suficiente para dejarlo, quedarme en Nueva York y que el arregle lo que tenga que arreglar en su vida, así podre disfrutar tranquilamente el resto de mi embarazo sin presiones de estarle mintiendo a todo el mundo.

 

Pero creo que si en algún momento llego a decirle que cancelo el contrato sin importar las consecuencias, estoy segura de que me manipularía y me haría cambiar de decisión; haría lo posible para que yo actué de tal forma que a él no le afecte.

 

Así como la última vez que le dije que había tomado la decisión de que me mudaría a Nieva York, que evitaría a la prensa y que el podría decir lo que quisiera de mi; que realmente no me importaba, yo solo quería empezar una “nueva vida” alejada de él. Ustedes recuerdan su respuesta, me hizo dudar y al siguiente día apareció con una nueva clausula para el contrato; una clausula que sonaba demasiado buena, me hizo cambiar de opinión de tal forma que cumpliré el contrato y el no quedara mal.

 

Niego con la cabeza, honestamente no me arriesgare a decirle ya nada; no tengo el valor, ni siquiera mis hormonas tan alborotadas me ayudarían a hablar con Louis sobre mis decisiones. Lo mejor será seguir la fiesta en paz, dejar que todo marche de la mejor manera posible; una vez que nazcan los gemelos y termine el contrato, no querrá cambiar mi opinión. Podre empezar de nuevo en Nueva York, cerca de mi madre y con mis hijos; sin un contrato, ya no habrá motivo para que quiera retenerme a su lado.

 

Me levanto del suelo, camino hacia el interruptor y prendo la luz; la verdad es que ya está algo oscuro y tengo mucha menos visibilidad ya que las persianas siempre están abajo, impiden la poca luz de luna. Regreso a mi lugar junto a mi equipaje, termine de guardar casi todo; deje afuera solo lo que usare mas tarde y mañana.

 

Resoplo, no puedo cerrar las maletas; ninguna de ellas me obedece, parece que tienen un poco más de su límite de capacidad. Me decido por sentarme sobre cada una de ellas literalmente, mi peso fue la única solución para que pudieran cerrar.

 

Me levanto del piso, pongo ambas manos en mi cintura; una en cada lao. Suspiro, me siento algo cansada; bostezo, no estaría mal tomar una siesta. Tomo asiento en la orilla de la cama, justo en la esquina del colchón; me dejo caer suavemente hacia atrás.

 

Bostezo, la verdad es que me siento con mucho sueño; de repente me sentí increíblemente cansada. No sé si tener tanto sueño sea normal del embarazo, yo nunca había sido así de dormilona; sino todo lo contrario. Podía pasar horas y horas sin dormir, viajaba de un continente a otro en un día y sin problema alguno de sentirme cansada; últimamente no eh hecho nada más que dormir, parece que el embarazo me está cambiando en muchos aspectos.

 

Acomodo una mano debajo de mi nuca, pongo otra sobre mi vientre; fijo la mirada en el techo blanco de la habitación. Acaricio a mis gemelos, responde a mi caricia; se mueven suavemente, me causan cosquillas. Una sonrisa se forma automáticamente en mi rostro, me imagino como es que irán a ser.

 

¿Serán dos niños? tal vez dos hermosos chicos que jueguen futbol así como a Louis le encanta tanto, aunque también podrían ser modelos; seguir mi carrera, quien sabe. Ó puede que sean dos niñas encantadoras, al vez y les gustaran las princesas y ese tipo de cosas ó serán igual que su madre; siempre interesadas en la moda.

 

Nada es seguro aun, también esta la posibilidad de que sean uno y uno; la parejita, admitiré que esa idea me gusta mucho. Así mi pequeño podrá proteger y cuidar a su hermanita, será bendito entre las mujeres; mientras que mi pequeña tendrá que ser una mujercita muy educada, eh igual de exitosa que su abuela y su madre.

 

Los gemelos se mueven, parece que les gusta la última idea; mi sonrisa es aun más amplia.

 

-Sean lo que sean, los querré infinitamente; son lo más hermoso que me ah pasado –digo en voz alta acariciando mi vientre- Dedicare el resto de mi vida para cuidarlos, serán mis pequeños tesoros –agrego- Seré madre y padre para ustedes, espero y todo salga bien…-suspiro- Me imagino cómo será el día que los estreche en mis brazos –concluyo con una sonrisa

 

Mis pequeños se mueven, creo que les gusto escuchar mi voz; en especial, parece que fue agradable que haya hablado con ellos.

 

Golpes en la puerta me interrumpen, antes de que pueda decir algo mas se escucha el ruido de la manija.

 

-Kendra…-escucho la voz de Louis- Ya está todo para la cena –comenta

-Ya voy –contesto

-Escribí en twitter que en nuestro ultimo día aquí, disfrutaríamos del aire libre y de una hermosa noche en nuestra terraza –responde- Todos allá abajo estarán enfocando sus vistas y cámaras hacia acá –agrega

-Bueno, eso es lo que querías –me incorporo, me levanto

-Recuerda que fue Simon quien dijo que…-lo interrumpo

-Sí, claro –no tiene caso escuchar lo que tenga que decir- Voy al baño y ahorita salgo –digo caminando

-Te espero en el living para salir juntos a la terraza -contesta

 

No respondo, abro la puerta del baño y la cierro conmigo adentro. La verdad es que al principio no planeaba hacerle caso a Louis pero me levante de la cama por que parece que los gemelos hicieron algo con mi vejiga, tal vez se recargaron en ella y la apretaron; no lo sé, pero sentí incontrolables ganas de ir al baño.

 

Lavo mis manos, tomo la toalla para quitarme el exceso de agua; me veo en le espejo. La verdad es que no me veo tan mal, no necesito maquillaje; es de noche y aparte, no creo que mi rostro salga tan bien enfocado en las fotos si las van a tomar desde la calle y nosotros estamos en el cuarto piso.

 

Salgo del baño, apago la luz y cierro la puerta. Acomodo las cobijas de mi lado de la cama, dejo ahí mi pijama; así cuando termine la cena de Louis, podre venir a recostarme y todo estará listo. Ahora si, camino directo y sin escalas al living.

 

Louis está de pie junto al sofá, sin decir nada; camina hacia la terraza, sigo sus pasos. Se detiene para abrir la puerta corrediza de cristal, se espera a que este a su lado; me deja salir primero, le agradezco. Sale después de mí, cierra la puerta.

 

Veo la mesa de la terraza con un mantel azul rey, mi color favorito. Hay dos lugares acomodados, platos, copas y cubiertos. Un carrito plateado resalta, es el de servicio al cuarto; tiene varios platos cubiertos, sospecho que es nuestra cena junto con algunas latas de soda.

 

Las luces blancas de xenón están encendidas, alumbran perfectamente bien toda la terraza; al verdad es que esta muy lindo aquí, las luces de la ciudad resplandecen al igual que la luna llena que aun no está elevada en su punto máximo así que puedo verla; me olvido del propósito por el cual estoy aquí.

 

Camino hacia el barandal, recargo ambas manos; levanto la mirada para ver el cielo. Puedo apreciar muchas estrellas y luceros; esta completamente despejado, no hay ni una sola nube a la vista. El viento sopla en mi rostro y juega un poco con mi cabellera, el clima está fresco pero es tolerable.

 

Unos destellos llaman mi atención, agacho la mirada; por supuesto que son flashes que vienen desde abajo, los gritos también  son audibles aunque no entendibles. Intento dar un paso hacia atrás para pretender que no me eh dado cuenta que ya llame la atención; pero me es imposible. Una especie de pared esta contra mi espalda, Louis bloquea el camino hacia atrás; pone ambas manos sobre las mias, parece que no podre escapar de los flashes.

 

-Finge que estamos admirando el paisaje –la voz de Louis está muy cerca de mi oreja

-Es lo que estaba haciendo –respondo, fijo la vista hacia enfrente; creo que puedo ver la estatua de libertad

-Pretende que no importa la presencia de los fotógrafos –comenta

-Es lo que intentaba hacer –contesto, suspiro

-Bueno, creo que podemos empezar a cenar –su voz suena suave- Ya nos vieron, ahora estarán al pendientes del balcón y seguramente querrán quebrarse una pata con tal de tomar una foto nuestra cenando –agrega

-Seguro que si…harán lo imposible –respondo sin interés alguno

 

Quita sus manos de las mías, me muevo un poco hacia atrás y parece que puedo caminar. Doy la media vuelta y me dirijo a la mesa, tomo cualquier lugar; no por alguna preferencia en especial. Louis se las da de mesero, destapa la comida del carrito; pone frente a mí un plato con ensalada, tiene crotones encima, manzana, pera, almendra y parece que algunos arándanos.

 

Se ve bastante apetecible, creo que esta cena valdrá la pena; mi ensalada se ve excelente. Si no tenía hambre, ver esta ensalada definitivamente abrió mi apetito; los gemelos se pasean de un lado al otro, parece que ellos también están muy contentos con lo que están por recibir de alimento. Ojala que sean vegetarianos, sería algo excelente.

 

Louis pone un pequeño recipiente junto a mi plato, por el aspecto estoy segura de que es aderezo; hundo la punta de mi dedo meñique en el recipiente, lo pruebo. Si, sin duda alguna; compruebo mi teoría, por el sabor parece que es aderezo italiano. Junto a mi copa de cristal deja una lata de agua mineral, sabe mis gustos.

 

-Buen provecho –dice Louis, toma asiento en el lugar frente a mí; del otro lado de la mesa

-Igualmente –contesto

 

Agacha la mirada directamente a su plato, frente a sus narices esta una montaña de espagueti con demasiada salsa a la boloñesa y dos bolas de carne; creo que la comida tapa casi a su barbilla. Junto a su brazo derecho hay otro patillo, un corte de carne; no sé que será exactamente pero se ve enorme.

 

Tiene una ración de verdura cosida, puedo percibir el olor a mantequilla con la que la cocinaron. Tiene una papa orneada que esta envuelta en papel aluminio y un recipiente con liquido blanco; puedo jurar que es aderezo agrio, lo eh probado alguna vez con esa misma papa. Por supuesto que su lata de Coca-Cola no podía faltan, con algún liquido tiene que ayudarse a bajar esa comida.

 

Bueno, al menos hay dos cosas saludables en la cena de Louis; aunque no sé si sea sano comer tantos carbohidratos. Pero no lo critico, el siempre ah comido ese tipo de cosas; su estomago ya debe de estar acostumbrado a procesar ese tipo de bombas.

 

La cena transcurre en silencio, me dedico a disfrutar mi comida; varios sabores diferentes se mezclan en mi boca, esta ensalada estuvo deliciosa. Me sorprende haberla terminado tan pronto, el tiempo se me pasa volando; no tardamos ni cinco minutos en cenar.

 

-Veo que terminaste –comenta Louis

-Si –contesto, asiento levemente con la cabeza

-¿Te gusto? –pregunta

-Estuvo muy rico –contesto- Gracias –tomo un sorbo de mi soda

-Me encanta la comida de este hotel –comenta con cierto tono entusiasta en su voz

 

Quiero responderle pero no puedo, un chiflón de aire golpea mi rostro; escalofríos recorren mi cuerpo, toda mi piel se eriza.

 

-Creo que la temperatura está bajando –dice Louis, parece que se dio cuenta de mi expresión de frio

-Hace un rato estaba bien –contesto- Solo que ahora empiezo a sentirme como un copo de nieve -agrego

-Bueno, no quiero que termines de congelarte –comenta- Acerquémonos una vez más al balcón, esta vez nos tardamos un poco mas; le damos a los fotógrafos lo que necesitan y regresamos adentro –agrega- Mañana que las mucamas limpien aquí cuando dejemos la habitación sola -concluye

-Aja –asiento con la cabeza

-De cualquier forma tienes que descansar, mañana tu vuelo será algo pesado -comenta

 

No digo nada, simplemente me levanto de mi asiento; Louis se pone de pie enseguida. Entrecierro los ojos al caminar, el viento se siente algo fuerte y lastima mi mirada. Me acerco al balcón, esta vez con los brazos cruzados frente a mí pecho; los gritos se escuchan mas fuerte que hace un rato, los flashes destellan aun mas. Parece que más personas se juntaron en lo que cenábamos, el viento juega con mi cabellera; logra destapar mis orejas, espero que esto termine pronto para poder acurrucarme bajo las cobijas y dormir calientita.

 

Siento la presencia de Louis detrás de mí, posa ambas manos sobre mi cintura.

 

-La verdad es que el aire si se siente muy fuerte –su voz esta cerca de mi oído

-Se que no estoy en posición de dar opiniones ni de darte ordenes, yo no soy la jefa –comento- Pero ¿Podemos meternos ya? –pregunto

-Estas temblando –una de sus manos se posa sobre mi vientre- No quiero que te enfermes y que le vaya a hacer daño a los gemelos –agrega- Vamos a darles algo de qué hablar a los medios y podremos entrar –concluye

 

Voy a preguntarle qué cosa pero me es imposible, literalmente estoy temblando; incluso mi dentadura hace un ruido raro gracias al tintineo de mi mandíbula. Louis me mueve un poco con sus manos;  de tal forma que estoy de lado, el inclina su rostro.

 

Me doy cuenta de lo que va a hacer, antes de que diga algo; ya tengo sus labios contra los míos. Aprieta mis labios, juega con ellos; siento el calor de su boca contra la mía. Admitiré que el frio se me quito un poco, pero no por completo; el viento sigue en nuestra contra.

 

Vaya forma de llamar la atención de los medios, mis oídos están algo aturdidos; los gritos subieron de tono, seguramente que los flashes están incontrolables. Creo que empiezo a disfrutar del momento, el tiene una mano en mi cintura pero más importante; otra sobre mi vientre, es como si brindara cariño a sus hijos.

 

De repente, la única neurona que sigue viva en mi cerebro; me hace reaccionar. En este beso no hay sentimientos de su parte, nada de emoción. Es simplemente una actuación para todo el público que nos observa desde abajo, me beso para dar de que hablar; para que la gente crea que es el hombre perfecto y tengan una prueba de lo mucho que nos “amamos” y lo feliz que él está con mi embarazo.

 

Todo es un teatro, simple actuación para dar de que hablar. Una pequeña voz me grita “Te está usando, no caigas; corre…corre…!CORRE!”

 

Interrumpo el beso abruptamente, doy un paso hacia atrás; no quiero estar cerca de él. Mi respiración esta agitada por la falta de aire gracias al beso, veo su pecho subir y bajar irregularmente; parece estamos igual.

 

-Te alejaste abruptamente, pero no creo que lo hayan notado haya abajo -comenta- New York…-dice mirandome a los ojos- Parece que esto no pudo haber sido más perfecto –agrega con una sonrisa extraña

-Creo que ya puedo irme a recostar –digo sin mostrar emoción alguna

-Si…claro –responde, suena algo confundido

 

No digo nada mas, camino por la terraza en compañía de los gritos que suenan desde abajo. Jalo la puerta corrediza, entro a la suite; el cambio de temperatura es obvio, la calefacción se prendió automáticamente y aquí esta increíblemente templado.

 

Camino directamente a la habitación, cierro la puerta; me despojo de mis prendas, acomodo lo que acabo de quitarme sobre una maleta, mañana lo acomodo. Me pongo la pijama que deje sobre la cama, me acomodo en mi lugar del colchón; me acurruco debajo de las cobijas.

 

Cierro los ojos, suspiro; muero por llegar mañana a Londres, será una semana completa alejada de Louis. La verdad es que me eh sentido muy confundida, tengo que estar sola para aclarar mis ideas de nuevo y plantearme bien en mi plan; mañana tendré que empezar a organizar todo para ser madre soltera y comenzar con lo de la venta de mi departamento para comprar la casa aquí.

 

Suelto un bostezo, mi mente está en blanco; tengo que descansar, ya mañana es un nuevo día y podre preocuparme por todo. Por el momento, lo mejor será dormir tranquila; no sirve de nada que pase la noche en vela pensando idioteces que apuntan a un mismo lugar… “Todo esto es falso Kendra, no lo olvides”

 

 

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...