El Contrato

Si un chico de ensueño te propone fingir una relacion... ¿Aceptarias? Es una historia diferente, la historia es bastante interesante y con mucho drama. Personalmente es una de mis historias favoritas, espero les guste; novela completamente original,

56Me gustan
87Comentarios
27789Vistas
AA

27. Cp - 24

Capitulo Veinticuatro

 

Estoy tranquilamente dormida sobre mi lado derecho, siento una mano ajena en mi brazo izquierdo; lentamente abro los ojos, veo a Louis dormido en el sofá junto a la ventana.

 

-Kendra…-a mi izquierda la suave voz de una mujer- Voltéate cielo, por favor –agrega

 

Aun medio dormida, me volteo; ahora estoy sobre mi espalda.

 

-Buenos días Kendra –dice amablemente la enfermera

-Buenos días… –bostezo

-Perdona que te haya despertado –comenta- Pero vengo a cambiarte tu solución salina para ponerte más medicamento y algunas vitaminas antes de que te den de alta –agrega

-¿Qué medicamento? –pregunto

-El mismo que te receto ayer el doctor para controlar tu presión –contesta poniendo un nuevo suero- Las vitaminas son para tus gemelos, irán directamente a los bebes –sonríe

-Okey –contesto, bostezo de nuevo

-Ya después de que me vaya puedes dormir de nuevo –veo que inyecta un par de cosas en la intravenosa- Solo que si sientes algo raro ó te mareas, avísame –agrega

-Vale –contesto

 

Mientras la enfermera hace su trabajo, ladeo mi rostro a la derecha. Veo a Louis profundamente dormido, extendido a sus anchas en el sofá; parece muñeco de trapo ahí todo desparramado. Me parece raro que este aquí, anoche me pareció verlo ahí dormido pero pensé que había sido un sueño. El debería de estar descansando tranquilamente en el hotel, después del concierto seguramente acabo exhausto como siempre; no creo que haya descansado mucho al dormir en el sofá.

 

-Listo Kendra –dice la enfermera, regreso la mirada a ella- ¿Cómo te sientes? –pregunta

-Con sueño –digo bostezando

-Puedes dormir otra hora –contesta- A las ocho traen tu desayuno y te despertaran de nuevo –agrega

-¿Son las siete? –pregunto

-Así es –responde

-¿A qué hora me darán de alta? –digo curiosa

-Me parece que el doctor dejo indicaciones de dejarte ir a las doce si es que estas estable –sonríe

-Okey, gracias –respondo

-Por nada, nos vemos más tarde –comenta

 

Respondo con una sonrisa, la enfermera sale de la habitación. Tengo sueño aun, pero no quisiera dormirme para que me despierten de nuevo. Creo poder quedarme despierta, al fin y al cabo solo estaré aquí otras cinco horas si es que me encuentro bien. Puedo llegar a dormir al hotel, ahí nadie me despertara.

 

Volteo a ver a Louis de nuevo, esta perdidamente dormido; me causa tranquilidad ver su pecho subir y bajar rítmicamente. Se ve lindo, muy tranquilo eh inocente; creo que es más guapo que cuando lo conocí. Tiene un físico perfecto, pero su horrible mal humor de verdad que no le ayuda en nada; aunque supongo que tal vez se porta así de grosero conmigo porque no me quiere y tiene que estar a mi lado forzosamente, hay un papel firmado que nos obliga a estar juntos y no hay nada que podamos hacer; más que esperar a que termine.

 

Sumada en mis pensamientos suelto un suspiro, dejo de mirarlo; enfoco mi mirada en el blanco techo sobre mí, no tengo mucho que hacer y no tengo idea de donde está el control del televisor, si tuviera mi móvil conmigo podría estar jugando algo para distraerme.

 

De repente siento a los gemelos moverse, pongo mis manos sobre la tela de la bata para acariciar mi vientre; se mueven de nuevo y sonrió, aun no me acostumbro a lo extraño que se siente. Es como si pequeñas burbujitas se reventaran dentro de mí, me provocan cosquillas; no lo sé.

 

-Buenos días…-digo en voz baja dirigiéndome a los gemelos

 

Me responden al moverse de nuevo, siento como si presionaran algo en mi y como algo instantáneo me dan ganas de orinar. Presiono el botón que tengo a la mano para llamar a la estación de enfermeras, necesito ayuda para levantarme y no quisiera despertar a Louis.

 

-¿Todo bien señorita? –dice una enfermera entrando a mi habitación, ella es algo joven

-Si gracias –respondo- Pero ¿Me podrías ayudar a levantarme para ir al baño por favor? –agrego

-Claro que si –contesta amablemente

-Gracias –respondo

 

Ella extiende sus manos hacia a mi, las tomo. Haciendo algo de esfuerzo logro enderezarme, siento un repentino mareo.

 

-¿Está bien? –me pregunta

-Tengo un mareo…-respondo aun con los ojos cerrados

-Inhala y exhala lentamente –comenta- Antes de ponerte de pie, te voy a dejar sentada unos minutos –agrega

-Ok…-contesto- Ya se me paso…-agrego

-Esperaremos un rato mas antes de ponerte de pie –contesta

-¿El mareo fue normal? –pregunto

-Estuviste acostada mucho tiempo, dormiste demasiado y te acaban de administrar una bomba de vitaminas –contesta- Así que tranquila, es normal –sonríe

-Bueno…-suspiro

-Tu pareja se quedo dormidísimo…-comenta mirando a Louis

-Aja –contesto sin interés

-Supongo que se quedo a cuidarte a su manera –me sonríe

-Exacto –respondo

-Bueno, te ayudare a ponerte de pie y llegar al baño; si te sientes mal de nuevo me avisas –comenta

-Vale -contesto

 

Logro ponerme de pie sin problema alguno, la enfermera me ayuda a ponerme unas sandalias del hospital. Me toma del brazo izquierdo, con mi mano derecha tomo el pedestal del suero; despacio doy pequeños pasos avanzando.

 

-Creo que de aquí puedo sola –comento llegando al baño

-¿Segura? –contesta amablemente

-Si –contesto asintiendo con la cabeza, suelto la mano de la enfermera y abro la puerta

-¿Podrás subirte a la cama? –pregunta

-Eso se me olvidaba –contesto pensativa

-Si quieres entra sola al baño, aquí te espero para ayudarte a regresar a la cama –comenta

-Me parece bien –digo asintiendo con la cabeza

-Si necesitas ayuda me avisas para entrar –comenta amablemente

-Vale –sonrió

 

Entro al baño, hago mis necesidades fisiológicas y es como un alivio. Despacio me pongo de pie haciendo fuerza con el pedestal del suero, antes de salir del baño me miro en el espejo; me veo terrible. Tengo ojeras, mi rostro delata mi cansancio; nunca me había visto tan mal, necesito mis mascarillas y dormir horas para que mi rostro vuelva a la normalidad.

 

Salgo del baño, la enfermera me ayuda a caminar de regreso a la cama.

 

-Apoya tus manos en la cama y a la de tres te impulsas para subirte –comenta- Yo te ayudo –agrega

-Ok –digo asintiendo con la cabeza

-Uno…Dos…Tres –dice contando, al final intento impulsarme pero no tengo mucha fuerza; lo único que logro es despegar un poco mis pies del suelo

-Dame un momento...ahorita intentamos de nuevo –suspiro

-Tranquila, no hay prisa –sonríe

-¿Qué pasa?...-escucho la voz medio ronca de Louis, esta adormilado

-Buenos días…-dice nerviosa la enfermera mirándolo

-Buenos días –contesta el educadamente, volteo a verlo- ¿Qué pasa cielo? –pregunta mirandome, se pone de pie

-Nada –contesto- Estoy intentando regresar a la cama –agrego

-¿Para qué te levantaste? –pregunta caminando hacia a mí, su cabellera esta alborotada; aun parece medio dormido, se ve lindo

-Fui al baño –contesto

-Deja te ayudo –dice bostezando- Con permiso –dice refiriéndose a la enfermera, ella se hace a un lado

 

Bosteza de nuevo, se inclina un poco frente a mi; cuando me doy cuenta ya estoy en sus brazos. Con cuidado me acomoda sobre la cama, con su ayuda fue bastante rápido y fácil; aunque es algo incomodo que la enfermera esta anonadada viéndolo.

 

-Creo que se puede retirar enfermera –dice Louis sin sonar muy grosero, tiene su mirada fija en mi- Gracias por ayudar a mi novia –agrega, acomoda las sabanas de la cama sobre mi

-Gracias –digo yo con una sonrisa

-No fue nada –contesta ella

 

Se escuchan los pasos de la enfermera en la habitación, seguido del ruido de la puerta.

 

-¿Estas cómoda así? –me pregunta Louis- ¿No quieres que te acomode los cojines o algo? –agrega

-Creo que estoy bien…-contesto

-¿Segura? –insiste- ¿No estás cansada de estar acostada? –agrega

-Si me molesta un poco la espalda –respondo- Pero no hay mucho que hacer –agrego

-Podemos reclinar un poco más la cama, es eléctrica –comenta el

 

Lo veo recargar su mano junto a la base de la cama, de un momento a otro la cama empieza a moverse  hasta que mi espalda esta mas derecha; estoy medio sentada.

 

-¿Así está mejor? –pregunta

-Mucho mejor, gracias –contesto

-¿Cómo te sientes? –pregunta

-Bien –contesto

-¿No has tenido malestares de nuevo? –comenta curioso

-Me maree hace un rato cuando me enderece –contesto

-¿Le dijiste a la enfermera? –dice caminando de regreso al sofá

-Si, dijo que era normal por haber dormido tanto tiempo y porque me habían aplicado una bomba de vitaminas –respondo

-¿No sabes a qué hora te dejaran ir? –dice tomando asiento en el sofá

-Parece que al medio día –contesto- ¿Por qué pasaste la noche aquí? –agrego curiosa

-¿Me estas reclamando? –dice levantando una ceja

-Solamente te estoy preguntando -contesto

-La última vez que hable ayer después del concierto, me dijeron que alguien debía de quedarse contigo; no podía mandar a Paul así que saliendo del estadio me trajeron –responde- ¿Hubieras preferido estar sola en estas cuatro paredes? –dice mirandome a los ojos

-¿Dormiste bien? –digo evitando la repuesta a su pregunta

-El sofá no es tan incomodo...-responde cruzando los brazos frente a su pecho- a ti ni te pregunto cómo dormiste por que se que no despertaste desde ayer que me fui –comenta

-¿Cómo sabes? –digo levantando una ceja

-Estuve llamando desde que me fui –contesta- En cada llamada me decían que estabas dormida, llegue y estabas dormida así que es obvio que descansaste –dice tomando el control remoto que tenía en el suelo

-Dormir y descansar son dos cosas diferentes –respondo- Tal vez dormí mucho pero no quiere decir que haya descansado –agrego

 

El está por contestar algo pero el ruido de la puerta lo interrumpe, se escucha el ruido de algunas pisadas; la enfermera que vino a complementar mi suero, sonríe amablemente.

 

-Hola de nuevo –dice refiriéndose a mi- Me comento la enfermera Janine que tuviste un mareo hace un rato –comenta- ¿Cómo te sientes? –pregunta

-Me siento bien, algo adolorida de la espalda pero bien –respondo

-Eso es bueno –sonríe- Ya en un momento te traen tu desayuno –comenta- Venia a informarle que el doctor ya firmo la hoja del alta de Kendra, la dejaran salir a las doce –agrega- Aquí les dejo una hoja con las instrucciones de lo que se necesita para antes de que te vayas, solo uno que otro reglamento del hospital para la salida de los pacientes –estira su mano con la hoja, la tomo

-Gracias –comento

-Nos vemos más tarde Kendra –dice sonriendo- Con permiso –se refiere a Louis

-Propio –contesta el

 

De nuevo nos quedamos solos, esta vez los dos en silencio; volteo a verlo, está concentrado con el control remoto cambiando los canales. Me dedico a leer la hoja que me entrego la enfermera, en uno de los últimos puntos indican que necesito un cambio que ropa para salir del hospital; no estoy segura que Louis lo haya traído.

 

-Louis…-lo llamo

-¿Eh? –dice concentrado en la TV

-Me trajiste ropa para cambiarme cuando salga del hospital? –pregunto

-No…-contesta pensativo

-¿Shampoo, jabón de baño, toalla y lo que necesito para tomar una ducha? –digo leyendo la hoja

-Tampoco…-voltea a verme- Deja le llamo a Paul para que entre a la habitación y traiga algo de tu ropa cuando venga por nosotros –mete la mano en su bolsillo

-No…-contesto- Mejor pídele a Lou que ella escoja lo que traiga Paul, me da pena que el revise mis cosas personales –agrego

-Como quieras –dice poniéndose de pie

-Gracias –respondo

-¿En donde le digo que busque lo del Shampoo, jabón y todo eso? –dice caminando- ¿Lo tienes en la regadera? –pregunta

-Mejor tomo la ducha llegando al hotel –contesto- Solo pídele la ropa –agrego

-Bueno –pega el móvil a su oreja, camina hacia la puerta de la habitación; escucho que se abre para después cerrarse

 

No pasan ni dos segundos y la puerta se escucha de nuevo, entra un enfermero con una charola; me da los buenos días y me avisa que es mi desayuno. Deja la charola sobre la mesa movible, la acerca hacia a mi; acomoda mis cojines y eleva un poco más la cama para estar más derecha y poder comer sin problema alguno.

 

El enfermero se retira dejándome sola de nuevo, en vez de desayunar; termino de leer la hoja, hay un par de indicaciones de lo que debo de seguir saliendo de aquí. Dejo la hoja a un lado, destapo la charola y veo mi desayuno. Fruta picada, una taza de café; dos rebanadas de pan tostado con queso cottage, un vaso de leche y roles glaseados. Esto parece un buffet, la comida en este hospital está demasiado bien; aunque no voy a comerme todo.

 

El café no me agrada mucho, en especial porque es americano. Normalmente me gusta el queso cottage, pero hoy no se me antoja; dejare esas tostadas. Creo que con el vaso de leche, los roles y la fruta picada me es suficiente; aunque no sé si me termine todo, las porciones de comida aquí son exageradas.

 

Mastico el ultimo pedazo de fruta, le doy un último trago a mi leche y me siento a reventar; los roles ya no tienen espacio en mi estomago.

 

-Perdón si me tarde –dice Louis entrando a la habitación- Me entro una llamada de Simon –agrega

-Vale…-asiento con la cabeza- ¿Qué te dijo? –pregunto

-Me aviso que va a mandar un comunicado de prensa a mi nombre –contesta caminando al sofá

-¿Acerca de qué? –le pregunto

-Sobre tu salud, para que se dejen de hacer los chismes –toma asiento- Y ya hable con Lou, me dijo que te buscaría algo cómodo para que usaras –agrega

-Espero que me quede –contesto

-¿Qué ya no entras en tu ropa? –dice atento a la TV

-Si entro, solo que la mayoría de las prendas ya me quedan pegadas y me hacen sentir incomoda; lo único que ya no me cierra son mis jeans a la cadera –contesto

-Deberías de considerar comprar ropa de maternidad –comenta

-¿No tienes hambre? –digo cambiando de tema

-Un poco…-contesta- ¿Por qué? –pregunta- ¿Acaso quieres correrme con el pretexto de que vaya a comprarme algo de comer? –voltea a verme

-Nada de eso…-contesto- Quería preguntarte si quieres comerte lo que me mandaron a mí de desayuno –agrego

-Ah...-dice mirando la charola de comida

-Hay roles, una taza de café y pan tostado con queso cottage –le digo el menú

-Se supone que te mandan esa comida para ti –contesta- Aquí la que se tiene que alimentar bien eres tu, debes de comer al triple –agrega- No olvides que de ti dependen dos personitas en desarrollo –dice mirandome a los ojos, admitiré que siento mariposas en el estomago al escucharlo hablar de los gemelos

-No se me olvida –contesto- Solo que no me gusta el café americano, el queso cottage no se me antoja y ya no tengo espacio para los roles –agrego- Aparte de todo esto me mandaron un enorme plato de fruta y un vaso de leche, con eso quede satisfecha –comento- Por favor come esto que no quiero, no te hace daño –concluyo

-¿Segura que ya comiste fruta y tomaste leche? –dice levantando una ceja

-Ahí está el plato de la fruta y el vaso vacio –digo señalando la charola

 

No contesta nada, simplemente se pone de pie; pone en el café dos terrones de azúcar, en una mano toma el plato del pan tostado junto con el de los roles, en la otra mano toma el café y camina de regreso al sofá.

 

De reojo lo veo desayunar, mientras tanto intento concentrarme en la TV; bostezo repentinamente. Siento mis parpados pesados, involuntariamente empiezan a cerrarse; no estoy en la posición mas cómoda del mundo, el enfermero me acomodo el respaldo para quedar casi sentada y aun así me eh quedado dormida.

 

-Kendra…-escucho mi nombre- Despierta…-siento una suave caricia en mi mejilla

 

Despacio abro mis ojos, estoy recostada sobre mi lado izquierdo; el rostro de Louis está muy pegado al mío, es quien acaricio mi mejilla, aunque no reconocí su voz.

 

-Perdón por despertarte –dice suavemente- Quería avisarte que voy a salir, tengo que ir a recepción para firmar algunas cosas para que te den de alta –aleja su mano de mi mejilla

-Aja…-digo bostezando

-No tardo –comenta

-Aquí estaré –digo sin pensarlo, el ríe; parece divertido

 

Da un par de pasos para alejarse de mí, cierro los ojos. Aun me siento cansada y con sueño, poco a poco siento que empiezo a dormirme otra vez. Escucho una voz desconocida en la habitación, abro los ojos casi de golpe; veo a la enfermera Sara frente a mi.

 

-Parece que te espante –comenta

-No –contesto- Solo que me estaba quedando dormida de nuevo –agrego

-Pues yo vengo a darte un par de indicaciones que dejo el médico para ti y te quito el suero –contesta- Así que mientras más rápido termine, mas pronto podrás irte a descansar a casa –sonríe

-Hotel…-digo en un bostezo

-Cualquier cosa es mejor que estar en un hospital cielo –dice risueña

-Estoy de acuerdo –contesto

 

Me sonríe, deja de lado la plática personal y comienza a darme las indicaciones del médico. Debo de alimentarme bien, checarme la presión cuando viaje y al más mínimo mareo, dolor de cabeza ó punzación en los oídos; consultar a un medico. Me repite el consejo de permanecer el mayor tiempo posible en un mismo lugar antes de viajar de nuevo, en pocas palabras; debo de evitar viajar tanto. Un punto importante es evitar el estrés, la verdad creo que eso será algo difícil; vivo rodeada de estrés, empezando por la bipolaridad de Louis.

 

Al poco rato entra una enfermera mas, me saluda amablemente; trae algo así como un carrito donde tiene un poco de todo, guantes de látex, gasas, algodón y alcohol entre otras cosas. Sara me ayuda a sentarme a la orilla de la cama, la otra enfermera me pide que estire mi brazo derecho; donde tengo la intravenosa del suero.

 

La enfermera se da cuenta de mi nerviosismo, me avisa que no sentiré nada, asiento con la cabeza; veo que prepara un algodón con alcohol, cierro los ojos. No quiero ver esa aguja salir de mi mano, siento que me voy a desangrar o algo; mejor no veo para evitar ponerme mas nerviosa.

 

Siento algo parecido a un jalón en mi mano, seguido de la humedad del algodón sobre mi mano. Abro los ojos, no hay ni rastro de sangre; excelente, sobreviví. Ahora en vez de una aguja, tengo un algodón húmedo sujetado con una cinta quirúrgica para que no se caiga.

 

 -Me duele un poco mi brazo –comento

-Es normal por el suero –contesta la enfermera- Mas tarde se te quitara –sonríe

-¿Te ayudamos a ir al baño para que tomes tu ducha? –me pregunta Sara

-Prefiero tomar el baño llegando al hotel –contesto

-Como prefieras –dice Sara- Pero ten cuidado al tomar la ducha, el vapor podría causarte mareo –agrega

-Ya podemos irnos, solo falta que tu estés lista –escucho la voz de Louis- Pensé que estarías sola…-comenta- Buenos días…-dice amablemente

-Buenos días –contestan ambas enfermeras al mismo tiempo

-Llegaste en el momento exacto –dice Sara mirando a Louis- Janine y yo íbamos a ayudarle a Kendra a vestirse, pero ya que estas aquí…-la interrumpe

-Yo puedo encargarme de eso –dice Louis interrumpiendo a Sara

-Exacto –dice Sara sonriente

-Adiós Kendra, cuídate; fue un placer conocerte –dice Janine amablemente

-Adiós, igualmente -contesto

-Bueno Kendra, fue un gusto atenderte –dice Sara sonriente- Cuídate mucho, cuida a tus gemelos y recuerda las indicaciones que te di –agrega

-Lo hare, gracias –contesto con una sonrisa

-Adiós, con permiso –dicen amabas enfermeras a Louis

-Propio –contesta el

 

Las enfermeras salen de la habitación, el camina hacia el sofá. Deja algunos papeles que trae en las manos, lo veo caminar hacia a mí.

 

-¿Ya está todo listo? –le pregunto

-Todo el papeleo ya está firmado –contesta- Podemos salir libremente del hospital –agrega

-Excelente –suspiro- ¿Ya trajeron mi ropa? –comento

-Huy…desde hace horas –contesta- Estabas tan dormida que ni cuenta te diste de que Paul estuvo aquí un rato conmigo –agrega

-Estaba cansada, aun no se me quita por completo –digo bostezando

-Me doy cuenta –dice tomando una bolsa que es mía, una “Hermes”  color naranja; es la más grande que traje para el tour, normalmente la usaría para la playa o para cargar mil cosas en una sesión de fotos

-¿Y ese bolso? –digo levantando una ceja

-Lou decidió usarlo de maleta para tus cosas –me contesta

-Me parece bien entonces –contesto- Pásame mis cosas, intentare cambiarme rápido para poder salir ya de aquí –agrego

-Le dije a las enfermeras que te ayudaría a cambiarte –contesta

-No creo que sea necesario, creo poder sola –contesto

-¿Segura? -dice levantando una ceja

-Sí, claro –contesto

 

El levanta los hombros, deja el bolso naranja sobre la cama. Meto la mano y saco lo que hay dentro, una blusa blanca totalmente lisa; un pantalón deportivo color azul rey que recuerdo haber empacado en Londres, también está la sudadera que hace conjunto con el pantalón. Lou empaco unas sandalias blancas, tal vez no van muy bien con el look deportivo pero si son cómodas.

 

Ahora tengo que cambiarme, intento mover mi brazo hacia atrás para desamarrar la bata  que traigo puesta pero es imposible; no puedo evitar soltar un gemido de dolor, me duele un poco mi mano donde tenía el suero.

 

-¿Te ayudo? –pregunta Louis mirándome

-Creo que lo intentare de nuevo…-contesto

 

No dice nada más, intento desamarrar la bata con la otra mano y lo logro; suelto un suspiro de alivio. Intento bajarme de la cama, quiero tocar el suelo despacio pero no puedo; no tengo fuerza en mis brazos, las manos se me resbalan del colchón. Estoy por caer de frente al suelo pero Louis reacciona, da un largo paso hacia a mí y me detiene en sus brazos.

 

-¿Qué te paso? –dice espantado

-Me iba a caer…-contesto agitada

-Me di cuenta –dice risueño- ¿Te ayudo ahora sí? –dice mirándome a los ojos, su rostro está muy cerca del mío

 

Siento su respiración chocar con la mía, escalofríos recorren mi cuerpo; las palabras no salen de mi boca, lo único que puedo hacer es asentir con la cabeza. Me ayuda a ponerme completamente de pie, le agradezco. Me pide que levante los brazos, le obedezco; despacio me quita la bata.

 

Estoy frente a él usando solamente mi ropa íntima, me siento algo...incomoda; recuerdo cuando fue la última vez que Louis me desvistió, se me eriza la piel de recordar aquellos momentos íntimos. Gracias a esos últimos momentos es que estamos en esta situación, de no estar embarazada no estaríamos en este hospital.

 

Siento su mirada recorrerme de pies a cabeza, trago saliva. Él se da cuenta de mi nerviosismo, discretamente mueve la cabeza de un lado al otro; parece querer despejar su mente.

 

Primero me ayuda a ponerme el pantalón deportivo, me siento como una niña pequeña. Me pide que levante los brazos para ponerme la blusa, le hago caso. Esta acomodándome la blusa despacio, su mano roza mi vientre accidentalmente; el levanta su mirada fijándola en mis ojos, parece sorprendido y al mismo tiempo emocionado ante la reacción de los gemelos.

 

Separa sus labios, parece que dirá algo; antes de que una palabra salga de su boca se escucha el ruido de la puerta.

 

-Hola Kendra...-dice Paul sonriente

-Hola –digo amable

-Te dije que esperaras afuera Paul –comenta Louis un tanto molesto

-Lo sé –responde- Pero vengo a avisar que ya está lista la camioneta para que salga Kendra sin problema alguno, los de seguridad nos ayudaran a evitar a las fans y medios de comunicación que están en la salida del hospital -comenta

-Termino de vestirla y nos vamos –contesta Louis

-Está bien –contesta Pau- Nos vemos afuera –agrega

 

Nos quedamos solos de nuevo en la habitación, Louis guarda silencio. Me ayuda a ponerme la sudadera, por último me toma de las manos para que pueda ponerme las sandalias.

 

-Ahora si es todo, podemos irnos –dice en un tono normal- ¿Si puedes caminar ó Pedimos una silla de ruedas? Pregunta

-No me gusta eso de la silla -contesto

-Te cargo entonces –dice muy tranquilo

-Puedo caminar –respondo- Con que me des la mano para tener apoyo es suficiente –agrego

-Bueno –dice levantando los hombros

 

Salimos de la habitación, a paso lento llegamos al elevador. Volteo a ver a Louis, se ve curioso cargando mi bolso en su hombro; no digo nada. Suelto su mano por un momento, quiero abrochar mi sudadera; me es imposible, mi vientre no me deja.

 

-Parece que eso ya no es de tu talla...-dice Louis en un tono divertido, me limito a sonreír solamente- ¿Tienes frio? –pregunta

-No –respondo- Solo quería cubrir un poco el embarazo…-agrego

-Bueno, eso ya no es posible; parece ser que va demasiado rápido el crecimiento de esos pequeños –comenta

 

Me sonríe, le contesto con otra sonrisa normal. El elevador nos indica que hemos llegado a la recepción, el me toma de la mano. Caminamos a un lento ritmo, nos encontramos a Paul; se pone de pie, camina hacia nosotros. Nos avisa que saldremos por la entrada principal, una camioneta nos espera y tiene que ser rápido.

 

Los de seguridad del hospital armaron una distracción, dijeron a los medios que hoy saldría del hospital por la salida de emergencias; tenemos poco tiempo para salir por otro lado antes de que empiecen a sospechar de la mentira.

 

Caminamos hacia la camioneta, hay algunas fans y fotógrafos; parece que no todos se creyeron la distracción, afortunadamente son pocas personas y casi nada de medios, no tenemos problema para llegar a la camioneta. El único ruido que se escucha son los flashes de los fotógrafos, las fans están silenciosas hasta que en coro gritan “Que estés muy bien Kendra, te deseamos lo mejor”, me limito a contestarles dibujando una sonrisa en mi rostro. Subo yo primero a la camioneta, Louis después de mi; Paul cierra la puerta desde afuera, sube al asiento del copiloto.

 

-Casi siempre es molesto el alboroto de las fans con sus gritos agudos –comenta Louis- Pero hay que admitir que las que estaban esperando en la principal, fueron muy lindas al ponerse de acuerdo en desearte bien en vez de gritar desesperadas como de costumbre –agrega

-La verdad es que se comportaron muy bien –comento- Ese corito fue un lindo detalle de su parte –agrego

-¿Cómo te sientes? –pregunta atento

-Bien –respondo- Ansiosa por llegar a descansar al hotel –agrego

-Me gusta cómo te vez así –dice de repente

-¿Mande? –digo confusa

-Que me gusta cómo te vez así –repite- Con tu cabello suelto, tu rostro limpio de maquillaje y vestida tan casual; te vez bella al natural –dice mirandome, trago saliva nerviosa; nunca me había dicho un cumplido, más que cuando quería conquistarme

-Gracias –me limito a contestar, no sé que mas decir

 

El resto del camino transcurre en silencio, me siento muy cansada; no hago más que bostezar y bostezar. Por el rabillo del ojo veo a Louis, está concentrado tecleando en su móvil. Minutos después nos acercamos a la locura, entramos a la boca del lobo; a una calle del hotel y hay chicas en las banquetas, gritan al reconocer la camioneta.

 

La camioneta se estaciona en la entrada del hotel, es toda una locura; lo único que veo es un mundo de gente, flashes empiezan a resaltar y el único que ha bajado de la camioneta es Paul. Respiro profundamente, no debo de estresarme; se que atravesaremos a todas esas personas de algún modo, todo saldrá bien.

 

Louis baja de la camioneta, los gritos son un poco más fuertes; estira su mano para mí, la tomo y bajo de la camioneta. Los gritos se intensifican aun mas, los flashes deslumbran mi rostro; agacho la cabeza mirando al piso, se me dificulta la vista con la luz de los fotógrafos.

 

Aprieto la mano de Louis, caminamos entre la gente por un pequeño espacio que abrieron los de seguridad del hotel. El camino al lobby se me hace eterno, caminamos por recepción; aun se escucha el escándalo que hay afuera pero es más tolerable.

 

Paul camina rápido para detener que se cierre la puerta del elevador, subimos los tres. Dejo escapar un suspiro, suelto la mano de Louis estando dentro, tratar de entrar al hotel fue un reto; la verdad es que no entiendo de donde salieron tantas personas. Bajamos del elevador, le agradezco a Paul su esfuerzo de hoy pro abrirnos paso entre la multitud; él se va a su habitación.

 

Louis y yo caminamos al final del pasillo hacia la nuestra, abre la puerta para mí y le agradezco. Sin más preámbulos, camino directo al baño; cierro la puerta. Necesito una larga ducha, encuentro el interruptor y prendo la luz; me veo en el espejo.

 

Soy un desastre, el elástico del pantalón lo tengo debajo de mi vientre; quedando en el límite de mi cadera, en el borde de mi pelvis. Mi blusa blanca esta levantada al nivel de mi ombligo, el inicio de mi creciente vientre esta al descubierto; parece ser que hoy deje muy expuesto mi embarazo, tal vez mi creciente vientre ya no quiere estar cubierto.

 

Tomo una ducha larga, el vapor no es problema; me siento totalmente a gusto debajo del chorro de agua caliente, me relajo, lo cual aumenta mi cansancio. Salgo de la ducha, me pongo mi bata de baño para cubrir mi cuerpo; una toalla envuelta en mi cabeza y salgo del baño.

 

Camino a mis maletas, no se nota que Lou haya buscado entre mi ropa; todo sigue perfectamente ordenado como lo deje. Tomo mi ropa intima, escojo una pijama para ahorita; lo único que quiero es usar algo cómodo para el resto del día.

 

Termino de vestirme, camino directamente a la cama; tomo el control remoto y enciendo el televisor.

 

-Traje tu comida –dice Louis entrando a la habitación, carga una charola

-Aun no tengo hambre –contesto

-Ya son las tres de la tarde –comenta- Desayunaste a las ocho, ya pasaron siete horas; aunque no tengas hambre tienes que alimentarte bien, me dijo el médico –agrega caminando hacia la cama

 

No digo nada, de rodillas sube a la cama; deja la charola junto a mí, le quita la tapa. Hay varios platillos, una ensalada rusa; ensalada verde, gelatina de colores y un vaso de soda mineral. También hay una hamburguesa, un pastel de zarzamora, una lata de Coca-Cola y papas a la francesa.

 

-No voy a comerme todo eso…-digo mirando todos los platillos

-Tampoco creas que todo es para ti –contesta, se acomoda del otro lado de la cama- La hamburguesa, el pastel; las papas a la francesa y a Coca-Cola son para mí –comenta- Todo lo saludable es tuyo –concluye

-Aun así, no creo terminar todo –comento

-Te ayudo con lo que dejes –contesta

-Vale –respondo- Solo si me das una de tus papas a la francesa, se me antojo -agrego

-Toma las que quieras –responde levantando sus hombros

 

El toma el plato de su hamburguesa, yo decido empezar por mi ensalada verde; comemos tranquilamente mientras miramos la Tv en silencio. Ya solo me falta mi gelatina, eh terminado todo lo demás; incluyendo la mitad de las papas a la francesa de Louis, cometió un error al decirme que tomara las que quisiera.

 

-Mi mamá y las chicas te mandan saludos –dice de repente, volteo a verlo; tiene su celular en sus manos

-Gracias –contesto- Diles que de igual manera les mando saludos –agrego

-Dicen que te cuides mucho y cuides a los gemelos, esperan verte pronto para consentirte –comenta tecleando en su móvil

-Que lindas –digo con una tenue sonrisa en mi rostro

-Y hablando de mamás…-comenta- Angelique te llamo ayer que te internaron –agrega- Yo tenía tu móvil y no dude en contestarle, estaba muy preocupada; al parecer se entero de todos los chismes que habían en internet y en los medios de comunicación –me mira

-¿Qué le dijiste? –pregunto curiosa

-Ninguna mentira –contesta- Le explique la situación, que habías tenido malestares; te lleve al hospital, era la presión y el médico decidió internarte –comenta- Le dije que era por los cambios bruscos de altura, le di un gran pequeño resumen de lo que nos dijo el doctor; se quedo más tranquila, aunque llamo varias veces después –agrega

-¿Ah llamado hoy? –le pregunto

-No –contesta- Me dijo que llamaría en la tarde que ya estuvieras fuera del hospital –comenta

-Tal vez debería de llamarla yo  –digo pensativa- ¿Podrías darme mi móvil? -agrego

-Se murió hace un rato, se quedo sin batería –contesta- Te presto el mío –estira su mano entregándome su móvil

-Lo estabas usando –respondo

-Llama a tu mamá, tal vez ya ah llamado a tu móvil y no sabremos porque está muerto –comenta

-Bueno, gracias –contesto

 

Dejo el plato vacio de gelatina sobre la charola, en el móvil de Louis tecleo el numero celular de mi mamá. Espero que conteste, regularmente no atiende a números desconocidos. Escucho los dos primeros tonos, antes de que suene el tercero; responde.

 

{Llamada}

 

-¿Alo? –dice confundida

-Mamá –contesto

-¿Kendra? –suena sorprendida

-¿Tienes más hijos y no me eh enterado? –digo risueña

-Oh mi cielo, es un alivio escuchar tu voz; no sabes lo preocupada que eh estado por ti –comenta- Los estúpidos medios de comunicación se las ingenian demasiado bien para inventar idioteces, estaba que lloraba de la preocupación pensando que lo que decían era real –no para de hablar- Gracias a dios Louis contesto tu teléfono y me explico todo – agrega- ¿Cómo te sientes? ¿Cómo estás? ¿Ya regresaste al hotel? –pregunta

-Me siento bien –contesto- Estoy algo cansada –comento- Y llegamos hace un rato –digo respondiendo su última pregunta

-¿Los gemelos? –pregunta- ¿Cómo están los bebes? –agrega

-Bien –respondo- Están perfectos, muy juguetones –agacho la mirada hacia mi vientre, sonrió

-Me tranquiliza escuchar de tu propia boca que están bien –suspira- ¿Juguetones? –dice confundida- ¿Ya se movieron? –dice emocionada

-Hace un par de días empezaron con su fiesta –contesto

-Cuéntame, como fue la primera vez; dime todo cielo –está muy contenta

-Estoy llamándote del móvil de Louis –volteo a verlo, menciono su nombre y me mira- Es mucho que contar y no quiero acabarme los minutos de su plan –comento-  Te diré todo a detalle cuando te vea –agrego, regreso la mirada al televisor

-Guardare el número entonces –comenta- ¿Cuándo vienes para acá? –pregunta

-En cinco días llegaremos por allá –contesto

-Se me harán eternos –comenta- Louis me dijo que lo recomendable es que no viajes tan seguido –agrega- ¿Qué harán al respecto? –pregunta

-No lo sé, se supone que mañana iríamos a Los Angeles; pero no sé si tomare el vuelo, supongo que hablaremos de eso más tarde –veo a Louis caminar frente al televisor, camina hacia el baño- Llegaremos a un acuerdo, pero si definitivamente lo mejor es que me mantenga completamente alejada de los aviones; supongo que regresare a Londres, para mi habrá terminado el tour –agrego

-¿Y el contrato? –pregunta

-No lo sé, eso queda a un lado; hare lo que sea necesario para cuidar a mis hijos –respondo

-Bueno, cuando vengas tendremos una plática extensa –contesta- Tengo que dejarte cielo, parece que hay problemas con un autor que no ah traído su manuscrito y ya paso su fecha de entrega –agrega

-Vale ma –comento

-Cuídate mi cielo, cuida a mis nietos; si te sientes mal de nuevo ó lo que sea, avísame por favor -responde

-Tranquila, estamos bien; me cuidare y a tus nietos no les pasara nada –contesto- Te quiero ma, un beso; que tengas buen día –agrego

-Gracias mi niña, te adoro corazón; hablamos pronto, estamos en contacto, bye –concluye

-Chao…-concluyo, cuelgo

 

{Fin De La Llamada}

 

Cuelgo, dejo el móvil de Louis sobre la mesa de noche a mi lado. Se escucha el ruido de la regadera, parece que tomara una ducha; es lógico, no tarda en tener que irse a su concierto de hoy. Suelto un bostezo, estoy muy cansada; me siento como agotada, sin fuerzas.

 

Me acomodo de lado, comienzo a respirar a un ritmo lento; tranquilo. Poco a poco mis parpados empiezan a cerrarse involuntariamente, dejo de escuchar el ruido de la ducha; del televisor. Siento que empiezo a caer en un profundo sueño, me gana mi cansancio.

 

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...