El Contrato

Si un chico de ensueño te propone fingir una relacion... ¿Aceptarias? Es una historia diferente, la historia es bastante interesante y con mucho drama. Personalmente es una de mis historias favoritas, espero les guste; novela completamente original,

56Me gustan
87Comentarios
27879Vistas
AA

24. Cp - 21

Capitulo Veintiuno

 

 

Siento algo sobre mi cintura, estoy perdida en el sueño pero siento la cama moverse y algo justo pegado a mi espalda. Algo adormilada y con mucho sueño abro despacio mis parpados, perezosamente bostezo. Abro completamente los ojos, agacho la mirada hacia mi cintura; una mano esta posada sobre mí, la de Louis. Parece que no alucine, lo que siento pegado a mi espalda es el cuerpo de Louis; trago saliva.

 

Suavemente tomo su mano, la muevo hacia atrás; con cuidado me muevo para sentarme en la orilla de la cama. Bostezo, recargo mis manos en la cama; una a cada lado, volteo la mirada hacia atrás. Veo a Louis acomodado de lado completamente perdido en el sueño, no quiero sacar conclusiones; pero esta acostado sobre las cobijas completamente vestido, no sé a qué hora llego pero estoy casi segura de que llego con algunas copas demás. Seguramente despertara con resaca, ya decía yo que era raro que estuviera tan pegado a mí y con una mano sobre mi cintura; en sus cinco sentidos nunca lo haría.

 

Siento ganas de ir al baño, sin mover mucho la cama me levanto. Caminando de puntitas voy hacia el baño, parece que no puedo terminar de hacer de la pipi; creo que los gemelos están apretando mi vejiga tal vez. Algo así me explico la ginecóloga, que habrían posibles veces donde los bebes apretarían mi vejiga; que era normal si hago mucha pipi sin tener ganas.

 

Me miro en el espejo, hoy se me ve mejor rostro; las ojeras estas desvaneciendo y me veo bien descansada aunque aun tengo algo de sueño. Lavo mis dientes, cepillo mi cabellera para desenredarla antes de tomar una ducha mas tarde. Salgo del baño y cierro la puerta con cuidado, veo a Louis aun perdido en el sueño; no ah cambiado su posición, ni siquiera se dio cuenta de que me levante de la cama y aparte su mano de mi.

 

Camino hacia la puerta y salgo de la habitación sin hacer ruido, camino por el living de puntitas; el piso esta frio y yo estoy descalza. Llego a la cocina y voy directo al refrigerador, tomo un bote de jugo de arándano y una pequeña bolsita de zanahorias bebe.

 

Salgo de la cocina, camino hacia el ventanal; recorro un poquito la cortina con mi mano, no sé qué hora sea pero el sol está en una buena posición y parece que el día estará bonito. Estaría lindo aprovechar el clima de ahorita, tomo la manija del ventanal; jalo la puerta con un poco de esfuerzo y respiro el aire fresco de la mañana.

 

Me decido por salir, dejo el ventanal abierto; no entrara la luz del sol a la suite, las cortinas están cerradas. EL suelo de la terraza está un poco calientito, parece ser que el sol pego un rato aquí. Doy un par de pasos y tomo asiento en una de las sillas de jardín que están en la terraza junto con una pequeña mesa de cristal, sobre la mesa dejo mis zanahorias y mi jugo.

 

Suelto un suspiro, después un bostezo; me siento algo perezosa el día de hoy. Destapo mi jugo, mientras bebo un poco pienso en lo que hay que hacer el día de hoy; pasar toda la tarde fingiendo que amo a Louis, no será un día muy fácil. Los chicos tienen la tarde libre, creo que cada quien tienen planes por separado hasta antes del concierto; no se que quiera hacer Louis, yo pensaba en que podría ir a alguna plaza comercial de compras.

 

Necesito urgentemente algo de ropa, solamente un par de prendas sencillas; empaque poca ropa realmente, ya no me quedaban muchas opciones en mi closet aparte de que mi busto está creciendo sin parar en estos últimos días. También necesito algo de ropa intima, mi talla está cambiando radicalmente y no puedo seguir usando lo que antes me hacía sentir cómoda.

 

Destapo la bolsa de zanahorias, tomo una y le doy una pequeña mordida; mastico tranquilamente mis zanahorias, termino la bolsa y aun no está saciada mi hambre. Podría pedir algo de servicio al cuarto, pero creo que debería de esperar a que despierte Louis; no me cuesta nada aguantarme un poco el hambre.

 

Mientras tanto me quedare aquí un rato, el aire esta riquísimo y el sol calienta el ambiente; el clima esta delicioso, me dan ganas de tal vez bajar un rato a la piscina. Probablemente más tarde, ahora necesito desayunar y tomar una ducha; arreglarme para verme un poco presentable.

 

Me pongo de pie, quiero tomar el aire más directo y apreciar el panorama. Camino hacia el barandal, recargo mis brazos; cierro los ojos y suspiro, me siento tranquila. Mi mente en blanco, respiro el aire fresco y disfruto un poco de mi soledad.

 

Escucho gritos, voces que interrumpen mi tranquilidad; abro los ojos y miro hacia abajo, puedo distinguir muchas personas agrupadas en la playa. Parece ser que recargarme en el barandal no fue la mejor idea, realmente me olvide de la posibilidad de que podrían haber fans esperando.

 

No puedo pasar desapercibida, estamos en el quinto nivel; fácilmente me pudieron distinguir. Las fans gritan y dicen cosas que no puedo distinguir, no sé qué hora sea pero el ruido de los gritos no debe de ser nada agradable para el resto de los inquilinos en el hotel.

 

Pongo el dedo índice de mi mano derecha sobre mis labios en una seña pidiéndole a las fans que guarden un poco de silencio, se claman un poco; les sonrió y agito suavemente una mano en el aire. Los gritos suenan aun más fuerte que antes, distingo flashes apuntando directamente hacia a mi; me limito a sonreír un poco, creo que debería de entrar a la suite.

 

Agito la mano en el aire una vez más, sonrió y me enderezo; me doy la media vuelta, dejo mi bote de jugo vacio y la basura de las zanahorias en la mesa de la terraza, entro a la suite. Cierro el ventanal, camino hacia el sofá del living; estoy por tomar asiento cuando escucho un sonido que se me hace bastante familiar, es mi móvil.

 

Sigilosamente entro a la habitación, a paso veloz y discreto me acerco a la mesa de noche junto a mi lado de la cama; tomo mi móvil y contesto antes de que despierte Louis.

 

[Llamada]

 

-Alo –contesto en voz tenue para no despertar al bello durmiente

-Hola guapa ¿Te interrumpo? –dice Jasón en su voz tan alegre como siempre

-No para nada –digo cerrando la puerta de la habitación- ¿Cómo te va en tus días libres? –le pregunto

-Del asco jefa –contesta

-¿Por qué? –digo tomando asiento en el sofá

-Te extraño, aparte de que no tengo anda que hacer más que aburrirme en casa –responde

-Yo también te extraño –le digo- Pero ¿Que no has salido con tu pareja? –agrego

-Eso ni lo menciones, ya paso a ser historia –contesta- Estoy soltero, el muy imbécil me engaño -agrega

-No te creo –digo prendiendo el televisor del living con el control remoto- ¿Cómo te enteraste? –pregunto

-Fui a visitarlo a su casa, quise darle una sorpresa y el sorprendido fui yo al encontrarlo con otro tipo –responde

-No…-digo genuinamente impactada- ¿Cómo te sientes? –le pregunto

-Triste obviamente, duramos dos años juntos y me duele que lo nuestro haya terminado así -contesta

-Piensa que el fue un imbécil al engañarte, nunca encontrara a alguien que valga tanto como tu –le digo- Pero no te claves en ese tema Jasón, sal; distraerte es lo que te hace falta –agrego

-Lo se lo sé, tal vez hoy vaya a algún bar –comenta- Como me haces falta jefa, si estuvieras aquí me traerías de un lado a otro trabajando y ya me habría olvidado del imbécil ese; ahorita que estas de tour con Louis no tengo nada que hacer –agrega

-Necesitabas unas vacaciones, siempre estás trabajando como loco por mi culpa; disfruta tus días libres –contesto

-Prefiero trabajar como loco a estar aburrido pensando en mi mal de amores –responde- Pero en fin, ya fue suficiente de hablar sobre mí; yo llamaba para saber de ti jefa ¿Cómo van esos gemelos? –dice lindamente

-Bien –contesto- Ayer se movieron por primera vez –digo con cierto tono de emoción en mi voz que no puedo evitar

-¿De verdad? – pregunta curioso

-Lo juro –una sonrisa se forma automáticamente en mi rostro

-Cuéntame como paso amiga –comenta

-Estaba con Zayn, acaricio mi vientre y los gemelos respondieron a su caricia –agacho la mirada hacia mi abultado vientre, poso una mano sobre el- Fue algo increíble, se sintió perfecto; en el momento no podía creerlo, llore de felicidad –agrego, siento cosquillas de emoción al recordar el momento

-Hay que bonito –dice en una voz chillona- Cuando yo te vea será lo primero que hare, acariciar a los gemelos esperando una respuesta de su parte –agrega- ¿Y Louis? ¿El pudo sentirlos también? –pregunta

-Se perdió el momento –contesto sin importancia

-Ya habrán mas oportunidades, los bebes siempre responden a las caricias cuando sienten el cariño –comenta- ¿Cómo te va con la comida y los malestares? –pregunta- ¿No te has sentido mal con el cambio de altura por el viaje? –agrega

-Los malestares se han moderado un poco, pero en cuando a la comida; no puedo cerrar la boca, cada día me da más hambre –digo mientras acaricio mi vientre- Y el cambio de altura solo me ah causado algo de cansancio supongo, nada mas –agrego

-Cuando te vea yo creo que llorare de emoción al ver tu vientre enorme –comenta- Ayer vi fotos tuyas en el yate y te vez preciosa en bikini luciendo tu pancita, te veías algo cansada; al único que no vi en las fotos del yate fue a Louis –agrega

-Le dio algo de mareo por el movimiento y se metió al camarote a dormir un momento –miento

-Oh con razón…-contesta- Te mandare las fotos que hay de ayer, tienes que verlas; sales muy bien –agrega

-Ok, mándalas a mi mail –contesto

-Hablando de Mail…¿No te ah hablado Sammuel? –pregunta

-No ¿Por qué? –pregunto

-Por que me mando un mail con posibles fechas de viaje para las próximas semanas, creo que te consiguió algunos contratos –contesta

-No sé nada de eso…-contesto- Lo llamare más tarde –agrego, levanto la mirada y Louis esta nada discretamente recargado en el marco de la puerta de la habitación mirandome fijamente; no sé cuanto llevara ahí escuchando mi platica

-Yo digo que no tarda en llamarte amiga, tu espera a que el te diga; mientras tanto olvídate del trabajo y disfruta tu embarazo y a Louis –comenta

-Si claro –aparto la mano de mi vientre mientras fijo mi mirada con la de Louis- Amigo te dejo, tengo que tomar una ducha; hablamos pronto –comento

-Por supuesto jefa, cuídate y cuida a esos pequeños; estamos en contacto, saludos a Louis –contesta

-De tu parte –comento- Cuídate, un beso; bye –concluyo

-Bye amiga –cuelgo

 

[Fin Llamada]

 

-¿Cuánto tiempo llevas ahí? –le pregunto a Louis, dejo mi móvil en mi mano

-¿Tan emocionada estabas en tu platica que no notabas mi presencia? –se cruza de brazos

-Estaba agachada, no te vi lógicamente –respondo en un tono normal

-Para la próxima levanta el rostro, cualquiera podría escuchar una de tus platicas y tu ni por enterada –comenta

-Aquí en la habitación solo tú podrías escucharme –digo dándole a entender que su argumento fue estúpido

-Al menos trata de hablar con menos emoción, me despertaste con tu elevado tono de voz –dice levantando una ceja

-No pensé que mi elevado tono de voz se escuchara hasta la habitación –respondo de lo más tranquila

-Pues ya vez que se escucha lo suficiente como para despertarme –contesta

-¿Tienes resaca? –le pregunto, es obvio que sí; amaneció de pésimo humor

-¿Disculpa? –dice levantado una ceja

-¿Tomaste mucho anoche? –contesto levantando una ceja

-Eso no te importa –responde grosero

 

Decido no decir nada más, me limito a observarlo. Ambos quedamos en silencio por algo de tiempo, no sé cuanto realmente; pero me parece incomodo y eterno.

 

-¿Ya desayunaste? –dice serio rompiendo el silencio

-No –respondo levantando los hombros

-Voy a pedir algo a servicio a cuarto ¿Qué te ordeno? –dice dando un par de pasos

-Fruta, jugo de naranja y un pan dulce; por favor –contesto

-Deberías de tomar una ducha mientras llega el desayuno, terminando el almuerzo vamos a salir –detiene su paso junto al teléfono del living

 

No digo nada, simplemente me levanto del living con mi móvil en la mano; camino hacia la habitación y cierro la puerta. Dejo el móvil de nuevo sobre la mesita de noche junto a la cama, camino hacia el baño; suelto un suspiro. Abro el grifo de la ducha y dejo correr el agua caliente, me deshago de mis prendas; nivelo la temperatura del agua y me acomodo debajo el chorro de agua.

 

Me relajo gracias al agua que cae sobre mis hombros, quisiera tener la mente en blanco pero no me es posible; por algún motivo tengo presente lo que paso ayer por la noche con Zayn. Fue algo importante, mis pequeños se movieron por primera vez y fue gracias a su tacto; me parece curioso, yo me eh acariciado el vientre una que otra vez mientras hablaba con Jasón y ahora mismo en la ducha esperando que los pequeños repitan su respuesta pero no pasa nada.

 

Tal vez fue cosa del momento, supongo que los bebes no se están moviendo cada vez que alguien los toca; tal vez fue coincidencia que se hayan movido cuando el poso su mano sobre mi vientre. Al menos si fue coincidencia me alegra que haya sido con Zayn, es un chico realmente amable; puedo decir que empiezo a tomarle aprecio, su detalle de las prendas para los gemelos me pareció muy lindo.

 

Salgo de la ducha, enrollo una toalla en mi cabellera estoy poniéndome la bata de baño; levanto la mirada y veo mi reflejo en el espejo, sonrió. Limpio el vapor del espejo con la palma de mi mano, lo suficiente para tener suficiente visibilidad.

 

Acaricio mi vientre con la sonrisa en mi rostro mientras me miro, me parece tan curiosa la forma de mi cuerpo. Nunca pensé que yo algún día me vería así, mi único sueño siempre fue ser una importante modelo. A diferencia de otras mujeres jamás pensé en tener una familia, en casar o tener hijos; eso nunca fue importante para mí.

 

Quien lo diría…cumplí mi sueño de ser modelo, pero ahora estoy embarazada; de gemelos y estoy junto a un hombre que lo único que siente por mi es odio, si es que acaso siente algo por mí.

 

Suspiro, ya había decidido que iba a disfrutar mi embarazo sin importar la situación. Sacudo la cabeza sacando los pensamientos negativos, me miro en el espejo una vez más; acaricio mi vientre con ambas manos por última vez. Me acomodo perfectamente en mi bata, salgo del baño.

 

La habitación está vacía, afortunadamente. Camino hacia mi maleta, me pongo de rodillas en el suelo y abro el equipaje; mis labios se curvan en una sonrisa, los mamelucos que me regalo ayer Zayn para los gemelos están justamente hasta arriba de mi ropa.

 

Aprovecho que estoy sola y los observo delicadamente, se ven bastante lindos eh increíblemente pequeños; siento mariposas en el estomago de pensar que cuando nazcan los gemelos estarán de ese tamaño ó tal vez más pequeños, no lo sé. Es curioso pensar que serán tan delicados y así tendré que cuidarlos, siento mi corazón latir rápido ante el pensamiento.

 

-Ya está el desayuno –escucho la voz de Louis del otro lado de la puerta al mismo tiempo que da un par de golpes a la madera

-Voy –contesto

 

Dejo los mamelucos a un lado en el suelo, tomo de mi maleta ropa intima. Rápido me decido por usar un vestido sencillo el día de hoy, es de tirantes un poco gruesos; color azul turquesa. Me levanto del suelo y de la otra maleta saco unas sandalias color negro para que combinen con el bolso que me encanta usar siempre, me apresuro a cambiarme y dejo la toalla enredada en mi cabellera; terminando de desayunar me peino y me maquillo.

 

Salgo de la habitación, camino hacia el comedor; Louis ya está sentado, lo veo que toma un trozo de sus hot-cakes y lo lleva a su boca. Mi estomago cruje, admitiré que se me antojo su desayuno; pero por supuesto no le pediré ni un pedazo, mas tarde podre comer hot-cakes.

 

Tomo asiento del otro lado de la mesa quedando frente a él, ahí está lo que parece ser mi desayuno; la fruta se ve deliciosa y fresca al igual que mi jugo.

 

-Vamos a salir todo el día, recuérdalo –dice Louis rompiendo el silencio pero sigue sin mirarme

-Okey –respondo, tomo un trozo de fruta con mi tenedor

-Recuerda que tenemos que ser tolerantes con la prensa y las fans que se nos acerquen pero nada de hablar sobre la situación –toma un sorbo de su café- Nos acompañara Paul –agrega

-Bien –contesto, tomo otro trozo de fruta- ¿A dónde iremos? –pregunto

-A una plaza comercial –dice serio

 

No digo nada mas, sigo con mi desayuno. Le doy un sorbo a mi jugo de naranja cuando veo a Louis levantarse de su lugar, veo su plato vacio al igual que su taza de café y el vaso que al parecer era de leche. Lo sigo con la mirada, cruza el living y entra a la habitación; cierra la puerta detrás de el.

 

La idea de pasar la tarde en la plaza comercial no es tan mala, estaremos en un lugar público así que tendrá que portarse bien conmigo; no puede ser bipolar frente a los demás. Aprovechare para comprar algo de ropa, no exclusivamente de maternidad pero si unas tallas mas grandes ó prendas que se ajusten a mi cuerpo; creo que los vestidos son algo que podre usar con mucha facilidad durante el embarazo y tal vez también después.

 

De paso también buscare ropa intima, mis sostenes me han estado apretando un poco últimamente; en especial ayer y hoy note que no me siento muy cómoda con mi ropa interior, bastante obvio que mi cuerpo está cambiando bastante rápido día con día.

 

Le doy otro trago a mi jugo de naranja y termino mi desayuno, me levanto de mi lugar. Louis aun no sale de la habitación, no sé si ya termino de ducharse pero yo tengo que entrar al cuarto; aun no me eh peinado ni maquillado y conociendo a Louis sé que me tengo que apresurar. Cuando él esté listo va a querer salir corriendo del hotel y empezara a corretearme, si no estoy lista cuando el quiera salir; se pondrá de mal humor y no quiero soportarlo.

 

Entro a la habitación, aun se escucha la regadera. Puedo sacar mi estuche de maquillaje al living, así cuando salga Louis de la ducha no me vera aquí dentro.  Camino hacia mi equipaje, saco mi estuche de maquillaje y de paso me roció un poco de perfume en todos lados. Guardo mi perfume, levanto la mirada y veo las mamelucos que me dio Zayn sobre mi otra maleta ¿Olvide guardarlos?

 

Tomo los mamelucos y los guardo, salgo de la habitación y cierro la puerta. Camino por el living y tomo asiento en el sofá, justo en medio del sillón con tres lugares; encojo mis piernas, tomo el control remoto del televisor y lo enciendo.

Busco en la guía de programación algún canal de música, pongo el primero que encuentro; le subo un poco al volumen, lo suficiente para que mis sentidos se inunden con las melodías de la televisión.

 

Abro mi estuche de maquillaje, saco mi base liquida con protector solar; aplico lo suficiente en mi rostro, después un poco de rímel en mis pestañas para que queden lo suficientemente negras  así resalta el color miel de mis ojos.  Aplico un poco de polvo traslucido bien esparcido por todo mi rostro, no me pongo Blush porque mis mejillas ya se ven un poco coloradas por el calor en el ambiente; para finalizar, simplemente aplico un poco de color rosa coral en mis labios.

 

Me veo en el pequeño espejo que sostengo en mi mano derecha, el maquillaje se ve bien; no se notan mis ojeras ni mi cansancio gracias al embarazo, mi rostro se ve bien como para sesión de fotos. Guardo el espejito y el maquillaje que use en el estuche; solamente dejo afuera un polvo compacto y mi labial para guardarlos más tarde en el bolso que usare para salir.

 

Canto siguiendo el coro de la canción que suena en la tv, “Is This Love” de Bob Marley; un clásico de años y me sorprende que aun lo pasen en la tv. Me levanto del sofá con intención de lleva mi maquillaje al cuarto, veo la puerta del a habitación abrirse mientras termino de cantar la última estrofa de la canción, Louis va saliendo de la habitación con su torso al desnudo, su cabello escurriendo y una toalla alrededor de su cadera. Sostiene un móvil pegado a su oreja; es el mío.

 

Mueve sus labios mientras sonríe, sin embargo no puedo descifrar lo que dice ni escuchar gracias a mi música; doy un paso hacia atrás y tomo el control remoto, pongo la televisión en silencio. ¿Por qué está usando mi móvil?

 

-Si claro –dice mientras camina hacia a mi- Ya estoy con Kendra, ahorita se la paso –detiene su paso frente a mi- Igualmente suegra, un gusto saludarla; por favor piense lo que le dije –agrega ¿Qué hace hablando con mi mamá?- Si por supuesto, estamos en contacto; hasta luego –concluye, me entrega mi móvil y se da la media vuelta

 

[Llamada]

 

-¿Alo? –contesto, veo a Louis caminar hacia la habitación; cierra la puerta

-¡Cielo! –escucho la dulce voz de mi madre- ¿Cómo estás? –pregunta en un dulce tono

-Bien ma ¿Tu qué tal? –regreso a mi lugar en el sofá

-Yo muy bien, no eh dejado de sonreír en estos días; siempre estoy pensando en ti –comenta- Todos en la oficina me felicitan por que seré abuela, también te mandan saludos –agrega

-Oh ya…agradéceles de mi parte –respondo, suspiro

-¿Cómo vas con el embarazo? –pregunta curiosa

-Pues supongo que bien –contesto agachando la mirada hacia mi vientre- Los malestares son cosa de todos los días, duermo mucho y siempre tengo hambre –agrego

-¿Que tal los cambios en tu cuerpo? –pregunta

-Demasiado obvios –respondo, acaricio mi vientre

-¿Cómo van las cosas con Louis? –dice delicadamente, supongo que no quiere que me moleste

-Hmmm…¿Cómo van de qué? –respondo

-¿Ah habido algún cambio en él? –comenta

-Tienes que hacerte a la idea de lo que te dije...-respondo en voz baja, Louis no puede saber que mi mama está enterada de toda la situación

-Yo pensé que ya eran una pareja normal –responde

-¿Por qué? –le pregunto

-Pues el contesto tu móvil, hablo muy amablemente conmigo y hasta me comento que debería de pasar algunos días contigo para que sea parte de tu embarazo–contesta

-Hmmm…raro –contesto- Antes que se me olvide, tengo que contarte algo –agrego- Ayer se movieron los gemelos por primera vez, fue una emoción inexplicable sentirlos dentro de mi –acaricio suavemente mi vientre sobre la tela de mi vestido

-¿Por qué se movieron? Cuéntame todo –dice con una emoción obvia

-Ya te diré cuando te vea, en dos semanas los chicos tienen conciertos en Nueva York; será mejor que te lo cuente en persona –respondo, levanto la mirada y veo a Louis saliendo de la habitación ya listo

-Perfecto, ya muero por verte; hoy por la mañana encontré unas fotos tuyas en bikini, me causo mucha ternura –contesta- Cuando te tenga frente a mi no dejare de abrazarte –agrega

-Yo te aviso que día llego por allá –comento- Me dio gusto hablar contigo ma, tengo que dejarte-le digo al ver que Louis ya camina hacia la puerta de la suite

-Entiendo hija, te llamare después; cuídate mucho, cuida a mis nietos por favor –concluye

-Tú también cuídate mucho, estamos en contacto; un beso –concluyo

 

 [Fin Llamada]

 

-Ya nos espera Paul en la camioneta –dice abriendo la puerta de la suite

-Voy –contesto

 

Camino rápido hacia la habitación, tomo mi bolso negro y dejo sobre la cama mi estuche de maquillaje. Salgo del cuarto, cruzo el living; Louis esta algo impaciente en la puerta, camino a su lado y me sostiene del brazo para detenerme.

 

-¿Qué? –digo mirándolo a los ojos

-¿Segura que ya estas lista? –dice levantando una ceja, hasta con cierto tono de diversión en su voz

-Si…-respondo dudosa

-No lo creo –una tenue sonrisa se marca en su rostro

 

Antes de que pueda responder, veo su otra mano elevarse; siento como si diera un leve jalón a mi cabellera, la realidad es que me quita la toalla que aun tenia enredada y me había olvidado por completo.

 

-Creo que ahora si –dice tirando la toalla al suelo

-Tengo que cepillarme el cabello –respondo

-Te ves bien así, la toalla era lo único que sobraba –comenta en un tono suave

-Al menos debería de hacerme una coleta –contesto normal

-Me gusta tu pelo suelto –agrega

 

No digo nada, ambos nos quedamos en silencio un par de segundos.

 

-Creo que no deberíamos de hacer esperar a Paul –digo rompiendo ese raro silencio entre nosotros

 

Suelta mi brazo y no dice nada, doy un par de pasos para salir de la suite. Caminamos por el pasillo en silencio, los segundos en el elevador se me hacen eternos; suelto un suspiro al llegar al lobby. Louis me toma de la mano para salir del elevador, finjo mi mejor cara; gritos y mas gritos empiezan a escucharse con forme vamos caminando por la recepción.

 

En la puerta nos espera Paul, nos saluda cordialmente y le contesto con una sonrisa. Paul junto con dos miembros de seguridad del hotel nos abren paso entre las fans para poder llegar a la camioneta, Louis suelta mi mano y soy la primera en subir; me recorro al siento de en medio, Louis sube y cierra la puerta.

 

Nos quedamos un par de segundos rodeados de toda la locura de las fans, Paul sube al asiento del copiloto; cuando me doy cuenta, la camioneta ya está en marcha. Estando lo suficientemente alejados de la locura, me recorro a la otra orilla de los asientos.

 

El camino va acompañado por la radio, la voz de los locutores y la música es lo único que se escucha en el ambiente. Atorados en el trafico nos quedamos un rato, yo aprovecho para ver el panorama; para ver lo que me permite el polarizado de la ventanilla.

 

Entramos al estacionamiento de la plaza comercial, el chofer se detiene cerca de la entrada a la plaza. Louis me ofrece su mano para ayudarme a bajar, la acepto y le agradezco. Comenzamos nuestro andar, Louis me toma de la mano; Paul camina a nuestro lado.

 

Es inevitable llamar la atención, con forme vamos caminando por la plaza las miradas se posan sobre nosotros; la mayoría de las personas son discretas y solo nos miran, una que otra nos toman fotos y por supuesto no faltan las chicas que gritan. Por el momento nadie se nos ah acercado para pedir fotografía ó autógrafo, todo va bien.

 

-Espera..-le digo a Louis deteniendo el paso

-¿Qué? –dice mirándome

-Creo que vi algo que me gusto –respondo mirando el aparador de una tienda

 

Louis no dice nada, simplemente me sigue el paso y entramos a la tienda. Le dedico una rápida mirada a toda la tienda, en su mayoría veo vestidos como los quiero; despegados, cero moldeables a la figura. Una sonrisa algo involuntaria se forma en mi rostro al ver que tengo muchas opciones de vestimenta para posibles compras.

 

Una amable señorita se acerca a mí para ofrecerme ayuda, le agradezco y aprovecho para pedirle diferentes prendas en la que creo que será mi talla.

 

-Sostengo  tu bolso mientras entras al probador –me dice Louis amablemente

-Gracias –respondo, le entrego mi bolso

 

Entro al probador junto con las prendas que pedí, me pruebo una a una; me siento como niña con juguete nuevo, como si fuera la primera vez que compro ropa. Me encanta como me veo, mi embarazo se nota muy poco con los vestidos que escogí; si acaso solo es muy obvio cuando la tela se pega a mi vientre, mientras tanto me veo bastante bien. No parezco embarazada, creo que aun no eh perdido mi figura por completo.

 

Salgo del probador, Louis me espera a unos pasos mientras platica con Paul; observo que la mayoría (más bien todas) las chicas en la tienda se le quedan viendo pero ninguna se atreve a acercarse.

 

-Listo –digo saliendo del probador con las prendas en mi mano

-¿Vas a comprar algo? –me contesta normal

-Si –respondo

 

No dice nada más, me toma de la mano y caminamos hacia la caja; entrego las prendas y la señorita procede a cobrarme. Le pido a Louis mi bolso para sacar mi cartera pero niega con la cabeza, saca su cartera y entrega su tarjeta de crédito; no digo nada, mas tarde le hare el comentario.

 

Me entregan dos bolsas con mis compras dentro, Louis le entrega las compras a Paul. Salimos de la tienda, no me siento mal pero si un poquito incomoda y algo acosada por las miradas; bueno sería pasar desapercibido pero con Louis a mi lado y con la noticia del embarazo la privacidad paso a segundo término.

 

-Te pago más tarde –le digo a Louis mientras caminamos por la plaza

-¿Qué me vas a pagar? –responde mirándome

-La ropa -contesto

-Olvídalo –niega con la cabeza

-Si quieres dame mi bolso –digo estirando mi mano para recibir mi bolso

-Yo lo llevo, no pesa –contesta

-¿Seguro? –insisto

-Tengo que ser caballeroso, mas en tu estado –contesta- Tenemos que darle a las fans y fotógrafos lo que quieren ver –agrega

-Bueno…-respondo normal- ¿Podemos pasar a una tienda más? –agrego

-Tenemos todo el tiempo del mundo –contesta- Recuerda que nos dieron una tarde libre para presumir lo felices que somos –dice en un tono serio

 

No respondo, me limito a señalar una tienda para entrar; necesito nueva ropa intiman y ahí podre encontrarla. Paul esta algo enrojecido de sus mejillas, probablemente por todas las mujeres en la tienda comprando lencería.

 

-Los esperare en la puerta –dice Paul

 

Louis asienta con la cabeza y se mantiene a mi lado, suelto su mano y camino para ver algún modelo que me guste. Elijo uno que otro coordinado de lencería sencillo, colores blancos, beige y negros; en cuanto a la talla los escojo dos más grandes de lo que uso, los que tengo me empiezan a apretar así que mas grandes están perfectos.

 

Volteo a mi derecha y me doy cuenta de que Louis no está a mi lado, observo rápido alrededor de la tienda y no lo veo; tal vez salió con Paul. Camino hacia otro estante de sostenes, encuentro unos que supuestamente son maternos; tienen una tela fácil de retirar en la copa para alimentar al bebe, son post-parto. Aun falta mucho para la lactancia, pero no está de más comprar alguno.

 

-¿Ya terminaste? –escucho la voz de Louis a mi lado

-Si, ya solo paso a pagar –respondo

-Bien –dice con una sonrisa

 

Agacha su mirada hacia el sostén y siento algo de pena, anteriormente cuando nuestra “relación” era normal me acompañaba a comprar lencería y me sentía cómoda escogiendo prendas a su lado; pero hoy es una situación algo diferente, empezando por el contrato y terminando por el tipo de prenda que llevo en las manos. Un sostén de lactancia no es lo mas “sensual” o lindo del mundo, apresuro mi paso hacia la caja.

 

Salimos de la tienda, de nuevo no me dejo pagar; más tarde en el hotel hablare con él. Paul me ayuda con la bolsa de mis compras, le agradezco y noto que trae otra bolsa de la tienda de donde acabamos de salir; pero yo solo le entregue dos, no cuatro así que hay una de mas.

 

-Espera…-detiene su paso- ¿No quieres pasar ahí también? –dice volteando a su derecha

 

Volteo hacia donde está haciendo referencia Louis, una tienda con “All Baby’s Store” plasmado alrededor de los cristales; a través de los vidrios se pueden ver alunas cunas, carriolas, ropa y todo lo que necesita un bebe, trago saliva antes de contestar.

 

-Aun falta mucho –respondo con una voz tenue mientras miro la tienda- Creo que no es necesario comprar aun –agrego

-Me imagine que tendrías una respuesta diferente –volteo a verlo, tiene su mirada fija en

-¿Por qué? –digo levantando una ceja

 -Nada en especial –dice levantando los hombros- Supongo que debí saber que no quieres comprarles nada de marca -agrega

-¿Cómo? –digo mirándolo

-Que parece ser que preferirás vestirlos con mamelucos de recuerdos de los lugares que visites –responde

-¿A qué te refieres? –realmente no capto tan bien el mensaje detrás de sus palabras

 -A nada en especifico –contesta- Solo que tenía entendido que ya había empezado a comprar cosas para tus hijos –agrega mirándome fijamente a los ojos con su misma mirada fría, parece olvidarse de que estamos en publico

 

Debo admitir que escuchar el  “Tus hijos”  me causa cierta tristeza, no lo voy a negar; pero tampoco puedo demostrárselo a él, respiro hondo y espero para responder.

 

-Cuando vaya a comprar puedo ir sola –contesto- Si compro de marca ó no, es mi decisión; al fin y al cabo tú no tienes de que preocuparte, son mis hijos –concluyo

 

Su mirada cambia, parece sorprendido ante mi respuesta; debería de hacerse a la idea de que me puedo defender y de ahora en adelante lo voy a hacer. Aprieta sus labios, su expresión demuestra su enojo; siento que aprieta demás mi mano.

 

-Están llamando mucho la atención, recuérdenlo –dice Paul interrumpiendo este nada cómodo momento- Deberíamos de avanzar ó traten de relajarse un poco –agrega

-Creo que ya terminamos lo que teníamos que hacer aquí –contesta Louis con la mirada fija en mi, a pesar de las palabras de Paul; su expresión de enojo perdura- Vámonos –concluye serio

 

Deja de apretar mi mano, avanzamos. El camino hacia el estacionamiento es en silencio, yo trato de conservar una expresión normal en mi rostro aunque me es un poco difícil pero debo de aparentar; tenemos las miradas sobre nosotros.

 

Subimos a la camioneta, Paul guarda las compras en la cajuela; Louis me entrega mi bolso, no digo nada y simplemente lo acepto. No sé a dónde vamos, pero espero que lleguemos pronto; el ambiente en la camioneta es demasiado incomodo.

 

-¿Qué hacemos aquí? –pregunto al ver que entramos a un estacionamiento

-Tenemos que comer –responde serio esquivando mi mirada

-Podríamos comer en el hotel –comento mirando hacia la ventanilla

-Tenemos que pasar tiempo juntos públicamente -responde- Simon nos reservo en este restaurant y ya todos los medios saben el “rumor” de que probablemente estaríamos aquí –agrega

-Bueno…-suspiro

-No creas que yo estoy muy feliz de pasar un día libre a tu lado –comenta- Preferiría estar acostado disfrutando del día libre -agrega

-Ya somos dos –respondo

 

No sé cuál fue su reacción, tengo la mirada fija en la ventanilla de la camioneta pero seguramente no estará muy feliz por haberle contestado así. La camioneta se detiene, el chofer se baja y abre la puerta trasera de mi lado; le agradezco y bajo de la camioneta.

 

Louis camina a mi lado, cruzo mis brazos para evitar que me tome de la mano; Paul y el chofer caminan a nuestras espaldas. Entramos al lugar, nos recibe el host y nos dirige a la que será nuestra mesa. Louis y yo en una mesa para dos cerca del ventanal del restaurant, en la mesa a un lado esta Paul con el chofer; ellos también comerán.

 

Amablemente nos toma la orden el mesero, Louis pide un filete corte New York término medio; un espagueti a la boloñesa y una copa de vino tinto. Yo ordeno una ensalada italiana pero sin la pechuga de pollo, un vaso de soda de kiwi y de una vez pido un pastel de chocolate; por supuesto será mi postre.

 

-Creo que nos fue bien en la plaza –dice Louis rompiendo el silencio- Nadie se nos acerco así que estuvo tranquilo –agrega

-Supongo –digo levantando los hombros

-Parece que ya llegaron todos los pájaros a sentarse al alambre –comenta

 

Volteo discretamente a mi derecha y se pueden observar ya varios fotógrafos a pocos metros de nosotros, no los dejan entrar al estacionamiento; pero eso no les impide tomar sus miles de fotos.

 

Comemos en silencio, me olvido de los fotógrafos mientras disfruto de mi comida. Admitiré que ya tenía hambre, sorprendentemente estoy terminando mi postre al mismo tiempo que Louis termina su carne; el pide la cuenta mientras le doy los últimos tragos a mi bebida de kiwi, que por cierto estaba deliciosa.

 

Me levanto de mi lugar, Louis me toma de la mano antes de que pueda negarme; Paul y el chofer caminan a nuestro lado conforme cruzamos por el estacionamiento. Los fotógrafos se niegan a respetar las reglas del restaurante y entran al estacionamiento rodeándonos en nuestro camino a la camioneta; agacho la mirada para evitar los flashes que apuntan directamente a mi rostro, pongo una mano frente a mi vientre como instinto de protección; siento que me podrían aplastar. Paul camina frente a nosotros abriendo camino entre el mundo de fotógrafos, el chofer se adelanta para abrir las puertas.

 

Los fotógrafos dicen una que otra cosa relacionada al embarazo, comienzan con sus preguntas; Louis se limita a decir “Gracias”  a las felicitaciones por mi embarazo, sin embargo no contesta ninguna de sus preguntas curiosas. Fotógrafos se dirigen a mí pero no digo nada, me limito a seguir caminando sin intención de detenerme a contestarles algo.

 

Subo a la camioneta y me recorro a mi lugar, segundos después avanza la camioneta y poco a poco nos alejamos de la locura de las fotografías. Suelto un suspiro, me siento algo agobiada con la locura del estacionamiento; estar rodeada de fotógrafos me ah causado ansiedad estos últimos días, tal vez es algo relacionado con el embarazo.

 

Bajo la ventanilla, necesito algo de aire; suspiro y cierro los ojos. El viento fresco pega en mi rostro, me relajo. Disfruto de la tranquilidad del viento cuando escucho una voz gritando mi nombro, abro los ojos y veo a una chica en el auto de al lado; sostiene una cámara mientras agita su otra mano y sonríe ampliamente.

 

Le sonrió, agito mi mano y dejo de mirar hacia afuera; regreso la mirada hacia el frente, realmente solo veo el asiento del piloto.

 

-No fue buena idea lo de la ventanilla –comenta Louis

-Necesitaba aire fresco –contesto

-¿Te sientes mal? –pregunta, alcanzo a escuchar cierto rasgo de preocupación en su voz

-No –respondo

-Que bien, hubiera sido asqueroso si vomitaras ahorita –agrega

 

No contesto, realmente prefiero guardar silencio y no defenderme ¿Para qué ocasionar una discusión?

 

Llegando al hotel las fans gritan y una que otra se acerca a la camioneta, sonrió amablemente mientras agito mi mano saludando. Louis es el primero en bajar de la camioneta, extiende su mano para ayudarme y la acepto. Un miembro de la seguridad del hotel camina frente a nosotros, otros dos uniformados están a nuestro lado abriendo paso entre las fans para poder llegar a la entrada.

 

Sin detenernos caminamos al elevador, para nuestra buena suerte las puertas estaban a punto de cerrarse; Paul se apresura y detiene las puertas con las bolsas de mis compras, alcanzamos a entrar. Mi mano esta libre del agarre de Louis una vez que las puertas están cerradas, ya no tenemos que fingir; los segundos en la caja metálica son silenciosos.

 

Bajamos del elevador, Paul nos entrega las bolsas de mis compras y le agradezco; como ya no estamos en público, Louis deja de ser caballeroso y me toca cargar mis cosas. Entramos a la suite y camino directamente a la habitación,  dejo las compras en el suelo junto a mi maleta; camino a la cama y dejo mi bolso en la mesa de noche, me siento algo cansada así que decido acomodarme en la cama.

 

-Vino Paul –dice Louis recargándose en el marco de la puerta- Ya tenemos que irnos para el estadio al soundcheck, de haber sabido nos habríamos quedado en el lobby ó directamente nos vamos al estadio y allá vemos a los chicos -agrega

-¿Tenemos que volver a salir? –digo sin poder ocultar mi cansancio

-Bueno, si –contesta- Pero tal vez podrías quedarte si quieres, hoy ya estuvimos fuera toda la mañana y tarde; creo que las fans y fotógrafos ya tuvieron suficiente de nosotros juntos –agrega- En tu estado es normal que te canses ¿Quieres quedarte? –pregunta

-La verdad es que si –contesto

-Bueno, te veo mas tarde entonces –comenta- Si quieres cenar le pides a room Service, ya sabes –agrega

-Ya se –contesto

 

Se da la media vuelta y cierra la puerta, suelto un suspiro; me enderezo para sentarme en la cama, me quito mis sandalias y me recuesto de nuevo. Hundo mi cabeza en uno de los cojines, cierro los ojos y regulo mi respiración; suelto un bostezo, estar en la calle me canso bastante. Siento mis parpados pesados, la cama se siente demasiado suave; poco a poco y sin darme cuenta empiezo a quedarme dormida a plenas horas de la tarde.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...