El Contrato

Si un chico de ensueño te propone fingir una relacion... ¿Aceptarias? Es una historia diferente, la historia es bastante interesante y con mucho drama. Personalmente es una de mis historias favoritas, espero les guste; novela completamente original,

56Me gustan
87Comentarios
27974Vistas
AA

18. Cp- 16

Capitulo Dieciséis

Despierto al sentir un rayo de sol entrando por mi ventana, despacio abro mis ojos y al parecer me falto cerrar a la perfección una de las persianas; por un pequeño hueco se está filtrando la luz del día. Bostezo estirando mis brazos hacia arriba, me siento en la cama; estiro mi brazo para alcanzar mi móvil. Lo desbloqueo y veo que son las once y media, se me pegaron las sabanas; no recuerdo cuando fue la última vez que me desperté a esta hora, yo nunca me levanto tarde. Lo peor es que aun tengo sueño, realmente tuve una pésima noche.

 

Mi cabeza no me dejo en paz toda la noche, mil ideas me abrumaban; al mismo tiempo que me pase toda la noche en el baño. Nunca había vomitado tanto en mi vida, no sé si me hizo daño algo ó si serán simples síntomas del embarazo; pero no es agradable. Realmente no dormí mucho, creo que la última vez que vi el reloj eran las siete y media; a esa hora pude acostarme sin tener que levantarme de nuevo a vomitar.  En este momento siento mi estomago totalmente vacío, pero siento que si como algo voy a vomitar.

 

Hoy no tengo que hacer, así que aprovechare para buscar algún departamento o casa que este en venta; mientras más pronto empiece con mis planes para mudarme a Nueva York, mejor. Suelto un suspiro, me levanto de mi cama; siento algo de frio al salir de las cobijas.

 

Salgo de mi habitación, bajo las escaleras y camino a la cocina. Empiezo a preparar mi desayuno, algo de fruta picada con yogurt natural, miel y granola. Me sirvo un vaso de leche, salgo de la cocina con mi plato de fruta en una mano y mi vaso de leche en otra. Subo tranquilamente las escaleras, entro a mi habitación y cierro la puerta.

 

Dejo mi desayuno sobre la mesa de noche junto a mi cama, camino a mi tocador y tomo de mi bolso las vitaminas que me mando la doctora; destapo el frasco y saco dos pastillas, guardo de nuevo el frasco en mi bolso. Regreso a la cama, pongo las píldoras en mi lengua; le doy un trago a mi vaso de leche y me paso las vitaminas. Me siento en la orilla de mi cama, tomo mi plato de frutas y comienzo a desayunar.

 

Cada trozo de fruta es como gloria para mi paladar, intento comer despacio para disfrutar los sabores de cada fruta; algo de manzana, plátano, pera y papaya. Termino con mi coctel de frutas, dejo el plato vacio sobre la mesa de noche; le doy un trago a mi vaso de leche.

 

Tomo el control de la tv, la enciendo y empiezo a pasar los canales mientras tomo de mi leche. De repente tengo la sensación de que unas galletas Oreo me hacen falta, podría sumergirlas en la poca leche que me sobra. Dejo el control sobre la cama, el vaso de leche sobre la mesa y tomo el plato vacio; salgo de mi habitación.

 

-¿No estás lista aun? –escucho la voz de Louis, detengo mi paso a mitad de las escaleras

-¿Lista para qué? –volteo a verlo

- Desde hace semanas te dije que hoy íbamos a comer a casa de mi mamá –dice caminando hacia las escaleras, se queda en el primer escalón- Así que no me salgas con las estupidez de que no sabes para que tienes que estar lista Kendra -cruza los brazos

-Honestamente se me olvido –continúo mi paso bajando las escaleras

-Ya te recordé, tienes una hora para estar lista –escucho que camina detrás de mi

 

No contesto nada, camino a la cocina; dejo mi plato en el fregadero y tomo un paquete de galletas de la alacena. Salgo y veo a Louis sentado en el living, suspiro y camino a las escaleras.

 

-Nos vamos a la una estés como estés, no me importa si sigues en pijama –lo escucho gritar desde el living

 

Resoplo y azoto la puerta de mi habitación, guardo el paquete de galletas en mi bolso; termino mi vaso de leche de un trago. Camino al baño y abro el grifo de la ducha, suspiro; me fastidia que me trate como si fuera mi dueño.

 

Realmente no quiero ir a casa de Jay, aunque por supuesto ella es lindísima y sus hijas también; pero sé que el día de hoy será un tormento para mí. No creo poder fingir que estoy enamoradísima de Louis, después de la “platica”  de ayer; lo único que siento por él es decepción.

 

No es que pensara que Louis ya había cambiado de idea sobre el aborto, pero al menos pensaba que ya no lo iba a volver a mencionar y que tal vez estaba considerando alguna otra opción; no lo sé….simplemente esperaba que el aborto no fuera mencionado de nuevo, pero creo que ya es un motivos suficiente para olvidarme de lo que siento por él.

 

No hay nada lindo en Louis, lo único que ah hecho estos meses es decepcionarme, tratarme como su trapo y comportase como todo un patán. No hay motivos para seguir queriéndolo, el príncipe azul que era fue mentira y fue hace mucho tiempo; tengo que olvidarme de esos lindos y falsos recuerdos por qué no volverán nunca. Tengo que olvidarme de el dulce, tierno, romántico y perfecto Louis que no existe para poder concentrarme en olvidar al frio, grosero, patán Louis sin sentimientos.

 

Suspiro, me siento bastante abrumada con tantos pensamientos; quisiera bloquear a mi conciencia para que dejara de atormentarme pero no puedo, se que lo que estoy viviendo es mi culpa por haber aceptado el contrato.

 

Termino de vestirme, me decido por unos leggins negros para estar cómoda y no sentirme apretada; una blusa blanca un poco floja de manga larga que llega a la mitad de mis muslos, unos collares dorados un poco largos y sencillos para darle un toque lindo a mi atuendo. Escojo unos botines negros que llegan hasta el tobillo con tacón delgado color dorado, un abrigo negro para ocultar el embarazo y cubrirme del frio; estoy lista.

 

Camino al baño y recojo mi cabellera en un chongo alto, me pongo algo de corrector para mis terribles ojeras y maquillaje en polvo para mi rostro. Salgo del baño, tomo mi móvil de la mesa de noche junto con el vaso vacio de leche; decido dejar las persianas cerradas y no me va a dar tiempo de acomodar mi cama, así que mi cuarto parece un desastre. Tomo mi bolso del tocador; me pongo algo de perfume y salgo de la habitación.

 

-Justo iba por ti –dice Louis llegando al segundo piso- Escogiste negro –dice mirandome de pies a cabeza- Buena elección, no se nota nada –concentra su mirada en mi vientre

 

No contesto nada, se da la media vuelta y baja las escaleras. Yo sigo mi paso, bajo las escaleras y camino a la cocina para dejar mi vaso en el fregadero. Salgo de la cocina, la puerta principal está abierta; Louis esta esperándome en el pasillo.

 

El camino en el elevador es en silencio afortunadamente, realmente prefiero el silencio incomodo a escucharlo pronunciar frases odiosas. Subimos a su auto, abrocho mi cinturón de seguridad y pone el auto en marcha. Los flashes de los fotógrafos lastiman un poco mi vista, creo que cada día hay más cámaras esperándonos.

 

Ya unos metros alejados de los fotógrafos saco mi paquete de galletas, las disfruto una a una; el sabor del chocolate es totalmente suculento en estos días, mis papilas gustativas tienen una fiesta en mi lengua mientras saboreo mis galletas. Desafortunadamente solo son ocho piezas en el paquete, así que no me dura demasiado el gusto. Guardo el empaque vacio en mi bolso, estiro mi mano para prender la radio; dejo la estación que esta, suenan algunos éxitos nuevos.

 

Volteo a mi izquierda para admirar el paisaje de mi ventanilla, el día está bastante frio; la calefacción del auto está encendida pero creo que hoy no es suficiente. El cielo está cubierto de nubes, totalmente nublado; ojala no llueva. Suelto un bostezo, aunque me desperté algo tarde no dormí más de cuatro horas; tengo sueño. Siento los parpados pesados, no puedo mantener los ojos abiertos; quedo dormida segundos después.

 

Siento mi brazo derecho moverse, escucho un susurro pronunciando mi nombre; despacio intento abrir mis ojos pero no puedo, mis parpados están muy pesados. Siento un leve golpe en mi hombro derecho y puedo abrir los ojos un poco.

 

-Ya vamos a llegar –dice Louis mirandome

 

Abro completamente los ojos, despacio mi cerebro se despierta; me siento correctamente y me doy cuenta de que me dormí todo el camino. El auto está detenido en una señal de alto, estaremos a una cuadra de llegar a nuestro destino. Louis pone el auto en marcha de nuevo, bostezo y me doy cuenta de que aun me siento un poco cansada; también tengo bastante hambre.

 

Veo la hora en el reloj del auto, marca las tres y media; creo que fueron bastantes horas de camino, aunque llegamos rápido tomando en cuenta la distancia entre Doncaster y el centro de Londres. Louis estaciona el auto frente a la casa, desabrocho mi cinturón de seguridad y acomodo mi bolso a la altura de mi codo. Volteo a verlo antes de bajar del auto, guarda las llaves del auto en el bolsillo de su chamarra; suspira y abre la puerta.

 

Le doy vuelta al auto por enfrente, Louis me espera justo en el inicio de un camino de ladrillos; llego a su lado y comienza a caminar. Recorremos el caminito hasta llegar a la puerta principal, nos detenemos; estira la mano y toca el timbre, lo veo suspirar. Esta igual ó tal vez un poco más nervioso que yo.

 

-Justo a tiempo –dice Jay abriendo la puerta

-Hola ma –contesta Louis con una sonrisa, da un paso hacia adelante; se dan un abrazo y un beso en la mejilla

-Buenas tardes Jay –sonrió

-Hola lindura –me sonríe, doy un paso hacia enfrente y nos saludamos con un beso en la mejilla- Ya entren que afuera es  un congelador –se hace a un lado y abre la puerta completamente para que podamos pasar

 

Entra Louis primero, yo detrás de el.

 

-¿Las chicas? –pregunta Louis refiriéndose a sus hermanas

-No tardaran en llegar del colegio –contesta Jay mirando su reloj- ¿Preparamos la mesa para comer cuando lleguen? –pregunta

-Me parece bien, tenemos que irnos temprano –contesta Louis

-Oh… ¿Por qué? –pregunta Jay cruzando los brazos

-Kendra tiene un vuelo de madrugada –contesta tomando asiento en un sofá

-Oh el trabajo…-dice Jay con una mueca- Pero está bien, al menos estarán aquí un rato; nunca vienen a visitarnos –sonríe- Iré poniendo la mesa –agrega

-Te ayudo –contesto, por educación tengo que ofrecerme

-Acepto tu ayuda cielo, aun me falta sazonar un par de cosas en la estufa –sonríe- Si quieres deja tu abrigo en el perchero para que no lo ensucies -agrega

-Oh no, así estoy bien; tengo frio –contesto, sonrió; el abrigo cubre el embarazo

-La calefacción esta prendida y en la cocina con el calor de la estufa entraras en calor, no lo vas a necesitar -comenta

-Kendra es super friolenta mamá, puede estar a treinta y dos grados bajo el sol y sigue usando suéter –comenta Louis encendiendo el televisor, lógicamente no quiere que me quite el abrigo

-Bueno, entonces vamos a la cocina Kendra –sonríe

-Claro –contesto asintiendo con la cabeza

 

Veo a Jay cruzar el comedor, entra a la cocina y se cierra la puerta. Dejo mi bolso en uno de los sofás, si tengo un poco de calor y desearía quitarme el abrigo; pero creo poder aguantar la calefacción.

 

-No se te vaya a escapar nada –dice Louis con la mirada fija al televisor- Y ni se te ocurra quitarte el abrigo –agrega

 

No contesto nada, simplemente me doy la media vuelta y hago el mismo recorrido que Jay. Ya en la cocina me indica donde esta cada cosa, los platos, cubiertos, vasos, manteles y servilletas. Mientras yo pongo la mesa y Jay termina de preparar su guisado, Louis está viendo la tv; mejor para mi, así no tenemos que fingir tanto tiempo.

 

Solo faltan los vasos, así que regreso a la cocina; abro la gaveta de arriba y comienzo a tomar vaso por vaso poniéndolos en la encimera. Tomo cuatro y salgo de la cocina, los dejos sobre la mesa y regreso a la cocina por los tres vasos que me faltaron.

 

-BOOBEAR –se escucha una voz aguda

-Ya llegaron las niñas –dice Jay con una sonrisa

-Me doy cuenta –sonrió

-Iré llevando esto al comedor para empezar a servir -comenta

-Ya solo me faltan estos vasos –contesto caminando hacia la puerta

 

Salgo de la cocina, acomodo los vasos en su lugar y escucho otro grito.

 

-CUÑADA –grita Lottie con una sonrisa

-Nena –le contesto sonriente

-Hace milenios sin verte –dice Daisy caminando hacia mí

-Lo sé –contesto caminando hacia el living

-Nos hace falta pasar más tiempo como familia –dice Fizzy abrazando a Louis

-Deberíamos de tener un día de chicas –comenta Phoebe, saludo a todas la chicas con un beso; evitando el abrazo para que no choquen con mi vientre y lo noten

-¿Y yo qué? –dice Louis levantando una ceja

-Puedes esperarnos –contesta Lottie

-¿Me van a dejar solito todo un día? –pregunta haciéndose el sentido

-Solo sería un día Louis, estoy segura de que podrás sobrevivir un día sin Kendra –dice Daisy sonriéndome

-Pero la voy a extrañar mucho –contesta haciendo cara de puchero- Moriría lentamente cada hora sin su presencia- agrega, es tan buen actor…

-Oh vamos Louis –dice Fizzy aventándole un cojín- Hay veces que pasan días separados por que alguno de los dos está de viaje y  sigues vivo –ríe

-La comida esta lista –dice Jay saliendo de la cocina- Vayan a dejar las mochilas a sus habitaciones y a lavarse las manos –agrega

 

Las chicas obedecen, toman sus mochilas y suben corriendo las escaleras. Louis se levanta del sofá y apaga el televisor, camino hacia el comedor para ver si puedo ayudar a Jay con algo más pero ya solo está sirviendo la sopa; la cacerola del guisado y el tazón de ensalada ya están en el centro de la mesa. Entro a la cocina para lavar mis manos, tomo un trapo para secarlas. Regreso al comedor, ya está la comida servida; Louis está sentado con su móvil en la mano.

 

Las chicas bajan corriendo las escaleras, toman sus asientos en la mesa; era de esperarse que dejaran vacía una silla junto a Louis para mí.

 

-Ya sé que no comes carne, así que la sopa no tiene caldo de pollo; espero te guste –dice Jay sonriente

-Me encanta la sopa de fideos, gracias –sonrió

-Oye Kendra…-dice Phoebe- ¿Es difícil ser vegetariana? –pregunta curiosa

-Bueno…-contesto pensativa- Para mí es fácil porque escogí este estilo de vida desde los ocho –contesto, tomo un poco de sopa con mi cuchara

-¿Nunca se te antoja la carne? –pregunta Daisy

-Honestamente no recuerdo ni el sabor que tiene, así que no –sonrió

-¿Qué tal el colegio chicas? –pregunta Louis cambiando de tema

-Aburrido y complicado como siempre –contesta Fizzy

-¿Sigues teniendo problemas con las matemáticas Lottie? –pregunta Louis

-El único problema es que no me interesa aprenderlas, así que no me esfuerzo tanto como debería –contesta Lottie levantando los hombros

-¿Entonces necesitas un interés para esforzarte? –dice Jay mirándola fijamente

-Es un decir –contesta Lottie en un suspiro

-¿Cuál ah sido tu nota mal alta en Matemáticas? –pregunta Louis levantando una ceja

-Hmmm…creo que siete –contesta pensativa

-Ok, hagamos un trato –dice Louis- Si en tu próxima boleta sacas ocho, te daré un premio –agrega

-¿Un premio? –contesta ella levantando una ceja

-Si un premio, lo que quieras –sonríe Louis

-¿Y si quiero que me lleves a algún lado en especial? –dice Lottie sonriente

-Lo que quieras –contesta Louis sonriente- Pero tienes que sacar ocho ó una nota más alta, si no se cancela el trato –toma un poco de su sopa

-Bueno…está bien –contesta sonriente la rubia

-Ahora cambiando de tema –dice Jay- ¿Cuándo empieza el tour? –pregunta

-En dos semanas –contesta Louis- Ayer fue el primer ensayo, la próxima semana será de ensayos y la siguiente de descanso –agrega, yo me mantengo en silencio mientras disfruto de la sopa de fideos

-Viajaran mundialmente este año –comenta Jay- ¿Cuál es la primera ciudad? –pregunta

-Empezamos en Australia –contesta Louis terminando su sopa

-¿Termina en Marzo? –pregunta Daisy

-Estas en lo correcto hermanita –contesta Louis tomando un trozo de carne de la cacerola

-¿Pero en Diciembre estarás aquí verdad? –pregunta Phoebe

-Solo dos días antes y dos después de año nuevo –contesta- Tenemos presentaciones el veintitrés y el veinticinco, así que no es posible pasar aquí navidad –agrega Louis

-Podríamos ir a darte una visita sorpresa para tu cumpleaños –dice Fizzy sonriente

-Eso me encantaría –dice Louis con un tono alegre

-Y también a Kendra –comenta Lottie- Su cumpleaños es el dieciséis de diciembre ¿Cierto? –pregunta mirandome

-Cierto –contesto sonriéndole

-Pero solo tengo quince minutos de cumpleaños –dice Louis mirando a Lottie- Nació a las once cuarenta y cinco, su cumpleaños es especial –voltea a verme y finge una sonrisa, intento no hacer cara de sorpresa; pero realmente nunca pensé que Louis recordara ese detalle de mi cumpleaños, tampoco entiendo porque lo menciono

-Ese es un dato interesante –comenta Jay sonriente- Tienes quince minutos para festejar a lo grande –agrega

-ó de mejor no hacer nada y dormir –agrega Fizzy

-De hecho eso es lo que hago –contesto mirando a Fizzy- En la hora exacta de mi cumpleaños, siempre estoy dormida –sonrió

-A mi me parece que dormir es una buena forma de cumplir años, es bastante relajante –ríe Phoebe

-¿Vas a estar con Louis ese día ó tienes algún trabajo? –pregunta Lottie mirandome

-Por supuesto que conmigo –contesta Louis antes de yo diga algo- Kendra organiza su agenda para qué pasemos fechas especiales juntos –sonríe, no digo nada; me limito a intentar fingir una sonrisa

-Awwww….qué bonito –dice Phoebe con cara de ternura

-¿Y no extrañas pasar fechas especiales con tu familia Kendra? –pregunta Daisy- ¿Eres de Nueva York, cierto? –agrega

-Sí, Nueva York –contesto la segunda pregunta- Y por supuesto que extraño a mi familia –agrego- Pero el trabajo me ayuda a distraerme, y aunque mantengo el contacto por teléfono, mensajes, etc; lógico que no es lo mismo a darle un abrazo a tu mamá a escuchar su voz por teléfono –comento

-Y por eso siempre la tengo consentida –dice Louis mirandome- Para que no extrañe Nueva York y se quede conmigo siempre –sonríe mirandome fijamente a los ojos, finjo la mejor sonrisa que puedo; siento tan real la ternura en su mirada que realmente me confunde

-De verdad que son la pareja perfecta –dice Lottie en un suspiro

-¿Me podrías pasar la ensalada Daisy? –pregunto con una sonrisa, estiro la mano

-Por supuesto –contesta ella, toma la ensalada y me la entrega

-Gracias –contesto, me sirvo un poco en mi plato y dejo el tazón en el centro de la mesa

-Se supone que no debería de mencionar esto, pero realmente tengo mucha curiosidad –dice Phoebe dedicando una mirada a Louis- ¿Es cierto lo que dicen los titulares de las revistas? –pregunta mirandome a mi- ¿Tienen problemas? –agrega

-Bueno…-contesta Louis pensativo- Mamá, ¿Recuerdas que te dije sobre una noticia? –dice Louis mirando a Jay

-Sí, hoy que hablamos por teléfono –contesta Jay- Dijiste que Kendra y tu tenían algo importante que contarnos- agrega, me sorprendo al oír mi nombre y dejo la mirada fijamente en Louis; no me imagino que querrá decir

-Honestamente se supone que no podemos decir esto –contesta Louis mirando a Jay- Pero ah sido un secreto muy difícil de guardar-me mira a mí, hay algo en su mirada que me confunde; tal vez ira a decir que somos una farsa, no lo se…

-Ya di que me pones nerviosa –dice Lottie

-Kendra y yo…-lo interrumpen

-Oh por dios ¿Se van a casar? –dice Daisy sonriente y sorprendida

-No –contesto automáticamente mirando a Daisy

-De hecho la noticia es que nos saltamos ese paso –contesta Louis, volteo a verlo y esta sonriente; me siento nerviosa, bebo de mi agua - Vamos a ser papás –no puedo evitarlo y escupo el agua directo a mi plato, veo a Louis y esta sonriente; yo siento que me falta el aire, no entiendo porque lo dijo

-¿EN SERIO? –pregunta Jay sorprendida y emocionada se pone de pie

-Si –contesta Louis sonriente, voltea a verme y se da cuenta de mi expresión; creo que parezco espantada

-QUE MARAVILLOSO –dice Lottie poniéndose de pie- ¿Saben si es niña o niño? –pregunta caminando hacia mi

-Es pronto para saber el sexo –Louis se pone de pie- Pero son gemelos –agrega sonriente, yo estoy como en shock; mi cerebro no procesa lo que está pasando

-¿DOS? –dicen las hermanas de Louis al mismo tiempo- QUE LINDO –gritan todas

-No esperaba esta notica –dice Jay abrazando a Louis- Pero es increíble, serán increíbles padres –dice sonriéndome, me pongo de pie al ver que estira sus brazos hacia mi-¿Cuánto tiempo tienes linda? –pregunta abrazándome

-Diez semanas –contesto respondiendo a su abrazo

-No se nota –dice separándose de mí

-Claro que si, por eso usa abrigo para ocultarlo de los medios –contesta Louis

-Por eso no quisiste quitártelo –dice Jay mirando mi vientre, me siento ansiosa; quisiera salir de la casa para despejar mi mente, no entiendo porque Louis les dijo del embarazo

-Deja que veamos tu pancita –dice Phoebe sonriente poniéndose a mi lado junto con el resto de sus hermanas

-Claro –contesto con la mejor sonrisa que me sale, desabrocho mi abrigo; dejo ver mi blusa que se pega un poco a mi vientre abultado

-Awww….qué bonito –dice Fizzy en un tono lindísimo- ¿Puedo acariciar a los bebes? –pregunta tímidamente

-Seguro –contesto con una sonrisa, aunque realmente pasan mil cosas por mi cabeza; no entiendo a Louis en lo más mínimo

-Vamos a ser tías –dice Daisy emocionada, cuando me doy cuenta ya tengo a cuatro rubias acariciando mi abdomen encima de mi blusa; es una sensación bastante cálida

-¿Se van a casar? –pregunta Jay mirando a Louis

-Eso no es importante para nosotros –contesta Louis mirando a Jay- Lo primordial ahora son los bebes, ya después veremos que sigue -agrega

-¿Vas a dejar que cuidemos a los pequeños? –pregunta Lottie mirandome fijamente

-Por supuesto –contesto con una sonrisa mientras las chicas aun tienen sus manos sobre mi abdomen

-Es importante que Kendra coma bien chicas, así que déjenla que termine su comida –dice Jay- Tendrán el resto de la tarde para platicar de esto –comenta, regresa a su asiento

-Pero no pueden decir nada –dice Louis tomando asiento

-¿Escucharon chicas? –dice Jay mirando a sus cuatro hijas- Nada de esto a nadie, aguántense el secreto -agrega

-Sera difícil ocultar una noticia tan emocionante y linda –dice Lottie tomando asiento

-¿Cómo seguirás modelando? –pregunta Daisy mirandome

-Me tomare un descanso por el momento –contesto acomodándome en mi asiento, mi cabeza sigue siendo un remolino

-Pero también puedes modelar cosas de embarazadas –dice Phoebe con una sonrisa

-Esto es tan emocionante, creo que voy a llorar de felicidad –comenta Fizzy sonriente

-¿Louis lloro cuando se entero? –pregunta Lottie

-No podía llorar enfrente de los doctores –contesta Louis por mi- Pero no eh podido dormir de la emoción, es increíble pensar que en unos meses seré papá –sonríe mirandome, su mirada me desconcierta; mis ideas son un desastre en este momento

 

Las chicas no dejan de hablar y gritar de repente, dan ideas de nombres, de ropa, de cunas, carriolas, juguetes y mil cosas más. Incluso me dan consejos para el embarazo, cosas que debería de hacer si me siento mareada; creo que hasta me aconsejaron un menú de cosas que no debo de comer y otras de definitivamente no pueden faltar en mi dieta. Están emocionadas, Jay también; Louis se muestra sonriente y contesta las sugerencias y comentarios de las chicas mostrando entusiasmo, aunque sé que esta fingiendo; es un increíble actor. Yo me limito a sonreír con todo lo que dicen las chicas, sus comentarios son lindos.

 

-Creo que es hora de que nos vayamos –dice Louis mirando su reloj

-No ¿Por qué tan temprano? –dice Lottie con cara de puchero

-Kendra tiene un vuelo en la madrugada –contesta Louis volteando a verme- Y en lo que llegamos al departamento y con el tráfico, seguramente llegaremos como a las ocho; Kendra tiene que dormirse temprano y creo que aun no prepara sus maletas -agrega

-Caray…se van y nos dejan todas alborotas y emocionadas –dice Daisy sonriente

-Tenemos que vernos pronto, ir de compras a escoger cosas para los bebes –dice Fizzy emocionada

-Tus hermanas van a volver loca a Kendra –dice Jay mirando a Louis

-No para nada –sonrió- Sus intenciones son lindísimas -agrego

-Bueno, vámonos –dice Louis poniéndose de pie

-Pero antes de que se vayan hay que tomarnos una foto –dice Lottie sacando su móvil- Sera el recuerdo de el día de la noticia –sonríe

 

Jay nos toma una foto a Louis y a mí con las chicas, después Louis toma una foto mía con su mamá y las chicas; finalmente Lottie toma una mía con Louis, me cuesta trabajo sonreír pero lo consigo.

 

Después de varios abrazos cálidos por parte de la familia de Louis, finalmente salimos rumbo al auto. Agitamos las manos despidiéndonos desde el auto, las chicas y Jay se despiden desde la puerta. El auto avanza, unos metros más adelante; la sonrisa fingida se borra del rostro de Louis.

 

Realmente tenemos que hablar, aunque seguramente empezara con sus insultos; pero no importa, tengo que saber qué demonios pasa por su cabeza. Realmente no entiendo porque le dijo a su familia sobre el embarazo, por mi cabeza pasan mil ideas pero creo que ninguna se acerca a los planes de Louis.

 

Pienso en mencionar el tema ahora que vamos en el auto, no hay forma de que evite contestarme. Pero también mi conciencia me recuerda que no es buena idea alterar al conductor del auto, lo mejor será discutir llegando al departamento; seguramente será una “platica” interesante, algo me dice que la discusión de hoy no va a terminar bien.

 

El camino transcurre en silencio, la luz del sol desaparece a unos cuantos kilómetros antes de llegar a nuestro destino. Se empiezan a escuchar pequeños golpecitos en el techo del auto, las gotas de lluvia hacen un panorama bastante dramático el día de hoy; el frio se hace un poco más intenso. La calefacción del auto solo mantiene la temperatura tolerable, por suerte llevo mi abrigo puesto y estoy calientita.

 

A pesar de la lluvia hay fotógrafos esperando en la entrada, Louis acomoda el auto en su lugar de estacionamiento. Estoy desabrochando mi  cinturón de seguridad y el ya está cerrando la puerta del auto, tiene prisa; es más que obvio que quiere evitar que platiquemos.

 

Bajo del auto con mi bolso en la mano, cierro la puerta y Louis voltea para poner la alarma; camino al elevador y me pongo de pie a su lado. Las pesadas puertas se abren, entramos al elevador y suspiro. Segundos después hemos llegado a nuestro piso, ambos en silencio; por lo visto Louis no piensa hablar, tendré que ser yo quien comience la discusión.

 

 

-Entonces…-digo entrando al departamento- ¿Por qué le dijiste a tu familia sobre el embarazo? –cierro la puerta, no contesta y camina hacia el sofá- Louis te estoy hablando –agrego, Louis prende el televisor y parece ignorarme- ¿Podrías contestarme por favor? -camino y me pongo frente al televisor

-No me dejas ver –contesta ladeando su cabeza hacia ambos lados

-Te estoy preguntando algo Louis –dejo mi bolso sobre la mesa de centro

-Quítate –dice en un tono grosero mirandome a los ojos

-Contéstame –digo cruzando los brazos, mostrando que no me moveré hasta que me diga algo

-No tengo nada que contestarte –cruza los brazos y me mira fijamente

-Te hice una pregunta, me debes una respuesta –digo seria- ¿Por qué le dijiste a tu familia sobre el embarazo? –pregunto mirándolo fijamente, suelta un suspiro; apaga el televisor y se levanta del sillón, camina hacia las escaleras- Louis te estoy hablando carajo  –camino detrás de el

-No tenemos nada de qué hablar –contesta subiendo las escaleras

-Claro que tenemos mucho de qué hablar –digo subiendo detrás de él- Primero no querías que hiciera amistad con Lottie, ahora ilusionas a tu familia con un embarazo que no te importa y unos bebés que probablemente nunca van a ver –digo llegando al segundo piso- El plan es que yo me voy a ir a vivir a Nueva York para que hagas tu...-me interrumpe

-Yo nunca acepte tu plan –contesta deteniendo su paso

-Pero aun así…-me interrumpe de nuevo

-Te dije que abortaras –dice dándose la media vuelta para quedar frente a frente conmigo, doy un paso hacia atrás pero me toma del antebrazo jalándome hacia el- Y no lo aceptaste –me mira fijamente a los ojos- Quieras ó no, lo que llevas dentro también es mío –agacha la mirada hacia mi vientre, la regresa a mis ojos- Al decidir tenerlos me diste un motivo más para poder controlarte –dice en un tono posesivo, siento miedo ante su mirada- Yo decido lo que se va a hacer con el embarazo de ahora en adelante y tú te callas –suelta mi brazo y se da la media vuelta caminando a su habitación

-No –contesto de repente, el detiene su paso- No va a ser como tú quieras –agrego- Olvídate de que vas a controlarme, no soy tu títere –se da la media vuelta y camina de nuevo hacia mí, me quedo inmóvil; como si no me intimidara

-¿No eres mi títere? –dice levantando una ceja

-No Louis, no lo soy –contesto seria

-Ya lo veremos –dice con una sonrisa sínica

 

Se da la media vuelta y camina a su habitación, suspiro fuertemente; siento mis ojos húmedos. Lo veo entrar a su habitación, me dan unas ganas de ir a gritonearle todo lo que traigo adentro; pero no…tengo que aguantarme, se que si voy a decirle lo que siento llorare y todo podría terminar peor de lo que esta ahorita.

 

Es imposible hablar con él, siempre termina ganando de alguna forma. Su mirada me intimida, la convicción con la que me habla me hace dudar de mis propios pensamientos; me hace falta carácter, lo sé. Tengo que armarme de valor para realmente ponerlo en su lugar, decirle con claridad todo lo que siento y sin miedo; realmente no sé cómo pude contestarle hoy. No sé de dónde saque un poquito de carácter para decirle que no soy su títere, pero estoy segura de que algún día podre defenderme sin miedo; aunque realmente no se a que le tengo miedo.

 

Me siento en la orilla de mi cama y suspiro, quisiera poder acostarme y cerrar los ojos para dormir profundamente; así poder ordenar mis ideas mientras duermo. Pero no puedo hacerlo, aun tengo que empacar para el viaje a Nueva York.  Me levanto de la cama, camino a i closet y tomo una de mis maletas; comienzo a empacar algo de ropa abrigadora y abultada.

 

Podría ser que este viaje es oportuno, podre despejarme un poco y tal vez estando lejos podre pensar la situación con más claridad. También tengo que hablar con mi mamá, necesito sus consejos desesperadamente; aunque no se cómo ira a tomar lo del embarazo. Solo espero que hablar con ella me ayude, realmente tengo que decirle a alguien todo lo que siento y pienso; espero que este viaje me ayude en algo, podría aprovechar para ver casas o departamentos. Así agilizaré la idea de mudarme, realmente estoy segura de que no quiero a mis hijos cerca de Louis.

 

 

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...