El Contrato

Si un chico de ensueño te propone fingir una relacion... ¿Aceptarias? Es una historia diferente, la historia es bastante interesante y con mucho drama. Personalmente es una de mis historias favoritas, espero les guste; novela completamente original,

56Me gustan
87Comentarios
28002Vistas
AA

15. Capitulo Trece

Capitulo Trece

 

Me levanto de la cama lo más rápido que puedo, corro al baño y levanto la tapa de la taza de baño; vomitando no es una buena forma de empezar el día. Me quedo sentada en el suelo frente a la taza, inhalo y exhalo despacio tratando de nivelar mi respiración que está bastante agitada al igual que mi ritmo cardiaco. Estoy por levantarme lentamente del suelo cuando siento mi estomago revolverse de nuevo ¿Cómo es posible vomitar tanto sin haber desayunado? Es algo que no me explico.

 

Salgo del baño después de lavar mis dientes, bostezo mientras camino de regreso a la cama; me acomodo debajo de las sabanas de nuevo. Tomo el control remoto de  la mesita de noche, prendo el televisor; busco el canal de las noticias, veo la parte inferior izquierda de la pantalla y el reloj marca las diez de la mañana con veintiséis minutos.

 

Es bastante tarde, yo no duermo tanto; pero lo de hoy es comprensible, tenía horas de sueño que reponer de la noche del Domingo. Bostezo, aunque dormí mucho; me siento cansada, necesito una ducha para despertarme bien y empezar mi día oficialmente. Aunque estoy cómoda en mi cama, no quisiera levantarme; estoy calientita bajo las sabanas y en el noticiero anuncian que la temperatura es de diez grados por el momento.

 

Con toda la flojera del mundo, me levanto de la cama; regreso al baño para tomar una ducha. El agua caliente me relaja, se me olvida un poco el cansancio; aunque no dejo de bostezar bajo el chorro del agua. No me gusta sentirme así, sin ganas de nada; solo quiero dormir y descansar. No sé porque me siento así, pero no creo que sea algo normal.

 

Con la palma de mi mano limpio el espejo del baño, me veo en el espejo y pongo una mano sobre mi abdomen. Ah crecido, de la noche a la mañana es más evidente el embarazo; es curioso, me sorprende el proceso que está siendo bastante rápido. Pongo ambas manos sobre mi vientre mientras me veo al espejo, sonrió; tal vez no es la mejor situación para tener un bebe, pero no me siento triste; creo que todo lo contrario.

 

Salgo del baño usando mi bata para cubrir mi cuerpo y una toalla que sujeta mi cabellera, entro a mi closet y suspiro; tengo muchísima ropa pero estoy segura de que no tengo muchas opciones. Tomo uno de mis pantalones de mezclilla, uno a la cadera que es skinny. Me aprieta un poco, pero no demasiado; solo bajo un poco más el borde del pantalón, casi en el inicio de mi pelvis para que cierre bien sin problemas. Lo complicado será la parte de arriba, puedo usar un suéter holgado pero estoy segura que se notara que mi pantalón esta  abrochado más debajo de lo normal.

 

 Al final escojo una blusa blanca de cuello alto, si me queda algo pegada; pero la usare con un abrigo color camello. El abrigo es perfecto para que no se note, pero ese lo usare hasta que salga del departamento. Por el momento solo me quedare con mi pantalón, mi blusa y unas flats color negro, no quiero usar tacones.

 

Salgo del closet, dejo el abrigo sobre el sofá de mi habitación. Regreso al baño, cuelgo mi bata detrás de la puerta y la toalla la dejo en el cesto de la ropa sucia. No quiero usar maquillaje, así que me miro en el espejo y me doy cuenta de que tendré que usar gafas oscuras, tengo unas terribles ojeras que no entiendo; dormí mas que suficiente, no debería de tenerlas. Niego con la cabeza, suspiro y tomo mi crema para peinar; acomodo mi cabellera en un partido de lado, dejare que mi cabello se acomode naturalmente el día de hoy.

 

Salgo del baño para acomodar mi cama, dejo las sabanas perfectamente acomodadas al igual que los cojines. Abro las persianas de mi habitación dejando que entre la poca luz del sol, el día se ve algo nublado y seguramente lloverá mas tarde.

 

Siento mi estomago hacer un ruido raro, claramente ya es hora del desayuno; casi comida. Apago el televisor, tomo mi móvil de mi mesa de noche y salgo de mi habitación. La puerta de Louis está cerrada, camino a las escaleras; no lo veo tampoco en el sofá, ni a él ni a la manta con la que lo cubrí. Seguramente ya estará dormido en su habitación ó salió, no lo sé; pero cuando lo vea tendremos que hablar.

 

Aunque honestamente, preferiría irme ya a Nueva York. Sigo creyendo que sería lo mejor para mi, para el pequeño y también para Louis. Queda claro que él no quiere nada conmigo, ni con el bebe; si me voy y terminamos este contrato, se librara de mi y de cualquier responsabilidad que no quiere. Yo me concentrare en el bebe, darle todo y que sea feliz; tal vez los chismes y paparazis serán algo difícil con lo que tendré que lidiar, pero creo que podre manejar bien la situación. Tal vez Louis sea feliz alejado de mi finalmente y no se…ojala que algún día se enamore de verdad, de alguien más y sienta por esa persona lo que yo algún día sentí por él.

 

Siento un hueco en el pecho ante ese pensamiento, creo que no puedo decir “Algún día sentí por el” si aun lo sigo sintiendo; tal vez me dolerá verlo feliz con alguien más y amando a alguien como nunca me amo a mi, ver que dirá que es feliz con alguien sin fingirlo. Si, será difícil; pero tendrá que pasar. Louis y yo nunca seremos una pareja real, eso me quedo claro desde hace un buen tiempo. Antes había una parte de mi que pensaba que Louis podría llegar a sentir algo “real” por mí, pero ese pensamiento ya no existe; se que lo único que él siente por mí, tal vez será odio.

 

Suspiro, siento que podría empezar a llorar en cualquier momento. Agito mi cabeza tratando de librarme de mis pensamientos, entro a la cocina y camino directamente al refri. Saco el cartón de leche, tomo una taza de la repisa; me sirvo un poco de leche y meto la taza al microondas, la pongo a calentar por un minuto. Guardo el cartón de leche en el refri, camino a la alacena por un paquete de galletas Oreo; me desilusiono al ver que es el ultimo que quedaba, tendré que ir de compras mas tarde.

 

Suena la pequeña alarma del microondas, mi taza de leche caliente esta lista. Abro la puerta del aparato y tomo mi taza, camino a la barra de la cocina con mi taza en una mano y mi paquete de galletas en otra. Tomo asiento en uno de los altos bancos color blanco, dejo mi taza y mis galletas en la barra. Destapo mis galletas, tomo una y la sumerjo en la leche; solo un poco y después directo a mi boca. Riquísimo; perfecto, repito el mismo procedimiento con el resto de las galletas.

 

Es un delicioso desayuno, tal vez no lo que yo comería normalmente; no es lo más sano, pero definitivamente esta riquísimo. Me levanto de mi asiento, dejo la envoltura vacía en el cesto de basura; Se me hace algo tonto usar el lavavajillas para una sola taza, así que enjuago mi taza en el fregadero y la dejo en el escurridor.

 

Salgo de la cocina para regresar a mi habitación, entro al baño y cepillo mis dientes; terminando me veo en el espejo, mi rostro se ve un poco raro. Mis ojeras se ven un poco marcadas, demuestran que me siento bastante cansada; aunque eh dormido bastante bien esta noche.

 

Cierro la puerta del baño, camino a mi cama; quiero recostarme un rato, el reloj marca la una de la tarde y yo tengo cita con Sammuel hasta las tres. Podría dormir una hora, así saldría de casa a las dos y manejaría sin cansancio; tal vez tengo que dormir un poquito más para no estar tan exhausta.

 

Programo mi alarma para sonar en una hora exactamente, acomodo mi cabeza en la almohada; dejo que mis parpados se cierren poco a poco. Siento como si empezara a perderme en el colchón, de repente no escucho nada; mi cabeza queda totalmente en blanco y me doy cuenta de que estoy totalmente dormida.

 

Estoy perdida en mi sueño, pero de repente me siento como observada; como si alguien mas estuviera en la habitación conmigo. Lentamente abro mis parpados, me parece ver que la puerta de mi habitación se cierra; pero tal vez alucine. Bostezo y despacio me incorporo en la cama sentándome, recargo mi cabeza hacia atrás; cierro mis ojos de nuevo y suspiro, tengo mucho sueño; creo que no dormí nada.

 

De repente suena mi teléfono con mi alarma, lo que quiere decir que si dormí; tal vez o demasiado pero si lo suficiente. Apago la alarma y bostezando me levanto de la cama, camino al baño y me veo en el espejo; acomodo mi cabellera que esta algo despeinada gracias a mi almohada.

 

Salgo del baño y camino al sofá de mi habitación, tomo el abrigo color camello que había dejado ahí anteriormente junto con mi bolso; me aseguro de que llevo mi celular en mi bolsillo del pantalón y salgo de la habitación.

 

Bajo las escaleras despacio, voy a mitad del penúltimo escalón y veo que se abre la puerta de la cocina; esta Louis saliendo con una botella de agua en la mano, está usando su pijama y tiene una cara terrible. Durmió demasiado, pero esas ojeras y su palidez; dejan en claro que tiene una pésima resaca.

 

-¿Cómo te sientes? –le pregunto quedando de pie en el último escalón

-¿Vas a Salir? –contesta abriendo su botella de agua

-Si –respondo asintiendo con la cabeza

-Cuando regrese tenemos que hablar –me dice serio, toma un trago de su agua

-Lo sé –contesto bajado el último escalón

 

Termina  de beber de su botella, me mira a los ojos por un segundo; siento su mirada extraña, como si quisiera decir algo pero no se atreviera.

 

-Tienes que cubrir eso –me dice bajando la mirada, mirando mi abdomen- Aun no hemos tomado una decisión, no puedes andar por las calles mostrando eso –dice refiriéndose a mi vientre

-Llevo el abrigo –contesto esperando que levante la mirada

-Que lo lleves en la mano no sirve de nada –contesta aun viendo mi abdomen, parece que su vista quedo congelada ahí

-Me lo pondré antes de salir -comento

-Bueno…-suspira- No llegues tarde, tenemos que hablar –me dice levantando la mirada

-Lo sé Louis –digo mirando sus ojos, definitivamente su mirada muestra cansancio

 

No contesta nada mas, pasa frente a mi caminando al living; toma asiento en el sofá dejando sus pies sobre el borde de la mesa de centro. Toma el control remoto para encender la tv, comienza  cambiar los canales; parece que mi presencia no es algo importante.

 

Dejo mi bolso en el suelo, tomo mi abrigo y me lo pongo; abrocho los cuatro botones y ahora estoy más abrigada y cubriendo mi vientre. Tomo mi bolso del selo y recuerdo las revistas y periódicos que me dio Jasón, no los necesito. Camino a la mesa de centro, me pongo frente a Louis y saco los “reportajes” de mi bolso; los dejo sobre la mesa de centro.

 

-Deberias de leer algo de esto, ayer hable con Simon y…-me interrumpe

-Ya hable con Simon ¿Qué crees que me despertó? –dice mirando la tv

-Bueno, entonces…-me interrumpe

-Ya te dije que hablamos cuando llegues Kendra –dice mirandome, casi corriéndome del departamento- En este momento no quiero verte ni estar contigo y mucho menos oír tu voz, mientras no estás voy a procesar que tendré que tolerar tus gritos y se me quitara un poco la resaca; así cuando llegues estaré listo para soportarte –dice regresando de nuevo su atención al televisor

 

Resoplo, me doy la media vuelta y camino a la puerta; salgo del departamento. Camino por el pasillo y llego al elevador, solo unos segundos después se abren las puertas metálicas. Suspiro, me fastidia que Louis sea así. Sé que no tiene que fingir amarme cuando estamos solos y que tal vez ahora más que nunca me odia, pero al menos las cosas serian más fáciles si cambiara un poco su actitud. No quiero que sea la persona más linda y amable del mundo, pero la forma en la que me habla y las cosas que me dicen; solo me dificultan más las cosas. Tal vez si me tratara indiferentemente, sería mucho mejor; mil veces mejor si me ignorara y no me hablara en lo absoluto.

 

Pero ojala que cuando hablemos más tarde, sea para dar por terminado el contrato y yo pueda irme lo más pronto posible a Nueva York. Dar por terminada nuestra “relación” ante los medios, terminar el contrato y seguir con mi vida; una nueva vida, una donde intente olvidarme de Louis para poder ser feliz junto con mi bebe.

 

Busco mis gafas oscuras en mi bolso, las encuentro y me las pongo; se que saliendo del estacionamiento los flashes serán molestos, demasiado molestos con lo cansada que me siento. Subo al auto, abrocho mi cinturón de seguridad y dejo mi bolso en el asiento del copiloto. Pongo la reversa, después acomodo el auto para la salida y tal como lo suponía; al parecer hay más fotógrafos que de costumbre, todo por los titulares de que hay “problemas” en mi relación con Louis.

 

Prendo la radio, estaría bien ir en el camino con algo de música; me distraeré un poco. De repente mi cabeza se lleno de ideas, mi mente me está confundiendo con millones de cosas diferentes. Louis está en mi cabeza como un constante, el embarazo y lo que pasara. Es como si mi cabeza me recordara que tengo miedo, miedo de no saber cómo va a ser mi vida en unos meses; me siento rara. No lo sé, me siento abrumada de repente; las ganas de llorar se hacen presentes.

 

Es como si una alerta en mi cabeza me dijera que me estoy engañando, que nunca podre olvidar a Louis; mucho menos con un bebe suyo. Siento una lagrima resbalar por mi mejilla, mis sentimientos están saliendo a flote. Tal vez el embarazo empieza a alterar mis hormonas. Limpio los rastros de la lágrima que descendió por mi mejilla, respiro hondo; tengo que calmarme.

 

Apago la radio mientras voy entrando al estacionamiento de las oficinas corporativas, estaciono en el primer lugar libre que encuentro. Bajo del auto, camino para salir del estacionamiento. Voy con la mirada baja y mis manos dentro de los bolsillos de mi abrigo, hace frio; creo que hace un poco menos de diez grados.

 

Camino por la banqueta, pasando frente al edificio de cristal; llego a la puerta principal y me saluda el guardia de seguridad mientras abre la pesada puerta de cristal dejándome entrar, le agradezco y entro al edificio. Me quito mis gafas y las guardo en mi bolso mientras camino por el lobby, saludo a las recepcionistas con un simple “Buenas Tardes”; me detengo frente al elevador.

 

Llego al sexto piso, camino por el pasillo y me detengo frente al escritorio de Dalia; la asistente-secretaria de Sammuel.

 

-Buenas tardes Dalia –le digo amablemente

-Buenas tardes Kendra –me sonríe- Sammuel te está esperando –dice señalando la puerta de la oficina

-Gracias –contesto con una sonrisa

 

Camino a la oficina de Sammuel, tomo la manija y la giro; empujo un poco la puerta y se abre.

 

-Pensé que ya no venias –dice el detrás de su escritorio

-Había algo de tráfico en el camino –digo cerrando la puerta

-Te iba a llamar precisamente –sonríe- ¿Cómo estás?

-Bien gracias –digo caminando a su escritorio- ¿Tu qué tal?

-Trabajando, consiguiendo contratos; lo de siempre, ya sabes –dice con una sonrisa

-Si bueno…-suspiro tomando asiento en una silla frente a su escritorio

-¿Tuviste una mala noche? –pregunta

-No, para nada ¿Por qué? –contesto

-Tienes ojeras –comento

-Son de cansancio normal –digo con una media sonrisa

-Espero no estar haciéndote trabajar mucho –comenta

-No para nada –sonrió

- Bueno… ¿Quieres algo de tomar? –me pregunta amablemente

-No, gracias –sonrió- Tengo que ir a comprar la comida, así que vengo a que platiquemos directamente al grano -comento

-En ese caso, antes de que me digas nada, te tengo una increíble noticia –dice sonriente

-¿Qué? –pregunto curiosa

-Te llamaron para hacer una entrevista –sonríe

-Si es acerca de mi relación con Louis y los mil rumores de que tenemos problemas…olvídalo –contesto

-No, todo lo contrario –niega con la cabeza- Es una entrevista exclusiva sobre ti, tus próximos proyectos; empezando por tu próxima línea de ropa –sonríe- Tal vez te preguntaran algo de tu relación, pero lo que quieras contestar es tu decisión –comenta- Lo mejor de todo es que serás a portada del próximo mes –sonríe

-¿Cómo es la portada? –pregunto

-El concepto de la sesión de fotos es que te mostraran muy glamurosa, como una chica que esta ascendiendo en su carrera –sonríe- Mas tarde estará depositado el anticipo del pago, es una muy buena cantidad; la sesión y la entrevista son mañana

-¿A qué hora? –pregunto

-A las siete es la sesión –contesta- Ya les di tus tallas y medidas para  la ropa y todo, es algo apresurado realmente- Pero vale la pena si la portada es en Vogue –sonríe

-Solo espero que no sea ninguna foto en bikini… –comento

-No creo, hace algo de frio y no es temporada de bikinis –contesta

-Hay algo que debo decirte y un favor que tengo que pedirte –le digo

-Si claro ¿Que sucede? –contesta

-Por el momento no puedo salir a la calle tranquila, así que quería pedirte que consiguieras unos estados de cuenta del banco –le pido- De mis dos cuentas -agrego

-Claro, hoy mismo le hablare a tu abogado; no será problema conseguirlos –dice apuntando en su libreta

-También quería pedirte que investigaras si puedo sacar todo el efectivo de una de ellas –comento

-¿Todo el efectivo? –pregunta levantando ambas cejas

-Sí, todo –contesto

-Ok… ¿De cuál de las cuentas? –pregunta

-La que no uso –contesto

-Bien, te conseguiré esa información para mañana mismo –dice asintiendo con la cabeza- Hablando de eso… ¿Puedo preguntarte algo? –pregunta

-Sí, claro –contesto

-Esa cuenta tuya…cada mes te depositan una fuerte cantidad de dinero, pero nunca la has usado ¿Por qué? –pregunta

-Es como de ahorros –digo como pretexto, no puedo decir que es mi pago por ser novia de Louis

-Siempre tuve esa curiosidad -comenta

-Está bien –sonrió- Y te aviso que voy a tomarme un descanso de las pasarelas y fotografías –contesto- Te pido que por favor no le digas nadie lo que te voy a decir –agrego

-Me espantas –dice confundido- ¿Estás bien? -pregunta

-Estoy embarazada –contesto

-¿En serio? – parece bastante sorprendido

-Si –contesto

-Oh wow…entiendo lo de no bikinis ¿Cuánto tienes? –pregunta

-Al parecer dos meses –contesto

-No suenas muy feliz –comenta

-Estoy feliz –contesto- Solo que aun no lo creo, fue una total sorpresa -sonrió

-Pues felicidades -sonríe- Louis estará emocionadísimo –agrega

-El aun no lo sabe –contesto- Esperare hasta cumplir los tres meses para decirle, si no es que se solo se da cuenta –sonrió ocultando mi mentira

-Entonces se pondrá feliz cuando le digas –sonríe

-Pero nadie lo sabe, sé que puedo confiar en que no le dirás a nadie –comento

-Lo sabes, mi boca es una tumba –sonríe- Puedo conseguirte más sesiones de fotos antes de que comience a notarse –comenta

-Lo que sucede es que está siendo notorio muy pronto, no quiero que los medios se enteren aun –contesto

-Está bien –comenta- Cuando hagas pública la noticia muchos te van a contratar, entrevistas, exclusivas, portadas; muchos pagaran por tus fotos embarazada, créeme

-Pero por el momento nada, imagínate que estoy de vacaciones –sonrió

-Lo tendré en cuenta, tranquila; no diré nada ni te conseguiré ningún trabajo hasta que tú me digas –sonríe- Aunque hay que arreglar algunos de tus contratos, pero todo eso lo podre arreglar hasta que tu embarazo se haga público; por el momento no puedo decir nada, seria arriesgarnos a que se filtre la noticia de tu estado –comenta- Por cierto, Channel mando un conjunto para que lo uses en la alfombra roja que tienes hoy; ya está hecho el pago para que promociones el conjunto –comenta

-¿Es de vesstido? –pregunto

-No lo sé, mande la ropa  con Jasón, el lo llevara a tu casa –contesta

-¿No sabes si es algo que vaya ajustado? –pregunto

-No lo sé…-contesta pensativo- Eso podría ser un problemita –comenta

-Aja…-contesto con un suspiro

 

(…)

 

Salgo de la oficina de Sammuel, me despido de Dalia y camino por el pasillo al elevador. Cuando llego al lobby me doy cuenta de que hay fotógrafos esperando fuera del edificio, claramente se enteraron rápido de que estaba aquí. Encuentro mis gafas en mi bolso y me las pongo, tengo que ocultar mis ojeras.

 

Al llegar a la entrada hay dos elementos de seguridad dentro del edificio, se ofrecen a acompañarme a mi auto; acepto con mucho gusto. Uno de los guardias sale primero que yo para abrir paso entre los fotógrafos, después salgo yo y al último el otro guardia. Yo camino en medio de ellos dos por la banqueta para llegar a mi auto, con todos los fotógrafos rodeándonos; escucho sus mil preguntas que en su mayoría (más bien todas) son referentes a los rumores de los problemas en mi relación con Louis. El destello de los flashes es bastante molesto, agacho la mirada; simplemente intento no caerme.

 

Los de seguridad se quedan en la entrada al estacionamiento, impidiéndoles a los fotógrafos que entren; yo sigo mi camino hasta mi auto. Hago mi rutina de siempre, conduzco a la entrada; los elementos de seguridad despejan la salida para que pueda avanzar, los fotógrafos están más necios que de costumbre.

 

Veo el reloj en la pantalla del auto, marca las cuatro con cincuenta y ocho minutos; no podre ir al super, será mañana. Para comer tendré que pedir algo a domicilio, no podre esperarme hasta las siete que es la apertura del restaurante porque ya tengo hambre; honestamente es porque me dio hambre que termine mi conversación con Sammuel. Aunque ya habíamos platicado de todo lo necesario, mañana me mandara los papeles del banco que le pedí.

 

Necesito saber si puedo hacer algo con todo el dinero que me ah pagado Simon por estar con Louis, realmente nunca me eh gastado ni un solo centavo de lo que me ha pagado. Así que supongo que es como si estuviera cumpliendo con un trabajo de gratis, me pongo a pensar que diría Louis si algún día le digo que todo el dinero que me han pagado está intacto; completamente en mi cuenta del banco.

 

El trafico estaba algo pesado de regreso, media hora de camino; lo que quiere decir que tengo menos tiempo para arreglarme para la alfombra roja. Llegando al edificio están las mismas moscas de siempre esperándome, hoy estoy fastidiada de los fotógrafos. Bajo del auto, le pongo la alarma y camino al elevador. Me quito las gafas y las guardo en mi bolso, bostezo mientras voy en el elevador.

 

Camino por el pasillo a la puerta del departamento cuando suena mi móvil, lo saco de mi bolsillo; es un mensaje de Jasón:

 

“Perdón Kendra, se que debería de haber llegado hace media hora con la ropa; pero hay mucho tráfico. Estoy en camino, no tardo”

 

Le conteste:

 

“No te preocupes, lo sé; yo voy llegando a casa”

 

Me quedo con mi móvil en la mano derecha, con la izquierda busco las llaves del departamento en mi bolso; las encuentro y abro la puerta. Louis no está en el living, pero se escucha algo de escándalo de videojuegos; el ruido viene del segundo piso, seguramente está en su habitación con el volumen a su máximo. Debería de comer algo, muero de hambre; pero primero tomare una ducha, terminando ordenare algo de comer.

 

Voy subiendo por las escaleras cuando escucho una voz que no es la de Louis, unos escalones antes de llegar al segundo piso; veo que Louis sigue en pijama y esta con Harry, ambos están riendo.

 

-Llegaste –dice Louis al notar mi presencia, voltea a verme

-Si –contesto- Hola Harry –digo educadamente

-Hola –contesta amablemente a mi saludo

-Vamos a tu habitación –me dice Louis levantándose del sofá- Ahorita regreso, no tardo –le dice a Harry

-Voy por una soda –dice Harry- ¿Te traigo algo? –le pregunta a Louis

-No gracias, la pizza no tardara en llegar –contesta mientras camina hacia a mi

 

Harry pasa a mi lado y me sonríe amigablemente, lo escucho bajar las escaleras.

 

-Te dije que a tu habitación Kendra –dice Louis parándose frente a mí- Tenemos que hablar –agrega

 

No digo nada, solamente doy unos cuantos pasos a mi izquierda; jalo la manija de la puerta de mi habitación para abrirla, Louis entra detrás de mí y cierra la puerta.

 

-Bueno ¿Cómo empezamos? –digo dejando mi bolso sobre mi cama junto con mi móvil

-Solo tengo una cosa que decir –comenta- Harry se quedara a dormir esta noche, no sabe nada de tu…situación –suspira- Y no quiero que se entere aun, así que por favor; si sales de tu habitación procura usar lo que sea necesario para que no se note eso –dice señalando mi vientre

-Ok…-contesto desabrochando mi abrigo- ¿Vamos a hablar de…-me interrumpe

-Sera mañana Kendra, no quiero que Harry escuche gritos y se sienta incomodo –contesta

-No tenemos mucho tiempo para seguir pensando Louis –le digo- ¿Me voy a Nueva York Si o No? –digo dejando mi abrigo en la cama

-Ya te dije que mañana Kendra –dice apretando su mandíbula, tiene ganas de gritar- Te dejo para que hables a gusto –comenta cuando suena mi móvil

 

Se da la media vuelta, abre la puerta y sale de mi habitación; cierra la puerta un poco fuerta. Suspiro, tomo mi móvil de la cama y contesto; una llamada de Lorraine.

 

{Llamada}

 

-Hola –contesto

-Kendra, me vas a matar –dice algo agitada

-¿Qué sucede? –pregunto tomando asiento en la orilla de la cama

-No voy a llegar, se que tenía que maquillarte y peinarte; pero no voy a llegar –dice algo preocupada- Mi esposo tuvo un accidente, me acaban de llamar del hospital; voy corriendo para llegar a la entrada del hospital

-¿Está bien? –digo preocupada

-No lo sé, no me dieron muchos detalles; pero creo que no es nada grave –contesta

-Ojala no sea nada de cuidado –comento- No te preocupes, se maquillarme; Jasón no tarda en llegar, le pediré que me ayude con el peinado

-Perdón en serio, odio quedarte mal para un evento importante –dice algo consternada

-Es más importante la salud de tu pareja, yo me las arreglo; no te preocupes –comento

-Voy entrando al hospital, pediré informes –suena algo espantada

-Está bien, suerte Lorraine; que todo salga bien –digo apoyándola

-Gracias Kendra, mil gracias por comprender –contesta

-Tranquila, todo saldrá bien; cualquier cosa no dudes en avisarme, suerte bye -concluyo

-Si si si, yo te llamo más tarde; chao –cuelga

 

{Fin Llamada

}

 

Suspiro, ahora tengo aun menos tiempo para arreglarme. Dejo el móvil sobre la cama, camino al baño y cierro la puerta. Abro el grifo de la regadera, dejo correr el agua mientras me despojo de mis prendas lo más rápido que puedo. Me tardo el tiempo necesario en la ducha, salgo del baño cuando escucho que tocan la puerta de mi cuarto.

 

-Tarde pero a tiempo –dice Jasón del otro lado de la puerta- Te llame pero no contestabas, toque el timbre y Louis abrió -dice mirando hacia atrás, Louis esta en el sofá con Harry

-Estaba en la ducha –contesto- Adelante –digo abriendo mas la puerta, me hago a un lado para que entre Jasón

-Pensé que Lorraine ya estaría aquí contigo –comenta dejando unos forros de ropa sobre la cama junto con unas bolsas de Chanel

-No va a venir –digo cerrando la puerta- Su esposo tuvo un accidente, me llamo para avisar –comento suspirando

-Oh dios ¿Se encuentra bien? –pregunta preocupado

-No sabía mucho, le dije que me avisara cualquier cosa –digo caminando a la cama- ¿Ya viste que ropa mandaron para que use hoy? –le pregunto abriendo una de las bolsas

-Ni siquiera tuve tiempo de chismear en el conjunto que te mandaron, pero tengo curiosidad de saber si será algo que haga notorio tu embarazo –dice sonriente

-Ojala que no –digo con un suspiro

 

Después de todo creo que me toco algo de suerte, afortunadamente no es un vestido. Si no un conjunto, un pantalón de traje junto con un saco; ambos color negro y una blusa roja. El pantalón me quedo algo apretado, tuve que abrochármelo un poco mas debajo de la cadera; aunque se cubrió bien con la blusa que es algo despegada. Usare unos pumps color rojo al igual que la blusa, un clutch negro clásico de Chanel para completar el look.

 

Ahora mientras yo me maquillo, Jasón me alacía el cabello. Mi maquillaje será sencillo, bastante natural para que resalte el color de la blusa. Algo de rímel, sombra color nude en los parpados; un lipstick natural para mis labios, algo de blush muy tenue para mis mejillas. Mi maquillaje está listo, Jasón termino de alizar mi cabellera; ahora me ayudara a peinarme con una coleta alta.

 

Me veo en el espejo, me veo bien; bastante bien. Mis ojera no se notan, tampoco mi embarazo; perfecto. Tomo uno de mis perfumes del tocador, escojo el Chanel No. 5 para que vaya a juego con todo mi conjunto del día de hoy. Suena el móvil de Jasón, al parecer ya está la camioneta por mí.

 

Guardo mi cartera y mi móvil en el clutch que voy a usar, una vez más me veo en el espejo asegurándome de que me veo bien y sonrió al espejo. Jasón sale primero de mi habitación, yo apago la luz y salgo detrás de el.

 

-Hasta luego –dice Jasón educadamente a Louis y Harry

-Bye –contesta Harry

-Hasta pronto –le contesta Louis- Ya te vas cariño –dice levantándose del sofá

-Si –contesto cerrando la puerta de mi habitación

-¿No quieres comer un pedazo de pizza? –pregunta Harry- Pedí una vegetariana, me acorde de que no comes carne –comenta Harry

-Gracias –sonrió- Pero creo que se me hace tarde, cuando llegue será mi cena –sonrió

-Te espero abajo –me dice Jasón bajando las escaleras

-No llegues tarde –me dice Louis  tomando una rebanada de pizza

-Solo hare acto de presencia y regreso –contesto- Nos vemos Harry, te quedas en tu casa –sonrió

-Gracias Kendra, suerte –comenta

-Gracias –sonrió

 

Me doy la media vuelta y bajo por las escaleras, Jasón me está esperando en la puerta; salimos del departamento y cruzamos el pasillo hasta el elevador.  Al llegar al lobby están los fieles fotógrafos de siempre, tal vez algunos más que de costumbre, los de seguridad (el piloto y copiloto) que venían en la camioneta ya estaban esperándome en el lobby del condominio.

 

Gracias a ellos pude llegar a la puerta de la camioneta a salvo, los periodistas están demasiado densos el día de hoy. Todos quieren algún comentario de mi parte acerca de mi relación con Louis, que confirme o niegue los rumores de separación; pero no diré nada y estoy segura que en la alfombra roja del restaurante será la misma situación con los medios de comunicación.

 

-Solo estaremos un rato, cenamos algo y nos vamos –le digo a Jasón- Mañana tengo que despertarme temprano

-Ya lo sé, para lo de Vogue; me comento Sammuel algo al respecto –sonríe

-Si -sonrió

-Tienes cara de cansada ¿No has dormido bien? –pregunta

-Sí, pero supongo que es agotamiento físico; mental, no lo sé –contesto

 

Jasón esta por comentar algo cuando suena mi móvil interrumpiéndolo, saco mi móvil del clutch y es un número desconocido; aun así contesto.

 

{Llamada}

 

-¿Diga? –contesto

-Buenas tardes Kendra, habla Simon –reconocí su voz en la primera letra- Espero no estés ocupada –comenta- Solo llamo para pedirte un par de cosas

-Sí, dime –contesto

-Se que tienes hoy un evento, no soy tu manager pero difundí la noticia de que estarás en la apertura del nuevo restaurante en el centro; necesitamos algo más de publicidad –comento-Quiero que digas un par de cosas –agrega-

-¿Cómo qué? –pregunto

-Bueno, te vas a acercar a los medios que estarán en medio de la alfombra roja, estará una chica que se llama Rose por parte del periódico “The Sun” te preguntara acerca de los rumores sobre tu y Louis; le contestaras que son simples rumores y que al gente no se cansa de decir tonterias. También preguntara como esta tu relación con Louis y dirás que están mejor que nunca. También te preguntara que por qué no te acompaño al evento, dirás que está en casa por un pequeño resfriado; con eso será suficiente –comenta- ¿Podrás hacerlo?

-Sí, está bien –contesto

-¿Ya han hablado de lo que va a pasar? –me pregunta

-No, tal vez mañana –contesto

-Bueno, ya hable con Louis esta mañana –comenta- Y contigo ayer, así que creo que ambos saben que tienen hasta el Sábado para decirme que van a hacer; te dejo Kendra, que tengas una buena noche -concluye

-Gracias –contesto

-No se te olvide lo que te pedí, hasta luego –se despide

-Hasta luego, bye -cuelgo

 

{Fin llamada}

 

Un rato después llegamos al restaurante, se ve la alfombra roja y los fotógrafos con sus miles de flashes destellándose; ya han llegando algunos invitados.

 

-Tengo que pedirte que ubiques una chica llamada Rose del periódico “The Sun” entre los periodistas; cuando escuches que me habla, me avisas quien es –le digo a Jasón antes de  bajar de la camioneta

-Claro, también recuerda que tienes que hacer tu promoción diciendo que usas Chanel de los pies a la cabeza –agrega

-Lo sé –contesto con una sonrisa

 

La camioneta se estaciona dejándome a orillas de la alfombra roja, se baja el copiloto y abre mi puerta; me presta su mano para que pueda bajar de la camioneta. Jasón baja detrás de mí, el copiloto camina a mi lado acompañándome a la alfombra roja; sonrió y me pongo a posar en el extremo de la alfombra. Unos segundos después doy unos cuantos pasos más hacia el centro de la alfombra, sonrió y trato de mantener los ojos abiertos ante todos los flashes.

 

-Acércate a los medios, preguntan acerca de tu ropa –dice Jasón acercándose a mi oído

 

Sigo con mi sonrisa, doy unos pasos hacia enfrente acercándome a los periodistas.

 

-Kendra Buenas noches, Soy Terrance Jenkings de “E!” ¿Cómo estás? –dice un chico acercando su micrófono

-Hola Terrance, muy bien gracias ¿Tú qué tal? –contesto amablemente

-Excelente, dime ¿Qué estas usando? –pregunta

-Chanel de la cabeza a los pies –contesto con una sonrisa

-Te vez increíble –dice sonriente

-Gracias, que amable; tu también te vez espectacular –contesto amablemente

-Muchas gracias, estuviste en tu ciudad natal; Nueva York recientemente ¿Planeas regresar pronto? -pregunta

-Si por supuesto, en un par de semanas estaré de visita –contesto

-La chica de “The Sun” es la pelirroja que te esta gritando a todo pulmón mas adelante –me dice Jasón al odio

-Veo que tienes que seguir adelante Kendra, así que solo dime ¿Todo bien con Louis? –pregunta acercando su micrófono

-Mejor que nunca –contesto sonriente

-Gracias por la entrevista, te esperamos pronto en Nueva York –nos despedimos con un beso en la mejilla

-Gracias a ti, hasta pronto –digo sonriente

 

Sigo sonriente ante los medios hasta llegar a una pelirroja que literalmente, esta gritando mi nombre histéricamente.

 

-Hola Kendra, mi nombre es Rose ¿Me contestarías un par de preguntas para el periódico “The Sun”? -dice la pelirroja algo nerviosa; hay muchos reporteros a su lado y cámaras detrás de ella filmando todo para diferentes televisoras

-Claro Rose, con mucho gusto –contesto sonriente, dándole un poco de confianza

-Perfecto, ¿Qué tienes que decir acerca de los rumores de tu relación con Louis? –pregunta timida

-Son tontos rumores, la gente no se cansa de decir tonterías –contesto tal como dijo Simon

-Entonces ¿Cómo está tu relación con Louis? –pregunta con un tono de curiosidad

-Estamos mejor que nunca –sonrió falsamente pero lo mejor que puedo, solo digo lo que me pidió Simon

-Si están mejor que nunca, ¿Por qué no te acompaño esta noche al evento? –pregunta concluyendo

-Tiene un pequeño resfriado y me está esperando en casa –contesto- Así que será mejor que me apure, un gusto conocerte Rose –digo amablemente

-Mil gracias por la entrevista Kendra, que tengas una buena noche –dice sonriente

-Gracias, igualmente –comento

 

Los periodistas alrededor comienzan a gritonear muchas preguntas y más cosas, pero solo sonrió y continúo mi camino hacia la entrada del restaurante. El host me lleva a mi mesa, el copiloto de la camioneta va caminando detrás de mí; es mi seguridad para el evento.

 

Pruebo un par de platillos en el evento, no hay muchas cosas vegetarianas y muero de hambre. Poso para un par de fotos dentro del restaurante, no doy ninguna entrevista; simplemente me limito a sonreír para una que otra foto.

 

Veo en mi reloj que son las nueve, ya llevo dos horas en el evento; estará  bien si me voy de una vez. Me despido de un par de conocidos en el restaurante, salgo del lugar; los fotógrafos documentan mi salida del restaurante. Camino a la camioneta que ya nos espera, bostezo; mi energía esta por los suelos.

 

Afortunadamente hay poco tráfico, llegamos en poco tiempo al departamento. Me despido de Jasón, del piloto y el copiloto se baja de la camioneta para abrir mi puerta y acompañarme a la entrada del condominio; los fotógrafos tan fieles como siempre en la entrada esperándome.

 

Llego al departamento, bostezando subo las escaleras; Louis sigue jugando con Harry en el living del segundo piso.

 

-Buenas noches –digo llegando al segundo piso

-Pensé que ibas a llegar más tarde –dice Louis

-Solo era un acto de presencia –digo caminando a mi habitación

-¿Pusiste la alarma? –pregunta

-No, se me olvido –contesto ya frente a mi puerta

-Bueno, yo bajo a ponerla –comenta

-Esta bien –bostezo- Buenas noches Harry, que descanses –le digo al de pelo rizado con una sonrisa

-Igualmente Kendra, hasta mañana –me contesta sonriente

-Hasta mañana –digo bostezando de nuevo- Descansa Louis –digo abriendo la puerta de mi habitación

-Igual –me contesta seco

 

Entro a mi habitación, cierro la puerta; bostezo. Prendo la luz, me quito los tacones y los guardo en su caja. Me quito la ropa guardándola en su respectiva bolsa, hay que regresarla mañana; todo lo que me prestaron. Saco mi cartera y móvil del clutch para guardarlo en su caja; dejo las bolsas junto a la puerta.

 

Camino al closet y me pongo mi pijama, camino al baño para lavar mi rostro; quitando todo el maquillaje, lavo mis dientes y desato mi coleta. Salgo del baño, cierro las persianas de mi habitación; impidiendo el paso de la luz de luna y dentro de unas horas las del sol. Apago la luz del cuarto, camino a ciegas a mi cama; me acomodo bajo las cobijas.

 

Suspiro, estoy cansada. Mañana sera un día pesado, trabajo y cita con la ginecóloga; espero todo salga bien. Cierro los ojos, escucho el ruido de los videojuegos y las risas de Louis y Harry; pero aun así, quedo profundamente dormida.

 

 

 

 

 

 

 

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...