El Contrato

Si un chico de ensueño te propone fingir una relacion... ¿Aceptarias? Es una historia diferente, la historia es bastante interesante y con mucho drama. Personalmente es una de mis historias favoritas, espero les guste; novela completamente original,

56Me gustan
87Comentarios
27762Vistas
AA

8. Capitulo Seis

Capitulo Seis

 

Podría decir que estos días han sido buenos, en su mayor parte. Mi mama ah estado conmigo los últimos días, me acompaño a mis eventos de el Sábado y el Domingo. Estaba feliz, la paso bien en la fiesta de los Hamptons y a mí me hizo bien compartir una fiesta con ella; aunque realmente para mí era trabajo estar ahí.

 

Ayer me fue muy bien en la cita con los diseñadores, me compartieron sus ideas para la línea de ropa y yo les di mis puntos de vista. Empezara como una línea de ropa solamente, después se ira extendiendo a accesorios, trajes de baño, zapatos, etc. Se planea que esté lista para lanzarse en 6 meses, así que hay mucho trabajo por hacer. Tendré que viajar a NYC de vez en vez, al menos un fin de semana al mes para revisar que todo esté bien con la línea. Otra noticia mas que a Louis no le gustara nada, pero en fin…

 

Mañana regreso a Londres, no sé si estar triste o asustada. Sé que Louis no está contento, también sé que tengo que tomar un vuelo a Brasil pero no estoy muy segura de cómo será la actitud de “mi novio” cuando llegue. Ni siquiera se a que hotel llegar ni nada, no me ah contactado desde nuestra “pelea” del Viernes. Honestamente, cuando no me llama me da miedo pensar que tal vez planea algo.

 

Terminando mi ducha escogí lo que usaría el día de hoy, le pedí a Lorraine que no me maquillara mucho, solo algo de polvo para el rostro y gloss para mis labios. Al fin y al cabo  usaría lentes, aparte no tenía ganas de usar kilos de maquillaje; estos días eh abusado de mi cutis con muchos productos de belleza.

 

Salí del hotel junto son Sammuel y Jasón, como en los últimos días; fue casi un reto subir a la camioneta con los fotógrafos esperando en la puerta. De camino a mi último compromiso en Nueva York, después me vería con mi mama para ir a visitar a mi papa…Seria algo raro supongo, solo eh estado en ese lugar una vez y fue difícil; no sé si años después lo hagan mas fácil.

 

Llegamos a las oficinas, al igual que ayer entramos al estudio de diseño. Mientras discutíamos acerca de la línea, admitiré que estaba concentrada. Pero me dio hambre…

 

-Entonces vamos a hablar de las modelos, nos mandaron el catalogo de la agencia “Sloan” con sus mejores modelos –dijo Sheban

-Ok, veámoslo –dije mientras mi estomago me estaba matando

 

Todas las modelos eran hermosas, pero solo elegimos  a 5. Seria para alguno que otro promocional, al fin y al cabo yo saldría en todos los anuncios de la línea. La junta se me estaba haciendo E-T-E-R-N-A, había desayunado antes de tomar mi ducha pero de eso ya habían pasado algunas horas.

 

Regresamos al hotel, hable con mi mama y la vería en 3 horas. Lo primero que hice al entrar a mi habitación, fue llamar a room service. Jasón me miraba raro mientras ordenaba mi comida, colgué el teléfono.

 

-¿Qué? –le pregunte caminando al sofá

-Ok...sé que el Viernes me dijiste que no volviera a hablar del tema, pero ¿Y tu periodo? –dijo serio-

-Oh vamos Jasón…-dije cruzando los brazos

-Kendra…ya es como un mes y medio de retraso, no soy mujer pero no creo que sea normal –comento- Tal vez…digo, podría ser que estas...-lo interrumpí

-¿Embarazada? –dije levantando una ceja

-Digo…es una probabilidad, y creo que bastante grande –comento-

-¿Acaso parezco embarazada? –dije agachando la mirada, viendo mi abdomen

-No pareces, pero últimamente; al paso que vas, si no estás embarazada temo decir que vas a engordar –rio

-Cállate –dije sentándome a su lado

-Honestamente has comido mucho…

-Por que tengo hambre –respondí

 

El timbre de la habitación interrumpió nuestra platica, saque unos billetes de mi bolso y le pedí a Jasón que recibirá la orden por mí.

 

La verdad es que no eh dormido bien desde el Viernes, tengo que confesar que eso de que mi periodo anda desaparecido no es nada bueno. Eh intentado bloquear la idea de la posibilidad de un embarazo, simplemente porque no se qué haría. No sé qué pasaría, no me imagino cómo me odiaría Louis ni como actuaria.

 

Por eso es que no quiero pensar en eso, al menos no abiertamente. Quisiera, no lo sé…realmente espero que sea un simple retraso, algo raro en mis hormonas y nada más.

 

-Estaba pensando, que tal vez…deberías de hacerte una prueba de embarazo –dijo Jasón mirándome de reojo- Solo por si acaso, ya sabes…

-Hay Jasón –suspire- no creo que sea necesario, ni tampoco que sea posible ir a comprar una prueba y pasar desapercibida; se te olvida que hay fotógrafos esperando en la entrada –dije mordiendo mi baguette, aunque no sonaba mal su idea

-Puedo ir yo, digo…no creo que me sigan los fotógrafos –contesto

-También se te olvida que mi mama llegara en un rato ¿Qué explicación le voy a dar si me encuentra con una prueba de embarazo en la mano? Le da un paro cardiaco –dije tomando un trago de mi agua mineral

-Pues lógico que le dices que estas embarazada y ya –fue inevitable escupir la soda que tenía en la boca- Nada mas no le escupas encima –dijo riendo

-Y dale con que estoy embarazada… también puede salir negativa la prueba –dije limpiándome la boca

-Puede salir negativa, puede salir positiva –sonrió

-Hay Jasón…-dije exasperada

-Ándale…solo di que si y yo voy por la prueba, o le pido a alguien que vaya por nosotros; a alguien del hotel tal vez, pero sin que sepa que es para ti obvio –sonrió

 

Iba a contestarle cuando tocaron el timbre de nuevo, Jasón camino hacia la puerta y abrió; era Sammuel.

 

-Provecho…-dijo entrando a la habitación

-Gracias –conteste

-No quería molestarte, pero…te tengo noticias –dijo con cara de preocupación

-¿Que sucede? –conteste dejando mi comida en la mesa de centro

-Bueno, el viaje a Londres está listo –contesto-

-Ok…-dije levantando una ceja

-Pero…tengo problemas con el vuelo a Brasil, el único disponible es hasta el sábado –contesto- Pero realmente no tiene chiste porque tendrías que regresarte el Domingo y llegarías el Martes en horario de Londres, lo que dificulta las cosas porque tienes una sesión de fotos el Lunes –dijo con una mueca

-Ok…entiendo –dije pensativa

-Así que venía a consultarte la idea de rentar un avión privado, así no tienes problema de salir de Londres a la hora que estés lista mañana –dijo como solución

-¿Por qué no tomas el vuelo a Brasil de aquí? ¿Para qué vas a Londres? –dijo Jasón

-Tengo que hacer una maleta para Brasil y dejar el equipaje que vengo cargando desde hace un mes, por eso tengo que ir a Londres primero –conteste

-Si quieres yo me llevo tu equipaje a Londres, lo dejo en tu departamento antiguo y cuando regreses pasas por el –dijo Jasón

-¿Y que me llevo a Brasil? –pregunte

-Compras ropa, solo son unos cuantos días -sonrio

-Entonces… ¿Vuelo privado? –pregunto Sammuel

 

Lo pensé unos segundos, ok…podía decir que si al vuelo privado sin problema y estar en Brasil con Louis como el lo pidió, aunque viajare muchas horas; en Brasil seguirá siendo Miércoles…creo. Aparte, ese viaje a Brasil me suena a que podría pasar lo mismo que en Ibiza; algo que tal vez no sería tan malo, pero definitivamente tampoco sería bueno si se repitiera esa situación. Lo mejor será que no vaya, explicarle a Louis lo del vuelo esperando que entienda (se pondrá como loco), así yo tendría algunos días para pensar y reflexionar acerca de lo de mi periodo. Tal vez hacerme la prueba y como dice Jasón, solo por si acaso. Sé que dará negativo, tiene que ser negativa. No puede ser positivo, no puedo estar embarazada.

 

-¿Kendra? –dijo Sammuel

-¿Qué? –conteste saliendo de mis pensamientos

-No me contestaste ¿Reservo un jet privado o no? –pregunto

-Creo que mejor no, hablare con Louis para avisarle que no voy; lo veré hasta que regrese de su promoción por Latinoamérica –conteste- Reservar un jet privado para mi sola me parece un gasto innecesario

-Pero es un lujo que te puedes dar, sabes que lo puedes pagar –dijo Jasón

-Lo sé, pero creo que sería un caso mas para emergencia o algo así –conteste- Aun así gracias Sammuel, nos vamos mañana a Londres –sonreí

-Bueno, entonces mañana a las 9 dejamos el hotel –dijo sonriendo

-A esa hora estaremos listos –conteste

 

Salió Sammuel de mi habitación, Jasón cerró la puerta y camino hacia mí.

 

-¿Qué fue eso? –dijo Jasón

-¿Qué fue de qué? –conteste

-¿Por qué no reservaste el vuelo privado? –pregunto sentándose a mi lado

-Por que me parece un gasto innecesario, ya lo dije –conteste

-Me parece algo raro, no me malentiendas pero tú siempre haces cualquier cosa con tal de estar con Louis; dejas todo por el ¿Por qué esta vez no? –dijo levantando una ceja- ¿Tal vez no sientes lo mismo por él? ¿Sera que por eso no te emocionas por la posibilidad de un embarazo? –pregunto serio

-Jasón, creo que estar tanto tiempo fuera de Londres te está afectando –reí- No sé por qué piensas eso –dije haciéndome la “ofendida”

-No lo sé, simplemente es lo que parece; que ya no te importa estar con tu novio –contesto- ó…puede que el embarazo te está empezando a cambiar

-Haber, toma de mi bolso mi cartera; saca unos dólares y ve a comprar la bendita prueba para que veas que no hay embarazo –dije exasperada

-¿En serio? –dijo casi emocionado

-Si enserio, pero sácate de la cabeza esa idea de que no me importa Louis; el siempre ah sido mi principal prioridad –conteste

-Ok, lo tendré en cuenta –sonrió- No tardo –dijo corriendo a la puerta, salió de la habitación

 

Suspire, lo que le dije a Jasón lamentablemente es cierto. Louis es mi principal prioridad, sin importar si es por contrato o no. Me siento taaaaan estúpida de admitir esto, pero es así…el me importa demasiado. Tanto, que si esa prueba saliera positiva (ojala que no) tal vez sería un motivo más para amar a Louis, otro motivo para no poder odiarlo. Aunque la verdad, estoy segura de que un embarazo no sería algo bueno. No en estas circunstancias, no mientras nuestra relación sea un trabajo.

 

Saque mi móvil de mi bolsillo cuando lo escuche sonar, era un mensaje de mi mama. “Hija, voy saliendo de la oficina. Voy para tu hotel, dependiendo el trafico te veré en una hora para comer”. Le conteste “Ok ma, con cuidado; aquí te veo” Tal vez podría acompañarla con algún platillo sencillo en la comida, algún entremés o postre.

 

Con el móvil en la mano recordé que tenía que avisarle a Louis lo de Brasil, suspire; me arme de valor, aprovechando que estaba sola en mi habitación lo llame. Así nadie escuchara la “platica amistosa y amorosa” que tendré con mi novio, presione llamar a su contacto y me levante del sillón caminando hacia la terraza.

 

Me senté en uno de los sillones, cruce las piernas y pacientemente escuche los tonos sonar, no contesto. Lo llame de nuevo, otra vez nada. Espere al menos dos o tres minutos para llamarlo de nuevo, no es normal que no conteste. La tercera llamada igual, no tuve éxito. Suspire, bueno…tendré que esperar a que el se digne a llamarme o a que sea más tarde en Londres, tal vez.

 

Entre a mi suite de nuevo, me senté en el living a terminar mi comida. Ahora si…al fin había podido terminar mi baguette, aun me había quedado un pequeño huequito…pero ese lo llenaría cuando llegara mi mama, comería el postre definitivamente. Me levante del sofá y  lleve mi plato y mi vaso a la charola de room service, camine a mi cuarto y entre al baño para lavarme los dientes.

 

Termine de enjuagar mi boca, escupí en el lavabo y di un brinco de susto. Tocaban el timbre de la habitación, si era Jasón; no se tardo nada. Salí del baño y atravesé la suite, tocaron el timbre de nuevo cuando ya estaba frente de la puerta. Tome la manija y le di un leve jalón hacia abajo,  di un paso hacia atrás dejando que se abriera la puerta.

 

Mi corazón se salto un latido, mi sangre se congelo al mismo tiempo que recorrió más rápido mi cuerpo. ¿Qué carajos estaba haciendo aquí?

 

-¿Qué haces aquí? –pregunte casi asustada

-Yo también te extrañe preciosa –dijo entrando a la habitación

-Louis… ¿Qué haces aquí? –pregunte de nuevo

-Ya te dije, te extrañaba –dejo su maleta en el piso- Vaya, linda suite –dijo tomando asiento en el sillón

-Te estuve llamando –comente

-Ya sé, no conteste porque venía saliendo del aeropuerto –dijo bostezando- Cierra la puerta Kendra ¿Acaso quieres que escuchen la platica romántica que vamos a tener? –dijo levantando una ceja

 

No respondí, simplemente solté la manija de la puerta y la deje cerrarse.

 

-Ahora si…-dijo levantándose del sofá- Tenemos una reservación para comer en el “Scarpetta” a las 4, así que si quieres cambiarte o algo así apúrate; la camioneta que nos acompañara ya está lista –tomo su maleta- ¿El baño esta en tu cuarto? –pregunto

-Si –dije caminando detrás de el

- Mañana salimos a Brasil, el vuelo sale a las cuatro de la mañana; puedes irte en pijama si quieres porque es vuelo privado –dijo entrando a mi cuarto

-No puedo ir, no traje ropa de verano ni nada así para Brasil –dije parándome en el marco de la puerta

-No te estoy preguntando Kendra, vine para asegurarme de que te vas; pude haberte avisado que tenía un vuelo privado para ti pero algo me decía que no irías, lo mejor fue venir para tomar juntos el vuelo –dijo quitándose sus converse- Vamos de compras al llegar allá, eso se soluciona –se quito su sudadera

-Me dan a dar exceso de equipaje Louis, cargo unas 6 maletas de lo que eh estado viajando y después lo que compre allá… –me interrumpió

-No importa, no hay pretextos Kendra –se quito su playera

-¿Y si no quiero ir? Digo… tal vez tengo algo que hacer o simplemente no me siento bien…-dije nerviosa

-Simplemente no tienes ni voz ni voto, lo sabes –me miro de reojo- Te tomaste un increíble mes haciendo lo que quisiste, ok…tal vez era trabajo; pero aun así no estuvimos juntos así que fueron tus vacaciones, te aviso que se terminaron en el momento en que entre por esa puerta –dejo caer sus pantalones

 

Iba a decir algo, le iba a decir que mi periodo estaba retrasado. Pero tocaron el timbre de nuevo, sin decir nada me di la media vuelta y camine a la puerta. Era Jasón, no lo deje entrar; de hecho lo empuje hacia atrás y puse un pie en el marco de la puerta para que no se cerrara.

 

-Louis esta aquí –dije murmurando

-¿Qué?  –dijo casi espantado

-Si, así que olvídate de la prueba –dije mirando la bolsa platica que traía en la mano

-¿Por qué? Sería mejor si te la haces y le das la buena noticia –dijo sonriendo

-No Jasón, mejor no –murmure- Prefiero hacérmela cuando no esté él, cuando regrese a Londres

-Hay Kendra…-parcia niño pequeño haciendo berrinche- Seguro que se pondrá feliz cuando le digas que estas…-lo interrumpí

-No Jasón, no estoy embarazada –dije segura

-Eso no lo sabes –dijo con un tono de intriga en su voz

-Tú tampoco–conteste

-Solo hay una forma de saberlo –levanto su mano tintineando la bolsa plástica en sus manos

-Hay…-suspire exasperada-…Esta bien, la hare –sonrió- Pero no ahorita, mas tarde; y la hare en tu habitación, no quiero que Louis se dé cuenta

-Ok ok –sonrió- ¿Cómo le vas a hacer para ir a mi habitación? Digo…un mes después de no verte, seguro que te va a tener muy ocupada a su lado –dijo en un tono algo pervertido- Si no estás embarazada, tal vez después de lo que hagan hoy si sale positiva la prueba

-Hay Jasón...Eres imposible –dije negando con la cabeza

-Bueno ya me calmo…Llámame cuando bajes a mi cuarto, no se te olvide

-No se me olvidara, yo te aviso –conteste

 

Jasón camino al elevador llevándose con él las pruebas, entre a mi habitación de nuevo. Escuche la regadera, Louis tomaba una ducha. Tome asiento en el sofá, me sentía entre la espada y la pared. Yo quería unos días para procesar la “Posibilidad” de un embarazo y llega Louis, pensé que podría esperar la prueba hasta que regresara a Londres pero Jasón es imposible…demasiado persistente, por eso es mi asistente, siempre logra lo que se propone. En este caso quiere que me haga la bendita prueba, lo está logrando.

 

Solté un suspiro de fastidio cuando escuche el timbre de nuevo, Jasón tiene que relajarse y dejar que yo tome la prueba sin presiones; juro que estoy a nada de medio matarlo. Camine arrastrando los pies a la puerta,  jale la manija y abrí la puerta

 

-Lo siento hija, llegue un poco tarde por que no podía entrar al hotel –me dio un beso en la mejilla- ¿Nos vamos a comer? –se me había olvidado mi mama por completo

-Creo que hay un ligero problema...-no termine de hablar

-Use tu cepillo de dientes, creo que se me olvido el mío en algún lado –escuche a Louis

-Está bien, no te preocupes  –conteste

- ¿Acaso es..? –dijo mi mama en voz baja

-Sí, Louis –conteste

 

Dimos unos pasos hacia la cocina, alejándonos un poco más.

 

-¿Por qué no me dijiste que estaría aquí? No hubiera venido –dijo mi mamá

-No estaba aquí, apareció –conteste

-Me hubieras avisado cuando apareció, no sé como tengo que comportarme frente a el -comento

-Normal, como si no supieras que es falso; comportante como una suegra normal –dije mirando hacia la habitación, asegurándome de que Louis aun no salía

-Entonces seré insoportable –dijo mirando en dirección a la habitación

-No mama…-dije exasperada- Se relajada por favor, no quiero que se dé cuenta de que sabes; estaría en muchos problemas, en serio

-Discúlpame…pero todas las suegras somos terribles, en especial en casos como este; eres mi única hija, llevan un poco más de un año juntos y hasta hoy lo voy a conocer. Tengo que ser algo exigente –dijo seria

-Ya faltan treinta minutos para las cuatro, deberíamos de irnos de una vez para llegar a tiempo a la reservación –vi a Louis saliendo de la habitación

-Oh wow… ¿Hay reservación? ¿Para qué? –dijo mi mamá con un tono de señora seria

-Kendra… ¿Quién es? –dijo Louis levantando una ceja

-Mi mama –dije pasando una mano por mi cabello- Louis te presento a…

-Tu suegra –completo mi mama la frase

-Oh…-dijo algo sorprendido, o más bien incomodo- Señora, es un placer –dijo caminando hacia la cocina- Disculpe por no reconocerla, mucho gusto; Louis Tomlinson –dijo estirando la mano hacia mi madre

- No tendrías por que reconocerme, nunca me has visto ni yo a ti –contesto cortante, oh dios…esto estará bueno- Angelique Izzo de Stone –tomo la mano de Louis

-Un placer señora Angelique, que lindo nombre –sonrió- ¿Italiano?

-Lógicamente, nací y crecí en Florencia –contesto, tan seca como le fue posible

-Hoy tenía planes de comer con mi mama –comente

-Y yo llegue de sorpresa –sonrió, camino a mi lado- Creo que la mesa será para tres entonces, hay que aprovechar esta ocasión para conocernos bien, suegra –dijo con su sonrisa

-Oh si, me parece excelente al fin conocer al chico que tiene el corazón de mi hija –comento mi madre, podría jurar que casi mata a Louis con su mirada

-Y le aseguro suegra, que ella tiene el mío –rodeo mi cintura con su brazo y beso mi mejilla

-Bueno…iré por mi bolso –dije zafándome del brazo de Louis

 

Camine al living, tome mi bolso del sofá. Louis abrió la puerta de la habitación dejando que mi mama saliera primero, dios…solo esperaba que esta comida no fuera un total desastre, se que Louis es bueno fingiendo y mintiendo; pero mi mama …no estoy muy segura que pueda aparentar que le cae bien Louis, pero creo que al menos lo intentara para no meterme en problemas.

 

Llegamos al lobby del hotel, Louis me tomo de la mano y mi mama simplemente camino detrás de nosotros. Los flashes empezaron a destellar a través de las puertas del hotel, dos elementos de seguridad salieron primero abriéndonos paso. Louis sonreía, yo agache un poco la cabeza evitando ver los flashes, me marearon un poco. Abrieron la puerta trasera de la camioneta, Louis me dejo subir primero, después a mi mama y al final subió el diciendo “Que tengan buen día” a los fotógrafos.

 

Se sentó a  mi lado, me quede…como decirlo ¿Sorprendida?. Louis no es así, nunca en su vida había dicho algo así a los fotógrafos. Yo estaba en medio de mi mama y Louis, cerré los ojos un segundo; sentí un terrible mareo y la camioneta ya había avanzado.

 

-¿Estás bien? –dijo mi mama a mi derecha

-Si…-conteste poniendo la palma de mi mano en mi frente

-Te vez pálida –dijo Louis

-Tuve un mareo –dije soltando un suspiro

-Con todos esos flashes apuntándote a la cara me parece bastante lógico –comento mi mama

-Nosotros estamos acostumbrados a eso suegra –comento Louis tomando mi mano libre- Inhala y exhala cariño –dijo en un tono bastante dulce, debo admitir- ¿Se te está pasando? –pregunto

-Sí, ya...solo fue un subidon de presión o algo así supongo –dije abriendo los ojos

-Sigues pálida –dijo Louis

-No me maquille mucho hoy, tal vez por eso me falta color –conteste

-Me gusta más como te vez sin maquillaje, siempre te lo eh dicho; pero tu palidez no es por falta de cosméticos, estos días has estado trabajando mucho –dijo acariciando mi mejilla con su pulgar- Tienes que descansar preciosa - ¿Qué carajos le pasa?

-Tal vez tu novio tiene razón, tienes que descansar Kendra –dijo mi mama, yo no pude contestar nada porque me sentía algo intimidada por la manera en que Louis estaba fingiendo, bastante…raro

-Bueno ya…me siento mejor ¿Cómo estuvo tu día en la oficina mama? –dije intentado que se olvidaran del mareo

-Interesante diría yo, hoy tuve una junta con una nueva escritora que lanzaremos al mercado; es increíble –comento

-Me alegro –sonreí

-Kendra nunca me ah dicho a que se dedica suegra –comento Louis a mi izquierda

-Mi esposo me dejo a cargo de su editorial –respondió

-Oh wow… ¿Usted es la jefa entonces? –pregunto de nuevo, yo solo rogaba por qué no preguntara nada de mi papa

-Podría decirse –contesto

-¿Y su espo…-lo interrumpí

-Parece que ya llegamos  trafico –dije sonriente, pero nerviosa de alguna forma, agradecí que el restaurante estaba cerca del hotel

 

La camioneta estaciono frente al restaurante, como era de esperarse; habían medios de comunicación esperándonos, más que obvio que Simon se había encargado de avisar que comeríamos ahí. Los de valet parking le abrieron la puerta a Louis, el bajo y después estiro su mano para que la tomara. Así lo hice, tome su mano y me deslice por el asiento hasta la orilla y baje de la camioneta. Mi mama siguió después de mi, Louis me tomo de la mano y caminamos a la entrada del lugar; mi mama detrás de nosotros.

 

-Buenas tardes, los estábamos esperando; sean bienvenidos al “Scarpetta” –dijo amablemente el Host- Síganme por favor, su mesa esta lista

-Gracias, antes que nada; la reservación era principalmente para dos personas –dijo Louis- Pero supongo que nos era ningún problema añadir un puesto más a la mesa –concluyo

-No será ningún problema darles una mesa más grande, por favor síganme –respondió el Host dándose la media vuelta

 

Los tres caminamos detrás de el, Louis no soltaba mi mano y mi mama estaba como pensativa. Llegamos a nuestra mesa, algo apartada de la entrada y las mesas a nuestro alrededor estaban vacías, como de costumbre Louis había pedido algo de privacidad.

 

-Muy buenas tardes, tengo el placer de ser su mesero esta tarde; mi nombre es Travis y estoy para servirles –dijo educadamente repartiendo las cartas del menú- ¿Les puedo ofrecer algo de tomar?

-Una copa de su mejor vino tinto para mi estaría bien por favor –dijo Louis

-En seguida; ¿Para ustedes? –pregunto refiriéndose a mi madre y a mi

-Una copa de vino tinto también por favor –dijo mi mama

-En ese caso traiga la botella –sonrió Louis

-Una botella de vino tinto ¿Tres copas? –pregunto

-Dos –conteste- Para mi agua mineral estaría bien, por favor –sonreí

-Claro que si ¿Perrier? –pregunto

-Pellegrino estaría mejor, gracias –conteste

-En seguida, permítanme dejarles una canasta de pan; con nuestros mejores tipos que son “stromboli” y “focaccia” junto con tres entremeses de “caponata” –dejo los platillos y la cesta de pan al centro de la mesa-  En seguida regreso con sus bebidas, con su permiso

 

Se alejo el mesero, yo solté un suspiro. Me concentre en leer la carta que a criticar por los nombres, todo estaba delicioso. Una pequeña voz en mi cabeza me recordó que acababa de comer un increíble baguette hace nada, no podía comer de nuevo. Si acaso solo un postre, pero no la comida completa. Digo… aquí te sirven al menos cinco platillos diferentes CINCO, tal vez en pequeñas porciones; pero son CINCO cosas diferentes, empezando por que la comida italiana tiene muchos carbohidratos. No creo que sea correcto ordenar, tal vez debería de conformarme con mi agua mineral; explicar que acabo de comer y ya.

 

-Creo que el espagueti con salsa de tomate y albahaca esta delicioso, ese platillo es la firma del restaurante y creo que hay que probarlo –dijo Louis

 

Ok…tal vez podría ordenar eso, al fin y al cabo; si no me termino mi comida puedo ordenarla para llevar. La comida sorprendentemente marchaba bien, mi mama y Louis platicaban de todo menos de  nuestra relación (afortunadamente). Ni tampoco de mi papa, lo que para mí fue como un alivio; no quiero que Louis se entere de nada relacionado con el motivo por el cual deje Nueva York. Louis se disculpo un momento para ir al baño, tenia que aprovechar para decirle algo a mi mama.

 

-Creo que no podremos ir al panteón –comente

-Lo se –respondió

-Lo haremos la próxima vez que venga –dije con una media sonrisa

-Esta bien hija, tu papa no se moverá de ahi –comento,  sentí mi corazón encogerse

-Por favor…no digas nada de mi papa, Louis no sabe nada y quiero que siga sin saberlo –le dije

-¿Nunca le has hablado de tu papa? –pregunto

-No, nunca –conteste

-¿Ni antes de contrato? –dijo levantando una ceja

-Estaba muy reciente, no quería hablar de eso…así que nunca lo dije y no quiero decirle, por favor mama –comente

-Ok, entiendo –tomo un trago de su copa de vino -¿Cómo voy fingiendo que me cae bien?

-Muy bien, hasta yo te creo –dije negando con la cabeza y riendo a lo bajo

 

Louis camino de regreso a la mesa, tomo su asiento a mi lado; me dio un beso en la mejilla cuando regreso. Mi mama me miro a los ojos, solo sonreí. La comida siguió su curso, platicaban mi mama y Louis; yo solo hacia uno que otro comentario de vez en cuando. La verdad tenia muchísimas cosas en la cabeza, demasiadas. Louis nunca se entero o sospecho que mi mama supiera del contrato, mi mama actuó muy bien y bueno…

 

Al terminar la comida, resulta que si me comí todo. Aparte de los entremeses, Nos dieron TRES aperitivos, el plato fuerte y un postre delicioso…la verdad es que con todo lo que comí me sentía a reventar, podría jurar que hasta mi falda empezaba a apretarme un poco.

 

Louis llamo al chofer, salimos del restaurante; esta vez habían mas fotógrafos que cuando llegamos. Con la ayuda de los miembros de seguridad del restaurante fue que pudimos subir a la camioneta, en vez de regresar al hotel; llevamos a mi mama a su casa. Louis quería quedar bien, lo logro; aunque mi mama sabe la verdad claro.

 

Media hora después llegamos al departamento de mi mama, la camioneta estaciono frente a los condominios.

 

-Bueno suegra, sana y salva –dijo Louis a mi izquierda

-Gracias –contesto abriendo la puerta- Hija te llamo más tarde, Louis cuida a mi hija; trátala bien y hazla feliz –comento bajando de la camioneta, sentí inmediatamente ms mejillas pintarse de un color carmesí

-Claro que si suegra, ella es mi todo; vivo para hacerla feliz –dijo tomando mi mano-  Un gusto conocerla, espero verla de nuevo pronto –odio cuando dice cosas así, porque quiero creer que lo dice en serio

-Lo mismo digo –sonrió- Los dejo irse, hasta pronto

 

Cerró la puerta y se dio la media vuelta caminando a la entrada de su edificio, la camioneta avanzo una vez que mi mama entro al lobby. Zafe mi mano del agarre de Louis, me deslice por el asiento hasta la otra esquina; dejando un lugar de distancia entre él y yo.

 

El camino de regreso al hotel fue silencioso, hasta que me di cuenta de que la camioneta estaba estacionando y no estábamos en el hotel.

 

-¿Qué hacemos aquí? –dije mirando por la ventanilla

-Algo más de publicidad, tienen que vernos más en público hoy –dijo abriendo su puerta

 

Suspire, baje de la camioneta. Louis le dio la vuelta a la camioneta hasta llegar a mi lado, di unos cuantos pasos; el caminó a mi lado y unos segundos después me tomo de la mano. Suspire, Central Park me traía muchos recuerdos; bonitos, pero que me daban algo de melancolía. Seria difícil poner una sonrisa en mi rostro, pero tenía que hacerlo.

 

-Tu mama es agradable –dijo mientras caminábamos

-Es normal –dije agachando un poco la cabeza

-¿Por qué nunca me la presentaste? –pregunto

-Por que conocer a mi familia no es parte del contrato –conteste seca

-Pero antes…cuando creías que esto era real –comento, el corazón se me encogió ante su comentario “Cuando creías que esto era real”…como una cubeta de agua helada

-Mi mama nunca ah ido a Londres, tiene su trabajo –respondí

-Y por que cuando yo eh venido a Nueva York… ¿Tu nunca me has acompañado? –pregunto, estaba muy curioso…

-Por que no eh podido, tus viajes aquí siempre han coincidido con mis fechas de trabajo Louis –dije

-Casualmente siempre has tenido trabajo cuando nosotros venimos a Nueva York –dijo con cierto tono pensativo en su voz- Nunca hablas de tu familia, nunca has venido de visita hasta estos días, creo… -guardo silencio- ¿Por qué? ¿Tienes problemas con tu familia? –sentí su mirada sobre mi

-La publicidad esta saliendo muy bien, hay muchos fotógrafos persiguiéndonos –dije mirando alrededor de nosotros, algunos caminaban frente a nosotros, otros  detrás, algunos más de un lado o del otro- Nos tienen rodeados –comente

-Te pregunte algo –dijo apretando un poco mi mano

-Esas chicas vienen en nuestra dirección, quieren fotos o algo –dije cambiando de tema, distrayéndolo

 

 

Así fue, Louis desvió su mirada hacia al frente y vio a las chicas. Les sonrió, soltó mi mano cuando se acercaron a tomarse fotos; les firmo algunas cosas. Después también se tomaron una foto con los dos, en cosa de nada ya estábamos rodeados de muchas fans y fotógrafos.

 

Unos minutos después dimos la media vuelta para regresar a la camioneta, unas chicas decidieron caminar a nuestro lado. Louis me tomo de la mano, entrelazando sus dedos con los míos. Cruzábamos alguna que otra palabra con las fans, al menos me salvaron de seguir platicando con Louis; aunque estoy segura que no va a quedar así la conversación.

 

Llegamos a la camioneta, el chofer abrió la puerta. Los fotógrafos de nuevo se abalanzaron sobre nosotros, Subí primero deslizándome a la orilla del asiento trasero; después subió Louis quedando en el otro extremo del asiento y cerro la puerta.

 

-Entonces…-ahí vamos de nuevo- ¿Qué tienes que decir?

-¿Acerca de qué? –dije mirando a la ventanilla

-Lo que te pregunte, me gustaría saber….-sonó mi móvil

-Tengo que contestar –mire mi móvil, era Sammuel

- Salvada por la campana, pero el día aun no termina –dijo mirando a su ventanilla

 

Solté un suspiro, conteste el móvil…

 

{Llamada}

 

#Alo –conteste-

S: ¿Louis esta contigo? –pregunto-

#Oh si, llego hace unas horas; fue sorpresa –comente

S: Oh ok...pensaba que era un rumor o algo así, lo vi en las redes sociales ¿Su llegada cambia los planes de mañana? –pregunto

#De hecho si, bastante –dije con poco animo- Voy a llegar al hotel en unos cinco minutos, paso a tu habitación para explicarte

S: Ok, está bien; aquí estaré –contesto-

#Bueno, no tardo –colgué-

 

{Fin llamada}

 

Me quede mirando mi móvil como si estuviera mandando mensaje, Louis se quedo en silencio mirando su ventanilla. Llegamos al hotel, como siempre…fotos, caos y al fin entramos al hotel. Subimos al elevador, Louis presiono el numero 10 y yo el 6.

 

-¿A dónde vas? –dijo levantando una ceja

-A hablar con Sammuel, quiero que se lleven mi equipaje y lo manden a mi casa; de paso le voy a dejar mis llaves a Jason –respondí

-No, no quiero que nadie entre a nuestro departamento –contesto negando con la cabeza

-Dije a mi casa Louis, no a donde estamos viviendo juntos –respondí, su expresión cambio a enojado

-Dame la llave de tu habitación –dijo cortante, estiro su mano

 

Abrí mi bolso y saque la tarjeta magnética, se la di y no dijo nada más. Se abrieron las puertas del elevador en el piso seis, baje y camine por el pasillo hasta la habitación de Sammuel. Toque el timbre una vez, abrió Sammuel a los cinco segundos tal vez.

 

Simplemente le dije que yo me iría en la madrugada, alrededor de las tres de la mañana saldríamos del hotel por que el vuelo es a las cuatro. Lógico que no se despertaría a las tres de la mañana si ellos salían hasta las nueve del hotel, lo que haríamos es que cuando me fuera dejaría mi equipaje listo junto con una copia de la llave para Jasón, el podría entrar por mis cosas y se las llevarían a Londres para dejarlas en mi casa.

 

Me despedí de el de una vez, camine por el pasillo de nuevo rumbo al elevador pero me detuve en la puerta de Jasón. Suspire…

 

-Oh si…-dijo Jasón sonriendo al abrir la puerta

-Oh no, olvídalo solo vengo porque tengo que darte unas instrucciones –me puse en mi plan de jefa- Te dejo las llaves de mi casa, también una copia de la llave de mi habitación. Mañana yo me voy a Brasil con Louis en la madrugada, no me llevare todo mi equipaje así que dejare todo lo que no necesite, antes de que se vayan pasas a mi habitación y te llevas lo que deje y llegando a Londres lo llevas a mi casa ¿Ok?

-Ok, llevo a tu casa el equipaje que dejes en tu habitación –dijo asintiendo- Ahora pasa que tienes que hacerte una prueba –dijo abriendo un poco más la puerta

-Olvídate de eso Jasón, estoy al borde de un colapso así que no me presiones en serio; si estoy embarazada ya me daré cuenta –dije algo exasperada

-Te escucho bastante estresada…-comento- Ok, no te presionare pero… no lo tomes  a la ligera; si estas embarazada tienes que hacer muchas cosas, así que yo diría que es mejor que te enteres pronto

-Jasón, en serio no menciones ese tema de nuevo…no ahorita que te juro que mi día estuvo algo estresante –suspire- Me llamas cuando hayas dejado las cosas en mi casa, cuídate y que tengan buen vuelo mañana –le di un abrazo

-Ok, te llamo –me abrazo- No dejes que Louis te estrese, en serio…-lo dijo en un tono confortante

-No me estresa Louis, me estreso yo solita –dije con una mueca

-Te creeré…pero en serio, no tienes porque estresarte Kendra; tienes una vida perfecta –dijo con una sonrisa

 

Me limite a sonreír con la sonrisa mejor actuada que pude, nos despedimos de nuevo y no insistió más en lo del “embarazo”. Regrese a mi cuarto, busque en mi bolso la última copia de la llave de mi habitación. Abrí la puerta, no vi a Louis en ningún lado por el living.

 

Camine a mi recamara y lo vi dormido ya muy acostadito y acomodado bajo las cobijas en mi cama, mire el reloj y eran las nueve con unos minutos. Tal vez estaba cansado por el vuelo, bostece…tal vez me pego sus cansancio, aparte que lo vi dormir y descansar tan tranquilo que también me dio sueño.

 

Aunque no estaba nada mal la idea de dormir temprano, mañana tenía que madrugar. Suspire, deje mi bolso en la silla de la recamara, camine al closet y me puse a sacar todas mis cosas. Empaque todo lo mejor que pude y lo mas rápido también, antes de guardar todo; decidí hacerle caso al consejo de Louis.

 

Me quite lo que traía, cuando me desabroche mi falda fue literalmente como un alivio; me estaba apretando. Toque mi abdomen, estaba algo inflamada; tal vez por todo lo que comí. Me puse mi pijama, la verdad si me iría mañana en pijama. Solo deje afuera mis lentes oscuros, una bufanda con una chamarra, calcetines y unas flats.  Guarde todo lo demás, saque al living lo que mandaría a Londres. En mi recamara solo deje dos maletas, una de todas mis cosas personales, otra con prendas que tal vez podría usar en Brasil; dependiendo que tan templado este el clima.

 

Bostezando camine a la cocina, ok…necesitaba comer algo mas para dormirme. Encontré algo de pan blanco, en el refri habían diferentes tipos de jaleas; cene un pan (bueno dos) con jalea de fresa. Apague todas las luces, regrese a la recamara y con cuidado de no despertar a Louis me acomode en la orilla. Aunque pensé que tal vez…no era buena idea dormir en la misma cama, no después de lo de Ibiza.

 

De nuevo me levante, Salí al living y tome unas cobijas y sabanas extras que habían en el closet. Me acomode en el sofá mas grande, tal vez no era lo mejor…pero si era cómodo. Me acosté de lado, suspire. La verdad…no creo que pueda dormir.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...