El Contrato

Si un chico de ensueño te propone fingir una relacion... ¿Aceptarias? Es una historia diferente, la historia es bastante interesante y con mucho drama. Personalmente es una de mis historias favoritas, espero les guste; novela completamente original,

56Me gustan
87Comentarios
27793Vistas
AA

13. CApitulo Once

Capitulo Once

 

Despierto gracias a que siento mi mano izquierda algo adormecida, voy abriendo los ojos despacio; al mismo tiempo que bostezo. Estoy acostada recargando mi peso en mi lado izquierdo; mi mano izquierda está bajo la almohada, mi mano derecha debajo de mi blusa sobre mi abdomen; al parecer dormí en esta posición.

 

Despacio me incorporo sentándome en la cama, veo que mi almohada esta mojada; una mancha de agua que deja en evidencia mis lagrimas. Mi cama ni siquiera esta destendida, quede dormida sobre las cobijas. Me levanto despacio, dejo mi abrigo sobre el sofá de mi habitación, el reloj digital junto a la mesita de noche marca las nueve de la mañana con algunos minutos.

 

Me quito los zapatos dejándolos junto a la cama, camino al baño dentro de mi habitación; cierro la puerta y me deshago de mis prendas. Abro el grifo de la regadera, bostezo mientras el agua empieza a correr; entro a la ducha y me quedo bajo el chorro de agua caliente, me relajo un poco. Siento mis músculos tensos, mi mente está hecha bolas; mis sentimientos…ni se diga, siento muchas cosas en este momento.

 

Tristeza por un lado, me da una horrible tristeza darme cuenta que tal vez; Louis no es como yo alguna vez pensé, me desilusiona recordar que menciono un aborto. Lógico que no quiere un hijo mío, me parece totalmente… ¿obvio?. Si el resultado salía positivo, estaba consciente de que tendríamos una horrible pelea; esa idea de que terminaríamos gritándonos me cruzo todo el tiempo por la cabeza. Pero también esperaba que tal vez tomara el asunto como un adulto, con madurez; que tal vez después de la pelea, nos sentaríamos a platicar como personas civilizadas y discutir de cómo sobrellevaríamos esta situación.

 

Admitiré que mi subconsciente me traiciono por unos momentos, llegue a pensar que tal vez…por mínima que fuera la posibilidad, saber que estaba embarazada le alegraría o al menos despertaría algún sentimiento positivo en el. Y es lógico, yo sigo sintiendo algo por él; a pesar de que todo ah sido una farsa estos últimos meses; yo si me enamore de él antes de firmar el contrato, quede perdidamente enamorada de Louis. Saber que el fingió esos seis meses fue un golpe terrible para mí, pero siempre guarde esa esperanza de que tal vez se llegaría a enamorar de mi; pero ayer, esa pequeña esperanza que aun guardaba, totalmente se esfumo por los aires.

 

Me desilusiono escuchar que su opción es un “Aborto”, me parece la cosa más terrible de este mundo. Negarle el privilegio de la vida a un pequeño ser humano, me parece horrible. Estoy consciente de que tal vez Louis y Yo no tenemos la mejor “relación· ni tampoco es la mejor situación para traer a un pequeño al mundo, pero creo que tampoco hay necesidad de hacer algo tan drástico.

 

Hay otra solución, si Louis no quiere saber nada del bebe; perfecto. Yo puedo cuidarlo sola, creo que será difícil tal vez; empezando por que nuestra vida es publica realmente, pero le daré al pequeño o pequeña todo lo que sea necesario para que pueda ser feliz. No necesitara de un padre, no le va a faltar nada; estoy segura de que Nueva York es un lugar perfecto para vivir, yo fui demasiado feliz toda mi vida hasta que mi papá falleció. Pero…tengo buenos recuerdos ahí también, de repente me gusto la idea de ir corriendo por central park correteando a mi hija o hijo.

 

Sonrió tontamente mientras poso una mano en mi vientre, creo que ya no esta tan plano; antes estaba un poco inflamado como si tuviera cólicos, ahora está definitivamente abultado; creo que puedo creer que alguien está creciendo dentro de mí.

 

Asiento con la cabeza mientras pienso que tengo que decirle a Louis mi decisión, me voy a Nueva York; que diga lo que quiera de mí, no me interesa. Si piensa decir que lo engañe y terminamos nuestra relación por que termine embarazada de otro, no me importa. Lógicamente un embarazo no es algo que se pueda ocultar, algún pretexto tendrá que inventarse él; yo no pienso decir nada.

 

Salgo de la ducha, deje mi bata de baño colgada en al puerta; de repente mi vista se fija en el espejo. Admiro mi cuerpo, con la mano limpio el espejo que esta algo empañado; me parece algo raro pensar que ayer, mi abdomen no estaba así. No es que ya parezca una pelota, pero de la noche a la mañana; simplemente pareciera que estoy sacando todo el aire a propósito para que se infle mi estomago.

 

Probablemente tendré que ponerme algo con elástico, supongo que pronto iré de compras; toda mi ropa es talla dos y no creo que sea del tamaño ideal para un embarazo. Estoy en mi closet viendo mis opciones, escojo unos leggins de cuero negro que son elásticos; ya que hará algo de frio, elijo un suéter color azul turquesa de manga larga que me llega un poco arriba de las rodillas y es algo suelto, para mantener el calor de mis pies escojo unas botas “Ugg” del mismo color del suéter; realmente no tengo ganas de usar tacones y no voy a salir, así que no son necesarios.

 

Me siento en la orilla de la cama, mi vista se fija en el bolso que use ayer y deje tirado en el piso; me levanto de la cama y me siento en el suelo a un lado de la puerta, tomo el bolso dejándolo en mi regazo. Saco las fotos del ultrasonido, las sostengo en mi mano y las miro detenidamente; siento una extraña sensación en mi corazón, tal vez es algo así como felicidad. A pesar de todo, creo que un embarazo es algo especial; saber que esa pequeña manchita blanca de la foto estará creciendo dentro de mí y en unos meses lo sostendré en mis brazos, es…curioso.

 

Dentro de mi bolso resalta una nota blanca, la receta del doctor; la tomo en mi mano y pienso que tal vez debería de comprar lo que escribió, las vitaminas y todo eso. También podría llamar al hospital para hacer una cita con la ginecóloga, para empezar con el seguimiento adecuado para el embarazo.

 

Me levanto del suelo, tomo mi bolso y camino de regreso a la cama; tomo mi móvil de la mesita de noche y me siento en la orilla de la cama; pero empiezo a dudar cuando estoy a punto de llamar al hospital.

 

Si me quiero ir a Nueva York, tengo que pensar bien las cosas; no tiene chiste empezar un historial clínico de mi embarazo aquí si me voy a ir. Aunque tengo muchas cosas que organizar primero, ver lo de mis contratos que tengo aquí; los que ya no podre cumplir, etc. Organizar bien todo, eso llevara un tiempo; al menos un mes o dos.

 

Tal vez si debería de hacer cita con la ginecóloga, cuando me vaya a Nueva York buscare a una doctora nueva. Marco el número del hospital, me contesta una amable recepcionista; programo mi cita para el Miércoles. Terminando la llamada decido que es buen momento para desayunar, mi estomago me lo exige. Dejo el ultrasonido y la receta sobre la cama, salgo de mi habitación y la puerta del cuarto de Louis está cerrada.

 

Pensándolo bien, no ah hecho nada de ruido en lo que va de la mañana; seguramente está dormido ó no está. Mientras bajo las escaleras, pienso que tenemos que hablar; tengo que decirle lo que eh pensado. Seguramente se pondrá algo hostil al principio igual que ayer, empezara a gritar, etc. Pero tal vez acepte mi idea de irme a Nueva York y terminar antes el contrato, es una idea que lo beneficia a él; decir que su novia lo engaño y quedo embarazada de otro tipo, le dará mucha publicidad y todos le tendrán compasión. Aunque no puedo decir lo mismo de mi, probablemente me ira muy mal; todo lo contrario que a Louis, pero creo que podrá ser lo mejor para el bebe que viene en camino y no tiene la culpa de que dos adultos no fueron muy responsables.

 

Suelto un suspiro, abro el refrigerador y saco el yogurt natural. Tomo un cuchillo del cajón de los utensilios, una manzana, papaya y plátano del frutero. Tomo un plato hondo para mi desayuno, comienzo a picar la fruta en pequeños trozos dentro de mi plato; vierto yogurt natural sobre la fruta. Camino a la alacena y tomo el bote de granola y miel, pongo un poco de granola sobre el yogurt y después miel; se me hace agua la boca, ya tengo hambre y mi desayuno se ve excelente.

 

Regreso a la alacena para guardar lo que tome, abro el refri de nuevo guardando el yogurt; estoy cerrando la puerta del refri cuando escucho la puerta de la cocina abrirse.

 

-¿Tienes algo que hacer hoy? –pregunta Louis abriendo la alacena sin verme

-Nada –suspiro- Louis, tenemos que…-me interrumpe

-Vamos a salir -dice tomando una barra de granola de la alacena- Te espero en mi auto, no te tardes –sale de la cocina sin mirarme ni decir nada mas

 

Suspiro, la verdad tengo hambre; así que tendré que guardar mi tazón de fruta en el refrigerador para que no se eche a perder y comerlo cuando regrese. Escucho la puerta principal cerrarse; ya se fue. Tomo un paquete de galletas Oreo de la alacena, al menos puedo llevarme eso para “desayunar” mientras vamos de camino a no sé dónde.

 

Subí a mi habitación y tomo mi bolso, regreso al primer piso y salgo del departamento. En el elevador abro mi paquete de galletas, tomo una y la saboreo; es como gloria para mis papilas gustativas, el chocolate es delicioso.  Bajo del elevador, el auto de Louis ya está en posición para salir; parece que tiene prisa.

 

Camino a un ritmo normal hacia el auto, abro la puerta del copiloto y subo. Cierro la puerta y me pongo el cinturón de seguridad, Louis arranca sin decir nada ni mirarme siquiera. Como de costumbre hay fotógrafos que “documentan” nuestra salida del estacionamiento, Louis ignora completamente los flashes y no pretende  ni siquiera una sonrisa.

 

Avanzamos un poco por la calle principal, no sé si debería de hablar o mejor no. El ambiente en el auto es tenso, siento que en cualquier momento va a explotar la boca de Tomlinson. Lo veo de reojo y está concentrado en el camino con la mano izquierda en el volante y la otra recargada en la codera de su puerta, tiene ojeras; se ve que no durmió bien. Su expresión es…neutra, no sé que estará pensando; aunque lo más seguro es que nada bonito.

 

Trato de concentrarme comiendo mis galletas, pero creo que también sería un buen momento para decirle lo que pensé; estamos en un auto y no puede irse a otra parte así que tiene que escucharme.

 

-Louis, tenemos que hablar –digo terminando mi última galleta

-No empieces Kendra –dice serio

-No empiezo nada, solo que en algún momento…–me interrumpe

-Más tarde, ahorita no –veo que aprieta su mano al volante- Vamos en un auto, no es buena idea alterar al conductor

-¿Entonces cuando Louis? –digo en un tono normal- Créeme que esto será difícil de ocultar en poco tiempo

-Créeme que si salimos no fue a pasear –comenta- Precisamente ahora vamos a hablar de esto, le vamos a buscar solución al problema –dice lanzándome una rápida mirada, nada amigable por supuesto

 

No digo nada, me parece raro su comentario pero me quedo callada. Me quedo mirando fijo al frente, tratando de adivinar a donde vamos. Una hora después de camino, toma una desviación que lleva a una zona privada, mientras seguimos avanzando; hay muchas casas bastante grandes, lo más parecido a mansiones.

 

Unos cinco minutos después detiene el auto ante una caseta de seguridad, le piden la dirección de la casa a donde vamos y su licencia de conducir. Toman algunos datos de su licencia, la gran reja de seguridad se abre. Louis sigue avanzando, con forme vamos avanzando en la zona residencial; las casas que hay son mas y mas grandes.

 

Hasta que se detiene el auto, frente a una casa que más bien parece un edificio; es de ladrillo antiguo. Se ve bastante elegante realmente, tiene una fachada increíble. Hay una camioneta estacionada frente a nosotros y dos puertas grandes blancas a un costado de la casa que parecen ser el garaje.

 

-Bájate –dice Louis en un tono brusco

 

No digo nada, estoy un poco confundida; no encuentro ningún motivo para estar aquí. Bajo del auto y cuelgo mi bolso en mi hombro derecho, cierro la puerta del auto; Louis camina hacia la gran casa. Se detiene frente a la puerta de caoba que al parecer es la entrada principal, se da la media vuelta y me mira; con su simple mirada entiendo que tendría que estar ya caminando.

 

Eso hago, camino hacia la gran puerta; Louis toca el timbre y guarda sus manos en los bolsillos de su chamarra. Detengo mi paso a su lado, lo volteo a ver y tiene su mirada fija en la puerta; la cual se abre unos segundos después.

 

-Perfecto… –dice Simon abriendo la puerta, no sabía que era su casa

-Se nos hizo algo tarde –dice Louis dando un paso hacia adelante

-Me di cuenta, adelante –contesta Simon abriendo más la puerta y haciéndose a un lado

 

Louis sigue a Simon, yo sigo a Louis; es una casa preciosa, bastante elegante y de muy buen gusto; por supuesto enorme y solo es el primer piso. Admiro la casa y sus decoraciones mientras cruzamos el living, llegamos a otra gran puerta de caoba; Simon abre la puerta y nos deja entrar primero, después él y cierra la puerta.

 

El lugar parece una librería-oficina, las paredes son estantes de libros que van desde el piso hasta el tope del techo; se ve increíble. Solo hay una gran ventana en medio, supongo que para tener algo de luz y también poder admirar el paisaje de afuera; se puede apreciar una piscina y una gran extensión de jardín gracias al gran ventanal.

 

Un enorme escritorio de madera se encuentra frente a esa ventana, una silla detrás del escritorio y otras dos frente a él que de igual manera son de caoba; Louis y yo tomamos asiento frente al escritorio y Simon detrás, me mira fijamente por unos segundos y después niega con la cabeza.

 

-Si están aquí es porque no aceptaste muy bien mi idea –comenta Simon mirándome- ¿Llegaron a algún acuerdo?

-No –dice Louis serio mirando a Simon

-¿Fue idea tuya el aborto? –le pregunto a Simon

-Es una posibilidad Kendra –contesta- Es lo único lógico que se me ocurrió, Louis estuvo de acuerdo –dice mirando a Louis

-Pues yo no estoy de acuerdo –contesto seria mirando primero a Louis- Creo que hay más posibilidades aparte de esa

-¿En serio? –dice Simon levantando una ceja y es bastante obvio su tono burlón

-Si –contesto

-¿Cuáles? –dice Louis con la mirada fija al ventanal, ni siquiera ve a Simon ó a mi

-Bueno….-trago saliva- El motivo de este contrato es que Louis tenga publicidad y no surjan dudas de su sexualidad –digo mirando a Louis de reojo que realmente no parece prestar atención- Entonces, yo puedo irme de Londres; anunciar que terminamos nuestra relación sin dar motivos. En poco tiempo el embarazo se notara, cuando pregunten si es de Louis; contestare que no y pensaran que una “infidelidad” fue el motivo de nuestra separación, Louis tendrá su publicidad y quedara como la víctima –comento mirando a Simon que parece interesado

-Tú vas a quedar muy mal Kendra ¿No te importa? –pregunta Simon levantando ambas cejas

-No realmente –digo levantando los hombros-  Louis no quiere nada que ver con el bebe, yo no pienso en el aborto como una opción; así que me parece que esta es la única solución

-Bueno…-dice Simon suspirando- Yo estaba casi seguro de que tu no aceptarías la idea de interrumpir el embarazo –comenta- Así que también pensé en otra solución, algo donde los dos salgan beneficiados

-¿Qué? –dice Louis, al parecer solo está aquí presente para preguntar

-Todo este tiempo han fingido perfectamente que se aman y son una pareja feliz…-lo interrumpo

-No todo el tiempo –comento mirando a Louis que esta como…congelado, no lo se

-Bueno…desde que firmaron el contrato han fingido perfectamente que se aman, creo que podrán continuar con la situación sin problema alguno; este embarazo tal vez podemos usarlo a nuestro favor –sonríe- ¿Cuánto tiempo tienes? –pregunta

-Según esto, dos meses –contesto

-Dos meses… ¿Acaso el viaje a Ibiza es el culpable? –dice Simon levantando una ceja

-Continua con tu idea –dice Louis serio

-Decía –aclara su garganta- Cuando sea un poco difícil ocultar el embarazo, dejar que empiecen los rumores; se notara la pancita a través de tu ropa así que intentaras no cubrir tu abdomen demasiado; una vez que tengamos a todos los medios esperando mas fotos tuyas para alimentar rumores, mandaremos un comunicado a los medios confirmando tu embarazo cuando tengas tres meses –dice cruzando sus brazos- Una vez confirmado tu estado, te quedaras en el departamento una o dos semanas; así cuando vuelvas a salir tendrás mas publicidad que nunca, fotógrafos acosándolos en todas partes todos los días tomando fotos de la feliz pareja esperando un pequeño –sonríe

-¿Y cuando nazca el bebe? –comenta Louis mirando a Simon- El contrato termina en seis meses y ese será mi fin con Kendra –dice Louis mirandome

-Lo se lo sé –contesta Simon- Daremos un mes después de que nazca el bebe, Kendra hará su vida y tú la tuya; a los medios les mandaremos un comunicado anunciando su separación por diferencias irreconciliables; a pesar de que ya no estarán juntos, seguirán teniendo publicidad sin tener nada que ver más que el bebe –comenta Simon- Ya con un hijo, dejaran de dudar de tu sexualidad Louis; así ya no tendremos que buscarte parejas por contrato y evitarnos todo el drama que lleva fingir una relación –dice mirando a Louis- ¿Están de acuerdo con llevar ese plan acabo? –pregunta mirando a Louis un segundo y después a mi

-Bueno… –suspire- Yo creo que lo mejor sería…-me interrumpió Louis

-Tengo que pensarlo –dijo Louis mirando a Simon

-Okey –contesto Simon asintiendo con la cabeza- Tómense unos días para meditarlo bien los dos, pero no lo piensen mucho; no hay tanto tiempo disponible –comenta señalando mi abdomen

-Yo te llamo –dice Louis poniéndose de pie

-Perfecto –Simon se puso de pie, hice lo mismo- Recuerden que hoy es el cumpleaños de Niall, Kendra tiene que ir contigo al festejo –dice mirando a Louis

-Realmente no estamos para festejos –contesta Louis frunciendo el ceño

-Pero tienen que ir, toda la prensa estará en el bar esperando a los invitados; ustedes no pueden faltar –dice serio

-Tal vez tendrá que ir Louis solo –comente- Mañana tengo una cita a las seis, tengo que dormir temprano

-No importa, saben que es parte de todo el show que siempre tienen que salir juntos –dice concluyendo el tema

 

Louis no dice nada, se da la media vuelta y abre la puerta de la oficina.

 

-Cuídate Kendra –dice Simon estirando su mano para despedirse- Deja a Louis que medite las cosas solo, no lo presiones –me aconseja- De todas maneras sabes que todo esto es un simple trabajo más para el -comenta

 

Me limito a apretar su mano para despedirme, asiento con la cabeza y salgo de la oficina. Veo a Louis que está abriendo la puerta principal, ni siquiera nota que lo observo; apresuro mi paso a la puerta de la entrada pero Louis la cierra antes de que yo llegue.

 

Jalo la manija de la gran puerta de caoba, salgo de la casa; Louis ya está en el auto. Camino hacia el auto a una velocidad normal, subo al copiloto; acomodo mi bolso en mi regazo y cierro la puerta. Louis inmediatamente avanza, empieza a manejar, bastante rápido; a mi parecer.

 

No digo nada, simplemente permanezco en silencio el resto del camino al departamento; aunque no puedo evitar sentirme algo espantada, Louis va manejando bastante acelerado. Pero no comento nada, no quiero distraerlo del camino ni hacerlo enojar.

 

Llegamos a nuestro edificio, los fotógrafos nos esperan como de costumbre; esta vez Louis es el conductor, así que yo hago lo mismo que hizo el ayer. Me bajo del auto sin esperar que apague el motor, camino al elevador como si estuviera sola; subo al elevador sin esperarlo.

 

Abro la puerta del departamento, entro y camino directamente a la cocina; realmente las galletas no hicieron mucho por mí hambre. Saco mi palto de fruta del refri, veo el reloj de la cocina; son casi las dos y media de la tarde, ya es comida. Puedo comer mi fruta, pero también necesitare algo extra.

 

Pienso que se me antoja cuando escucho la puerta de la entrada, guardo silencio y puedo escuchar sus pasos; pienso que va a entrar a la cocina pero me doy cuenta de que sube las escaleras. Suspiro, sigo pensando que podría comer. Tal vez en este momento hay otras cosas en las que debería estar pensando, cosas mucho mas importantes; pero realmente puedo hacer eso más tarde, por lo mientras la comida es prioridad para mí.

 

Realmente no tengo ganas de cocinar, así que solamente me conformare con una ensalada como de costumbre. Preparo mi ensalada como siempre, cuando escucho el timbre de la puerta principal; es el interfon. Dejo mi ensalada en al encimera, salgo de la cocina. Camino al interfon que está a un lado de la puerta, estoy por presionar el botón para contestar; cuando escucho los pasos de Louis bajando las escaleras y me doy la media vuelta.

 

-Es para mí –dice serio

 

No contesto nada, simplemente camino de regreso a la cocina. Termino de preparar mi ensalada, tomo una botella de agua del refrigerador y salgo de la cocina; veo a Louis parado junto a la puerta, al parecer espera que toquen el timbre. Subo a mi habitación, cierro la puerta y me siento en la cama para comer; prendo el televisor y lo dejo en el canal que esta, son las noticias locales.

 

Estoy tranquilamente comiendo mi ensalada cuando soy interrumpida por mi móvil, dejo mi ensalada sobre la mesa de noche junto a mi cama y saco mi móvil de mi bolsillo; recibí un mensaje de Sammuel.

 

“Hola Kendra, solo quería confirmarte la hora de mañana; tu cita es a las seis, así que te estaré esperando a las cinco afuera de tu casa en la camioneta. Ya le avise a Jasón, yo iré por él; cuídate, hasta mañana”

 

Respondí:

 

“Gracias Sam, nos vemos mañana”

 

Por su mensaje recordé que tendría que hablar con el también, a pesar de que no sé exactamente que pasara con Louis y conmigo; si sé que voy a tener al bebe, así que probablemente debería de informarle a mi manager que no me busque sesiones de fotos en traje de baño.

 

Estaría bien si a partir de mañana empiezo a organizar mis asuntos, empezando por mis cuentas en el banco; hay algunas cosas que necesito revisar para estar completamente segura de mis próximas decisiones.

 

Termino de comer mi ensalada tranquilamente, estoy bastante satisfecha; dejo el plato sobre la mesita de noche, más tarde lo llevare a la cocina. Me levanto de la cama y cierro bien las persianas, la única luz que hay en mi habitación; es la que brinca la pantalla del televisor. Camino al baño y lavo mis dientes, regreso a la cama y me acuesto; acomodo bien mi cabeza entre los cojines. Tomo el control remoto y comienzo a pasar canales hasta encontrar una película animada, me propongo verla; pero estoy bastante cómoda, siento como mis parpados se empiezan a cerrar involuntariamente.

 

Creo que voy a caer en un sueño profundo cuando escucho mi puerta abrirse, siento una mirada sobre mi; abro los ojos y es Louis recargado en el marco de mi puerta.

 

 

-A las siete salimos de aquí –dice serio- No se te olvide que Simon dijo que tenias que ir conmigo aunque no quisieras -agrega

-Tengo que estar lista mañana a las cinco –digo mirándolo- Me tengo que despertar como a las tres y media, no creo que ir a un bar sea muy inteligente de mi parte –comento

-No será la primera vez que haces algo tonto –dice levantando una ceja- Iremos un rato, acto de presencia; que nos tomen mil fotos felices y nos regresamos –dice cerrando la puerta

 

Resoplo, veo el reloj que cuelga en la pared de mi habitación; marca las cinco de la tarde, el día se me pasa volando últimamente, 24 horas no son suficientes. Dejo que mi cabeza se hunda en el cojín de nuevo, suspiro y con mucha pereza; me levanto de la cama.

 

Camino al baño, tengo que tomar una ducha. Me tomo mi tiempo necesario bajo el chorro del agua, es bastante relajante la temperatura media; con todo el estrés que tengo en este momento, la ducha es lo mejor.

 

Entro al closet y medito lo que usare, debido a que mis pantalones de mezclilla han resultado un poco incómodos estos últimos días; tal vez podría intentar usar unos leggins negros de piel. Los saco de su lugar y empiezo a subirlos por mis pantorrillas, siento gran alivio cuando finalmente se ajustan a mi cadera; después de todo son algo flexibles.

 

De entre mis blusas escojo una color blanco totalmente lisa, algo floja y con un poco de escote, de mi joyería escojo unos cuantos collares sencillos color dorado; tengo que usar tacones, elijo unos negros con punta y con tacón delgado. Regreso al baño y abro mi estuche de maquillaje, algo de rímel para mis pestañas, maquillo muy bien mis cejas, algo de color neutral para mis parpados y polvo para mi rostro, un toque de color carmín para mis labios y mi cara esta perfecta. Cepillo muy bien mi cabello, con el uso de una tenaza; hago ondas muy tenues en las puntas de mi cabello. Me roció algo de perfume, no mucho pero si lo suficiente.

 

Regreso al closet y busco un clutch negro para complementar mi look, hace fresco afuera; así que me pongo una chaqueta de piel para dar por terminado mi outfit. Tomo asiento en la cama y tomo mi bolso que use en la tarde, saco mis llaves, cartera y lo que necesitare mas tarde y lo guardo en el clutch.

 

-Son las siete y cuarto –escucho la voz de Louis del otro lado de la puerta

-Ya voy –contesto

 

Me levanto de la cama y me veo en el espejo de mi tocador, me veo bien de frente; me pongo de perfil y creo…que es un poco notable mi abdomen abultado, no estoy muy segura. Dudo un poco si mejor debería de ponerme un vestido suelto para sentirme cómoda y segura de que no se nota el embarazo que está empezando, pero me presiona Louis gritando desde la sala.

 

Aunque no creo que los fotógrafos y todo el mundo estén buscando un embarazo cuando tomen fotos, creo que nadie lo imagina. Bajo a la sala, Louis está sentado en el sofá. Escucha el ruido de mis tacones y se levanta sin mirarme, directamente camina a la puerta.

 

Sin decir ni una sola palabra, salimos del departamento. Subimos al elevador, en total silencio llegamos al estacionamiento; caminamos a su auto. Abrocho mi cinturón de seguridad, Louis enciende el motor y avanza a la salida; los fotógrafos hacen notar su presencia gracias a los flashes.

 

Pienso que tal vez debería de mencionar el tema, hay que hablar de esto en algún momento; realmente no tenemos mucho tiempo para pensar. Alterar a Louis cuando está manejando, tal vez no es buena idea; pero la única forma de hablar del tema y saber que no saldrá corriendo, es estando en el auto. Aunque Simon me aconsejo no presionarlo, tal vez podría ignorar mis pensamientos que me están obligando a hablar y mejor aguantar todas mis ideas hasta mañana; tal vez Louis tendrá sus ideas un poco más en claro.

 

Con la luz de luna llegamos al bar, Louis detiene el auto frente al valet parking; uno de los empleados abre mi puerta, me ofrece su mano para ayudarme a bajar. La acepto y le sonrió, hay muchos fotógrafos en el lugar; varios medios de comunicación estorbando en la entrada. Los de seguridad del lugar abren un estrecho espacio para poder llegar a la entrada, Louis camina por enfrente del auto y llega a mi lado; le entrega las llaves del auto al de valet parking. Me toma de la mano como siempre y caminamos a la entrada del bar, tengo que agachar la mirada por los flashes; lastiman la vista realmente.

 

Una vez dentro del bar, un mesero nos espera; nos lleva a la zona VIP del lugar. Louis suelta mi mano y camina frente a mí, yo solo sigo sus pasos como si nada. Llegamos finalmente al otro lado del bar, hay dos elementos de seguridad cuidando la zona; bloqueando la entrada para la gente “ajena” a la celebración de Niall. Nos dejan pasar, veo un par de rostros familiares; amistades de los chicos.

 

Saludo a todos, al final a Niall y le doy un abrazo por su cumpleaños. Tomo asiento en uno de los sofás, a mi lado está hermana de Harry; Gemma. Empezamos a platicar un poco, casi a gritos ya que la música del lugar está lo suficientemente alta como para no escuchar ni tus propios pensamientos.

 

-¿Les ofrezco algo de beber? –dice uno de los meseros encargado de la zona VIP

-Un ruso blanco, por favor –contesta Gemma gritando

-Una botella de agua por favor –digo de igual manera bastante fuerte

-En seguida –dice el mesero asintiendo con la cabeza, se aleja

-¿No vas a beber? –me dice Gemma al oído

-Tengo que trabajar mañana temprano –le contesto al oído, no quiero decirle “No puedo porque estoy embarazada”

-Entiendo –dice con una sonrisa- ¿Todo bien con Louis? –pregunta curiosa

-Sí, perfecto ¿Por qué? –contesto

-Bueno, ustedes siempre están juntos; se me hace raro que hoy estén tan separados –comenta, busco a Louis con la mirada; esta recargado en la barra de las bebidas con una cerveza en la mano; solo

-Es que iba por una bebida –sonrió- De hecho iba a decirte que ahorita regreso, voy a preguntarle algo –digo sonriendo

 

Me levanto de mi asiento y camino hacia Louis, se da cuenta de que camino hacia él; me mira fijamente a los ojos mientras me voy acercando.

 

-Ven a sentarte conmigo –le digo al oído

-Quiero estar solo, vete –me contesta

-Van a pensar que estamos peleados o algo Louis –le digo al oído- Por lo menos ve con tus amigos, es el cumpleaños de Niall; celebra con él, a eso venimos –agrego

 

Lo miro y suelta un suspiro, le da un último trago a la cerveza que sostiene en la mano; ordena algo mas al bar-tender, no alcanzo a escuchar lo que pide. Siento sus manos en mi cadera, me aprieta acercándome a él; sonríe y acerca su rostro al mío. Siento sus labios rozar los míos, de un movimiento suyo; atrapa mis labios con los suyos. Tengo que responderle el beso, siento que nos observan; no estamos solos.

 

Me siento frustrada conmigo misma de repente, aun siento mariposas en el estomago cuando me besa a pesar de que se que no es verdadero; es actuado. Me separo de él, me mira y después acerca su boca a mi oído.

 

-Venimos a fingir que nos amamos, no lo olvides –me susurra al oído

 

No contesto nada, el sonríe burlón. El bar-tender deja un vaso sobre la barra, Louis lo toma. Le da un trago y me toma de la mano, empieza a caminar con dirección a donde estaba yo hace unos momentos; camino guiada por él. De nuevo me siento junto a Gemma, ya está mi botella de agua sobre la mesa; la abro y le doy un trago.

 

Louis esta con sus amigos, no sé que estará diciendo pero todos ríen. Yo sigo platicando con Gemma, es una chica agradable. Minutos después se une a nuestra platica Danielle; la novia de Liam. Un rato después y dos botellas de agua más tarde, llegan cuatro meseros cargando un pastel en forma del numero 22. Me levanto de mi asiento, Me pongo a un lado de Louis; Niall sopla las velas y todos aplaudimos. El DJ del bar felicita a Niall por el micrófono, las personas en el bar empiezan a gritonear; hay varios flashes en el lugar, la gerencia del bar tiene la costumbre de tomar fotos a sus invitados famosos.

 

Regreso a mi asiento, Louis sigue con sus amigos mientras los meseros comienzan a repartir el pastel. Tal vez tres rebanadas de pastel son demasiado para mí, pero…estaba delicioso; es lo único que puedo decir en mi defensa.

 

Un rato después veo la hora en el reloj de mi móvil, la una de la mañana. Ubico a Louis que está en la orilla del barandal que divide la Zona VIP del resto del bar, creo que esta gritoneándose con alguna fan o algo; no alcanzo a ver bien la situación. Pero creo que esta pasado de copas, me levanto de mi lugar y decentemente me pongo a un lado de Louis; me paro de puntitas dejando que mi boca llegue a la altura de su oído.

 

-Ya vámonos –le digo, deja de gritarse con la otra persona y voltea a verme; se inclina y me responde

-No –dice secamente

-Me tengo que levantar en tres horas –le digo al oído

-Vete tú, yo me puedo despertar hasta pasado mañana si quiero –contesta

-Nos tenemos que ir juntos –le digo

-Toma el boleto del auto –me dice metiendo su mano en mi chaqueta- Te veo mañana queridísima novia mía –me da un rápido beso en los labios

 

Esta ebrio, realmente lo está. Se aleja y va a sentarse con Liam, creo que todos están pasándola bien; menos yo que no se si debería de dejarlo. No es que sea aguafiestas, pero…tengo que irme. Aunque sé que si alguien estará molesto mañana, será su jefe; Simon, aunque de alguna manera también es mi jefe.

 

Suspiro, meto la mano en el bolsillo de mi chaqueta y saco el boleto del auto. Veo a Louis bailando sobre el sillón con Ed, un amigo suyo. Niego con la cabeza y veo a Zayn sentado, tiene una copa en su mano; pero no se ve en tan mal estado como Louis.  Camino hacia él y me inclino a la altura de su oído.

 

-¿Podría pedirte un favor? –le digo

-Sí, claro –asiente con la cabeza

- Tengo que irme, Louis no se quiere ir y esta algo ebrio ¿Podrías asegurarte de que llegue con bien a la casa? –le digo

-Cuenta con ello –me contesta- ¿Vinieron en su auto? –pregunta

-Si –contesto

-Hay que quitarle el boleto de valet-parking –me dice

-Ya me lo entrego, yo me llevo el auto –comento

-Ok, entonces yo me encargo de mandarlo sano y salvo –concluye

-Gracias -sonrió

 

Le doy un beso en la mejilla para despedirme, de igual manera de despido de todos los demás; veo que Zayn se levanta y va con Louis que ahora está sentado con una cerveza en la mano. Suspiro, salgo de la Zona VIP y cruzo todo el bar hasta la salida, le doy el boleto de valet parking al de seguridad del bar; así el lo pide por radio, cuando yo salga del lugar ya estará el auto esperando.

 

Tengo que esperar un par de minutos, unas personas se me acercan y me piden sonreír para una foto; amablemente contesto que sí. El de seguridad me avisa que mi auto está listo, abre la puerta de la salida; agacho la mirada mientras camino entre los flashes para poder llegar al auto. Puedo escuchar que más de un fotógrafo grita “¿Y Louis?” pero no contesto nada, subo al auto; el valet me entrega las llaves y le doy unos euros de propina.

 

Avanzo en el auto, una vez alejada de los fotógrafos; suspiro.

 

Me preocupa Louis, no lo niego. El no es de pasarse de copas, pero creo que hoy haya tenido un motivo suficiente para emborracharse de tal forma. Esta situación del embarazo no es fácil, entiendo que esta estresado. Tal vez el alcohol le pareció una forma de relajarse, está bien; solo espero que no haga nada estúpido mientras esta en el club y yo este dormida.

 

Llegar al departamento me lleva algo así como media hora, al llegar al edificio aun hay fotógrafos afuera del estacionamiento; me parece imposible que de verdad se al viven ahí día y noche solo para tomar fotos. Estaciono el auto, camino al elevador; bostezo mientras la caja metálica sube a su propio ritmo al piso ocho.

 

Directamente subo a mi habitación, me quito los tacones y la chamarra; realmente la idea de ponerme mi pijama me da flojera. Cierro los ojos y caigo profundamente dormida sin siquiera intentarlo, estoy realmente cansada; ah sido un día complicado. Y  tengo que prepárame, porque estoy segura de que los días que siguen; serán igual o peores.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...