El Contrato

Si un chico de ensueño te propone fingir una relacion... ¿Aceptarias? Es una historia diferente, la historia es bastante interesante y con mucho drama. Personalmente es una de mis historias favoritas, espero les guste; novela completamente original,

56Me gustan
87Comentarios
27972Vistas
AA

14. Capitulo Doce

Capitulo Doce

 

El sonido de mi alarma me avisa que son las tres con cuarenta y cinco minutos y tengo que despertarme, realmente no me quiero levantar. Me siento agotada, pero tengo que hacerlo. Así que con toda la flojera del mundo apago mi alarma y me levanto de la cama, camino directamente al baño. Dormí con la ropa de anoche, hasta con los collares; bostezo.

 

Tomo una ducha casi con los ojos cerrados, siento que me voy a quedar dormida parada; no sé si sea posible, pero con lo cansada que me siento probablemente me quede dormida bajo el chorro de agua. Salgo de la ducha, prendo la luz del closet y es como si fuera el sol en ese momento.

 

Es una sesión de fotos, así que no hay problema si voy con ropa casual. Realmente escojo lo más cómodo de mi guardarropa, unos sweatpants color rojo, una blusa blanca de manga larga; la sudadera que hace juego con los sweatpants. Unas calcetas afelpadas para mantener el calor de mis pies, decido usar converse blancos para completar el look “deportivo-casual”. 

 

Regreso al baño, amarro mi cabellera en un chongo flojo; lavo mis dientes y estoy lista. Me maquillaran cuando llegue al estudio, para no mostrar mis ojeras; usare gafas oscuras. Busco una bufanda en el cajón de mi tocador, es de madrugada asi que afuera parece congelador en este momento.

 

Tomo mi bolso y guardo todo lo que necesito, tomo móvil de mi mesa de noche y salgo de mi habitación. Veo la puerta del cuarto de Louis, pienso en si debería de echarle un vistazo o no; cuando yo lo deje en el bar estaba algo pasado de copas, podría abrir un poco la puerta solo para asegurarme de que está bien.

 

Camino a su puerta pero me detengo, dudo si debería de entrar o no; pero mi conciencia me obliga a echarle un vistazo, solo para asegurarme de que llego con bien y está dormido. Tomo la manija de su puerta, la jalo hacia abajo lentamente y con toda la precaución del mundo abro la puerta; muy poco pero lo suficiente para ver la cama de Louis.

 

Esta intacta, abro la puerta completamente; busco el interruptor de la luz en la pared y Louis no está. Suspiro, tal vez está dormido en la sala o algo así, apago la luz de su habitación y cierro la puerta; camino a las escaleras para asomarme abajo, no tampoco está en el living.

 

Bajo las escaleras, camino al otro lado del departamento; tenemos un cuarto de lavado (que esta vacio) y una habitación de huéspedes. Abro ambas puertas y Louis no está, lógico que aun no llega. Pero… me preocupa si estará aun de fiesta ó si le habrá pasado algo, el ritmo de mi corazón se acelera; me siento espantada por un momento al pensar que podría no estar bien.

 

Tomo mi móvil y lo llamo, la primera vez suenan los tres tonos y manda a buzón; veo la hora en mi móvil y son las cuatro cuarenta. Tal vez aun sigue de fiesta, camino al living y me siento en el sofá; insisto en llamarlo, pero no contesta.

 

Estoy en medio de una llamada mas para Louis cuando entra otra llamada en la segunda línea, tal vez es algo relacionado con Louis; tomo la segunda llamada.

 

{Llamada}

 

#¿Diga? –contesto

S: ¿Qué paso? Te estamos esperando desde hace un buen rato –es Sammuel

#Si, ya voy –digo

S: Okey –concluye

 

{Fin Llamada}

 

Me levanto del sofá, veo la hora en mi móvil y son las cinco y media; salgo del departamento con el móvil pegado a la oreja, pidiendo que Louis conteste. A pesar de que no somos una pareja “verdadera” me preocupo por él, más por que casi nunca abusa del alcohol y ayer lo vi bastante emocionado con las bebidas.

 

Llego al lobby del edificio, bajo del elevador y con el móvil aun en la oreja; pero sin oír respuesta de Louis. El de seguridad del edificio abre la puerta por mí, me acompaña hasta la puerta de la camioneta; es muy temprano y ya están los fotógrafos acosando mi salida del edificio.

 

Una vez dentro de la camioneta, el chofer avanza.

 

-Buenos días –dicen Sammuel y Jasón al uniso

-Buenos días –contesto viendo la pantalla de mi móvil- Perdón por hacerlos esperar –comento escribiendo un mensaje para Louis

 

 

Mensaje: “¿Estás bien? Por favor llámame cuando leas este mensaje”

 

-No hay problema, creo que vamos a llegar a tiempo a la sesión; no se ve mucho tráfico –dice Sammuel sentando en el copiloto de la camioneta

 

El camino al estudio se me hizo eterno, solo miraba mi móvil esperando una llamada de Louis. Estaba preocupada, tenía ganas de ir al bar y buscarlo. Podría llamar a Zayn, a él fue a quien le “encargue” (por así decirlo) que cuidara a Louis; pero no tengo manera de localizarlo.

 

La camioneta entra al estacionamiento de los estudios, tomamos el elevador que nos lleva al quinto piso. Nos recibe la asistente de Peter, el fotógrafo. Sammuel va al estudio directamente a revisar que todo este perfecto, Jasón me acompaña al que será mi camerino, ya están ahí todas las prendas para la sesión de fotos; la maquillista y el peinador. Saludo a todos, dejo mi bolso sobre él tocador y me quito los lentes oscuros junto con la bufanda; me veo en el espejo del tocador, justo cuando voy a quitarme la sudadera me miro al espejo y recuerdo un pequeño detalle.

 

Trago saliva, no se me nota; creo. Me quito la sudadera, tomo asiento frente al tocador y la maquillista y el peinador comienzan con su trabajo.

 

-Un favor….-dice Jasón en un tono de voz realmente alto- ¿Podrían salir todos un par de minutos? -comenta

 

Realmente no se qué le pasa, todos asienten con la cabeza y  salen del camerino dejándome a solas con Jasón.

 

-¿Qué pasa contigo? –le digo

-Estas embarazada –dice dándome un abrazo

-¿Mande? –le contesto mientras me abraza

-No me lo vas a negar –dice soltándome- Es obvio, ahorita te estuve analizando y tu bebe está creciendo querida –dice sonriente

-¿Se nota mucho? –es lo único que puedo contestar

-LO ESTAS CONFIRMANDO –comienza a dar pequeños saltos como conejo

-¡Jasón! –digo algo fuerte llamando su atención- Contesta lo que te pregunte ¿Se nota mucho?

-No mucho, solo que me doy cuenta porque te conozco más que todos los que están en este cuarto; te vez diferente –dice sonriendo- Ese bulto empieza a crecer, si se nota poquito la verdad –sonríe- ¿Desde cuándo sabes? ¿Por qué no me habías dicho?

-Más tarde te platico –le digo- ¿Crees que se note en las fotos?

-No creo, es ropa de invierno; así que serán abrigos y esas cosas –dice viendo el guardarropa- Y si se nota, pues… que usen PhotoShop –ríe

-No es por el PhotoShop –contesto- Lo que pasa es que nadie lo puede saber Jasón, esta “noticia” no se puede filtrar a la prensa todavía –agrego- Ni siquiera le eh dicho a Louis –miento, pero es una razón lógica para no decirle a nadie aun

-Le vas a dar una sorpresa –sonríe

 

(…)

 

Terminan de maquillarme y peinarme, me dejan a solas con la coordinadora de modas para el primer conjunto; pero para cambiarme le pido que me deje sola. Tengo problemas con la talla del pantalón pero gracias a que usare un abrigo, no es necesario abrochar el pantalón. Me veo en el espejo y el pantalón desabrochado no se nota, suelto un suspiro. Una vez más reviso mi móvil esperando alguna respuesta de Louis pero nada.

 

Salgo del camerino, llego al estudio y saludo al fotógrafo; me explica un poco lo que necesita en las fotos. Hay una pantalla verde detrás de mí, me dan una sombrilla; en el resultado final de las fotos se verá un panorama de la ciudad llena de nieve, habrá algo de nieve artificial cayendo sobre mi mientras sonrió. Pongo mi mente en blanco, concentrándome solamente en hacer mi trabajo.

 

Me cambio de guardarropa unas diez veces más, algo exhaustivo; afortunadamente todos los atuendos eran lo suficientemente abultados como para ocultar mi abdomen. Hay un descanso de unos diez minutos, lo suficiente para desayunar; me traen una ensalada de frutas con yogurt natural y granola, también una ensalada verde junto con manzana picada. Seguimos con la sesión, la segunda mitad. Otros cinco cambios de ropa, en realidad es como un alivio que sea ropa holgada de invierno. Terminando la sesión me despido de todos, regreso al camerino y me pongo mi ropa con la que llegue.

 

-¿Dónde te metiste? –le pregunto a Jasón cuando entra a mi camerino, se desapareció durante toda la sesión

-Sammuel me mando a comprar algunas cosas –veo su mano, lleva algunas revistas y periódicos

-¿De qué son? –pregunto subiendo el cierre de mi sudadera

-Todas las portadas son titulares tuyos –dice con una mueca no muy feliz

-¿Míos? –digo levantando una ceja –Dámelos –digo estirando la mano

 

Jasón me entrega los periódicos y las revistas, me siento y veo el primero.

 

“¿Pelea en el club? ¿El alcohol es el problema?” dice el titular de una revista, la foto es de ayer en el club. En el momento en que fui a buscar a Louis para irnos.

 

“La manda a casa sola, por aburrida” el titular del periódico, la foto es de cuando salgo yo sola del club ayer.

 

“Se está acabando el amor” dice la portada de la segunda revista, la foto de ayer cuando salgo sola del club y en contraste una de cuando llegamos ayer a casa después de ir con Simon; vamos los dos en el auto y Louis no se ve muy feliz.

 

“Mejor solo que mal acompañado” la portada de la tercera revista de chismes, en la foto esta Louis en la barra sosteniendo su cerveza y a un lado ponen una foto donde estoy yo sentada platicando con Gemma.

 

Todas las revistas que compro Jasón hablan de que Louis y yo tenemos problemas, fotos de este fin de semana donde el no sale muy feliz y yo igual. Para darle el toque final, la salida del bar ayer; salí sola. Lo peor del caso es que se lo dije a Louis, sabía que el hecho de irme sola daría de que hablar a los medios.

 

-¿Puedo pasar? –se escucha la voz de Sammuel detrás de la puerta

-Si, adelante –contesto cerrando la revista que estoy leyendo

-Veo que Jasón ya te entrego eso –dice entrando al camerino

-Si –contesto dejando las revistas y periódicos sobre el tocador

-Eh recibido muchas llamadas y mails de diferentes medios –dice cerrando la puerta del camerino- Todos piden algún comentario tuyo al respecto de todos los rumores ¿Quisieras que contestara algo? –pregunta

-No hay nada que comentar –contesto pensativa

-¿Algún comunicado de prensa? –dice como sugerencia

-Yo creo que más tarde habrá un comunicado que mandar a los medios –dice Jasón con una sonrisa- Pero por ahora no creo que sea necesario negar una mentira, Kendra y Louis están mejor que nunca –comenta feliz mirandome

-¿A qué te refieres Jasón? –pregunta Sammuel confundido

-A nada –contesto mirando a Jasón y después a Sammuel

-¿Entonces…? –dice Sammuel cruzado de brazos

-Nada, no digas nada –contesto levantándome de mi asiento

 

Guardo las revistas y todo en mi bolso, salimos del camerino; minutos después ya estamos en el estacionamiento.

 

-No se te olvide, mañana tienes alfombra roja en un nuevo restaurante –comenta Sammuel subiendo a la camioneta

-¿A qué hora? –digo revisando mi móvil, aun nada de Louis

-Tienes que llegar a las siete –contesta

-Ok –digo pensativa- ¿Es lo único que tengo que hacer mañana? –pregunto

-Si –contesta con una sonrisa

-Hay algunos asuntos que quisiera platicar contigo –digo pensativa- ¿A qué hora te veo?

-Ok, te parece bien… ¿A las tres en mi oficina? –contesta

-Sí, perfecto –comento

 

El camino a mi departamento se me hace largo, bastante largo; solo puedo pensar en Louis. Tal vez en la sesión de fotos de pude distraer un poco, no se notaba mi preocupación; pero realmente me pasaban muchas cosas por la cabeza. En primer lugar me tenía algo ansiosa la idea de que alguien se diera cuenta de los inicios de mi embarazo, mi cuerpo empieza a cambiar bastante rápido; si no hubiera ido al hospital el sábado, probablemente para hoy ya no habría necesitado una prueba de embarazo. Por otro lado pensaba en Louis, me preguntaba si estaba bien; se me ocurrían mil ideas paranoicas de cómo estaría él.

 

Pero como profesional tenía que fingir que todo estaba bien, sonreír para la cámara. Poner mi mejor pose, hacer todo lo que el fotógrafo me pedía. Me era un poco difícil actuar normal, como si nada. Fingir que estaba al máximo, cuando en verdad me moría de sueño, tenía hambre y mi concentración en el trabajo estaba a un sesenta por ciento.

 

-¿Mando la camioneta por ti a las seis? –dice Sammuel cuando estamos a una cuadra del departamento

-Si perfecto –contesto- Y te veo a las tres, recuérdalo –comento

-Por supuesto –contesta

-Te veo a las cinco Jasón, me llamas cuando estés abajo para avisar al de seguridad que te deje entrar –comento

-Claro Kendra –contesta mi asistente sonriendo

 

La camioneta se detiene frente a los condominios, me despido de Sammuel y Jasón; quien me  susurra un “Felicidades” al oído cuando le doy un abrazo, solamente rio negando con la cabeza. El copiloto de la camioneta baja para abrir mi puerta, los fotógrafos me reciben diciendo un par de cosas que no logro descifrar gracias a que todos hablan al mismo tiempo; aunque seguramente son comentarios relacionados a los titulares de las revistas y periódicos del día de hoy.

El guardia de seguridad camina hacia la camioneta, junto con el copiloto me acompañan a la entrada del edificio abriéndome paso entre los fotógrafos. Sana y salva en el lobby del edificio, le agradezco al de seguridad. Camino al elevador, presiono el número ocho; siento mi estomago hacer un ruido extraño, muero de hambre aunque desayune en la sesión.

 

Camino por el pasillo a la puerta, busco en mi bolso las llaves. Bostezo mientras abro la puerta, tal vez comeré muy bien y después dormiré toda la tarde; tengo que reponer las horas de sueño que me hicieron falta. Abro los ojos lo más que puedo, sorprendida; pero al mismo tiempo siento una especie de alivio por dentro cuando veo a Louis literalmente tirado sobre el sofá del living.

 

Cierro la puerta, me tomo un momento para observarlo. No está solo, en el otro sofá esta Zayn; al parecer ambos terminaron en el mismo estado. Camino a la mesa de centro, dejo mi bolso sobre la mesa. Me acerco a Louis, esta boca abajo en el sillón, pareciera desmayado; pero me relajo al ver que su pecho muestra que respira con normalidad. Su cabeza la tiene acomodada de lado, así que puedo ver un poco su rostro; se ve tan tranquilo cuando duerme. Suelto un suspiro, nada comparado a cuando está despierto.

 

En el otro sofá esta Zayn, dormido pero sentado. Se ve tranquilo, pero parece que termino igual de ebrio que Louis. Niego con la cabeza, Zayn literalmente se aseguro de que Louis llegara con bien al departamento; no tengo idea de a qué hora llegaron, aunque lo importante es que están sanos y salvos.

 

Mi estomago ruge de nuevo, toco mi abdomen; me resulta curioso pensar que hay alguien creciendo dentro de mí, justo en el lugar donde tengo mi mano. Sonrió, simplemente se curva la sonrisa en mi rostro. Camino a la cocina haciendo el más minino ruido, me pongo a pensar en lo que podía cocinar; ó mejor dicho, lo que podía ordenar. La cocina no es lo mío, lo único que puedo preparar son ensaladas; estoy segura de que cuando Louis y Zayn despierten, querrán algo como un caldo de pollo o algo así.

 

Medito unos segundos, veo junto al refri un pequeño directorio con diferentes teléfonos de restaurantes con servicio a domicilio. Encuentro uno que me llama la atención, está cerca del departamento y no tardara en llegar. Descuelgo el teléfono de la cocina y llamo, me contesta el host del restaurant; me da una breve introducción del menú del día.

 

Para Louis y Zayn ordeno caldo de pollo, junto con arroz. Para mi pido una orden de lasaña vegetariana, junto con una rebanada de pastel de chocolate; no sé que me está pasando con el chocolate. Antes no era my fanática del dulce, ahora parece que quiero comer chocolate todos los días.

 

Salgo de la cocina, los dos siguen aun perdidos en el sueño; camino al cuarto de huéspedes, creo que en ese closet hay algún par de cobijas y cojines extras. A pesar de que esta encendida la calefacción del departamento se siente frio, yo tengo frio; aunque probablemente ellos no lo sienten.

 

Tomo dos cobijas del closet de huéspedes, salgo de la habitación y regreso al living; dejo una cobija sobre la mesa de centro, con la otra cubro a Zayn. Tomo la cobija que deje sobre la mesa de centro y la extiendo sobre Louis, mueve un poco su pierna; parece muñeco de trapo en la forma que esta acostado, suelto un suspiro. Veo su rostro, me dan unas ganas de darle un beso en la frente o tal vez uno cálido  en la mejilla; pero mi subconsciente me regaña.

 

Me doy la media vuelta y siento mi móvil vibrar en el bolsillo de mi pantalón, lo saco antes de que empiece a sonar y despierte a los chicos; veo que es una llamada de número desconocido, pero aun así contesto.

 

{Llamada}

 

# ¿Diga? –contesto

S: Kendra buenas tardes, habla Simon –ya había reconocido su voz-

#Buenas tardes Simon  -dudo mis próximas palabras- No sabía que tenias mi numero –digo directamente

S: Lo que pasa es que nunca te había llamado –contesta-

# ¿A qué se debe tu llamada? –pregunto caminando a la cocina, así no se despiertan Louis y Zayn con mi voz-

S: No se si tu manager o tu publicista ya te haya hablado sobre los titulares de los periódicos y las revistas del día de hoy –comenta-

#Los eh visto –contesto-

S: ¿De quién fue la idea de que te podías ir a casa sola y que Louis se quedara en el club? –pregunta-

#Mira Simon, realmente fue una decisión de los dos –no le voy a dejar toda la culpa a Louis- Si la prensa empezó con rumores de separación o problemas entre nosotros por lo de ayer, pues es culpa de los dos –digo abriendo la alacena-

S: Tal vez han tenido un fin de semana difícil, la situación que les sucede en este momento tal vez les ah impedido sonreír ante los medios como siempre; lo entiendo –comenta- Pero eso de que ahora hay rumores sobre que tienen problemas en su relación, no es tan malo; puede ser algo que no se me ocurrió pero es una excelente situación  -suena entusiasmado al parecer-

#No entiendo –contesto abriendo un paquete de galletas Oreo-

S: Ahora todos los medios estarán al pendiente de ustedes armando rumores de que se termino el amor, que su relación tiene problemas; estarán esperando cualquier mal gesto para decir que tu y Louis están acabados –comenta- Justo cuando los medios estén esperando algún comunicado para confirmar que ya no están juntos, les mandamos un comunicado informando el embarazo; será aun mejor anunciar la llegada de un bebe cuando piensen que todo entre ustedes está mal, mejor publicidad

#Supongo que no le has hablado a Louis aun –comento mordiendo una galleta-

S: Lo eh llamado un par de veces pero no contesto, así que primero te dije a ti la idea –comenta- Aunque ¿han hablado de la decisión que van a tomar respecto al embarazo?  

#No, aun no –contesto- Pero como les dije, sin importar lo que diga Louis; el aborto no es opción –digo seria-

S: ¿Estas en el departamento? –pregunta-

#Si –contesto saboreando mi galleta-

S: ¿Louis esta cerca? –pregunta-

#Está dormido –contesto tomando otra galleta de mi paquete-

S: Bueno, entonces no le llamare; encárgate tu de decirle esto y avísale que los espero en mi oficina el Sábado con una respuesta –concluye-

#Está bien –contesto-

S: Cuídate, cuida a ese bebe que podría ser muy bueno para todos –dice en un tono que me molesta-

#Aja –contesto indiferente-

S: Recuerda, el Sábado con una respuesta de lo que harán –me recuerda- Habla con Louis, buen día

#Buen día –cuelgo-

 

{Fin Llamada}

 

Guardo mi móvil en el bolsillo de mi pantalón, termino de saborear mi galleta; me siento en la encimera de la cocina. Me pongo a pensar en la llamada de Simon, me molesto su comentario de “Cuida a ese bebe que podría ser muy bueno para todos”. Si voy a cuidar al bebe, es porque es mi responsabilidad; y por qué lo voy a cuidar de todo el mundo, empezando por Simon que seguramente le ve cara de negocio al embarazo. Y si el bebe será bueno para alguien, será para mí. Sera mi felicidad, mi distracción; mi único amor y la única persona por la cual tendré que preocuparme siempre; el motivo para dejar de pensar en Louis y solo concentrarme en este pequeño o pequeña que viene en camino.

 

Termino mis galletas, bajo de la encimera de la cocina y tiro el empaque vacio a la basura. Suena el timbre del interfon, salgo corriendo de la cocina antes de que toquen de nuevo; para que no despierten a los bellos durmientes. Contesto y es el portero, me avisa que hay un repartidor pidiendo permiso para subir al departamento. Le digo que lo deje subir, camino a la mesa de centro y saco mi cartera de mi bolso. Louis y Zayn siguen perdidos…

 

Abro la puerta, será mejor si espero al repartidor ya con la puerta abierta; así no tocara el timbre. Estoy solamente con un pie dentro del departamento, solo para que no se cierre la puerta completamente. Veo la puerta del elevador abrirse, sale un muchacho con su uniforme y una gorra; no parece tener más de diecinueve. Sostiene dos bolsas color café con un estampado del nombre del restaurante, camina hacia mí.

 

-Buenas tardes –dice sonriente

-Buenas tardes ¿Cuánto te debo? –digo amablemente

-Son ciento veinticuatro con setenta –contesta entregándome el ticket con el pedido y el total

-Ok –contesto abriendo mi cartera y guardando el ticket - Aquí tienes –le entrego doscientos – Quédate con el cambio –digo cerrando mi cartera

-Gracias –sonríe- Aquí tienes tu orden –dice entregándome las bolsas

-Gracias –contesto tomando la comida

-Que tengas buena tarde –dice dándose la media vuelta

-Igualmente –contesto con una sonrisa

 

Estoy por entrar al departamento cuando el chico se da la media vuelta de nuevo…

 

-Disculpa…-dice tímido

-¿Si? –contesto amablemente

-Eres Kendra Stone ¿Verdad? –pregunta curioso

-Si –sonrió

-Oh genial –sonríe- Es mi primer día de trabajo y le repartí a una celebridad, los demás estarán celosos –dice triunfante- Muchas gracias por ordenar a domicilio –dice sonriente

-Por nada –contesto divertida

 

Lo veo caminar al elevador, estoy segura de que esta vez si se va; entro al departamento. Cierro la puerta con cuidado de no hacer ruido, aunque parece que ni con un meteorito despertarían; se ven tan perdidos en el sueño que hasta me dan ganas de unirme. Yo también muero de sueño, tres horas de descanso no fueron suficientes obviamente; pero primero tengo que comer.

 

Voy a la cocina y dejo las bolsas de comida sobre la encimera junto con mi cartera, el primer molde que saco de la bolsa es el pastel; ok…tal vez es una seña de que debería de comer el postre primero. Pero continuo por sacar el segundo molde, es un caldo de pollo; huele rico pero me da asco pensar que es un ser vivo lo que fue cocinado. Cierro de nuevo el molde, lo último que saco de la primera bolsa es mi lasaña.

 

Regreso a la bolsa el caldo de pollo, la otra bolsa no tengo que sacar nada porque claramente es el resto de lo que ordene para los chicos.  Saco del refri un agua mineral, unos cubiertos del cajón y tomo asiento en uno de los bancos altos para la barra de la cocina; realmente no había tomado muy en cuenta que la cocina es bastante amplia.

 

Tomo un trozo de mi lasaña en el tenedor, es como gloria para mi estomago; estoy segura de que si estaré comiendo tanto todo los días, no podre dejar de ir al gimnasio. Tal vez una rutina especial para embarazadas, una que no afecte en lo absoluto al bebe pero que me ayude a que mi cuerpo no se vea tan afectado por los cambios; así cuando termine el embarazo no me sea tan difícil recuperar mi figura de siempre.

 

Termino mi lasaña, me tomo mi tiempo saborearla pero realmente comí algo rápido. Dejo el molde vacio a un lado, le doy un trago a mi agua mineral y sonrió al ver mi pastel de chocolate esperándome. Con mi tenedor tomo solo un pequeño pedazo de la punta, introduzco el tenedor en mi boca; el sabor del chocolate inunda mis papilas gustativas, haciendo que literalmente suelte un suspiro y cierre los ojos de lo rico que me sabe.

 

-Ó ese pastel está muy rico ó tienes un grave problema con el chocolate –escucho la voz de Zayn

-Creo que ambas cosas –contesto con una sonrisa- ¿Cómo estás? –pregunto

-Me duele un poco la cabeza –dice con un ojo cerrado- Aun tengo algo de sueño –bosteza- Pero estoy bien

-Tengo unas aspirinas en mi habitación ¿Quieres tomar una? –pregunto

-Más tarde tal vez, gracias –contesta asintiendo con la cabeza

-Bueno –levanto los hombros- En esa bolsa hay un caldo de pollo y arroz, lo que tienes es resaca obviamente; así que algo de comida te servirá de algo –comento

-Gracias –dice caminando a la encimera de la cocina

-Por nada –contesto- ¿A qué hora llegaron? –pregunto tomando otro trozo de pastel

-A eso de las seis y media creo –dice sacando la comida de las bolsas- Pero de haber sido por Louis, seguiríamos en el bar –dice negando con la cabeza

-¿Se puso mal? –pregunto

-No mal…-contesta levantando los hombros- Pero si terco, ni te imaginas la de sandeces que me dijo cuando le insistí que lo traería a casa; ya éramos los únicos en el bar, literalmente –dice bostezando- Tuve que subirme al taxi con él, le dije que lo llevaría a un bar mejor; pero cuando llegamos aquí ya estaba casi en calidad de costal, totalmente inconsciente creo; el de seguridad el estacionamiento dejo entrar al taxi para poder subir a Lou al elevador, por suerte el auto tenia los vidrios polarizados y no lo vieron los fotógrafos de la entrada

-Se le pasaron los tragos –digo tomando otro trozo de pastel

-Yo diría que las botellas –dice abriendo el plato con el caldo de pollo- Hace mucho que no lo veía ponerse así, de hecho…nunca lo había visto tomar tanto –comenta mirandome

-Gracias por haberlo traído –comento

-No es nada –contesta- Es mi amigo, aunque si tu no me hubieras dicho; tal vez yo me habría ido del bar después de ti y los demás dejan a Louis que siga en la fiesta –dice negando con la cabeza- ¿Puedo preguntarte algo?

-Sí, claro -contesto

-Yo se que lo tuyo con Lou es un contrato, pero si se supone que eres su novia y viste que Louis ya estaba un poco pasado de copas ¿Por qué no te quedaste con él? –dice tomando algo de caldo en su cuchara

-Tenía que levantarme al cuarto para las cuatro –contesto- Si no hubiera tenido nada que hacer hoy, créeme que me hubiera quedado con el –digo tomando un trago de mi soda mineral- Dormí tres horas, estuve en una sesión de fotos hasta las dos de la tarde; te juro que todo el tiempo estuve preocupada por Louis, empezando por que nunca contesto ninguna llamada, llegue a pensar que le había pasado algo –comento

- Yo sé cómo te trata Louis la mayoría del tiempo, se que estas con el por qué es un trabajo pero ¿Cómo es que aun lo quieres? –pregunta mirandome

-No lo sé –contesto- Creo que una parte de mi aun cree que Louis no finge quererme –digo agachando la mirada a mi paste

-¿Por eso es que vas a tener al bebe? –suena serio

-¿Mande? –balbuceo levantando la mirada hacia el

-Louis me dijo ayer –contesta- Estábamos llegando al departamento y me dijo “Soy un mal ejemplo, no podría ser padre”, lógico que le pregunte de que estaba hablando y me contesto que estas embarazada; aunque también me dijo que tu no piensas abortar  y el no quiere nada que ver con el bebe cuando nazca, me conto un poco de lo que está pasando –comenta agachando la mirada

-Sí, bueno… –suspiro

-¿Qué te quieres regresar a Nueva York? –pregunta

-Es una opción, creo que sería lo mejor –contesto- Aunque me quedara aquí estaría sola con el bebe, por lo menos en Nueva York esta mi mama -comento

-Tal vez sonara raro, digo…creo que en el tiempo que has estado con Louis, esta es la conversación mas larga que hemos tenido; pero no estarías sola –comenta- No nos conocemos mucho y tal vez no seré tu mejor amigo, pero si necesitas algo, podrías contar conmigo –sonríe

-Gracias –contesto

-Aunque estoy seguro de que serás una buena mamá –sonríe- Has aguantado a Louis por muchos meses con sus terribles tratos, eres persistente y fuerte; ese bebe será afortunado de tenerte como su madre –dice como halago

-Gracias –sonrió

-¿Cuánto tienes? –pregunta

-Aparentemente dos meses –contesto

-Pues parece que no podrás ocultarlo por mucho tiempo –dice levantando ambas cejas

-Lo sé…-digo agachando la mirada hacia mi abdomen

-Y eres modelo –comenta caminando hacia la barra de la cocina- ¿Qué vas a hacer? –dice tomando asiento en el banco  junto a mi

-Tengo que hablar con mi manager, lógicamente no podre seguir con las fotos en bikini –digo tomando otro pedazo de mi pastel

-Creo que no –ríe

 

Nos quedamos un buen rato platicando, Zayn termino de comer y yo incluso me comí otro paquete de galletas; no sé cómo pude comer tanto. Eran pasadas las seis de la tarde, se nos fue el tiempo platicando; salimos de la cocina y Louis seguía perdido en el sueño. Pero ya había cambiado de posición, ahora estaba recargando todo su peso sobre su lado derecho.

 

-Bueno me voy, el taxi debe estar esperando –dice mirando su reloj

-Si, dijo que en cinco minutos llegaba –comento

-Nos vemos Kendra –me da un abrazo

-Adiós Zayn –digo respondiendo a su abrazo

-Cuídate, lo que sea; ya tienes mi numero, llámame -sonríe

-Lo hare, gracias -sonrió

 

Con cuidado abre la puerta del departamento y sale sin hacer ruido, es un buen chico. Me acerco a Louis, verifico que esta respirando; su pecho se mueve un poco rápido, pero es señal de que si está vivo y no medio desmayado. Suelto un bostezo, apenas son las siete con algunos minutos; pero yo muero de sueño.

 

Cierro las persianas del living, así no le entrara la luz de luna a Louis por las ventanas ni la del sol en la madrugada en caso de que no se despierte hasta mañana; que es lo más seguro. Pongo las cerraduras de la puerta, activo la alarma;

tomo mi bolso de la mesa de centro y subo a mi habitación sin hacer mucho ruido.

 

Prendo la luz de mi habitación, cierro la puerta; dejo mi bolso sobre el tocador. En la mañana no acomode mi cama, pero dormí sobre las cobijas así que esta ordenada. Camino al closet y tomo una de mis pijamas, me deshago de mis prendas del día de hoy y me pongo la pijama; dejo mi ropa sucia en el cesto para la lavandería, mañana tengo que mandarla a lavar.

 

Entro al baño y cepillo mis dientes, lavo mi cara que es bastante necesario despues de tantos cambios de maquillaje el día de hoy; me pongo algo de crema hidratante. Cepillo mi cabello y lo amarro en una coleta alta, salgo del baño; apago la luz y a ciegas camino a la cama.

 

Jalo las cobijas y acomodo los cojines a ciegas, me acuesto y jalo las sabanas para cubrirme totalmente. Cierro los ojos, es cierto que el mejor lugar para consultar las ideas es con la almohada; podría meditar lo que me dijo hoy Simon y como hablare con Louis mañana. Pero mi mente esta algo desgastada, últimamente eh abusado demasiado de mi cerebro. Suelto un suspiro, estoy tan cansada que no es problema caer en un profundo sueño.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...