El Contrato

Si un chico de ensueño te propone fingir una relacion... ¿Aceptarias? Es una historia diferente, la historia es bastante interesante y con mucho drama. Personalmente es una de mis historias favoritas, espero les guste; novela completamente original,

56Me gustan
87Comentarios
27789Vistas
AA

45. Capitulo Cuarenta y Uno

Capitulo Cuarenta y Uno

….

 

-Entonces… ¿Todos están de acuerdo con esas fechas para el lanzamiento del nuevo disco? –pregunta Mark, el productor de SYCO; respondemos los cinco asintiendo la cabeza- Excelente, tendrán cuatro semanas libres después de esta junta –agrega- Pasando esas cuatro semanas será el lanzamiento del disco, será un mes de promociones y después empezara la gira Europea de un mes, dos semanas de descanso; Gira americana por mes y medio, dos semanas de descanso y un mes por Latinoamérica para descansar un mes y empezar con el próximo álbum si es que obtenemos la respuesta esperada –comenta triunfal

-Ya que nos has dado el plan de nuestras vidas para lo que resta del año…-comenta Harry- ¿Podemos irnos? -agrega

-Creo que sí, ese era el último punto a tratar en esta reunión –contesta Mark

-AL fin…-dice Zayn exasperado después de pasar seis horas encerrados en estas cuatro paredes

-¡De fiesta chicos! –comenta Liam levantándose de su asiento

-Recuerden moderarse en su tiempo libre, no queremos que los tabloides hable mal de ustedes; sería mala publicidad para el nuevo disco –comenta Mark en tono de advertencia

-Después de esa amenaza… ¿Somos libres? –comenta Niall

-Por dos semanas -responde Mark asintiendo con la cabeza

 

Sin escuchar un solo suspiro mas, me pongo de pie; tomo mi chamarra de mezclilla que cuelga del perchero y salgo de la sala de juntas. Saco mi móvil del bolsillo de mi pantalón,  son las tres y treinta minutos de la tarde; espero encontrar a los gemelos despiertos, los vi en la mañana antes de venirme y estaban dormidos. Por supuesto que no me atreví a despertarlos, pero tenía ganas de cargarlos un rato y besarles su frente antes de venirme.

 

-¡Louis! –escucho la voz de Harry, giro mi cabeza en su dirección sin detener mi paso

-¿Ahora qué? –respondo algo antipático- No pienso regresar a esa sala de juntas, tengo cosas que hacer –agrego

-No nada de eso –acelera su paso alcanzándome- Quería hablar contigo –agrega

-Vamos, habla y sigue caminando que se me hace tarde –contesto mirándolo

-Por lo que veo en serio lo vas a hacer –comenta con cierta emoción en su voz

-Por supuesto que lo voy a hacer –contesto- Pero no le digas a nadie, prometiste guardarme el secreto –agrego amenazante

-No tengo porque mencionárselo a nadie -contesta

-Mas te vale –detengo el paso frente las puertas metálicas del elevador- No quiero que nadie se entere por si acaso Kendra me manda por un tubo –agrego

-No sé por qué piensas eso –dice mi amigo, recarga su espalda en la pared- Ella te adora, te ama; lo más probable es que todo esto que empezó mal termine como un cuento de hadas –agrega

-Yo no estoy tan seguro…-suspiro- Estoy consciente de lo mal que me eh comportado con ella, lo más lógico será que me dé una bofetada al escucharme hablar –agrego, agacho la mirada

-A lo mejor y si te mereces la bofetada, pero ella es muy especial; estoy seguro que después de escuchar todo lo que estás dispuesto a decirle, ella entenderá tu actitud y lo más probable es que después de hoy su relación deje de ser algo fingido por el bien de sus hermosos hijos –agrega serio

-Espero y tengas razón –resoplo resignado- Me voy, estamos en contacto –se abren las puertas metálicas ante mi

-Te llamo mas tarde para que me des detalles –comenta Harry sonriente

 

Me limito a responderle asintiendo con la cabeza.  En cuestión de segundos me encuentro en la recepción de la empresa, camino rumbo a la salida trasera. Ubico mi auto justo donde lo deje esta mañana, los gritos de las fanáticas me desconcentran un poco como de costumbre.

 

La reja negra se abre frente a mí, sonrió para los fotógrafos y fans que esperaban fuera del edificio y siguen esperando. Avanzo en mi auto, a dos cuadras de distancia soy un ciudadano más que va en su auto.

 

Desafortunadamente, el trafico esta a vuelta de rueda; mientras espero aquí mi nerviosismo empieza a crecer. Aunque confesare, que todo el día me eh sentido algo inquieto; estaba presente físicamente en la junta de hoy, pero mi mente estaba en otro lugar.

 

Quiero pensar que mi nerviosismo es por lo que planeo decirle a Kendra el día de hoy, me siento terriblemente angustiado. Ya me asegure de que mi madre y mis hermanas están bien, pero aun así tengo esta enorme preocupación en mi pecho que no me ah dejado en paz todo el día.

 

Quise llamarle a Kendra para asegurarme de que ella y los gemelos estaban bien, pero me resistí; pensé que era mejor no hablarle hasta tenerla de frente.

 

Estas últimas cuatro semanas con mis hijos han sido maravillosas, ah sido fabulosos cuidarlos y estar al pendiente de ellos. La madre de Kendra se ah estado quedando con nosotros por este mes, por lo tanto pude actuar cariñoso con Kendra y los gemelos sin que ella pensara que estaba loco.

 

Es maravilloso como Kendra se ah desenvuelto en su papel maternal, es un increíble madre; sabe de todo a todo sobre los gemelos. A mí me costó un poco los primeros días, me ponía increíblemente nervioso al cargarlos; me daba miedo tirarlos ó lastimarlos por lo pequeños que son.

 

Pero a la segunda semana de nacidos me ofrecí para bañarlos y Kendra me dirigía en cómo hacerlo, fue una experiencia inolvidable; lo difícil fue esa primera vez, después de eso  me anime a bañarlos varias veces.

 

Pude disfrutar al 100 por ciento los primero quince días de vida de mis hijos, me la pasaba totalmente encerrado; ordenaba comida a domicilio para mi suegra, Kendra y yo. Salía lo menos posible, por dos razones. La primera...los fotógrafos parece que han montado una especie de vigilancia fuera del edificio esperando captar una imagen de los gemelos así que era odioso tener que salir por cualquier motivo mínimo. La segunda…es que simplemente no me quería perder ningún momento de mis hijos, me obsesionaba con verlos aunque fuera dormir.

 

Pero estas últimas dos semanas eh tenido que estar saliendo para afinar los ultimo toques de nuevo disco de One Direction, así que antes de irme a trabajar; aunque estuviera todo desvelado, me levantaba temprano para ver a los gemelos y tomarles una foto antes de irme.

 

Como podrán imaginar, mi móvil está repleto de fotos de los gemelos. Mis hermanas y mi madre están alucinadas con los nuevos miembros de la familia, suelen visitarnos lo más posible. Lo mejor de todo es que Kendra se ah comportado increíblemente bien conmigo y por supuesto que yo con ella.

 

Minutos después logro atravesar el mar de fotógrafos bloqueando la puerta del estacionamiento, los veo desesperados gritando de cosas que realmente no son muy entendibles pero parecen muertos por obtener respuesta.

 

Subo al elevador, mis nervios crecen con forme me acerco a la puerta del departamento.

 

Hoy termina oficialmente el contrato, pienso pedirle a Kendra que se quede conmigo; pero sin una firma de por medio. Pienso que hoy es el día indicado para aclararle mis sentimientos y el motivo de mi terrible comportamiento , espero y realmente entienda todo lo que tengo preparado decirle y acepte estar conmigo por el resto de nuestras vidas.

 

-Ya llegue…-digo en voz alta desde el living, no obtengo respuesta

 

Todo está muy silencioso, por  lo regular siempre me encuentro a mi suegra aquí en el living leyendo algún libro ó haciendo algo de trabajo para mandar a Nueva York. Bueno, seguramente estará arriba con Kendra y los gemelos.

 

Estoy por subir rápidamente las escaleras pero lo medito, tal vez no hay ruido porque los gemelos están dormidos; subo con sigilo, haciendo el menor ruido posible. Camino hacia la puerta de Kendra, tomo la manija y la giro.

 

-Ya lleg…ue-dijo en un hilo de voz

 

La habitación esta vacía, no está Kendra, ni Angelique ni mis hijos. Mi corazón empieza a acelerar su palpitar, tal vez y salió a llevar a los gemelos al pediatra; tal vez les tocaba consulta y a mi s eme olvido.

 

Saco mi móvil, le llamo

 

{El numero que usted llamo se encuentra fuera del área de servicio, favor de llamar más tarde}

 

Siento mis manos temblar, mis rodillas son débiles; parece que no podrán sostenerme mucho rato.

 

La desesperación me invade por completo, camino en círculos por la habitación, busco en los cajones del tocador; vacio. Entro al closet de Kendra, vacio; el baño igual; los muebles de los gemelos también. Cierro mi puño, doy un golpe en seco a la pared de coraje; tratando de sacar todas las emociones que tengo en este momento.

 

Niego con la cabeza mientras mil cosas pasan por mi mente, un papelito mal doblado sobre la mesa de noche llama mi atención. Lo tomo, los desdoblo; es la escritura de Kendra.

 

“Louis, no sé cómo debería de empezar una carta de despedida en nuestra situación. Pero supongo que puedo empezar dándote las gracias, debo de agradecerte que me hayas dado la felicidad más grande del mundo al convertirme en madre. Tal vez las circunstancias no son las convencionales ni las mejores, pero mis gemelos son lo más preciado que tengo y es gracias a ti.

 

Todo este tiempo contigo fue una locura, admitiré que habían días en que me sacabas de quicio y quería correr a encerrarme para estar lejos de ti; me sorprende que haya logrado aguantar todo el contrato a tu lado. Te confesare que hace unos meses al recordar cómo empezó lo nuestro, tenía la pequeña esperanza de que en verdad me querías; pero siempre me hacías darme cuenta de la realidad con tu actitud.

 

En fin…hay mucho que quisiera decirte, pero creo que ya no vale la pena a estas alturas.

 

Pero es importante que sepas que mis hijos y yo estaremos lejos de ti como te lo mencione varias veces, aunque si tu familia quiere tener contacto con los gemelos; no tengo problema. Estoy preparada para lo que sea que tu y Simon vayan a decir de mi a los medios, solo te pido que por favor no seas tan cruel; no por mí, sino por los gemelos.

 

Para terminar, quiero avisarte que eh depositado en tu cuenta todo el dinero que SYCO me ah pagado por ser tu “novia”, no gaste ni un solo centavo de los miles de euros que recibía mensualmente.

 

El anillo de compromiso lo deje en el cajón de la mesa de noche y… creo que es todo.

 

Que tengas una buena vida, suerte en todo y espero; que ojala… logres enamorarte algún día sin un contrato de por medio”

 

Escalofríos recorren mi cuerpo asi como lagrimas descienden por mis mejillas, se ah ido…me eh quedado solo. El contrato termino y ella se marcho, se marcho sin saber lo mucho que en verdad la amo.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...