No Me Digas Adios

Una novela algo corta, con una trama madura y bastante interesante; tiene algo de suspenso, espero les guste. Historia totalmente orgininal

4Me gustan
0Comentarios
1067Vistas
AA

8. Capitulo Seis

Me despierto al sentir calor en los ojos, despacio abro uno de mis parpados y algo de luz se está filtrando por un pequeño espacio que hay en las persianas de mi ventana; ese rayo de sol está dando directamente en mis ojos interrumpiendo mi sueño.

 

Cierro mi ojo y suelto un suspiro, la cama está realmente cómoda y estaba en un delicioso sueño; no quisiera levantarme pero para seguir durmiendo necesito tapar ese rayo de luz. Resoplo, aviento las cobijas hacia abajo y me levanto de la cama; la habitación está bastante calientita pero al salir de las cobijas sentí un cambio brusco de temperatura.

 

Doy un par pasos rápidos hacia la ventana, mis pies descalzos hacen ruido en la duela del piso. Estoy acomodando la persiana que deja entrar la luz, con un solo movimiento mi cuarto se vuelve totalmente oscuro. Bostezo, doy la media vuelta y doy un paso hacia enfrente para regresar a la cama cuando escucho una risa que me suena muy familiar.

 

Guardo silencio y escucho la risa de nuevo, es Amelia. Doy la media vuelta y muevo las persianas un poco para ver hacia afuera, veo que Amelia recibe una bola de nieve en su hombro derecho y suelta una carcajada. Sonrió, se ve bastante linda eh infantil jugando con sus hermanas. Y a pesar de la distancia, puedo ver lo hermosa que es.

 

El jardín completamente blanco por la nieve, el gran árbol congelado y veo el cobertizo en el que estuvimos ayer; se ve mucho más grande por dentro. Es un lindo panorama, más lindo aun con Amelia en el centro correteándose con sus hermanas. Me sorprende verla con tanta energía y que esta despierta tan temprano, la fiesta termino bastante tarde y Amelia hasta descalza acabo.

 

A pesar de que siento un poco de frio, me quedo en la ventana mirando a Amelia. Se me olvido el sueño que tenia, ya no quiero regresar a la cama; prefiero estar mirándola a ella, aunque no se cuanto tiempo llevo aquí parado. Veo que Amelia se sienta sobre la nieve, sus hermanas parecen decirle algo y ella asienta con la cabeza

 

Abro un poco más la persiana y veo a Doniya entrar a la casa junto con Waliyha y Safaa, Amelia esta sola; es mi oportunidad perfecta.  Corro al baño, tomo la ducha más rápida de mi existencia. Salgo con una toalla cubriendo de mi cadera hacia abajo, siento que me congelo.

 

Camino hacia mi maleta, escojo lo primero que encuentro; regreso al baño para arreglar mi cabellera frente al espejo. Tomo mi chamarra, veo mi móvil sobre la mesa de noche junto a  mi cama; lo guardo en mi bolsillo y salgo de la habitación.

 

Ayer la pasamos muy bien realmente excelente, estuve toda la noche con Amelia sin importarme que su familia se dirá cuanta de que entre nosotros hay algo. Sus padres son muy amables, increíblemente gentiles. Sus hermanas casi estuvieron toda la fiesta con sus amigas, pero ya al final se acercaron a convivir un poco con Amelia y de paso conmigo; estuvimos riendo muchísimo. A Zayn casi no lo vi, creo que se fue a perder por algún rincón con alguna que otra chica; aunque fue discreto.

 

Amelia y yo estuvimos bailando, platicando tontería y media y también de cosas serias; me hablo un poco de lo que hace en Canadá, de su estresante trabajo y de lo sola que se siente cuando llega a su casa. Pude conocerla mucho mas que nunca, realmente fue una increíble fiesta de año nuevo. A la media noche nos dimos un beso que nadie vio, fue perfecto.

 

Nos quedamos solos unos minutos al final de la fiesta, el living ya estaba vacío; solo nos quedamos Amelia, yo y sus hermanas junto con Zayn. Jugamos Monopolio un rato, gano Safaa y todos a dormir; creo que eran las seis de la mañana. Las chicas subieron primero a sus habitaciones, yo me quede un rato más con Zayn tomando unos tragos; cuando finalmente nos cansamos subimos a nuestros cuartos, no sé qué hora era pero lo más seguro es que ya pasaban de las ocho tal vez.

 

Ahora camino por el pasillo lo más silencioso posible, si es que hay alguien dormido; no quiero despertarlo. Bajo las escaleras sigilosamente, paso por el living y es bastante notorio que hubo una fiesta; aunque no quedo muy sucio, se nota un poco de desorden.

 

Camino por el pequeño pasillo hacia la puerta trasera, me trae buenos recuerdos de anoche esta puerta de cristal. Sonrió infantilmente, salgo al patio; el frio me congela hasta los huesos. Cierro la puerta, veo a Amelia sentada en el columpio que cuelga de una rama del gran árbol. Camino hacia ella, parece no notar mi presencia.

 

Sigilosamente me detengo detrás de ella, tapo sus ojos con mis manos y sonrió.

 

-¿Quién es? –dice tocando mis manos, no contesto- ¿Harry? –pregunta

-Adivinaste –contesto, suelta mis manos; dejo de tapar sus ojos

-Reconozco tus manos –contesta

-¿Cómo te sientes hoy? –le pregunto caminando, me detengo quedando frente a ella

-Muy bien, con algo de sueño; pero bien –contesta- ¿Y tu? –pregunta

-Perfecto –sonrió

-Me da gusto –contesta, mueve un poco sus pies para mecerse en el columpio

-Dijiste que hablaríamos hoy –le digo, guardo mis manos en los bolsillos de mi chamarra

-Estamos hablando –contesta agachando la mirada al suelo, no me gusta su tono de voz; habla muy secamente

-¿Estas enojada? –le pregunto

-No –contesta seria

-Amelia, te conozco –comento- Algo tienes, tu no me hablas así –agrego

-Tal vez no me conoces tan bien –contesta

-¿Qué te pasa? –tomo las cuerdas del columpio para detenerlo

-Nada ¿Qué me va a pasar? –dice levantando la mirada, no logro descifrarla; parece triste, enojada ó no se qué le pasa- Tengo cosas que hacer, así que dime ¿De qué quieres hablar? –dice casi en un tono desafiante

-De nosotros –le contesto tranquilo

-¿De nosotros? –contesta levantando una ceja- Creo que todo está muy claro entre “nosotros” –dice haciendo comillas con sus manos en la última palabra- No entiendo de que quieres hablar –agrega- ¿Tienes dudas? –pregunta

-Sí, tengo dudas –contesto firmemente

-Dime tus dudas para ver si puedo ayudarte –dice cruzándose de brazos

-Tengo dudas sobre lo que tú sientes –le digo, su mirada cambia; abre más los ojos y me mira fijamente, traga saliva antes de hablar

-¿Tienes dudas de lo que yo siento por ti? –dice algo insegura

-Si –contesto

-¿Y quieres que te diga específicamente lo que siento yo por ti? –pregunta levantando una ceja

-Si –contesto, siento mi corazón acelerarse

-Bueno, está bien…-dice mirando al suelo- Aclarare tus dudas…–levanta la mirada y suspira- Lo que yo siento por ti, es atracción; demasiada atracción –contesta- De solo verte siento mi sangre hervir, quiero arrastrarte a un cuarto oscuro y sentir tu cuerpo pegado al mío todo el tiempo que se pueda; listo, dudas aclaradas –dice levantando los hombros

-¿Y eso es todo lo que sientes por mi? –digo levantando una ceja

-Llego a sentir muchas otras cosas más, pero eso es ya cuando estas sobre mi y pasamos un buen rato –guiña un ojo

-Estoy preguntándote en serio Amelia –le digo

-Y estoy contestando en serio –dice como si nada

-Creo que no me estás diciendo la verdad –comento

-¿No crees que me haces sentir todas esas sensaciones y lo mucho que me excitas al verte? –dice levantando una ceja

-No digo que eso sea mentira –contesto- Pero creo que no me estás diciendo todo lo que sientes realmente, estas evitando mencionar tus emociones –agrego mirándola a los ojos

-Ahora entiendo a que viene todo esto...-contesta, agacha la mirada- Se me hizo un poco raro que de repente quisieras hablar de nuestra relación –comenta- Pero ahora tengo claro todo el panorama –levanta la mirada fijando sus ojos en los míos- Si lo que esperas es escuchar que siento algún lazo emocional hacia a ti, puedes irte olvidando de esa idea –siento un hueco en el pecho- Entre tú y yo nunca habrá algo mas allá de lo físico, estas en un error si piensas que algún día me voy a enamorar perdidamente de ti –concluye seria, me quedo sin palabras- Así que eres libre de hacer lo que quieras con quien querías, no me vas a lastimar –se pone de pie, suelto el columpio- Puedes ir corriendo a los brazos de tu pelirroja, sería una buena forma de empezar tu año –da la media vuelta, antes de que se aleje la tomo del brazo

-¿Te refieres a Victoria? –digo jalándola hacia a mi- ¿La que viste en mi departamento hace unos días? –pregunto- No tienes nada de qué preocuparte, entre nosotros no paso ni pasara nada –agrego

-¿Quién dijo que me preocupa lo que pase entre ustedes? –dice levantando una ceja

-¿Estas celosa? –le pregunto, a pesar de que me lastimo con sus palabras; creo que me mintió, presiento sus celos

-¿Acaso no escuchaste lo que acabo de decirte? –contesta

-Si escuche perfectamente –respondo- Pero no te creo –agrego

-¿No me crees? –dice levantando una ceja

-No –contesto- Siento que me estas mintiendo –agrego

-¿Según tu cual es la verdad? –dice seria

-Según yo creo que sientes por mi algo mas allá de lo físico –contesto- Estoy seguro que te emocionas al verme, mariposas en tu estomago reviven al escuchar mi voz, te pones nerviosa al saber que me vas a ver, piensas en mi todo el día y toda la noche cuando estas lejos de mí, la ansiedad te ataca al pensar en que pronto estaremos juntos de nuevo –la acerco mas a mí, su pecho contra el mío; la veo nerviosa- Creo que cada vez que me besas cierras los ojos para imaginarte que lo nuestro es diferente, que cuando estamos juntos quieres detener el tiempo; que sientes una frustración horrible al tener que ocultar lo que sientes realmente por mi y te arrepientes de que lo nuestro haya empezado como una aventura –concluyo

-¿Por qué crees todo eso? –responde nerviosa mirandome a los ojos

-Por que eso es lo que yo siento por ti –contesto- Quisiera despertarme cada día a tu lado, besarte cuando quisiera sin importar que alguien nos viera, decirle a Zayn que por primera vez en mucho tiempo me eh enamorado y es de su hermana –agrego, nuestras miradas están fijas el uno en el otro- Desde la primera vez que estuvimos juntos no eh podido estar con nadie más, te adueñaste completamente de mi en el instante que me besaste –agrego, siento mi voz quebrarse- Podemos cambiar lo que tenemos, esto puede ser aun mas especial; solo dime que sientes lo mismo por mí y yo hablo con Zayn, no me importa perder su amistad por tenerte a mi lado –suelto su brazo, dirijo mis manos a su cadera

-Harry…-dice casi en tono de suplica- Es muy difícil…-dice mirandome a los ojos, su mirada es suave

-No tiene por qué serlo –contesto- Puedo pedir mi cambio a Canadá, si me lo niegan renuncio y me voy contigo; tengo ahorros con los que podemos sobrevivir en lo que encuentro un trabajo allá, encontraremos una solución –concluyo, me siento positivo por su respuesta

 

Ella guarda silencio, me mira a los ojos por unos instantes; tal vez medita su respuesta, no lo se.

 

-Harry…-pronuncia- Eres increíble, estos meses; bueno, casi año ah sido maravilloso y en serio que lo ah sido –agrega, siento mi corazón acelerarse-Pero me pides demasiado, quieres escuchar una respuesta que yo no puedo pronunciar –se mueve un poco hacia atrás zafándose de mi agarre- No puedo decirte que siento lo mismo por ti, lo siento; en verdad que lo siento mucho, perdóname –niega con la cabeza y suspira

 

Da un par de pasos hacia atrás, da la media vuelta y la veo caminar por el jardín alejándose de mí. Entra a la casa, cierra la puerta y suspiro; un terrible hueco se hace presente en mi pecho. Tomo asiento en el columpio, en mi mente revivo la escena de hace unos momentos; no puedo creer que finalmente tuve la valentía para decirle a Amelia lo que siento por ella. Me es más difícil de creer que me ah rechazado, literalmente se dio la media vuelta dejándome y creo que para siempre; no lo sé.

 

Yo ya eh dicho todo lo que tenía que decir, todo aquello que había guardado durante todo este tiempo; ella me rechazo y no sé que mas podría hacer para retenerla a mi lado. Tengo una terrible sensación en mi pecho, como si algo me hiciera falta. Siento mis ojos humedecerse, se nubla mi mirada; mis mejillas se enfrían con las primeras lagrimas que descienden por mi piel

 

-¡Harry¡ -escucho la voz de Zayn gritar mi nombre, rápidamente limpio las lagrimas de mis mejillas- ¿Me acompañas al super? –grita, me levanto del columpio; doy la media vuelta y lo veo asomado por su ventana, al parecer tiene calor ya que no está usando playera

-Sí, claro –contesto lo más fuerte que puedo

-Te veo en el living –grita

 

Asiento con la cabeza, suspiro; trato de bloquear mi platica con Amelia y camino de regreso a la casa. Pongo la mejor cara que puedo, aparento que todo está perfecto; aunque realmente quisiera buscar a Amelia, rogarle si es necesario.

 

-No pensé que estuvieras despierto tan temprano –dice Zayn bajando las escaleras- ¿Qué hacías allá afuera con lo helado del clima? –baja el ultimo escalón

-Tomaba algo de aire fresco –contesto

-¿Te sientes mal o algo? –pregunta levantando una ceja

-No ¿Por qué? –contesto como si nada

-Tienes una cara que dice todo lo contario –responde- Los ojos los tienes medio rojos y brillosos, pareces triste o enfermo ¿Tienes resaca? –agrega

-Oh si...un poco de sed y algo de sueño –contesto, será mejor mentir para finalizar el tema de “mi estado”

-Te entiendo amigo, estoy peor que tu –dice negando con la cabeza- No soporto el dolor de cabeza y tengo un hambre horrible, aunque la pase muy bien anoche –sonríe

-¿Y a que vamos al super? –le pregunto, caminamos hacia la puerta principal

-Por un par de cosas que necesito, quiero cocinar el desayuno –contesta

 

No digo nada mas, salimos de la casa y caminamos rumbo al auto de Zayn. Me doy cuenta que falta una camioneta que estaba ayer cuando llegamos, seguramente sus padres salieron.

 

Subimos al auto, cierro la puerta; discretamente miro hacia arriba enfocando la mirada en la ventana de Amelia esperando verla, pero sus cortinas están cerradas.

 

Avanzamos un poco, nos alejamos de la casa rumbo al super. Zayn me platica de sus conquistas de ayer, parece que tuvo una que otra aventurilla con amigas de sus hermanas anoche; pero lógicamente que ninguna de esas chicas le interesa para algo serio.

 

Estamos detenidos en una señal de alto, estamos riendo gracias a que recordamos viejos tiempos; me siento más relajado que hace un rato. No es que me haya olvidado completamente de Amelia, pero al menos me estoy distrayendo.

 

-¿Recuerdas cuando Louis practicaba en la patineta y se cayó antes de subir el segundo pie en ella? –dice Zayn aguantando la risa

-Y que termino tumbado en la banqueta –rio- No pudo caminar bien como una semana –reímos escandalosamente

-¿Y que tal el primer día de Niall en la empresa? –comenta

-Se cayó saliendo del elevador –rio a carcajadas

-Nuestros amigos son unos idiotas –dice limpiando las lagrimas que se le escaparon por la risa

-Lo peor es que nosotros no nos quedamos atrás –contesto riendo

-Seguramente ellos también se ríen de nosotros –comenta

 

Estoy por contestar, pero me interrumpe el sonido de su móvil. Lo saca de su bolsillo, contesta; pone el auto en marcha.

 

{Llamada}

 

-¿Qué paso cielo? –contesta

-…

-¿Cuándo? –lo veo confundido

-…

-¿Por qué? –suena enojado

-…

-¿Ya regresaron mis papás? –pregunta

-…

-¿Y ya les avisaste? –comenta

-…

-Espérame a que llegue, no estoy tan lejos de la casa; venia con Harry al super pero me regreso para despedirnos y llevarte al aeropuerto –dice, orilla el auto

-…

-No seas necia –dice enojado, sube un poco el tono de su voz

-….

-Está bien entonces –resopla- Nos vemos pronto, mándame un mensaje cuando llegues al aeropuerto y me llamas cuando estés en tu casa por favor –agrega, frota su mano contra su frente

-…

-¿Segura que no puedes cancelar o simplemente decir que no? –pregunta

-…

-Bueno, cualquier cambio de planes me avisas  –comenta- Te amo preciosa, te voy a extrañar; me había hecho ilusiones de que estarías más de un mes conmigo –agrega

-…

-¿Y mi cumpleaños? –pregunta

-…

-Está bien, cuídate por favor y no olvides el mensaje y la llamada –pone el auto en marca de nuevo

-…

-Te amo, besos bye –concluye

-… -cuelga

 

{Fin Llamada}

 

 

Deja su móvil entre sus piernas, parece concentrado en el camino pero no tiene muy buena cara; a juzgar por cómo hablo por teléfono, estoy seguro de que era Amelia quien le llamo.

 

-Mi hermana se regresa hoy a Canadá –me dice con la mirada fija en el camino

-¿Por qué? –pregunto, siento un hueco en el pecho

-Le llamaron de la agencia, quieren comprar un libro y no sé qué cosa que no entendí que la necesitan a ella para el negocio –dice confundido

-¿A qué hora se va? –pregunto curioso

-Ya mismo, iba saliendo de la casa –contesta

-¿Encontró vuelo en primero de enero? –pregunto

-Creo que la compañía le consiguió todo, por eso no se pudo negar –contesta

 

No digo nada, suelto un suspiro silencioso; Amelia se va y estoy seguro que su trabajo no tiene nada que ver con su repentino viaje. Yo tenía pensado hablar con ella de nuevo al regresar a la casa, quería intentarlo de nuevo. Pero creo que ya no hay nada más que hacer, Amelia se va; no sé cuando la vuelva a ver y no sé que mas podría yo hacer por retenerla a mi lado. Ya eh dicho todo lo que tenía que decir y ella no siente nada por mí, creo que lo nuestro ah terminado aquí; definitivamente no es así como me imagine que empezaría este año.

 

 

 

 

 

 

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...