No Me Digas Adios

Una novela algo corta, con una trama madura y bastante interesante; tiene algo de suspenso, espero les guste. Historia totalmente orgininal

4Me gustan
0Comentarios
1063Vistas
AA

11. Capitulo Nueve

Entro al departamento, camino sigilosamente a la cocina y dejo sobre la encimera las bolsas del super. Esta mañana el sueño se me fue temprano, decidí madrugar para ir de compras aprovechando que Amelia estaba completamente dormida; mi alacena estaba casi vacía, me pareció buena idea surtirme de algunas cosas ahora que Amelia está viviendo conmigo. Los últimos días hemos comido pizza, hamburguesas, hot-dogs ó tacos o simplemente comida rápida; eso no es muy saludable que digamos, aunque es bastante rico.

 

Han pasado unos cuatro días desde que Amelia llego a Londres y fuimos a hablar con su hermano, Zayn no se ah comunicado con ella; yo no eh ido a trabajar. Pedí permiso de vacaciones por dos semanas para estar con Amelia y honestamente para no ver a Zayn, por supuesto que de igual forma no puedo presentarme a trabajar con una cortada en la ceja y el ojo medio hinchado.

 

Mis amigos me han llamado para preguntarme si estoy bien, les mentí diciendo que estaba en Holmes Chappel visitando a mi mamá; si les hubiera dicho que estoy enfermo ya estarían visitándome y habrían visto a  Amelia y hubiera sido un caos, creo que es muy pronto para que mis amigos sepan sobre lo mío con la hermana de Zayn.

 

Y es que por lo visto Zayn no les ha comentado algo, de lo contrario ya estarían interrogándome de cómo fue que paso todo; etc.

 

Amelia no le ah dicho a sus papas que esta conmigo ni que está en Londres, mucho menos les ah comentado que ya renuncio a su trabajo, ayer hablo con su mamá y le dijo que “vendría a Londres” este fin de semana para ir a visitarlos. Por supuesto que yo estaré presente en esa visita, la idea de la visita es hablar con sus padres; plantearme en mi plan de hombrecito y pedirles formalmente permiso para tener una relación seria con su hija, hablarles de que vamos a vivir juntos y esperar por su aprobación y rezar por qué no reaccionen negativamente igual que Zayn.

 

Termino de acomodar las compras en la alacena y el refrigerador, compre de todo un poco; lo necesario y un surtido variado de alimentos.  Aprovecho que tengo el cartón de jugo de naranja en la mano y me sirvo un poco en un vaso de vidrio, tomo un sorbo; bastante refrescante.

 

-Buenos días...-escucho la voz adormilada de Amelia, doy la media vuelta y la veo caminando por el living; se dirige a la cocina; completamente despeinada, sin una gota de maquillaje y solamente usa la playera que yo traía ayer

-Buenos días bonita –contesto con unas sonrisa, me encanta como se ve al natural; estos días han sido increíbles al despertar a su lado

-¿Por qué me dejaste despertar sola hoy? –pregunta bostezando

-Fui de compras –contesto

-¿Por qué no me despertaste? –dice levantando una ceja- Te habría acompañado –agrega

-Vi que estabas descansando, no quise interrumpir tu sueño –digo rodeando su cintura con mis brazos, inclino mi rostro y ella se pone de puntitas; juntamos nuestros labios en un beso de buenos días, simplemente perfecto

-¿Qué compraste? –pregunta poniéndole fin al beso

-Un poco de todo para llenar la alacena -contesto

-Hacía falta –contesta, estira su brazo para tomar mi vaso de jugo de la encimera; le da un trago- ¿Crees que podamos ir temprano al aeropuerto? –me pregunta

-¿Para qué? –contesto levantando una ceja

-Mi amiga me hizo favor de mandarme todas mis cosas que faltaban  en el vuelo de anoche, tengo que ir a recogerlas –contesta- quisiera ir temprano para tener la tarde para acomodar todo y hacer que quepa mi ropa en tu closet –sonríe

-¿Aun falta más ropa aparte de la que trajiste en tu maleta? –digo fingiendo sorpresa

-Lógico cariño –ríe, toma otro trago de jugo

-¿Te aparece si vamos a desayunar fuera y de ahí pasamos al aeropuerto? –sugiero

-Me parece bien –sonríe- Tomare una ducha rápida mientras lavas los trastes de anoche que siguen en el fregadero –toma lo poco que quedo de jugo en el vaso

-Vale, me parece bien –sonrió

 

Nos damos otro corto beso y nos separamos, la veo salir de la cocina; sonrió al ver que va bostezando mientras camina por el living, es una dormilona. Me sirvo un poco mas de jugo ya que Amelia tomo el que había servido antes, guardo el empaque de jugo en el refri y pongo mi vaso sucio en el fregadero junto con todos los demás que hay de anoche.

 

Termino de hacer mis labores domesticas, ya acomode los trastes en el gabinete indicado y limpie un poco la cocina; ya barrí el living y acomode un poco, ayer tuvimos una pelea de palomitas mientras veíamos una película así que había comida por todos lados.

 

Camino hacia la habitación con la idea de limpiar el cuarto, acomodar las sabanas y poner la ropa sucia en su lugar; pero parece ser que Amelia me gano la idea. El cuarto esta impecable, se nota que esto fue obra de una mujer.

 

-Estoy lista Harry, vámonos –dice Amelia saliendo del baño

 

Esta vistiendo unos skinny jeans color azul turquesa combinado con un suéter blanco de cuello alto y manga larga completamente liso, sonrió al ver que usa converse blancos igual que yo; tenemos algo en común. Se ve preciosa el día de hoy, su rostro al natural y su cabellera sigue húmeda pero esta algo alborotada.

 

-¿Por qué me miras a si? –dice levantando una ceja- ¿Me veo mal? –pregunta

-Te vez hermosa –sonrió

-Gracias –contesta, sus mejillas toman un color carmesí natural- Bueno, vámonos que ya tengo hambre –dice posando la palma de su mano sobre su estomago

-Vale, vámonos -sonrió

 

Amelia de un par de pasos hacia la puerta, antes de que salga de la habitación la tomo del brazo; le doy la media vuelta y rodeo su torso con mis brazos dejando su cuerpo pegado al mío. Ella me sonríe, le sonrió de vuelta eh inclino mis rostro para besar su frente, algo tierno primero para después poder besar atrevidamente sus labios.

 

Pierdo la noción de tiempo besándola, nuestros labios juegan al mismo ritmo; nuestras lenguas se enredan saboreando el sabor de uno y el otro. Podría pasar la vida entera pegado a su boca, lamentablemente no se puede.

 

Nos separamos para respirar, Amelia me sonríe; dejo de abrazarla y levanta su mano, con su pulgar limpia mis labios. Le sonrió y la tomo de la mano, salimos de la habitación y cruzamos el living hacia la puerta principal; me aseguro de que traigo mis llaves y cartera en el bolsillo y salimos del departamento.

 

Compartimos el elevador con algunos vecinos, educadamente decimos “Buenos Días” y entramos a la caja metálica.  Tomados de la mano somos los primeros en salir del elevador al llegar al lobby, cordialmente saludamos al recepcionista; después le agradecemos al portero que sostiene la puerta para nosotros.

 

Ya en el auto tenemos una pequeña platica sobre lo que queremos desayunar, se me ocurre que podría ser en algún restaurante que es delicioso y queda cerca del aeropuerto; al fin y al cabo hacia allá nos dirigimos. Primero iremos a recoger la “mudanza” de Amelia, después pasaremos a desayunar. El camino es ameno, escuchamos música y Amelia pega gritos cantando desentonadamente; ambos reímos ante su “precioso” canto.

 

Afortunadamente no hay mucho trafico, encuentro un lugar en el estacionamiento del aeropuerto y me detengo. Tomados de la mano caminamos por el aeropuerto, se siente tan bien presumir a la chica que va a mi lado como mi novia; se siente fabuloso no tener que ocultar nuestra relación, aunque realmente espero no encontrarme a alguien cercano a Zayn por aquí.

 

Llegamos al aérea de paquetería y equipaje, Amelia  proporciona algunos datos que le pide la amable señorita detrás del mostrador; le pide que aguarde un momento. Yo estoy de pie junto a ella, solamente como su compañía mientras tanto.

 

Minutos después regresa la señorita con un carrito parecido a uno de carga, en el carrito se alcanzan a percibir varias maletas algo grandes y algunas cajas de cartón selladas con “Fragil”; si todo eso es de Amelia, no sé si quepa en el auto.

 

-Listo señorita, por favor revise que está completo lo que le mandaron y firme en la parte de hasta abajo como recibido –dice la amable recepcionista

 

Duda resuelta, todo eso es de Amelia. Mientras ella revisa y firma el papeleo, yo pienso en una forma adecuada y la mas ideal para que todo eso entre en el auto; solo espero que no tengamos que contratar algún servicio de taxi, de lo contrario nuestros planes para desayunar se verán arruinados.

 

Salimos del aeropuerto dirigiéndonos al estacionamiento, yo empujo el carrito con toda la mudanza mientras Amelia camina a mi lado; saco las llaves del auto del bolsillo de mi chamarra, nos detenemos junto a la cajuela del auto y le quito la alarma.

 

Hacemos un milagro, nos costó mucho trabajo guardar todo; pero finalmente terminamos.  En la cajuela acomodamos las dos maletas y una caja; en el asiento trasero pusimos la ultima maleta y las seis cajas restantes, afortunadamente  no eran muy grandes las cajas. Todo entro a la perfección, acomodamos sobre los asientos traseros y en el suelo también; parece auto sardina con todo amontonado atrás pero no hay problema.

 

Salimos del aeropuerto, minutos después ya estamos estacionando en un restaurante italiano. Aquí en Londres hay lugares exquisitos en cuanto a gastronomía, restaurantes que en su mayoría están en el centro de la ciudad. Pero a mi parecer y en mi opinión personal, este pequeñísimo eh increíblemente modesto lugar es el mejor en cuanto a comida italiana. Si por mi fuera comería aquí todos los días, lamentablemente está un poco lejos; justo al límite de la ciudad a escasos minutos del aeropuerto, motivo por el cual solo disfruto de este lugar cuando llego a salir de viaje.

 

La comida estuvo deliciosa como de costumbre, el mejor sabor italiano en todo Londres podría decir. Amelia quedo encantada con el restaurante, aparte de que la comida estuvo increíble; el lugar tiene un toque romántico con velas en la mesa y una rosa roja en el centro como decoración, pienso que sería un probable lugar para festejar nuestro primer aniversario.

 

Ahora vamos de regreso a casa, el trafico esta horrible; afortunadamente Amelia se las ingenia para hacer de este infernal trafico algo bueno. Me besa de repente para distraerme cuando empiezo a estresarme, canta como histérica para hacerme reír; creo que nunca podría cansarme de ella.

 

Horas después de estar atascados en el trafico, finalmente hemos llegado a casa. El portero Joseph se ofrece a ayudarnos con la “mini” mudanza de Amelia, le agradecemos. De un solo viaje ponemos todo en el elevador, algo apretados subimos al quinto piso.

 

Dejamos las cajas y las maletas en la habitación y las cajas en el living.

 

-Creo que primero voy a revisar que hay en las cajas, ya no me acuerdo de que fue lo que empaque –dice Amelia tomando asiento en el suelo junto a una caja

-¿Trajiste decoraciones y ese tipo de cosas cielo? –le pregunto caminado hacia la cocina

-Sí, algunos cuadros y eso; creo –escucho que me contesta

-Siéntete libre de acomodar tus cosas pro donde quieras –digo tomando una lata de Coca-Cola del refri

-Gracias cariño –escucho su voz

-¿No tienes hambre? –pregunto, tomo un trago de mi soda

-Acabamos de desayunar Harry –contesta con una risa de fondo en su voz

-Eso fue como a las doce cielo, ya muero de hambre –contesto, dejo mi lata de soda sobre la encimera

-¿Qué se te antoja de comer? –pregunta Amelia

-No lo sé…-me recargo en el marco de la puerta de la cocina-Tenía pensado en preparar algo rico y casero –agrego

-¿Cómo qué? –dice concentrada abriendo su caja

-Con lo que traje del super puedo preparar fajitas de pollo con verdura y pasta, también habría helado de postre –contesto

-Me gusta cómo suena el menú completo –dice sonriente- Solo termino con las cajas y te ayudo ¿vale? -agrega

-Mejor mientras tu estas con las cajas yo preparo la comida, déjame consentirte –sonrió

-¿Me vas a consentir más aun? –dice levantando una ceja- Estos días lo único que has hecho es consentirme, me estas mal educando –sonríe

 

Estoy por contestar  pero el sonido del timbre me interrumpe.

 

-¿Esperabas a alguien? –dice Amelia levantando una ceja

-No cielo –contesto- Tal vez será Joshep o el conserje ¿Olvidaríamos algo allá abajo? –pregunto

-No creo…-dice Amelia mirando alrededor, parece que está contando sus cajas

 

Camino hacia la puerta, observo por la mirilla de la puerta y no se ve nadie; levanto los hombros y decido abrir, tal vez habrán dejado algo al pie de la puerta probablemente. Jalo la manija de la puerta, la abro y mi mente no procesa lo que veo. Esta Zayn recargado junto al marco de la puerta, probablemente se escondió para que no lo viera y abriera; mi corazón se acelera, no por miedo.  Si no que estos días con Amelia han sido realmente buenos, espero que su hermano no venga a estropearlo todo buscando otra pelea.

 

-¿Dónde está mi hermana? –dice en un tono fuerte

-Si vienes a provocar algún altercado lo mejor será que te vayas –escucho la voz de Amelia detrás de mí, volteo y ella está a un par de pasos de mi espalda

-Ya veo que aquí estas –dice Zayn refiriéndose a Amelia pero mantiene su mirada fija en mi- Me sorprende que sigan juntos después de nuestra pequeña platica –agrega

-No debería de sorprenderte –contesto en automático, siento la mano de Amelia tocar la mía; entrelaza sus dedos con los míos pero queda de pie a mis espaldas, se que está nerviosa

-Realmente eh pasado cada uno de estos días esperando que todo hubiese sido una broma pero ya veo que no –dice serio

-¿A que viniste? –le pregunto antes de que diga algo mas

-Quería asegurarme de que Amelia estaba en Londres –contesta- Asegurarme de que estaba contigo –agrega

-Ya viste que estoy en Londres y que vivo con Harry, puedes irte en paz –dice Amelia aun detrás de mí, aprieta un poco mas mi mano

-Realmente no entiendo –dice Zayn negando con la cabeza- De la noche a la mañana ya tienen una relación y de repente ¿van a vivir juntos? –dice levantando una ceja- ¿Realmente creen que esto va a funcionar? –cruza sus brazos frente a su pecho

-Si –contestamos Amelia y yo al uniso, siento cosquillas en el estomago al saber que nuestras mentes parecen estar sincronizadas

-Y hasta en corito contestaron…que bonito –dice Zayn en un evidente tono sarcástico

-Te quiero mucho hermano, pero si no puedes aceptar mi relación con Harry y solamente viniste a molestar con tus comentarios lo mejor será que te vayas –comenta Amelia

-Soy mayor que tu, no me hables así; me debes respeto –contesta Zayn

-El respeto se gana, es reciproco –contesta Amelia- Si tú no puedes respetar mi relación entonces yo no puedo respetarte, lamento decirte que antes te admiraba y te adoraba; hace cuatro días cambio mi opinión sobre ti, ya veo que mi felicidad no te importa y se te hace fácil arreglar las cosas a golpes –agrego

-Me parte el corazón escuchar lo que acabas de decirme –dice Zayn con un tono más suave en su voz- Si piensas que tu felicidad no me importa me deja en claro que algo hice mal como hermano –agrega mirando a Amelia- Tal vez reaccione de la manera menos adecuada y civilizada el otro día, te pido perdón por mis actos –dirige su mirada hacia mi

-No tengo por qué perdonarte por tu reacción –contesto- Creo que es comprensible que te haya caído como bomba la noticia y actuaste impulsivamente –agrego- Sin embargo acepto una disculpa por los golpes, creo que eso no era necesario –concluyo

-Por supuesto que fue una bomba la notica –dice en automático- Cuando los vi en la puerta nunca me cruzo por la cabeza lo que iban a decirme, ni en mis sueños más locos llegue a imaginarme que algo podría darse entre ustedes dos –agrega- Sin embargo creo que fue maduro de su parte hablar conmigo, ir a buscarme y decirme sobre ustedes fue la mejor decisión que pudieron tomar; aunque fue un año después de que empezó pero al menos me dijeron…-concluye

-Antes de que nos interrumpieras estábamos algo ocupados acomodando mi mudanza, no te corro pero ¿Algo más que se te ofrezca? –pregunta Amelia seria

-Es bastante obvio que estas resentida conmigo –dice Zayn mirando a Amelia- En fin, solo quiero decir por último que espero les vaya bien en su relación; sin importar lo enojado que haya estado, Harry eres uno de mis mejores amigos y a pesar de todo esto te aprecio –me mira- Solo quiero pedirte que cuides a mi hermana, que espero y la trates bien –agrega- A ti loca te amo, lo sabes; me importa tanto tu felicidad que estoy aquí tragándome mi orgullo para pedir perdón –concluye

-Entonces…¿Tenemos tu apoyo? –dice Amelia con su tono serio, sigue en su plan de digna; yo guardo silencio

-Harry tiene mi amistad, tú sigues siendo mi hermana –contesta Zayn- Y juntos tendrán mi apoyo…-concluye

-Yo también te amo hermanito –dice Amelia, suelta mi mano di se abalanza sobre Zayn abrazándolo fuertemente

 

Yo me limito a sonreír, es como un alivio ver que esta situación ya bajo de tensión. Creo que ya con el apoyo de Zayn será mas fácil la situación, supongo que lo siguiente será hablar con los padres de Amelia; espero que sea mas sencillo.

 

-Estábamos por comer ¿Gustas acompañarnos cuñado? –le digo siendo amable, tal vez sería bueno algo de convivencia entre los tres

-No lo se, no quiero interrumpir –dice Zayn rompiendo el abrazo con Amelia

-Oh no interrumpes, quédate y nos ayudas a cocinar o mínimo con los trastes –dice Amelia con una sonrisa      

-Creo que no seria mala idea quedarme –dice Zayn riendo

-Entonces hay que entrar, empecemos a cocinar tu y yo mientras Amelia termina de desempacar –me hago aun lado para que entren al departamento

 

Amelia y Zayn entran al departamento, cierro la puerta y es como un alivio. Creo que esta tarde no esta arruinada, al menos Zayn no vino a golpearme; creo que a partir de ahora todo será muy fácil.

 

 

 

 

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...