No Me Digas Adios

Una novela algo corta, con una trama madura y bastante interesante; tiene algo de suspenso, espero les guste. Historia totalmente orgininal

4Me gustan
0Comentarios
1062Vistas
AA

5. Capitulo Cuatro

Me parece escuchar el sonido de mi móvil, estoy totalmente dormido; pero soy capaz de estirar mi brazo. Busco mi móvil sobre la mesa de noche junto a mi cama, lo encuentro; abro un ojo para ver la pantalla, número desconocido. Deslizo mi dedo para contestar, acomodo mi móvil sobre mi oreja.

 

{Llamada}

 

-¿Diga? –contesto adormilado

-Buenos días guapo…-es la voz de una chica, pero estoy tan dormido que no tengo idea de quién es- ¿Ya desayunaste? -pregunta

-Me acabo de despertar –contesto- ¿Quién habla? –digo bostezando

-¿Ya no te acuerdas de mi rulitos? –el apodo me parece familiar, pero muchas chicas me han llamado así

-No realmente…-digo pensativo aun con los ojos cerrados, estoy dormitando

-Eso me pone a pensar que tal vez lo nuestro no fue tan especial como pensaba –comenta- Mañana tomo un vuelo de regreso a España, no me quiero ir sin pasar un rato contigo como en mi anterior viaje –agrega, mi subconsciente empieza a funcionar

-¿Victoria? –digo abriendo los ojos, me siento en la cama

-Ese es mi nombre cariño –contesta con un tono evidente de satisfacción

-¿Cuándo llegaste? –pregunto bostezando

-Dejemos los detalles para el desayuno cielo, llego a tu depa en una hora ¿Te parece bien? –dice en un tono seductivo

-No tengo nada de comer -contesto

-Yo llevo el desayuno, te veo más tarde; besitos –cuelga

 

{Fin Llamada

}

 

 

Suelto un bostezo, me levanto de la cama y camino directo a la ducha. Les daré un pequeño resumen de quien es Victoria, aunque honestamente ya ni siquiera me acordaba de ella.

 

La conocí en Karma Bar, creo que hace un poco más de un año; una pelirroja de estatura promedio con unos enormes tacones y un vestido un poco revelador color blanco que resaltaba su bronceada piel. Recuerdo que ella se acerco a mí, me pregunto si podía bailar con ella y por supuesto que accedí. Un par de tragos después y totalmente ebrios los dos, tomamos un taxi para pasar la noche en mi departamento; fue una noche cualquiera de sex*o con una desconocida.

 

Al otro día desperté y ya no estaba, aunque unas horas después apareció en mi puerta; creo que se aprendió la dirección. Pasamos el resto del día encerrados en mi habitación, pasándola bastante bien ahora que lo recuerdo. Cuando finalmente dieron las ocho de la noche me conto que era hora de despedirnos, tenía un vuelo que tomar a España.

 

Ella es publirrelacionista en una empresa de…no recuerdo que, pero está viajando constantemente y por si acaso regresaba a Londres; me dio su número y le di el mío.  Aunque yo no guarde el suyo, pero veo que ella si conservo el mío y sorpresivamente se acordó de mi al regresar por estos rumbos.

 

Así como a Victoria conocí a muchas otras chicas mas, tengo mil historias que podría contarles sobre las chicas que conocí en algún bar. Realmente la pasaba muy bien en aquellos tiempos, no me importaba saber nada sobre las chicas con las que estaba; no me interesaba sentir algo más allá del placer. Lo mejor era que podía seguir con mi vida cotidiana como si nada, concentrándome al cien por ciento en mi trabajo y cero rastro de sentimientos.

 

Pero para mí buena ó mala suerte me acosté con Amelia, ella me cambio completamente. Desde la primera vez fue todo diferente, ella no era una chica cualquiera que acababa de conocer. Llevaba años de verla de lo lejos, rara vez la saludaba; honestamente pensaba que era una chica demasiado seria, nunca hablamos pero siempre me gusto porque obviamente es hermosa. Pero nunca pensé que pudiéramos tener algo, era (es) la hermana de mi mejor amigo; admitiré que fantaseé con ella muchas veces, llegue a imaginarme escenarios bastante sexual*es con ella; pero nunca pensé que llegarían a pasar de mi imaginación.

 

Y ese día, dios…lo recuerdo como si hubiera sido ayer. Yo tenía un poco más de dos años de no verla en lo absoluto, Amelia vivía con Zayn pero siempre estaba en la universidad y yo casi siempre iba de noche así que no estaba despierta; después se mudo a Canadá y eso fue todo. Ella tenía un año fuera de Londres, era el cumpleaños de Zayn; vino de visita. Cuando la vi en la fiesta no la reconocí, le coquetee un poco hasta que se empezó a reír; llego Zayn y la abrazo diciéndome “¿Verdad que la extraño mucho?” y me quería morir de pena por coquetearle a la hermana de mi amigo.

 

Pasada la media noche me empecé a sentir un poco mal por los mil tragos que había tomado, subí al segundo piso de la casa de Zayn y entre a una de las habitaciones para recostarme y dejar que esperar a que se me pasara el efecto del alcohol…

 

->Flashback<-

 

Con la luz apagada entro a la primera habitación que encuentro, a ciegas camino y chocan mis pies con el borde de una cama; me dejo caer. No me siento cómodo, me doy la media vuelta y quedo boca arriba; mucho mejor. Puedo respirar tranquilamente, rápido se me pasara el efecto de lo mareado; siento que estoy por quedarme dormido con los ojos abiertos. Escucho el ruido de la puerta abrirse y la tranquilidad de la oscuridad se esfuma…

 

-LA LUZ….-grito cubriendo mis ojos

-Oh lo siento –escucho una suave voz contestar, sin embargo no apaga las luces- ¿Qué haces aquí Harry? –pregunta

-Apaga la luz… -contesto- Lastima…-agrego cerrando los ojos debajo de las palmas de mis manos- ¿Quién eres? –pregunto

-La dueña del cuarto –contesta- Esta buena la borrachera –contesta, escucho el ruido de unos tacones acercándose- ¿Te traigo algo? ¿Café, agua tal vez? –pregunta

-Un vaso de agua estaría bien si apagas la luz –contesto

-Necesito la luz para servir el agua –escucho los tacones hacer eco en la habitación- Y asumo que necesitaras la luz para beberla –agrega

-Puedo tomar agua sin luz –contesto

-Bueno, ya la serví; apagare la luz –contesta haciendo ruido con sus tacones

-Gracias –escucho los tacones acercarse a la cama, siento como se mueve la cama justo a mi lado

-Enderézate, aquí está el agua –escucho su voz cerca, abro los ojos ya que la luz está apagada

-Gracias –contesto, muevo un brazo buscando el vaso y termino tocando uno de sus senos; debería de sentirme apenado pero…no realmente

-Eso no es el vaso –comenta, su voz suena nerviosa pero no se mueve

-Lo siento, seguiré buscando –contesto, muevo mi mano un poco más hacia arriba; marco un camino con mi dedo índice por su escote subiendo por su cuello, llegando a su barbilla; subo un poco más, mi dedo toca sus labios- Que suaves…-digo inclinando mi rostro hacia enfrente

 

Siento su respirar cerca de mí, me atrevo y la beso; capturo sus labios con los míos. Sus labios son suaves, juego un poco despacio con sus labios; al principio Amelia esta inmóvil, después comienza a seguirme la corriente. Siento el calor subir entre nosotros, pongo mis manos detrás de su cintura; justo en su espalda baja. Tomo el borde de su blusa, lenta y suavemente meto mis manos debajo de su blusa tocando la suavidad de su piel; siento como se eriza su piel.

 

 Amelia rompe bruscamente el beso separándose de mí, se pone de pie y me deja en una nube de deseo.

 

-¿Qué haces? –se escucha agitada, alcanzo a distinguir su silueta con la luz de la luna; veo que deja el vaso de agua sobre la mesa de noche junto a la cama

-Estaba besándote… –contesto, me pongo de pie

-Pues no está bien –por su voz la encuentro, sé que estoy frente a ella

-¿No te gusto? –digo posando mis manos en su cadera

-No dije que…-la interrumpo

-¿Te gusto? –pregunto jalándola hacia a mi

-Harry no es correc…-la interrumpo de nuevo

-Pregunte que si te gusto –digo apretándola más a mí, dejando nuestros cuerpos sin distancia alguna

-Si…me gusto –contesta con un suspiro- Pero no está bien –agrega, recarga sus manos en mi pecho tratando de poner distancia

-No pregunte si estaba bien cariño –paso mis manos hacia atrás, pegándola mucho mas a mí sin importar sus manos en mi pecho- Con que te haya gustado es suficiente para repetirlo de nuevo…-me inclino hacia enfrente, encuentro sus labios y la beso de nuevo

-No no no…-susurra rompiendo le beso

-¿No que cielito? –digo pegando mi frente a la suya

-Eres el amigo de mi hermano, esto no está bien –comenta- Zayn te odiaría si se entera…-agrega en un tono de asustada

-Yo no le voy a decir…-contesto, paso la punta de mi lengua por sus labios; suspira

-Yo tampoco –dice rodeando mi cuello con sus brazos

 

Esta vez ella es la que me besa, se apodera de mis labios in pedirme permiso; pero lo hace perfecto, ella es la que lleva el control ahora. Enreda sus dedos en mi cabello, me provoca escalofríos. Abre un poco mas su boca, dándome permiso de profundizar el beso; mi lengua encuentra la suya. Su sabor es delicioso, el beso es perfecto; siento que ya no puedo esperar para hacerla mía.

 

Bajo mis manos al inicio de sus muslos, la aprieto mucho más hacia a mi; hago un poco de fuerza en mi agarre para impulsarla hacia arriba. Entiende el mensaje y se aferra de mi cuello, rodea mi cadera con sus piernas. Doy un par de pasos hacia atrás, choco con la cama y me doy la media vuelta; la dejo caer en el colchón y me acomodo sobre ella.

 

La beso de nuevo, sus labios parecen ser adictivos. Siento sus manos debajo de mi playera, acariciando mi abdomen subiendo poco a poco a mis pectorales; me dan escalofríos…

 

->Fin Flashback <-

 

El sonido del timbre me saca de mis recuerdos, hace mucho tiempo que no pensaba en aquella noche; fue increíble. Desde ese día todo ah sido diferente, deje de buscar chicas cada noche; empecé a enfocarme en una sola. Tal vez debería de llamar a Victoria, decirle que tengo planes; inventarle alguna excusa para que no venga.

 

 

Siento que con el simple hecho de tener a una chica en el departamento seria como serle infiel a Amelia ó algo así, creo que no estaría nada bien. Debería de ir a buscar a Amelia a casa de Zayn antes de que se vayan a Bradford a pasar el año nuevo, podría mandarle un mail para preguntarle a qué hora se van.

 

Tengo que hablar con ella, aclarar mis sentimientos de una vez por todas; decirle que yo no veo lo nuestro como una aventura nada más. Mañana es año nuevo, así que lo mejor será aclarar todo hoy. Tengo que saber si ella siente lo mismo por mí, no puedo empezar otro año enamorado sin ser correspondido.

 

-Voy…-grito cuando el timbre suena de nuevo insistentemente cuatro veces

 

Me levanto del sofá y camino a la puerta, giro la manija y es Victoria; me tarde mucho en cancelarle. Si es la pelirroja que recuerdo, solo que al parecer ya es rubia; está usando una blusa roja con un escote pronunciado, una chamarra de cuero negra que hace juego con sus leggins de cuero negro; sus tacones rojos la hacen quedar a mi estatura.

 

-Con esa carita parece que no te dio gusto verme –dice levantando una ceja- ¿Me invitas a pasar ó mejor me regreso a mi hotel? –dice cruzando sus brazos, quisiera decirle que se vaya; pero tampoco quiero ser demasiado grosero

-Adelante…-digo abriendo un poco más la puerta, me hago a un lado para dejarla pasar

-Esperaba que me recibieras con un besito mínimo…-dice entrando

-Lo siento, sigo dormido –contesto cerrando la puerta

-Perdón por despertarte –dice acercándose a mí

-Oh no te preocupes –doy un paso hacia atrás- Tenia que despertar en algún momento –sonrió dando otro paso hacia atrás

-Bueno…traje fruta, jugo y hot-cakes; espero estén bien, lo compre en un restaurante cerca de aquí –dice entregándome una bolsa de plástico con varios recipientes dentro

-Gracias –digo recibiendo la bolsa- Iré por unas servilletas –me doy la media vuelta, camino un poco y dejo la bolsa sobre la mesa del comedor

-¿Te molesta si me quito los zapatos? –me pregunta

-Ponte cómoda –digo caminando a la cocina

-Gracias –contesta

-¿Cuándo llegaste a Londres? –pregunto mientras busco servilletas en la alacena

-Hace una semana –contesta- Quería verte desde que llegue pero estuve saturada de tiempo, así que no pude llamarte hasta hoy –agrega

-Oh que bien…-digo saliendo de la cocina

-¿Te hubieras acordado de mí si hubieras visitado España alguna vez? –pregunta quitándose la chamarra, la avienta sobre la codera del sofá; veo sus zapatos tirados en el suelo

-Por supuesto… –contesto, dejo las servilletas sobre la mesa

-Es bueno saberlo…-dice caminando hacia mi- Yo te tengo muy presente siempre que escucho algo sobre Londres –sonríe- Para mi “Londres” significa “Un buen sex*o con Harry” –muerde su labio inferior

-¿Dejamos el desayuno en estos recipientes o traigo unos platos? –digo cambiando de tema, no sé cómo le voy a hacer para decirle a Victoria que entre nosotros no podrá haber nada

-Creo que esos recipientes estarán bien –se queda de pie a mi lado- Pensándolo bien…me hubiera quedado con los tacones para estar a la misma altura y poder robarte un beso –dice pasando su mano por mi cabellera

-Ojala el jugo no esté acido –cambio radicalmente de tema, tomo el envase de jugo y tomo el popote en mi boca

-Creo que ese es el mío de apio –contesta cerca de mi oído, me dan escalofríos

-Ya me di cuenta –contesto- Toma…-digo entregándoselo, tal vez así deje de jugar con mi cabello

-Gracias –toma el envase, nuestras manos chocan y el envase de unicel se rompe; todo el jugo me cae encima

-Demonios…-digo dando un paso hacia atrás, dejo lo que quedo del envase sobre la mesa

-Parece que te veré sin ropa mucho antes de lo planeado…-dice Victoria mordiendo su labio inferior

-Ahorita regreso…–me doy la media vuelta y camino hacia el pasillo

 

Desabotono mi camisa, entro a mi habitación y camino al baño; dejo mi camisa en el cesto de ropa sucia, el olor de apio es algo desagradable. Me salpico el cuello un poco, así que tengo que enjaguarme para no seguir oliéndolo. Estoy lavando mi cuello cuando escucho el timbre del departamento, me limpio con la toalla y salgo del baño sin camisa.

 

Voy saliendo del pasillo y veo a Victoria abriendo la puerta, me congelo al ver que es Amelia quien está del otro lado.

 

-¿Qué se te ofrece? –dice Victoria

-Nada…-contesta Amelia viendo a Victoria de arriba abajo- Creo que me equivoque de departamento –dedica una mirada rápida al departamento- Perdón por interrumpir…-dice mirandome, sus ojos no se ven como de costumbre; esa no es la mirada alegre de Amelia

 

Amelia se la da media vuelta, corro; cruzo el living, impido que Victoria cierre la puerta y salgo al pasillo. Veo  que Amelia camina con la cabeza agachada hacia el elevador a un paso bastante rápido,  me decido a alcanzarla para hablar con ella y que no mal interprete las cosas pero la señora Henderson del “506” choca conmigo al salir de su departamento.

 

-No corras en los pasillos muchacho –me dice la anciana- Casi me matas de un infarto del susto –agrega poniendo una mano en su pecho

-Lo siento señora Henderson –retomo mi paso pero Amelia ya está en el elevador

 

 

Antes de que las puertas se cierren levanta la cabeza y nuestras miradas se cruzan, me dice muchas cosas con la mirada y al mismo tiempo nada; no sé si esta celosa, enojada, triste ó si no le importo en lo absoluto. Pero definitivamente mal interpreto la situación con Victoria. Mi día no está resultando de lo mejor, debería de olvidar la idea de hablar con Amelia sobre mis sentimientos. Si antes no sentía nada por mi más allá de lo físico, seguramente después de hoy mucho menos; estará pensando que tengo intimidad con otras mujeres al mismo tiempo que tenemos nuestra “relación”.

 

-¿Esa era tu novia? –pregunta Victoria en un tono de voz delicado

-No realmente…- digo cerrando la puerta

-Lo siento…-dice Victoria mientras voy entrando al departamento- No debí de haber abierto –agrega, se está poniendo su chamarra- ¿Es por ella que me estuviste desviando mis comentarios “seductivos”? –pregunta poniéndose los tacones

-Algo así –contesto sentándome en el sofá

-Si no íbamos a tener nada hubieras sido directo, lo habría entendido –dice tomando asiento en otro sofá frente a mi

-Lo siento, no supe como decírtelo sin sonar grosero –contesto

-No hay problema –comenta- Debí de haber supuesto que no estarías soltero para siempre –agrega

-No es mi pareja -contesto

-Si no es tu novia… ¿Qué son? –pregunta

-Honestamente no lo sé –contesto recargando mis codos sobre mis muslos, escondo mi rostro en las palmas de mis manos

-Bueno…no es que sea una experta, pero con la expresión en su rostro es más que obvio que le dolió verte con otra chica –concluye

-¿Tú crees? –digo levantando el rostro

-Esa chica estuvo a punto de llorar –contesta- Es lógico que nunca espero que una mujer abriera la puerta y por supuesto no esperaba verte a medio vestir, por algo se fue tan rápido; no quería seguir viendo la situación –agrega- ¿Alcanzaste a hablar con ella? –pregunta

-No…-contesto, suspiro

-Pues si tu también sientes algo por ella…deberías de hacerlo –comenta

-No sé si querrá hablar conmigo después de esto –digo pensativo- Honestamente no se con que pretexto ir a buscarla, su hermano va a sospechar –agrego

-¿Su hermano? –dice levantando una ceja

-Es una larga historia –contesto

-No te preocupes, tengo tiempo -sonríe

 

 

(…)

 

 

[Narra Amelia]

 

 

Voy caminando por el pasillo para salir del edificio de Harry, el intendente se despide de mi muy amablemente con un “Hasta pronto”, le contesto lo mejor que puedo. El portero abre la puerta para mi, le agradezco y bajo los escalones de la entrada en un dos por tres.

 

-¿Que paso? –me encuentro a Zayn en el ultimo escalón- ¿No estaba? –pregunta quitándose sus gafas oscuras

-Está ocupado, mejor regresas tu mas tarde –contesto ocultando que estoy llena de emociones

-Caray…con lo que me costó encontrar un lugar de estacionamiento aquí afuera –contesta exasperado- ¿Al menos entraste al baño? –pregunta

-No le pedí permiso, estaba con una chica; así que ya vámonos a casa que me estoy orinando –miento, realmente solo quiero irme de ahí lo más pronto por si acaso Harry decidió bajar por las escaleras para alcanzarme

-El auto esta para allá –contesta Zayn señalando hacia la derecha, se pone sus gafas y comenzamos a caminar

 

Voy a su lado, camino un poco a prisa con el pretexto de que me anda del baño. Llegamos al auto y abre la puerta del copiloto para mi, subo al auto y suelto un suspiro.

 

-¿Estaba con una chica? –pregunta Zayn subiendo al auto

-Si –contesto abrochando mi cinturón

-¿Lo encontraste en alguna situación comprometedora? –pregunta encendiendo el motor

-Digamos que llegue en muy mal momento hermanito –digo fingiendo indiferencia por el tema

-Lo hubiera llamado antes de venir –comenta arrancando el auto

-Si bueno…para la próxima –suspiro- Ahora apúrate que me estoy urge llegar al baño…-agrego

-Tienes que aprender a controlar tu vejiga hermanita –dice acelerando

-Me obligaste a tomar una malteada de casi un litro –contesto- Estas son las consecuencias –agrego

-Pero estaba buenísima, tienes que admitirlo –dice concentrado en el camino

-Nunca dije lo contrario –contesto

-¿Nuestros planes para hoy son los mismos? –pregunta

-Supongo que sí, pero sin Harry –contesto, desvió la mirada hacia la ventanilla

-En ese caso te vas en el auto –comenta

-No me gusta manejar aquí –contesto- Me confunde ir del otro lado de la carretera y del asiento y todo eso –agrego- Yo tomare el autobús hoy, mañana te vas en el auto –concluyo

-Pero no quiero que viajes sola –comenta- Le daré tiempo a Harry, mas tarde le llamo para ver si podemos hacer las coas como lo habíamos planeado –agrega

-Como quieras…-suspiro

-Aunque estaría mejor si viajas temprano –comenta- Aunque sea sola, pero que te vayas temprano a Bradford, no quiero que estés en la carretera de noche; es más peligroso aunque vaya Harry contigo ó quien sea –concluye- ¿Qué opinas? –pregunta

-Opino que podría irme mañana contigo –contesto

-Yo tengo algunas cosas que hacer hoy enana –dice en un tono dulce- No quiero que pases todo el día sola aburrida, por eso habíamos quedado que te ibas hoy tu; de paso le ayudas a mamá con la cena –agrega

-Yo hago lo que tú me digas, como siempre -contesto

-En ese caso te vas hoy en autobús –sonríe

 

Me limito a fingir una sonrisa, amo a Zayn; es el mejor hermano del mundo, super cariñoso, se preocupa por mí, etc. Pero siempre trata de controlarme, aunque este en Canadá busca la forma de tenerme bajo control; a veces es demasiado sobreprotector conmigo. Siempre término haciendo lo que él dice, nunca le puedo discutir algo; con Zayn es como si tuviera dos papás. Afortunadamente mi mamá es un poco más relajada, eso compensa lo autoritario que es mi papá y la sobreprotección de mi hermano.

 

Zayn puede ser muy abrumador algunas veces, es por eso que me gusta lo que tengo con Harry. Nuestra “relación” es lo único que puedo controlar sin que mi hermano interfiera, esa emoción que siento de poder hacer algo sin que Zayn se entere es increíble. Al estar con él me olvido de todo, pasar unas horas con Harry son suficientes para sentirme responsable de mi vida; saber que estoy tomando mis propias decisiones sin que mi hermano interfiera.

 

Aunque después de lo que vi hoy no estoy segura de continuar con lo que hay entre Harry y yo, verlo a medio vestir con esa chica en su departamento me hizo pensar en muchas cosas. Cosas en la que no había pensado antes, recuerdos más que olvidados.

 

No es que pensara que Harry solo estaba conmigo, si llegue a pensar que tal vez tenía sus aventuras cuando no estaba conmigo; pero realmente nunca me di cuenta de cómo me sentiría al estar segura de que literalmente lo “comparto” con otras chicas. Realmente es una idea…horrible. Sé que Harry y yo no somos exclusivos uno del otro, pero al menos tenía la esperanza de que solo estuviera conmigo por un poco de respeto; no lo sé. Ver a esa chica en su departamento me dio asco realmente, imaginarme el simple hecho de que ayer estuvo conmigo y hoy con esa tipa…me hizo recordar que no me quiero enamorar de nuevo.

 

Hace mucho tiempo que no pensaba en Matt, mi ex-novio; probablemente una de las razones por la cual Zayn me tiene como niña mimada. Lo conocí en segundo de secundaria, estaba total y estúpidamente enamorada de él; dedicaba cada día de mi existencia para él y planeábamos vivir juntos durante la universidad para tal vez después casarnos.

 

Pero todos esos planes se fueron a la basura en las vacaciones de verano en tercero de prepa, me fui de vacaciones con la familia a las playas de Francia. Al regresar lo primero que hice fue ir a Manchester para ver a Matt, quería sorprenderlo y la sorprendida fui yo. Use la copia de llave que me había dado para entrar a su casa, al entrar vi que la sala era un desastre; escuche un grito con su voz y pensé que estaba enfermo ó algo. Subi corriendo las escaleras a su habitación y fue todo lo contrario, dolor no estaba sintiendo. Lo encontré con una rubia oxigenada, en su cama.

 

El único que supo de eso fue Zayn, Matt me buscaba en casa de mis padres y me negaba. Hasta que un día fue y el que abrió la puerta fue Zayn, se peleo con él; afortunadamente no estaban mis papás. A pesar de la pelea Matt seguía buscándome y para mí era horriblemente doloroso, no hacía otra cosa más que estar encerrada en mi habitación llorando.

 

Fue por eso que me fui de Bradford, me vine a vivir con Zayn para distraerme con él; a mi hermano no le gustaba la idea de verme tan triste. Estudie mi carrera en la universidad cerca de aquí, me enfoque en mis estudios y en querer irme de Londres. Se presento la oportunidad del intercambio a Canadá y acepte, el resto es historia. Gracias a Matt prometí no enamorarme de nuevo, es doloroso ilusionarte y terminar con el corazón roto.

 

Si me siento mal, algo triste. Pero no es porque este enamorada de Harry, si no que lo de hoy me recordó a lo que paso hace años con Matt y me trajo terribles sentimientos de nuevo. Es difícil olvidar lo que paso, si tal vez fue hace cuatro años lo de mi ex-novio; pero tuvimos cinco años de relación, años que se echaron a perder por un error.

 

-Ya reserve tu lugar en el autobús –dice Zayn al verme salir del baño

-¿A qué hora me voy? –digo caminando al living

-Sale a las cuatro –contesta tomando asiento en el sofá- ¿Quieres comer pizza? –pregunta encendiendo el televisor

-No tengo hambre –contesto sentándome a su lado

-¿Te sientes bien enana? –pregunta mirandome a los ojos

-Si ¿Por qué? –contesto subiendo mis pies al sofá

-Tienes ojitos de perrito a medio morir –contesta

-Es que tengo sueño –finjo un bostezo

-¿Segura? –pregunta levantando una ceja

-Segurísima –finjo una sonrisa

-¿No te recuperaste de la desvelada de anoche? -pregunta con una sonrisa

-No, aun no –contesto

-Duérmete un rato, te despierto a las dos para que comamos y después te llevo a tomar tu autobús –sonríe

 

Sonrió, rodea mis hombros con su brazo izquierdo; recargo mi cabeza en su pecho. Cierro los ojos, inclina su cabeza y besa mi frente; sonrió antes de dormir y suspiro.

 

Zayn es un buen hermano, honestamente  me siento mal de mentirle respecto a Harry. Pero sé que nunca aceptaría mi relación con su amigo, en especial porque lo nuestro no es una relación en lo absoluto; no me puedo ni imaginar cómo reaccionaría si algún día se enterara.

 

 

(…)

 

 

[Narra Harry]

 

 

 

Platique con Victoria sobre Amelia, le di toda la explicación de la situación y fue como un alivio poder platicar abiertamente con alguien sobre esto. Ella me dio su opinión, me sugirió que aclare la situación con Amelia; que me diga si es que siente algo por mí, justo lo que quiero hacer. Siento que ya no podría aguantar otro año a escondidas con ella, es demasiado.

 

Salgo de la ducha, tuve que tomar un baño para desprender el olor del apio que se quedo impregnado en mi piel. Camino a la cama, tomo mi móvil y no hay respuesta de Amelia. Le mande un mail hace un rato, justo cuando se fue Victoria. Le pregunte que si podría verla más tarde porque teníamos que hablar, pero sigue sin contestarme.

 

Camino de un lado al otro en el living, mi móvil en la mano y sin recibir respuesta de Amelia. Siento que la ansiedad me consume, tengo que hablar con ella; no puedo dejar que se quede con una idea errónea de lo que vio esta mañana. Me siento desesperado y situaciones desesperadas merecen acciones desesperadas, tengo que hablar con ella sin importar las consecuencias.

 

Desbloqueo mi móvil, busco en mis contactos y presiono llamar.

 

{Llamada}

 

-Alo –escucho la voz de Zayn, me pongo nervioso

-Que onda bro ¿Qué haces? –digo en el tono más tranquilo posible

-Manejando ¿Y tú? –contesta

-Aquí haciendo nada, ya sabes –digo tomando asiento en el sofá

-¿Ya se fue tu cita? –pregunta curioso

-¿Cuál cita? –contesto

-No te hagas menso, Amelia me dijo que estabas con una chica –contesta

-¿Amelia te dijo? –no pensé que Zayn estuviera enterado de que su hermana había venido a visitarme

-Si –contesta- La encontré en las escaleras, iba a subir yo y me dijo que estabas ocupado -agrega

-¿Venias con ella? –la pregunta sale sola de mi boca

-Lógicamente –contesta- Yo estaba  buscando estacionamiento, ella subió primero a pedirte que le dejaras usar tu baño; pero creo que no alcanzo a decírtelo –agrega

-No dijo nada…-contesto pensativo- Para aclarar el asunto, la chica con la que estaba es una amiga; nada mas –comento

-No tienes que aclarar nada Harry, te conozco; entiendo lo que significa tener una amiga en tu departamento –contesta- Amelia estaba algo apenada de haberte interrumpido –agrega

-¿Amelia está contigo? –digo algo nervioso- Si pudieras pasármela para explicarle que no interrumpió nada –comento- No quisiera que se quedara con una mala impresión sobre mi –digo de pretexto para que me la comunique

-Hubieras llamado veinte minutos antes y la alcanzabas –contesta- Ya se fue –agrega

-¿A Canadá? –pregunto con el corazón agitado

-A Bradford –contesta

-¿Tu no vas a ir? –pregunto

-Sí pero hasta mañana –contesta- Por eso habíamos ido a buscarte, me acorde que ibas a pasar año nuevo solo; así que se me ocurrió preguntarte si querías pasar año nuevo con nosotros; así podrías irte hoy con Amelia y no viajaba sola –agrega

-¿Pasar año nuevo con ustedes? –pregunto pensativo, dije “ustedes” pero realmente pienso “Amelia”

-Sí, pero pues ya se fue mi hermana –contesta- A menos que claro…si quieras ir y te vas conmigo mañana en la madrugada –agrega

 

….

 

 

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...