Live While We're Young

Una historia corta, pero con una trama interesante. Espero les guste, hisotria completametne original.

6Me gustan
3Comentarios
331Vistas
AA

5. Capitulo Cuatro

 

[Narra Liam]

 

Desperté con el vibrar de mi móvil, estire mi mano y lo encontré brincando en la mesita de noche a un lado de mi cama. Era un mensaje de mi hermana “Esperamos que te estés divirtiendo, te extrañamos. Pórtate bien, jaja” Sonreí, deje el móvil de regreso en la mesita de noche, voltee a mi izquierda y estaba solo en la cama; en la habitación. Ni una sola señal de Emilia, nada en lo absoluto.

 

Pero sabía que había estado conmigo, un poco avanzada la madrugada nos empezó a doler la espalda de estar en el suelo. Nos sentamos en la cama recargando nuestra espalda en la cabecera, seguimos platicando por HORAS. Algunas de las cosas que decíamos eran estupideces, otras eran temas serios. Pude conocerla bastante bien, ella a mi también.

 

Teníamos muchas cosas en común, aunque ella tenía un espíritu más libre que yo. Inclusive hablamos de que me ayudaría a ser más espontaneo, que tal vez en las próximas vacaciones iría a Italia para que ella me diera un tour por la ciudad. De hecho me enseño algunas palabras en Italiano también, fue increíble. En algún punto de la madrugada/mañana ya que estaba amaneciendo, nos quedamos dormidos. Recuerdo haberla abrazado, ella estaba acurrucada en mi pecho.

 

Pero ahora despierto y no esta, se fue sin despedirse. Sin siquiera darme su número, dirección, email, nada. ¿Qué demonios?

 

Me levante de la cama, toque la puerta del baño. Tal vez estaba ahí, pero no. Lo único que encontré fue el pantalón de pijama que le preste y mis calcetas, nada más. Solté un suspiro, tal vez había bajado a la cocina o algo.

Salí de mi habitación, baje hasta el primer piso. Todo era un completo desorden, parecía que una manada había pasado por aquí. O mejor aun…que un camión de basura había entrado desechando su carga por todo el piso, era aun completo desastre.

 

No había pista de Emilia, Salí al patio trasero y lo único que estaba como prueba contundente de que había pasado la noche conmigo era mi recuerdo, nada más. Estoy confundido, me siento…raro.

 

Lo: Buena la fiesta eh…-dijo Louis sentándose a mi lado en las escaleras de la cabaña-

Li: Oh si –conteste-

Lo: Se de muy buena fuente que estuviste con una chica bastante linda –dijo con una sonrisa-

Li: ¿De muy buena fuente? –tal vez Emilia de conto algo antes de irse-

Lo. Aja…yo te vi con ella –sonrió- Bueno, primero la vi a ella salir de la cabaña mientras yo hablaba por teléfono; después la vi que se quedo platicando contigo a la orilla del lago –sonrió- Era muy bonita ¿Paso algo entre ustedes? –curioso, como siempre-

Li: Platicamos mucho, la pase muy bien –dije mirando al lago, recordando-

Lo: Y…. ¿Qué más? –pregunto-

Li: ¿Qué más qué? –pregunte-

Lo: Pues que mas paso, algún beso abrazo, caricia. Se volverán a ver…. ¿Qué más? –estaba algo intrigado-

Li: Todo empezó bastante espontaneo realmente, accidentalmente se cayó al lago; después yo iba a ayudarla pero caí al igual que ella, como niños chiquitos nos pusimos a jugar con el agua hasta que estornudo y nos salimos del agua. Dijo que se iba –guarde silencio-

Lo: ¿Luego? ¿Se fue? –dijo interesado-

Li: No, le dije que le prestaba una toalla para que por los menos se secara; el agua estaba helada –continúe-

Lo: Se podía enfermar, claro –contesto-

Li: Eso pensé en un principio, pero después la verdad es que no quería que se fuera así tan pronto –me interrumpió-

Lo: ¿Te gusto entonces? –dijo levantando ambas cejas a un ritmo chistoso-

Li: No tiene chiste negarlo –dije levantando los hombros-

Lo: ¿Y qué paso? –me dio un ligero puñetazo en el hombro-

Li: Nada, subimos a mi habitación, le preste una toalla y algo de mi ropa para que se quitara lo que traía…-me interrumpió, de nuevo-

Lo: Huuuu….“para que se quitara lo que traía” –dijo en tono pervertido-

Li: Estaba empapada Louis, el agua estaba helada; lo más lógico era que se quitara sus prendas húmedas para que entrara en calor de nuevo

Lo: Huuu… “entrara en calor” –repitió en su tonito- Ok ya, síguele entonces –dijo sonriendo-

Li: El chiste es que nos quedamos platicando frente a la chimenea, nos quedamos ahí sentados uno al lado del otro; por casualidad mis dedos rozaron su mano, me sonrió y entrelazo sus dedos con los míos –sonreí- Nos cansamos de estar sentados en el piso, subimos a la cama…-interrumpido por Louis, una vez más-

Lo: Ese es mi Liam, la primera cita y la cautivaste directo a tu cama –me dio un ligero golpe en el hombro-

Li: No fue así, solo platicamos hasta quedarnos dormidos; literalmente no hicimos nada más que hablar, reír y conocernos –dije sonriendo- Fue genial, como la noche perfecta

Lo: Si fue la noche perfecta ¿Por qué no estás feliz entonces? –pregunto arqueando una ceja-

Li: Porque hoy que desperté ya no estaba, solo dejo lo que le había prestado de ropa y la toalla; nada mas –dije con una mueca-

Lo: Bueno…tal vez tenía que llegar a casa antes de que la regañaran o algo, digo…paso la noche fuera, tal vez sus padres estarán preocupados –dijo alentándome- Razón suficiente para irse así ¿Por qué no la llamas o algo? Así la vez hoy, la invitas a desayunar –miro su reloj- Bueno a comer

Li: No tengo su número –dije en un suspiro-

Lo: ¿Mail? ¿Facebook? ¿Twitter? ¿Dirección? ¿Algo? –pregunto-

Li: No, nada –dije frotando mi mano en mi frente-

Lo: Ah no bueno…tan inteligente no eres mi Liam –negó con la cabeza-

Li: Me siento frustrado, ella es como la chica perfecta y no tengo forma de volverla a ver –dije mirando al lago-

Lo: No te claves amigo, seguramente conocerás a alguien más y si no, pues tal vez y el destino los junta de nuevo –dijo para alentarme-

Li: No le digas a los demás, no les comentes de mi “chica” –dije haciendo comillas- Preferiría no hablar de ella de nuevo, mucho menos contestar el interrogatorio de los chicos

Lo: Ok…entiendo, les diremos que te la pasaste increíblemente alcoholizado en la fiesta; cero chicas –rio-

Li: Gracias –dije con una media sonrisa-

 

Sonó el móvil de Louis, se levanto y camino hacia el lago para contestar. Yo me quede mirando el paisaje, meditando; enterrado en mis pensamientos, todos giraban en torno a Emilia.

 

La chica que conocí ayer, que en menos de 12 horas me dejo atontado. Es extraño, me sentía increíblemente cómodo a su lado. Platicando sentía que podía confiarle todo, ser yo mismo y que no me llamaría nerd o aburrido. Tal vez actuar un poco tonto para que ella sonriera y riera. Me encanto su sonrisa, su risa contagiosa. La primera vez que me siento así por alguien, alguien que probablemente nunca volveré a ver; eso es lo peor.

 

Suspire, tenía que tratarse de una mala broma del destino. Yo que me porto bien, decido portarme mal y me enamoro de una chica que parecía estar interesada en mi pero me dejo sin decir adiós.

 

 

 

*…*

 

 

[Narra Emilia]

 

 

Llegue a casa después de dejar a Perrie en la suya, por suerte llegue a tiempo antes de que mi papa empezara a llamarme. Llevaba prisa, así que cuando le entregue las llaves no me pregunto nada ni dijo nada más que “Nos vemos en la cena” y salió de casa.

 

Subí a mi habitación, directo entre a la ducha. Caray que me hacía falta, sentir el agua caliente recorrer mi cuerpo después de esa helada agua del lago. Sonreí tontamente al recordar lo que paso en el algo, había sido algo estúpido realmente; la forma en la que me caí y después me siguió Liam. Pero realmente había sido perfecto, de no haber sido por el lago; tal vez no hubiera durado tanto tiempo conociendo a ese maravilloso chico.

 

La noche había sido perfecta realmente, hablamos por horas y horas. De todo tema platicamos, de su familia, de la mía, de mis amigos, de los suyos, de mi y de el. Somos algo diferentes, pero de alguna forma también tenemos cosas en común. Lo que me parecía increíble.

 

Nos cansamos de estar en el suelo y subimos a su cama, seguimos platicando hasta que empezaba a amanecer y quede dormida sobre su pecho; de cansancio. Sentí que me abrazo, fue realmente lindo. Honestamente no había dormido tan bien, aunque solo fue muy poco tiempo.

 

Al sentir algo de calor sobre mi cara abrí los ojos, un poco de sol entraba por la ventana dándome directamente en la cara. Levante un poco la cabeza, lo vi dormido y sonreí.  Justo en frente de mi un enorme reloj que marcaban las 10 de la mañana, mi papa necesitaba el auto antes de la 1; si eran dos horas de regreso, estaría en problemas si no me apuraba.

 

Me levante con cuidado, tome mi ropa seca del piso; entre al baño y me puse mi ropa, le deje a Liam sus cosas sobre el lavabo. Honestamente me traje su sudadera, hacia algo de frio y PENSE que tal vez podría regresársela después; como pretexto para verlo de nuevo otro día. Salí del baño,  quise despertarlo para decirle de la sudadera; pero lo vi tan dormido que no pude hacerlo. El maldito reloj me distrajo, vi que estaban por dar las 11.

 

Salí de la habitación de Liam prácticamente corriendo, busque habitación por habitación a Perrie hasta que la encontré dormida en una del primer piso; lamentablemente la tuve que despertar delicadamente. Su novio ni cuenta se dio de mi presencia o de que Perrie se levantaba de la cama, salimos sigilosamente de la cabaña.

 

En el camino de regreso a Bradford Perrie se quedo dormida, por suerte me aprendí el camino de ida así que supuse que el de regreso seria igual pero al revés; simple lógica.

 

 

Lo único que no me aprendí fue el numero de Liam, nunca me lo dio; ni pidió el mío. Estuvimos tan concentrados platicando, disfrutando el momento; que nunca pensamos en lo que pasaría después.

 

 

Estornude, me puse mi pijama y encima la sudadera de Liam; olía a él y me hizo sonreír. Lo acababa de conocer ayer y parecía que estaba enamorada de él, tenía que ser una broma de mal gusto tal vez; probablemente el cambio de país me estaba afectando.

 

No lo sé, es bastante tonto pensar que en menos de 12 horas me enamore de alguien. Si, lo admito; Liam es un chico maravilloso. Es centrado, sabe lo que quiere y lo que va a hacer. No es como la mayoría de los adolecentes esperando a ver que podría pasar mañana. Liam tiene fijas sus metas, proviene de una familia bastante unida a pesar del divorcio de sus padres.

 

Tal vez prefiera estudiar y estar con su familia en vez de irse de fiestas, pero eso no lo hace aburrido; lo hace especial, es un chico educado y caballeroso como ya no los hay en estos días. Y de aburrido no tiene nada, recuerdo que hubo un momento en el que no podía dejar de reírme; solo espero volver a verlo y seria totalmente obra del destino.

 

P: Ya llego la cena –escuche gritar a mi papa-

 

Mire el reloj de mi habitación, 8:35pm. Llevaba toda la tarde en la cama pensando en Liam, usando su sudadera; no era posible…

 

 

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...