La Hermana De Liam Payne

¿MI vida un sueño? ¿De verdad lo creen? Entérate mundo... ¡No es divertido ser la hermana de alguien famoso! Rodeada de reporteros, personas hipócritas y dolores de cabeza recurrentes. Admito que esos cinco chicos me alegran la vida, con sus bromas y su cariño incondicional. Pero al mismo tiempo agradecería no tener la sobreprotección de mi hermano mayor.

14Me gustan
4Comentarios
820Vistas
AA

9. Un perfecto encuentro, un perfecto olvido, un perfecto almuerzo.

Emma´s POV:

Harry volvió a pintar con su pincel parte mi rostro, le di un golpe el hombro a lo que él respondió de manera exagerada, la señorita Denegaren una mujer liberal que no le importa ser llamada diferente por su gusto en enseñanza o su gusto de vestir, que es nuestra maestra de expresión creativa, nos sonrió a ambos y continuo con su recorrido, Martina podía tener razón, los deslices aquí eran agradables..

Para desarrollar la clase tenías varias opciones desde composición musical hasta baile interpretativo, opte por tomar pintura urbana.

Volví la mirada a mi panel de plástico aún no estaba segura de que mi obra estuviera terminada, gire para ver a Harry limpiando las manchas de pintura de su rostro con una pañoleta húmedo.

-¡Oye! ¿Por qué haces desaparecer mis marcas de amor?

Harry ríe y dejo la pañoleta sobresalida por la bolsa de su bata de arte.

-son poco estéticas nena.

Saco la punta de la lengua a lo que él responde con una ruidosa carcajada.

-muy bien. –escuchamos decir a la señorita Denegaren. –ustedes dos parlanchines han estado muy sonrientes, díganme que han logrado hasta hora.

Le muestro el panel y ella parece examinarlo a detalle al igual que Harry,

-tienes un gran talento Emma…mereces desarrollarlo en grande, hablare con el director para que te proporcione una pared… ¿Qué opinas?

-wow…eso sería increíble, estaré muy agradecida si lo logra.

-veré que puedo hacer. –me dice antes de pasar con Harry y revisar su trabajo. –mejoras Styles, pero por favor basta de dibujar solamente gatos ¿quieres?

Él asiente con la cabeza antes de seguir con su delineado al gato siamés en el lienzo.

Camino con Harry a la clase de español básico, algo de lo que pensé ya me había librado hace tiempo. ¡Anímate Emma al menos seré la mejor de la clase!

Harry saluda a la maestra Hollyday una mujer rubia, qué más que maestra parecía modelo de Victoria´s Secret, me dio la bienvenida de una forma agradable y me entrego un examen de diagnóstico. El mismo que termine en pocos minutos.

-Emma he de decir que tienes un vasto conocimiento sobre el español… ¿ya habías tomado clases antes?

-no en la forma convencional mi nana es de origen español, y ella fue la que me enseñó a hablarlo.

La veo anotar algo en una hoja amarilla membretada del colegio antes de volver a dirigirme la palabra.

-escucha Emma creo que estarías mejor en la clase del señor Shuster… ¿Por qué no lo pruebas por hoy y me avisas mañana que tal?

-por mi está bien. –respondo con tono neutro.

-muy bien, su salón está en el piso de arriba, entrégale esta nota y no tendrás problemas.

Me despido de Harry que parece decepcionado por no compartir esta clase conmigo, cuelgo mi mochila al hombro y subo por las escaleras hasta en salón con un número 132 pintado en la puerta de madera con color rojo. Llame a la puerta siendo recibida por un guapo maestro con rizado cabello y barbilla partida.

-¿puedo ayudarla? –me pregunto con una leve sonrisa.

-la señorita Hollyday me envió. –dije tendiéndole la nota.

-Oh, muy bien señorita puede pasar.

El aula estaba algo vacía a mi parecer, recorrí mi vista por cada persona, chicos que vagamente recuerdo haber visto en el corredor, pero mi vista se detuvo en un chico rubio, que se encargaba a escribir algo en su cuaderno.

-bien, puede sentarse junto a…

-¡Niall!... –grite casi sin darme cuenta.

Él chico levanto su mirada y me sonrió ladinamente acompañada de un color rojizo en las mejillas, rodeé los ojos ver a Niall sonrojado ya era algo muy normal.

-Bueno, bueno creo que tenemos muchas ganas de iniciar la clase…adelante puede sentarse junto al joven Horan.

Deje de lado la pena que sentí al saludar de forma tan desesperada al rubio encantador, al ver como abría espacio en la mesa para mí.

-hola. –volví a saludar tímida, tal y como lo había hecho en la tienda de ropa.

-hola. –rasca su cabeza y sacudió su cabello sin pensarlo dos veces pase las puntas de mis dedos por su cabello, Niall cedió a mi toque y no aparto mi mano a pesar de que comencé a tocarlo sin su consentimiento. Acomodo su flequillo apartándolo de su frente, le sonríe cuando termine.

-tienes muy lindo cabello. –comento susurrando. Más color en sus mejillas y más calor en las mías.

-gra-gracias. –el carraspea la garganta. –Es lindo verte de nuevo.

-lo mismo digo ¿Cómo fue la entrevista?

-como siempre, muchas preguntas, algunas incomodas algunas divertidas. La mitad fueron sobre ti.

No me pareció algo sorprendente.

-¿y que respondieron?

-que eres hermana de Liam, que eres divertida que eres muy…muy linda.

Estoy cien por ciento segura de que si se pudiera nuestras mejillas estallarían.

-y…mmm, no sabía que hablabas español.

-mi nana es española y ella me enseñó a hablarlo… ¿Qué hay de ti rubio?

-me gusta el idioma es por eso que me dedico a él. De vez en cuando les ayudo a los chicos con sus exámenes.

-¿somos los únicos en clase avanzada de español?

Niall asiente.

-los demás no son tan listos como nosotros.

-no me haga arrepentirme de dejarla sentarse con el joven Horan, señorita…

-Payne. –termino por él. Niall agranda su sonrisa cuando me escucha decir mi nuevo apellido.

El resto de la clase, fue muy entretenida, con Niall todo era divertido, inclusive el silencio.

Caminamos juntos por el pasillo, al no ver ni rastro de los demás le  sugiero a Niall levarlo a casa, el acepta y emprende camino al estacionamiento.

Al llegar me sorprendo al no llevar mi llave colgada al cuello me doy un golpe en la frente Niall se preocupa y de da un ligero masaje en la frente justo donde impacto mi mano.

-¿Qué ocurre?

-olvide mi llave y no tengo con que entrar.

-pues…si quieres puedes quedarte conmigo hasta que tu hermano llegue.

-¿de verdad?

-sí, no tengo mucho que hacer

-gracias Niall.

Entramos al departamento de Niall que a pesar de estar algo desordenado era lindo, la decoración era increíble. Cuadros de muchos artistas famosos, un estante lleno de discos de diferentes artistas, pero lo que más llamó mi atención fue la guitarra de Niall; una guitarra acústica negra con letras blancas que decía “sigue soñando”

-linda guitarra

-gracias, mi mamá me la regalo hace unos días.

-¿quieres comer algo Emma? Podemos ordenar un poco de comida.

Asentí y en poco tiempo Niall ya estaba marcando a su servicio de comida rápida favorita. Ordenamos una orden de alitas picantes con Blue Cheese y un par de hamburguesas con gaseosas grandes.

-me sorprendes. –me dice después de darle una mordida a la hamburguesa. –pensé que serias como esas chicas que solo piden ensalada y un vaso de agua.

-¿Por qué pensarías algo como eso?

-lo pensé porque eres muy delgada.

-Ah, bueno gracias por el cumplido pero me gusta comer de todo. No entiendo porque las personas se preocupan por las calorías que consumen, siento que eso no es vida.

-yo digo exactamente lo mismo.

Bebo de la gaseosa con hielos y me concentro en Niall y su guitarra.

-¿Sabes tocar otra cosa además de la guitarra Niall?

Él toma una alita picante del plato del centro. –solo un par de instrumentos más ¿Qué hay de ti? ¿Tú tocas algo?

-la batería, el piano, el violín y la guitarra.

-¿crees poder enseñarme a tocar el piano?

-claro

Alargo mi mano para tomar una servilleta chocando con la mano de Niall, más escalofríos por todo el cuerpo a pesar de que solo las puntas de nuestros dedos apenas y se rozaron.

-¿tu acento es peculiar? ¿De qué parte de Irlanda provienes?

-Mullingar.

-y supongo que sabes hablar irlandés.

Asiente sin hablar ya que le ha dado una mordida a la hamburguesa.

-¿podrías enseñarme?

-¿quieres hablar irlandés?

-sí, porque algún día me gustaría ir a Irlanda y me gustaría hablar el idioma, entonces ¿Me enseñarías?

-claro que si

Terminamos con el almuerzo, y disfrutamos de la televisión un rato ambos nos decidimos por ver un partido de soccer de la liga europea. Hablamos de vez en cuando enterándonos de todas las cosas que tenemos en común. Cuando la posición en el sillón se vuelve incomoda me dejo caer en el hombre de Niall que no hace nada para quitarme. Al poco rato deja caer su mano en mi hombro abrazándome a él.

Por primera vez desde que lo conozco percibo el aroma de Niall una fragancia difícil de explicar o de descifrar, me acurruque más a él sintiendo pesadez en mis ojos.

-¿te importa si me duermo Niall?

-adelante princesa.

Dos simples palabras, grandes sensaciones al escucharlas.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...