La Hermana De Liam Payne

¿MI vida un sueño? ¿De verdad lo creen? Entérate mundo... ¡No es divertido ser la hermana de alguien famoso! Rodeada de reporteros, personas hipócritas y dolores de cabeza recurrentes. Admito que esos cinco chicos me alegran la vida, con sus bromas y su cariño incondicional. Pero al mismo tiempo agradecería no tener la sobreprotección de mi hermano mayor.

14Me gustan
4Comentarios
830Vistas
AA

4. Hi! We Are One Direction.

El chico rubio con brillantes ojos celestes muestra una encantadora sonrisa torcida al verme. Sin saber cómo o por qué le respondo la sonrisa inmediatamente.

Un chico alto moreno con ojos hipnotizantes y cabello único e increíble que me guiña un ojo suelto una risita.

Otro chico más, también con ojos azules pero con cabello castaño me dedica una rápida mirada antes de sonreírme alegremente. Otra risa contagiosa que me veo obligada a responder.

Hay un chico más con ojos esmeralda que me devuelve la sonrisa que le doy al verme.

-Emma querida, te presento a mis mejores amigos  y socios por decirlo de alguna manera. El chico alto con cabello bien peinado en Zayn, el rubio es Niall, Harry es el de risos y Louis es el risueño con pantalones rojos y TOMS.

-Creo que cuando eres una súper estrella, las presentaciones están de más. –le dije en tono burlón.

Los chicos rieron y tenían las miradas fijas en mí y siendo sincera, me ponían algo incomoda.

-Es un gusto conocerte Emma. –me dice Harry, mientras tomaba mi mano y la besaba.

-Hey, hey es mi hermana, ¿ok?

-tranquilo, cuñado. –le dice bromista. Reí sin querer.

-¡Bienvenida! –dice Niall, mi sonrisa se ensancho al escuchar la voz con acento irlandés.

-¿Te gustan las Zanahorias?

-¿Vas happening?

Si saber que responder pedí auxilio a Liam que solo fulminaba con la mirada a cada uno de los chicos.

-Perdónalos, no están acostumbrados a tanta hermosura. –me comenta Zayn antes de pasar la lengua por sus labios, me mordí el labio inferior debido a lo sexy que lucía haciendo eso.

-Sus ojos son igualitos a los tuyos Liam.

-Niall... ¿Estas consiente de que es mi hermana? Obvio tendremos parecidos.

El rubio se sonroja agresivamente. Le dedique otra sonrisa para calmarlo, no pareció ayudar ya que el color rojo aumento aún más.

-bien es hora de irnos. –Liam volvió a tomar mi mano y me encaminaba a la salida.

Al pasar por la zona de bizcochos y café el aroma alborota mis sentidos y hace rugir a mi estómago.

Era hora de comprobar que Liam podía ser un buen hermano mayor.

-mmm…Liam.

-¿sí?

-tengo hambre. –le digo avergonzada. Él me sonríe tímidamente.

-entonces hay que conseguirte algo de comer ¿no?

Asiento y le vuelvo a sonreír, todos estos intercambios de sonrisitas tienen que detenerse. Dentro de la camioneta de Harry escuchamos la radio mientras ellos se entretienen charlando sobre su deseo de volver a los escenarios con tal de librarse de la escuela.

Mientras tanto yo me encanto con el paisaje turístico de la ciudad de Londres.

-¡hey Emma!

Giro la cabeza en dirección a la voz de Louis que llamaba por mí.

-¿qué ocurre?

-¿Qué quieres para almorzar?

-no lo sé un poco de comida italiana tal vez.

-hay un buen restaurante portobello en el centro Liam, gira ahí.

-se cómo llegar al centro Louis.

-lo lamento, solo quiero que te apresures porque mi chica muere de hambre.

-¿tu chica? –preguntamos todos al escucharlo. Liam parece estar más enojado que impresionado.

-basta Louis no es divertido. –le dice Liam desde el asiento delantero. Louis rueda los ojos y comienza a reír a carcajadas.

-nada de “mi chica” por el momento ¿de acuerdo? –le sugiero para evitar problemas con mi hermano.

-de acuerdo. –el da un guiño y comienza una divertida conversación con Harry.

Estacionamos en el restaurante y cinco manos son extendidas hacia mí para ayudarme a bajar. Siento mis mejillas enrojecer y tomo la mano de Liam. Ambos nos retrasamos en el camino por culpa de Liam.

-¿no te han fastidiado verdad?

-para nada, son agradables, pero son chicos a final de cuentas.

-solo mantente informado si alguno de ellos te molesta ¿ok?

-si capitán. –respondo como un saludo militar.

Entre las fanáticas y camareras coquetas logran sacar mi mal humor, Liam lo nota y se disculpa sinceramente.

-¿Qué van a ordenar?

-van a ser seis tés helados y una ensalada italiana grande.

-también una orden de rabioles por favor. –le digo a la camarera.

-dos rebanadas de pizza grandes de peperroni.

-y dos órdenes de espagueti a la boloñesa.

-bien ¿eso es todo?

Asentimos, la camarera se despide moviendo sus caderas sugestivamente pero ninguno de los chicos parece notarlo. Cuando nos traen las bebidas doy un rápido sorbo a la pajilla y refresco mi garganta, después de unos tragos más Liam me aparta la bebida.

-arruinaras tu apetito. –me explica.

Achico los ojos y le doy un golpe en el hombro. Ambos reímos. Por un momento nos olvidamos de que estamos en un lugar público y nos divertimos como un verdadero par de hermanos lo haría.

-aw se ven tan lindos. –nos dice Louis que recarga su cabeza en ambas manos de manera soñadora.

Ambos nos sonrojamos y por primera vez veo similitudes entre nosotros. Mismos ojos, mismas mejillas y los mismos pómulos.

-¿por qué no nos hablas de ti querida? –me pregunta Zayn que acaricia lentamente mi mano.

Sin verlo sé que Liam le dedica una mala mirada.

-mmm… –murmuro incomoda. - ¿Qué quieren saber exactamente?

-empecemos con algo simple. –dice Harry. – ¿De dónde vienes?

-Beverly Hills.

-entonces ¿te consideras una chica rica y mimada de Beverly Hills?

-sí…eso creo. ¿Hay otra pregunta?

-¿Cuántos años tienes?

-Cumplí dieciséis hace 2 días.

-¡Genial! tienes mi edad.

-supongo que eso es bueno, Liam tú tienes dieciocho, Harry tiene dieciséis ¿cuantos años tienen los demás?

-Louis es el mayor, él tiene diecinueve y Niall y Zayn tienen mi edad.

-Oh. –pensé en voz alta. –No te ofendas. –le dije al rubio. –pero tú pareces ser el menor de todos.

-Oh no…yo lo soy pero no te culpamos, al pequeño Horan le faltan algo de centímetros para parecer mayor.

Niall de nuevo estaba sonrojado y se escondía (o más bien trataba de esconderse) detrás de su pajilla verde neón de su soda.

-y… –escuche decir  a aquel tímido chico con mirada celeste y cabello rubio. –Liam nos dijo que vivirás con él ¿eso es cierto?

De nuevo una sensación de timidez (muy rara en mí) surgió al escuchar la voz tan singular de ese chico. La respiración se me corto al conectar la mirada con él.

-sí. –responde Liam antes que yo. –y también ira a la escuela con nosotros.

-¡Podremos verla todos los días entonces! Emma, viviremos todos en el mismo lugar.

-sí, Harry  y yo vivimos un piso más arriba que Liam, Niall vive en tu piso y Zayn vive dos pisos más arriba que nosotros.

La camarera regresa con nuestra comida y yo ataco sin recordar los modales de la mesa. Escucho poco atenta a la conversación que mantienen los chicos sobre sus próximas apariciones y por la próxima gira, ahí es cuando recuerdo que mi vida con Liam no será normal, mi hermano es famoso y tengo que aceptarlo.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...