Venganza Deseada

"B" es un asesino, con problemas psicológicos principalmente Trastorno bipolar y de personalidad. Pero muy en el fondo, tiene una mente brillante, es muy inteligente. Después de cometer su primer gran asesinato. B es atrapado por el detective John Gross y por la psicóloga Beatrice Lodge. El asesino tiene un odio hacia estos dos, por lo cual mientras se encuentra en un hospital psiquiátrico planea su venganza, contra sus dos captores y el hijo de la pareja que asesinó. Beatrice, John y Daniel tienen que escapar de B y su aliado inesperado.

8Me gustan
8Comentarios
1108Vistas
AA

1. El CULPABLE

El momento en que vez como el acusado resulta culpable, la alegría te invade, es normal. Me doy cuenta que esa persona que ira directo con un psiquiatra y después a una prisión, me dirige una mirada fría, con una pizca de odio. Yo no tengo la culpa de lo que hizo, solo hice mi trabajo. Pero el, aquel futuro paciente no lo ve de esa manera. Se forma un nudo en mi garganta, por un momento me siento incomoda e intimidada por aquella mirada, así que decido mejor sentarme, mirar hacia el frente a mi compañero de trabajo y a su cliente. Me siento orgullosa por lo que logre, por haber encontrado un lado psicológico al caso, por descubrir que el culpable sufrió un trauma en su niñez, la culpa me carcome por dentro, me siento al mismo tiempo mal conmigo misma. Levantan de su asiento al culpable, trato de recordar su nombre pero no lo logro, solo visualizo en mi mente la primera letra de su nombre ‘B’. Pero el resto de las letras se esfuman rápidamente, como si estuvieran hechas de papel y las quemaran con un fósforo.

El culpable me vuelve a dirigir una mirada mientras cruza la corte, con la cual fácilmente descubro lo que está pensando ‘Venganza’, trago saliva fuertemente y me duele. Antes de que “B” salga de la corte suelta una carcajada escandalosa, totalmente fingida. Y los vellos de mi brazo se erizan, un escalofrió me recorre por todas mi extremidades, tiemblo y en ese momento John se voltea y me felicita por lo que logre.

― Increíble Beatriz― esboza una sonrisa― lograste mucho estas última semana, te voy a recomendar con mi colegas. Gracias por tu apoyo con la investigación― esbozo una sonrisa y lo que acaba de pasar hace cinco minutos se borra de mi memoria.

― Fue un trabajo arduo, pero usted también aportó mucho― le respondo, rápidamente, casi por instinto.

Salimos de la corte minutos después, me encuentro en el frente del tribunal. Buscando un taxi desocupado, empieza a lloviznar y abro el paraguas azul. John se acerca a mí, insinuándome igual que las últimas semanas.

―Betty― me toma del brazo― ¿Quieres ir a tomar un café? ― me pregunta he inmediatamente le respondo como autodefensa. "Yo nunca me relaciono con mis compañeros de trabajo" pienso.

― No, tengo un día ajetreado― a lo mejor suena ridículo, ya que son las siete de la tarde, por lo tanto es tonto que todavía tenga compromisos. No lo niego, John puede resultar algo atractivo, él es joven tiene alrededor de veintiocho años y yo apenas me gradué de la universidad, por lo tanto no es muy mayor que yo. Pero prefiero no relacionarme con él, a pesar de que me encanten los ojos azules como los de él.

John instantáneamente se despide de mí y se aleja con andar lento. Me vuelvo hacia la calle levanto rápido la mano y el taxi se frena justo enfrente de mí.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...