Mi niñero favorito: Narry Storan

La estrecha realción de Harry y Niall

1Me gustan
0Comentarios
488Vistas
AA

3. Third day {The confession}

-No puedo hacer eso, Niall. Ni siquiera pensar en ello…. - murmuró el rizado alejandose del más chico, sin mucho resultado. El otro le mantenía sujeto de las caderas, con mucha fuerza.

-¿Por qué no? Sé que lo quieres, tanto como yo. No te resistas… - insistió el rubio, acariciando la espalda desnuda de su niñero, quien de nuevo le alejó y le miró con culpabilidad.

-Tengo novia, Niall…

 

******

 

Esas palabras retumbaban una y otra vez en su cabeza.  No puede entender con claridad que había suedido, aunque le molestaba. Estaba que echaba chispas ante ese rechazo. Pero aún así no permitió que se le notara, se paseó por su casa de lo más tranquilo y mirando a penas a su niñero, demostrando que no le afectaba en lo absoluto lo que había pasado. Aunque fuese mentira, claro.

-¿Estás escuchandome, Niall Horan? - aulló Aria, que estaba sentada sobre su cama con las piernas extendidas y la cabeza de Liam en su regazo, el rubio se giró lentamente y sin reaccionar del todo, asintió. - ¿Entonces que dije?

-Uhm, que quizá necesito ir al baño…

-No le creas, quiere ir a ver al niñero. Desde que se enteró que tiene novia, él parece todo un psicopata. - se rió Liam, esbozando un tono burlón que hizo que el rubio apretara los puños dipuesto a tirarle un golpe en cualquier momento. - ¿Estás celoso, a caso?

-¡No digas tonterías, amor! Él está con Zayn, ¿recuerdas? - habló la chica casi interrumpiendole. ZAYN. Carajo, hasta ese momento Niall ni siquiera le recordaba, era un gran… problema.

-¡Exacto! Hablando de él…. Me dijo que le llamara, así que… - se puso de pie y salió de la habitación, hacia la sala para usar ese telefono. Se tendió sobre el sillón y esperó respuesta.

 

*****

 

 

Harry caminó rápidamente hacia el interior de la casa, guardando su telefono celular en el bolsillo, aún aturdido por lo ocurrido con Niall. Él se había descontrolado demasiado, no había sido para correcto, y además tampoco le gustaba la actitud arrogante de  Niall, era un crío. Uno muy estúpido.

-¡Ya, en serio, Zayn! - escuchó la voz de Niall desde el otro lado, en la sala, y se apresuró hacia allá. Se quedó de pie sin hacer ruido, escuchando la conversación. No eran espiar, simplemente tenía que asegurarse de que el rubio estaba bien. Sí, era eso. - Te extraño demasiado, espero que estas semanas se pasen rápido para poder verte aquí…. - el chico guardó silencio durante un buen rato, lo que hizo a Harry fruncir el ceño pronunciadamente. - Sí, claro que quiero que me hagas el amor, no sabes lo mucho que te extraño, amor.

 

El castaño tragó en seco. No podía creer que el rubio en serio se le haya insinuado aún teniendo novio. Por supuesto que él no era el niño dulce que aparentaba ser. Joder, Harry incluso se sintió patetico al notar como había sido burlado por el menor. Esperó hasta que el muchacho terminó su llamada  y entonces caminó hasta sentarse en el sofá de enfrente y le miró alzando una ceja.

-¿Has estado escuchando todo? - cuestionó Niall con sorpresa, colocando el telefono correctamente.

-No me dijiste que tenías novio.

-Pues… yo no tengo porque decirte algo como eso - espetó con nerviosismo. Harry sonrió de lado y cerró los ojos durante dos segundos, para después clavar su mirada de nuevo en el rubio.

-Querías que te follara y me dices que no tenías porque decirme algo como eso - reptió apretando la mandibula, enojado- ¿Estás idiota o que te pasa, Niall? ¡Casi engaño a mi novia por tu culpa! Me importa iun carajo si te follas a tantos chicos cuando no está tu novio o no, yo soy fiel a mi pareja y no pienso dejar que un estúpido niño arruine eso por que está caliente.

 

Niall se quedó callado. Por un momento temió abrir la boca siquiera para respirar, pero cuando finalmente el aire fue necesario, soltó un hondo suspiro. Harry tenía la vista fija en el piso, incapaz  de decir nada más; él no era así, siempre había sido un chico tranquilo y quizá sólo estaba exagerado, pero simplemente  no quería lidiar con cosas de ese tipo los siguientes dos meses más que le restaban para cuidar al hijo menor de los Horan.

 

-Yo… lo lamento. No sé porque hice una cosa como esa - musitó Niall finalmente, logrando que el chico de ojos verde esmerlada alzara la vista hacia él, confundido. - Por favor, perdoname. No fue mi intención hacerte sentir mal.

-¿Y que es eso? ¿Ahora te harás el buenito para después salir con una putada de las tuyas? ¡Ya te dije que no soy un niño! Me importan una mierda tus jueguitos.

-¡¡No estoy mintiendo!! En verdad lo lamento… no fue correcto y tampoco era el momento y el lugar, fui un estúpido.

-¿Qué está pasando entonces, Ni? - susurró mientras jugaba con sus dedos, creando figuras sobre el sofá. El rubio se sentó a su lado con algo de miedo y cuando notó que su niñero no le iba a gritar, respondió.

-Creo que sólo estoy haciendo lo que todos quieren que haga, ¿sabes?  Tengo que ser el chico genial que todos quieren o entonces no van a respetarme, y no quisiera volver a pasar por eso de nuevo. - confesó, su mirada clavada en el piso y una mueca adornando su rostro, como si en verdad le diera vergüenza  admitir lo que admitía. - Es horrible ser el humillado y no el que humilla. Zayn me ayudó, si él no se hubiese fijado en mí hace dos años, yo seguría siendo el mismo chico al que le metían la cabeza en el excusado.

-¿Entonces estás diciendo que sólo estás actuando así para mantener una reputación en secundaria? Eso es algo muy idiota - se mofó Harry, él siempre había sido un chico humilde pero no había necesitado de ese tipo de cosas para sobrevivir aquellos años escolares.

-¡Es que tú no entiendes! La escuela es una selva, si no eres nadie te tratan como nadie. Yo nunca quise ser "nadie" y Zayn era la manera de conventirme en algo más que el resto - aseguró.

-Entonces estás usando a Zayn. Creí que eras una mejor persona - hizo el ademán de levantarse pero una mano en su muñeca se lo impidió arrastrandole de nuevo al asiento, y al girarse se encontró con los hermosos ojos celestes del rubio. - ¿Qué? ¿Hay más?

-No soy una mala persona, amé a Zayn… mucho. Pero él se fue a la universidad y ese sentimiento… fue cambiando. - susurró, sintiendo  más vergüenza aún. Él sabía que estaba haciendo las cosas mal desde el momento en que se acostó con Louis aquella primera vez, pero no podía evitarlo. Estaba tan solo… - Y ahora realmente no sé que está pasando pero… tú me gustas.

-Niall no digas eso, por favor. - pidió reprimiendo un gemido de frustración. Ese niño sabía ponerle dificiles las cosas.- Tengo una novia en casa.

-¿Y entonces porque me besaste? ¡Eres gay!

-Soy bisexual y tengo una hermosa relación con una chica maravillosa. Deberías intentar amar a Zayn de nuevo, créeme que será lo mejor.

-¿Y si no quiero eso? ¡Harry! - se puso a horcajadas sobre él, haciendole recargarse en el respaldo del sillón, coló sus manos a los cosados del castaño y fijó sus ojos en los ajenos, atrapandolos en instante, como en un trance. - Yo te quiero a ti. ¿No te gusto?

-Vine aquí porque necesito el dinero para la universidad, no para conseguir una nueva pareja, Niall - indicó. Sus ojos estaban fijos en los del rubio, pero su expresión era dolida. Odiaba eso que había comenzado a sentir. - Bájate de encima, por favor.

-No, Harry. Sé que tú también lo sientes, no neguemos esto… - suplicó acercandose a él, las pestañas rubias del más  chico se pegaban a sus parpados anunciando que las lágrimas estaban en camino y Harry se odió por eso.

-¿Negar qué, joder? Ya te dije que no puedo hacer esto… - musitó con voz temblorosa. Niall frunció el ceño ligeramente, y estaba a punto de decir algo cuando los labios se Harry se encontraron con los suyos, en un beso desesperado pero necesitado.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...