Mi niñero favorito: Narry Storan

La estrecha realción de Harry y Niall

1Me gustan
0Comentarios
493Vistas
AA

1. First day { Niall's life }

El sonido molesto del despertador le hizo ponerse de pie a rastras mientras se restregaba los ojos con ambas manos en un intento por espantar el sueño. Ya había confirmado antes que dormir hasta la madrugada le traía consecuencias en cuanto a su apariencia se trataba.   Se metió a la ducha y seguido de eso se apresuró a colocarse  el jodido uniforme escolar para bajar a desayunar. Las  escaleras eran pocas y fáciles de andar, Niall bajó de éstas en cuestión de segundos y se encaminó hacia el comedor donde sus padres y hermano le esperaban. Se dejó caer en una de las sillas y tomó un sorbo del jugo de naranja que tenía servido a un lado. Sonrió vagamente y comenzó a comer unas cuantas tostadas.

Su vida era casi perfecta. Sus padres trabajaban todo el día y sólo los veía por las mañanas y su hermano mayor siempre estaba fuera o en su habitación ajeno a todo lo demás. El pequeño rubio de ojos celestes tenía una vida maravillosa; no tenía que preocuparse por nada ni por nadie. Él tenía todo como lo quería y cuando lo quería. No por nada era el hijo de Bobby y Maura Horan, dueños de la disquera más prestigiosa de Inglaterra; "Horan's Corporation", que tenía a su cargo a las estrellas más famosas  del momento. Niall nunca había sido un chico presuntuoso ni mucho menos pero no era el más humilde del mundo. Le gustaba darse a conocer, así era él.

-No subas los pies a la mesa, Niall - le regañó su madre, que tenía el auricular del micrófono pegado al oído y asentía una y otra vez, seguramente hablaba con alguien. El nombrado le ignoró y siguió desayunando.- ¡Niall James Horan, hazme caso!

-Lo siento, mamá. - masculló de mala gana mientras  hacía lo que se le había ordenado y revisaba su teléfono celular, en su facebook para ser más exactos. Veintidós solicitudes de amistad, cuarenta y cinco notificaciones y doce mensajes privados; ¿Muy popular, no? Pero a eso estaba acostumbrado, sonrió alegremente mientras atendía rápidamente. 

-¿Tan temprano y estás  en celular? No tienes una vida, hermanito.- habló Greg, su hermano mayor, en un tono burlón que le hizo enfadar.

-Muchos darían lo que fuera por tener una vida como la mía, ¿Sabes? ¡Soy la sensación! - exclamó el menor con arrogancia. Sus pestañas se movieron y su boca se torció en una mueca.

-Sí, claro. Todos a excepción de mí, Niall. No te confundas, no todos estamos locos por ti - aseguró el chico mientras se ponía de pie y salía rápido rumbo a la universidad.

-Greg es un completo idiota, mamá. ¿Has escuchado lo que me ha dicho? - se quejó el pequeño terminando su desayuno y tecleando rápidamente su celular antes de bloquearlo y metérselo en el bolsillo.

-No seas tan crío, Niall. Mejor apresúrate porque llegarás tarde al colegio.- se escuchó como un auto aparcó frente a la enorme casa y el rubio se puso de pie tomando su mochila; y tras darle un beso a su madre en la mejilla, salió de ahí.

Caminó apenas unos metros y se metió dentro del auto de un salto, mientras echaba la mochila a la parte trasera y besaba la mejilla de la chica que estaba conduciendo el auto. Sonrió y encendió la radio en la primera estación que atinó.

-Buena día, Aria. ¿Has dormido bien? - gruñó poniendo el auto en marcha.  Su amigo rodó los ojos con diversión. Las mujeres siempre son así de exageradas ¿no?

-Lo siento, cariño. Pero tuve una mala mañana - se excusó él recargándose en el auto y soltando un gran bostezo.- Anoche estuve charlando con Zayn hasta tarde.

-Claro. Tú tienes charlas de madrugada con tu novio universitario y yo tengo que soportar tus malos modales por la mañana. Eres un buen amigo. - ironizó la chica.  Niall se encogió de hombros antes de hablar.

-Uhm, lo sé. Sabes que te adoro pequeña Aria, pero de todos modos debo decirte algo importante.- la muchacha asintió sin despegar la mirada de la calle y Niall sonrió ampliamente antes de proseguir.- ¡Zayn vendrá a la ciudad! Me ha dicho que es posible que venga a visitarme dentro de dos semanas; por el receso de invierno y esas cosas. ¿No es genial?

-Supongo que sí. ¿Hiciste la tarea  de Historia Universal?

-¡¿Había tarea?! - gritó el rubio casi saltando de su sitio.

-¡Siempre en la luna, pequeño duende! - se rió Aria, aparcando rápidamente en el estacionamiento del colegio "St. James", el chico hizo un ademán con la mano antes de tomar su mochila. Se giró hacia atrás y pegó un gritito que después sobresaltó a su amiga.  Ella también se giró y observó como dos chicos bajaban de un descapotable color verde  oscuro y caminaban hacia ellos.  -¡Hola, amor! - saltó Aria mientras se lanzaba a los brazos de su novio, un castaño de ojos marrones que la sujetó de la cintura antes de  plantarle un beso en los labios.

-Hola, Liam - saludó Niall intentando llamar su atención pero estaban tan metidos en sus asuntos que ninguno de los dos le miró. Se bajó del auto y se colocó junto a su otro amigo, de cabello castaño y ojos de un azul brillante. Era Louis.

-¿Para  qué lo intentas? Una vez que están juntos; es imposible separarlos de la boca del otro - soltó Louis con diversión, observando como su amigo tocaba a su hermana de una manera un tanto exagerada, más allá de lo decente. - Cuida tus putas manos, Payne.

-¡Lo siento, lo siento! - el chico se separó de su novia y le tomó de la mano, girándose hacia los otros dos y tomando ambas mochilas para llevarlas.- Me iré a acompañar a Aria a su salón y los veo en el almuerzo, ¿vale?

La parejita feliz se  perdió en la multitud mientras Louis y Niall se encaminaban hacia la entrada minutos más tarde. Llegaron hasta la fila de los casilleros y comenzaron a sacar y a la vez guardar algunos de sus libros. Louis se recargó sobre éstos y miró a su rubio amigo durante largos segundos.

-Sé que pasa algo, Ni. ¡Suéltalo! - exclamó el chico con euforia.

-¡Zayn vendrá a la cuidad! Estoy planeando pasar  la navidad con él - dijo rápidamente  sorprendiendo a su amigo. Niall estaba algo obsesionado con ese chico de Bradford  que se había ido a la universidad un año atrás y era el 'flamante' novio oficial del muchacho irlandés. A Louis no le daba buena espina pero trataba de no hacer comentarios demasiado fuertes para no hacerle molestar. - ¿Qué? ¿No me dirás nada, Lou?

-Sabes  que no apruebo tu relación con ese chico, prácticamente te desvirgó siendo un bebé de pecho, Niall…

-¿Qué carajo dices, Louis Tomlinson? ¡No soy un niño! Zayn está loco por mí y eso es lo que te da coraje, estás celoso.

-¿Celoso, yo? No me jodas, Niall. - el chico se cruzó de brazos visiblemente ofendido.- Es tres  años mayor que yo, no  me gustan los ancianos. Y además, fuma demasiado.

-Sólo son pretextos, porque Zayn Malik es perfecto… y es completamente  mío- se mofó el rubio cerrando su casillero. El castaño le vio esbozar una sonrisa soñadora típica de las colegialas enamoradas y rodó los ojos.- ¿Vamos a clase? El profesor de filosofía nos matará si llegamos  tarde.

-Vale - su amigo tomó sus cosas y se encaminó junto al rubio hacia el salón de clases. - Y en realidad no creo que Zayn sea perfecto. Ni siquiera lo ves  desde hace un año. Siempre se llaman por Skype y se llaman por teléfono, ¿Es esa una buena relación?

-¿Puedes dejar de buscar  tantos jodidos pretextos? - se exasperó, entro en el salón de clases y se  situó justo en la última banca, en la cual se sentó Louis también colocando sus libros en la  mesa.- Yo sé que hacer  con mi vida y mi relación con Zayn, no necesito la ayuda de nadie. Gracias.

-Está bien, como tú digas, chiquitín - comentó el mayor, dándose por vencido. Niall era de esas personas que tenían la cabeza hueca y por más que intentaras hacerle ver la realidad, él se iba a aferrar a sus teorías erróneas. - cambiando de tema, ¿Vienes a la fiesta de  Liam esta noche? ¡Será un gran reventón!

-Mis padres me matarán. Dicen que asisto a demasiadas fiestas y se molestan porque llego tarde.- masculló el chico con molestia.

-¿Y eso que importa? Ellos no se enterarán. Simplemente no se los dices y te escapas. ¡Tienes que ir! No me gusta quedarme solo toda  la noche - argumentó el muchacho a la vez que abría su bandeja de  mensajes en su celular  y tecleaba un poco- ¡Ya! Les he avisado a todos sobre la fiesta, no me puedes fallar, duende.

-Vale, iré. Pero me llevarás a casa en tu auto y a más tardar a las tres de la mañana.

-¡Estupendo, gracias  Nialler! - exclamó emocionado el castaño mientras le rodeaba en un abrazo y rozaba sus labios sutilmente. - ¿Qué diría Zayn si supiera  que hemos follado algunas veces desde que se fue?

-¡Cierra  la puta boca, Lou! Alguien podría escucharte - gritó escandalizado el rubio, mirando hacia todos lados para asegurarse de que nadie en el salón de clases les estaba prestando atención. Sí, era  Niall Horan el tipo más popular del colegio "St. James" pero todos tenían su vida propia ¿no? Al menos eso era lo que el rubio reclamaba para tener algo de privacidad.  - Y en mi defensa estaba completamente ebrio  así que más bien diría que te has aprovechado de mí, querido.

-En eso podrías tener razón dado el hecho de que gemías el nombre de Zayn mientras te corrías. Es demasiado amable de mi parte seguir siendo tu amigo después de eso.

-Eso es porque soy irresistible - canturreó el menor con aire soñador. - Me amas, Louis.

El muchacho se quedó callado, soltando una risita nerviosa antes de prestarle total atención al profesor que ya había comenzado a dar su clase. Para Niall era verdaderamente divertido poder estar en la misma clase que Louis Tomlinson, ya que aunque era dos años menor que él, tenían que compartir. Pues Louis estaba repitiendo el año por segunda vez, gracias a ello había conocido a Niall y de paso a Liam, que tenía diecisiete y estaba en el último año de preparatoria. Aria estaba un año por debajo de su novio, pero al ser la hermana menor de Louis habían estado vinculados desde el primer momento. Eran un grupo de amigos, uno que se había  vuelto inseparable.

Cuando el timbre de  salida había hecho acto de presencia; Niall salió disparado hacia el auto de Aria pero tuvo que volver con Louis cuando ella alegó que quería salir a solas con Liam. Louis no tenía el radio encendido ya que decía que siempre pasaban canciones de mierda que siempre le aburrían así que venían hablando de cualquier tontería para distraerse.

-¿Entonces cuando viene Zayn? - cuestionó el de ojos azules con una pizca de curiosidad.

-Dentro de dos semanas, ya te lo he dicho, estará aquí para las vacaciones de navidad - respondió el rubio con una sonrisa esplendida que le causó nauseas a su acompañante. - ¿Por qué preguntas de nuevo, abuelo? - se burló.

-Porque creí que esta navidad irías a casa, se lo prometiste a Aria - se quejó deteniéndose frente a la inmensa  casa de la familia Horan. El pequeño se echó la mochila al hombro y le besó rápidamente los labios antes de bajarse del vehículo; esos pequeños toques de  labios eran una pequeña costumbre que habían desarrollado, algo intimo, como de mejores amigos.

-¡Mierda, tienes razón! Trataré de arreglarlo - aseguró a voz de cuello, caminando hacia la entrada. Louis presionó el claxon del auto y su amigo se giró interrogante.

-¡No olvides la fiesta de Liam esta noche! - le gritó antes de  echar andar el auto hacia su casa. Con una sonrisa divertida el rubio se adentró en su casa y se  dirigió a  la cocina, y su sorpresa llegó tan pronto lo hizo. Sus padres estaban ahí sentados y conversando muy metidos en ello hasta que su hijo se aclaró la garganta y se giraron hacia él.

-Niall tenemos que decirte algo importante - comenzó su madre con cierto tono nervioso que le puso los cabellos de punta al muchacho. - Es sobre Greg.

-¿Qué le ha pasado? ¿Él está bien? - cuestionó casi de inmediato sintiendo el corazón latirle con fuerza.

-Sí, él está perfectamente bien. Es  sobre el viaje  que hablamos hace unos meses. ¿Lo recuerdas? - el niño asintió tragando saliva en el proceso.- bueno, Greg ha sido aceptado en la universidad de esa ciudad y viajaremos para  acreditar su inscripción. Es necesario.

-Y además… - siguió su padre,  con una sonrisa un tanto extraña. - Encontramos  una futura estrella de la música en dicho establecimiento y trabajaremos en su desarrollo musical mientras estemos ahí. Es cosa de al menos tres meses  de estadía allá.

-¿Entonces yo estaré solo en casa? ¡Eso es genial, pueden irse cuanto antes, no se preocupen por mí! - festejó él.

-No, no en realidad. Hemos contratado a un niñero para que te cuide hasta entonces. Llegaré en dos horas - sonrió su madre. Niall le miró incrédulo. ¿Un niñero? ¡Estaban de joda! 

 
Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...