BAD Girl

NO COPYRIGHT. Registrada en Safe Creative con el código: 1310137963338 Avril Moon. Una chica sin sentimientos y sin corazón, o eso es lo que ella dice. A ella sólo le interesa el sexo. No cree en el amor. Pero eso cambiará al conocer a Zayn Malik, un nuevo estudiante. Descubrirá que Zayn es un buen chico y que ha sufrido bullying en todos sus colegios, al principio, sólo será lástima lo que sentirá hacia él, lástima y atracción física... Pero también descubrirá que él sigue siendo inocente... Un chico de 17 años que aún conserva su virginidad. Su inocencia será su tentación. Su sabor será su adicción. Su cuerpo será su perdición... Y él... será su rendición.

32Me gustan
31Comentarios
3812Vistas
AA

6. 5. Lion Heart

ZAYN:

¿Ella se había puesto así por mí? Realmente no entendía cómo se preocupaba tanto por mí. Nunca nadie que no fuera de mi familia se había preocupado tanto por mí.

¿Cómo una chica como ella lo había hecho?

Estaba en clase y ella ya no estaba a mi lado. La profesora le había dicho que si no se iba la expulsaría. Yo pensaba que ella simplemente pasaría y dejaría que la expulsaran. Pero no.

Había una gran alegría dentro de mí pensando que lo había hecho por mí. Y en todo el resto de la clase ya no me molestaron más. Gracias a ella.

Pasaron las clases y llegó la hora de comer. No quería ir. Pero tenía hambre. Sólo esperaba no tener problemas.

Avril no había asistido a las dos siguientes clases después de que la enviaran a dirección. Por lo cual empezaba a preocuparme. Pero me calmé al verla sentada con sus amigos. Me quedé mirándola hasta que uno de sus amigos se dio cuenta y me señaló. En ese instante ella se giró y yo me congelé y me sonrojé.

Luego vi que ella miraba a mi lado y se levantaba.

-Hey gallina. -Dijo una voz que conocía muy bien.

Por favor, no.

-¿Te has quedado sin lengua? -Dijo burlándose. Yo sólo permanecía callado. Tenía demasiado miedo para hablar. Pero de algo sí estaba seguro. Iba a pegarme sin importarle la audiencia. En ese momento alguien me agarró del brazo y me colocó detrás de él.

-Déjale en paz y sigue con tu camino. -Dijo desafiante. Joe entrecerró los ojos y apretó su mandíbula. Pero continuó con su camino.

-¿Todo bien? -Dijo ella mirándome fijamente. Estaba muy cerca de mí. Y eso me ponía nervioso.

-Sí, gracias. -Susurré y ella me agarró la mano. Sorprendiéndome. Yo sólo me sonrojé y dejé que me llevara. Me llevó a sentarme con sus amigos.

-Chicos, él es Zayn. -Dijo ella presentándome para luego sentarse. -No te quedes de pie. -Dijo ella riendo y yo me senté. Me sentía raro al estar con más gente sonriéndome y que no se riera de mí.

-Hola. Me llamo Niall. -Dijo el chico rubio de ojos azul claro muy amablemente.

-Yo soy Harry. -Dijo el chico de rulos de los ojos verdes.

-Y yo soy Louis. -Dijo el último chico con el pelo castaño liso y de ojos turquesas.

-Hola. -Saludé yo tímido y miré a Avril, que me sonrió dándome confianza.

-Supongo que eres el nuevo. -Dijo Louis y yo asentí. Luego Louis miró a Avril y ella le entrecerró los ojos. -Bueno, lo siento. Pero es raro tener nuevos en nuestro grupo. -Dijo disculpándose y yo asentí.

-Y bueno, el mercedes ese es tuyo, ¿verdad? -Dijo Harry y yo asentí.

-Oh, es verdad. Zayn, siempre aparcas en la plaza de Avril. -Dijo Niall y yo me sorprendí para luego mirarla a ella.

-Lo siento. No lo sabía. -Respondí mirándola. Y me sorprendí al no haber tartamudeado.

-Tranquilo. -Dijo ella mordiendo la manzana. -Aunque eso no significa que puedas seguir aparcando ahí, eh. -Dijo y luego rió. Haciéndome saber que era una amenaza en broma. Yo también reí.

-Mañana aparcaré en otro sitio. -Dije yo ya más confiado.

-Oh, ¿puedo preguntarte por qué te pegaba Joe ayer? -Preguntó el rubio y yo empecé a ponerme nervioso.

-Lo de siempre chicos. Joe intimidando a los nuevos. -Dijo Avril salvándome.

-Ah. -Dijo Niall.

La campana sonó indicándonos que ya era hora de volver a clase. Yo no quería, por primera vez quería quedarme en el comedor. Estaba feliz de que Avril me hubiera presentado.

Al menos sabía que podría seguir con Avril. Y, ahora que lo recuerdo. Me dijo que ella y yo no podríamos ser amigos... en cambio... yo siento que lo somos.

Pasaron las últimas clases, nada aburridas para mi gusto. Ya que a ratos hablaba con Avril. Ya estaba deseando que terminaran las clases y fueramos a mi casa a hacer el trabajo. Aunque... creo que lo que quería realmente era estar a solas con ella.

Por fin sonó la campana y empecé a recoger mis cosas, al igual que ella.

-Bueno, vamos. -Dijo ella y empezamos a andar por el pasillo. -Te seguiré con la moto, ¿vale? -Dijo ella y yo asentí reprimiendo una sonrisa de felicidad.

Nos montamos cada uno en nuestros respectivos automóviles y arranqué. Iba comprobando a cada momento que ella me seguía. No se por qué, pero me gustaba hacerlo.

Llegamos y yo aparqué en el garaje mientras ella aparcaba en la acera.

-Aquí es. -Dije una vez ella llegó a mi lado.

-Vaya. -Dijo ella en admiración y yo sonreí.

-Bueno, vamos. -Dije y abrí con las llaves. -Entra. -Dije abriendo más la puerta y la cerré a sus espaldas.

-¿Hijo, ya estás aquí? -Dijeron desde el salón.

-Sí. -Dije yo.

-No sabía que estarían tus padres. -Dijo ella en voz baja.

-Siempre están en casa cuando yo vengo del instituto. -Dije y ella sonrió. -Bueno, vamos a saludar.-Dije y entré en el salón.

-Hola cariño. -Dijo mi madre abrazándome y dándome un beso en la mejilla.

-Mamá. -Le reproché y ella se separó de mí.

-Oh, lo siento. No me acordaba. -Se excusó ella y miró a Avril. -Hola. -Saludó ella y se saludaron con dos besos en la mejilla.

-Hola señora Malik. Soy Avril. -Dijo ella amablemente. Mi madre la miraba maravillada y yo estaba muerto de vergüenza.

-Hola. -Dijo mi padre apareciendo en el salón.

Por favor que no diga nada que me avergüence. -Rogaba interiormente.

-Hola. -Saludó ella amablemente.

-Supongo que debes de ser Avril. -Dijo mi padre y ella asintió. -Puedes llamarme Yaser. -Dijo y ella asintió con una pequeña sonrisa.

-Oh, y a mí puedes llamarme Trisha. -Dijo mi madre.

Esto no podía ser más vergonzoso.

-Mi hijo se quedó corto describiéndote. Eres muy guapa. -Dijo mi padre y ella sonrió.

-Gracias. -Dijo ella sonriendo. Parecía estar bien, y para nada incómoda. Pero yo tenía mucha calor y estaba seguro de que parecía un tomate.

-Zayn, hijo. ¿Estás bien? -Dijo mi madre y todas las miradas se posaron en mí. Pero yo sólo miraba a Avril. Que estaba conteniendo su risa.

Genial. Ya me habían ridiculizado. Ya me bastaba en el instituto como para que ahora mis padres me hicieran esto.

-Bueno, nuestro hijo es... un poco vergonzoso y tímido. -Dijo Trisha dirigiéndose a Avril y ella me miró y se acercó a mí.

-Lo se. -Dijo ella con una pequeña risa. -Bueno. Será mejor que vayamos a hacer el trabajo, ¿verdad Zayn? -Me dijo Avril. Estaba intentando sacarme de mi incómoda situación. Como siempre.

-Sí. -Dije como pude y caminamos hasta mi habitación. Cuando llegamos ella se sentó en mi cama y yo en la silla del escritorio. Coloqué mis manos sobre mis mejillas y suspiré. -Siento lo de mis padres. -Dije avergonzado y ella rió.

-¿El qué? Son muy majos. -Dijo ella para luego reírse. Se estaba burlando de mí.

-No te rías de mí. -Dije más rojo que antes, si es que eso era posible.

Ella se acercó a mí y me quitó las manos de las mejillas, totalmente rojas.

-Oh. ¿Por qué cubres tus mejillas? -Dijo ella apretando mi mejilla derecha haciendo que enrojeciera aún más. Si seguía haciendo eso, en algún momento me desmayaría. Tenía demasiada calor. -Te ves adorable así. -Dijo ella. Y realmente no parecía la 'chica mala' que es.

-No. Estoy ridículo. Como siempre. -Dije cubriendo mi cara con las dos manos.

-No es verdad. -Dijo ella quitándome las manos de la cara.-¿Por qué eres tan tímido e inseguro? -Dijo haciendo que apareciera un nudo en mi garganta. -Ven aquí. -Dijo jalándome de la mano y haciendo que me tumbara en la cama. -Me preocupa que en algún momento te desmayes. -Dijo ella y yo cerré los ojos. -Zayn. Se que te dije que tú y yo no podíamos ser amigos. Pero de verdad me gustaría que lo fueramos. Sé que sufrías bullying en tus otros colegios. -Dijo ella y sentí como una lágrima resbalaba por mi mejilla, mostrándome débil. Como siempre. Ella pasó uno de sus dedos, con delicadeza, sobre mi mejilla. Secando la lágrima. Y luego me abrazó por un lado.

-Sí. -Susurré con la voz quebrada. -A cada colegio que iba la gente se reía de mí... me pegaba... me insultaba... -Dije yo aún con los ojos cerrados. -Y nadie hacía nada para ayudarme. -Dije y un sollozo involuntario se me escapó. Haciendo que ella se abrazara más fuerte a mí. Con ella a mi lado me sentía más fuerte. Sentía que podía decírselo todo.

-¿Por eso eres tan inseguro? -Susurró ella y yo solo asentí con la cabeza. -Zayn, mírame. -Dijo ella. Yo suspiré y abrí los ojos para encontrarme con Avril, mirándome fíjamente. Con preocupación, con interés. Interés por mí. -Ellos no ven la realidad. -Dijo ella. -Se meten contigo sin motivo.

-¿Sin motivo? -Susurré para luego reírme débilmente de mí mismo. -¿Sabes a qué edad di mi primer beso? A los 16. Y la chica sólo me besó porque había perdido una apuesta. Sigo siendo virgen... Sólo soy un bicho raro. -Dije cerrando los ojos con fuerza.

Ella me jaló fuertemente del brazo haciendo que me levantara y me arrastró delante del espejo.

-¿Y bien? -Dijo ella mirándome a través del espejo. -¿Qué ves? -Parecía enfadada.

-A un idiota. -Dije en susurro y ella suspiró.

-Con razón necesitas tus gafas. -Dijo ella cruzada de brazos y luego volvió a mirar fijamente al espejo. -¿Sabes qué veo yo? -Dijo ella y yo la miré a los ojos a través del espejo.

-¿Qué? -Dije con la voz quebrada.

-A ti. A un chico increíble al que ni la gente, ni él mismo sabe valorar. Pero es un chico increíble, y muy guapo aunque él no lo vea. Es sensible y tiene buen corazón, y es el chico más dulce que he conocido en mi vida. -Dijo ella sin despegar sus ojos de los míos. Era la primera vez que alguien me decía algo así.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...