BAD Girl

NO COPYRIGHT. Registrada en Safe Creative con el código: 1310137963338 Avril Moon. Una chica sin sentimientos y sin corazón, o eso es lo que ella dice. A ella sólo le interesa el sexo. No cree en el amor. Pero eso cambiará al conocer a Zayn Malik, un nuevo estudiante. Descubrirá que Zayn es un buen chico y que ha sufrido bullying en todos sus colegios, al principio, sólo será lástima lo que sentirá hacia él, lástima y atracción física... Pero también descubrirá que él sigue siendo inocente... Un chico de 17 años que aún conserva su virginidad. Su inocencia será su tentación. Su sabor será su adicción. Su cuerpo será su perdición... Y él... será su rendición.

32Me gustan
31Comentarios
3804Vistas
AA

17. 16. Fight To Remember

ZAYN:

Ayer salí del hospital. No recordaba nada. Sólo que hace un par de días nos habíamos mudado aquí y tendría que ir a un nuevo instituto. En el que, seguro, también tendría problemas. Lo que me dejó bastante confundido fue la chica de ayer... Avril. Decía que era mi amiga. Pero... eso era imposible. Yo nunca había tenido amigos. Y menos, a una chica como ella. Pero cuando le dije que no la recordaba empecé a dudarlo... sus ojos azules se inundaron de lágrimas y salió corriendo. Desde entonces he estado luchando por recordar. Pero el doctor dijo que no lo hiciera, porque podría desmayarme. Así que tuve que aguantarme. Tendría que seguir adelante, como siempre.

—¿Cuándo empiezo el instituto? —Les pregunté a mis padres y mi madre suspiró.

—Zayn, empezaste el instituto hace tres días. —Dijo mi madre. —Y has hecho amigos. La chica que vino es tu amiga... estabas tan feliz con ella... —Dijo mi madre con los ojos llenos de lágrimas.

—Mamá yo... de verdad me gustaría recordarlo... —Dije con remordimiento. No me gustaba verla así. 

—Lo sé. —Susurró ella. —Sólo espero que llegues a recordarlo. —Dijo ella triste.

—Por favor, quiero dejar el tema. —Dije y ellos asintieron. —Entonces... ¿Cuándo volveré al instituto?

—Zayn, cariño... después de lo que ha pasado... no queremos que vuelvas... —Dijo mi madre y yo abrí mis ojos como platos.

—¿Qué? No. Mamá. Para trabajar necesito unos estudios. No puedo dejar de ir al instituto. —Dije yo.

—Casi te matan hijo. —Dijo mi padre.

—Pero papá, no puedo. Ha pasado esto durante años, ¿vale? Y sigo vivo. —Dije yo. —Y mañana voy a ir. —Dije y subí a mi habitación.

Ojalá pudiera recordar lo que ha pasado.

Me tumbé en la cama mirando al techo, mientras pensaba, intentaba, luchaba para recordar. Pero me era imposible. Nada. No la recordaba. Aunque quería hacerlo.
Pensando, me quedé dormido y no supe más.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Capitulo 17

Disheartened

 

AVRIL:

Me desperté con un dolor de cabeza terrible.

¿Pero qué cojones he bebido?

Intenté levantarme del sofá, pero lo único que conseguí fue caerme al suelo.

—Maldita sea. —Dije para mí misma.

No recuerdo nada de lo que pasó ayer... excepto... que Zayn ya no me recuerda.

Al recordar eso, decidí quedarme en el suelo. ¿De qué sirve levantarme cuando estoy hundida?

Es curioso como una persona que a penas conozco de hace tres días, ha llegado a cambiarme por completo. Y ha llegado a... simplemente a mi vida para darle un giro de 180°. Y luego... simplemente... destruirme por completo.

No tengo hambre, no tengo frío, ni tampoco calor. No tengo ganas de hacer nada. Y normalmente, cuando estoy así, suelo estar bien, pero en este caso no. En este momento es como si un tsunami hubiera pasado sobre mí y me hubiera muerto en vida. Pero no. Yo seguía aquí. Sufriendo. Sufriendo... ¿Por qué? No lo sé. Sólo se que cuando Zayn llegó a mi vida... todo se coloreó de rosa. Y ahora que no me recuerda... no ha vuelto todo a la normalidad, no se ha borrado el rosa. Simplemente mi vida se ha llenado de negro.

—¿Por qué me siento así? —Pregunté a la nada. —¿Te diviertes viéndome así Dios? —Dije burlándome de mi misma. Me sentía patética, vacía, muerta... Como si me hubieran arrancado el corazón.

Como si me hubieran arrancado el corazón. Ha llegado la hora de volver a ser la de antes. La chica mala y sin sentimientos. Sin nada que me detenga. Sin sentir lástima... por nadie.

Me levanté. No sé cómo pero lo hice. Fui a la cocina y me tomé unas pastillas.

Mi teléfono sonó. Fui hasta él, lo cogí y respondí.

—¿Si? —Dije al teléfono.

—Hola Avril, soy Liam. —Dijo Liam y yo automáticamente sonreí.

—Hola Liam. —Saludé.

—¿Te apetece quedar hoy? Ya sabes. Como te dije. Siento mucho lo que pasó... de verdad... Zayn tiene amnesia. Pero seguro que te recordará. —Dijo él.

—Tranquilo. Estoy bien. —Dije de lo más normal.

—Ayer no parecías estarlo. —Dijo Liam algo extrañado.

—Cierto. Pero... sólo era por pena Liam. Zayn nunca ha tenido amigos. Sólo me daba pena. —Dije yo.

—¿Y por eso saliste corriendo mientras llorabas? —Dijo y a eso ya no sabía que responder.

Mierda.

—Verás, la familia Malik también... me da algo de pena... digo... pobre de su hijo... se pensaban que... bueno... tenía una amiga que se preocupaba por él... soy buena actriz.

Sí. LO ERES. —Remarcó mi subsconciente.

—Oh... pues... sí que de te da bien... y... yo... te entiendo. —Dijo él. —Yo también estaba con Zayn por pena. —Dijo él y yo abrí mi boca en sorpresa. Tenía ganas de estrangular a Liam por haber dicho eso. Pero tenía que dejar de estar de parte de Zayn. Y creo que estar con Liam me ayudaría. Tenía una corazonada.

—¿En serio? —Fue lo único que dije.

—Sí. Pero no sabía que Zayn estuviera por aquí. Bueno. ¿Qué te parece si vamos a ver una peli o algo? —Propuso.

—Claro. ¿También sabes dónde vivo? —Pregunté burlándome.

—No. Eso no. —Dijo él y yo reí. —¿Quedamos en el parque?

—Vale. Te veo allí. —Dije y colgué.

Fui arriba, me duché y me vestí con unos vaqueros ajustados, unas Vans rosas y una camiseta deportiva con el número 56 en el medio del mismo color de los zapatos. Me maquillé, cogí el móvil, la cartera y las llaves y me fui. Y al no ver la moto me golpeé con la palma de la mano en la frente.

Mierda. Ayer salí corriendo y dejé la moto. Aún está en el hospital.

Bufé y empecé a andar hacia el parque. Donde estaba Liam sentado en un banco.

—Por fin. —Dijo él levantándose. —Pensé que habías decidido quedarte en casa.

—No. Pero ayer dejé la moto en el hospital. —Dije yo y él rió.

—Si quieres vamos en mi coche a recogerla. —Dijo él.

—Sí. Por favor. —Dije y él rió.

—Vamos. —Dijo y empezamos a andar.

Llegamos a su coche, que era un Dacia de color negro.

—Señorita. —Dijo abriéndome la puerta de copiloto como un chófer. Yo reí.

—Señor. —Dije siguiéndole la corriente mientras entraba.

Él rodeó el coche y entró.

Arrancó y fuimos hacia el hospital.

—Entonces, ¿Zayn también sufre bullying aquí? —Preguntó para iniciar conversación.

—Sí. —Asentí yo como si no me importara. Pero la verdad, tenía ganas de gritar que sí me importaba.

—No creo que Zayn llegue a adaptarse nunca. —Dijo Liam y yo me aguanté para no meterle un puñetazo. Al fin y al cabo, tenía que olvidar a Zayn.

—Sí. Es... algo rarito. —Dije yo.

¡MEEC!

Tenía ganas de abofetearme a mi misma.

—Sí. Oh, ¿Sabes que dio su primer beso a los 16? —Dijo y soltó una risa. —Y sólo lo dio porque la chica perdió una apuesta y tenía que besarlo. —Dijo él. —Y no creo que haya besado a nadie más. De echo, lo más probable es que siga siendo virgen. —Dijo y yo suspiré para tranquilizarme. Pero me había sacado de mis casillas.

—Para tu información. Sí. Ha besado a alguien más. Y sí, sigue siendo virgen. Pero es el mejor chico que he conocido y tú no eres más que un idiota. —Dije alzando la voz y abrí la puerta para cerrarla de un portazo. Ya habíamos llegado. Caminé a marcha rápida hasta mi moto y me subí.

—¡Avril espera! —Gritó Liam.

—Déjame en paz. —Dije yo poniéndome el casco.

—Pensaba que no te importaba. —Se excusó él.

—Yo también. Pero me equivocaba. —Dije y arranqué.

Llegué a mi casa y aparqué.

Estúpido Liam.

Entré y me tiré en el sofá.

¿Por qué me pasa esto a mí? ¿Por qué Zayn no me recuerda? ¿Por qué me siento como una mierda? ¿Por qué quiero romper... todo lo que está a mi alrededor?

Suspiré y con un cojín me cubrí la cara.

Ojalá pudiera dejar de sentir esto por Zayn...

¿Cómo alguien que vino a mi vida a hacerme sonreír y cambiarla para bien puede hacer esto en mí? ¿Cómo pudo destrozarme así? Y aún así... ¿Sigo preocupándome por él? No. No más. A partir de ahora voy a odiarte, Zayn Malik.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...