Merry Me♡

Harry Styles♡

17Me gustan
14Comentarios
4575Vistas
AA

12. El "amor".

Capítulo 11: El "amor".

—Me pregunto que haremos mañana —me dijo Harry mientras me abrazaba y me hacia cosquillas en la espalda.
—¿Qué sucede mañana? —le pregunté. No podía ser un “mesversario” porque seguíamos en febrero y tampoco teníamos que juntarnos con la hermana de Louis para organizar la boda hasta dentro de una semana, así que estaba completamente perdida.
—¿En serio, Jenna? —me encogí de hombros y lo miré con inocencia para que no se enojara por mi ignorancia.
—En serio, mañana no hay ninguna fecha especial —le dije.
—Es San Valentín —me explicó. 
Por supuesto, mañana era 14 de febrero, el día de los idiotas enamorados. Harry sabía como me ponía ese día, molestaba a parejas si las veía besándose en la calle o si caía en un día de clases, me burlaba con Mike de los chicos y sus regalos.
—Bueno, ¿y qué con eso? —Harry me soltó y me miró con seriedad.
—Lo sabía, todo es una farsa, tú no me quieres —dijo en un hilo de voz. Ya conocía ese truco, los últimos días había descubierto lo mal que me sentía cuando fallaba como pareja, así que se aprovechaba de eso y me hacía sentir culpable para que hiciera lo que él quisiera. Antes le habría lanzado un libro por la cabeza para que me dejara en paz, pero ya estaba tan acostumbrada a verlo como mi futuro esposo que cuando me decía estas cosas, a pesar de saber que eran mentiras y que lo hacía para controlarme, sentía una bofetada en la cara.
—Lo siento, Rizos… —me disculpé, pero él no cambió la expresión triste de su rostro. Me coloqué de puntillas y lo besé con rapidez, vi un atisbo de sonrisa y me separé—. ¿Qué quieres hacer mañana? 
—Vayamos a comer a algún lugar después de la escuela —asentí y le dije que podríamos invitar a Fati con Niall, para hacer que de una vez esos dos tuvieran una cita.
—No, quiero tenerte sólo para mí —me dijo con terquedad. 
Era absurdo, pasábamos todos los días juntos en la escuela, lo iba a buscar después del trabajo, no me dejaba sola cuando estábamos en casa y dormíamos en la misma cama.
—Pero, Harry… —comencé a protestar, pero él bajó la mirada con decepción y tuve que evitar las ganas de darle la espalda y marcharme de nuestro cuarto.
—Hazlo por mí —susurró. 
Y ese fue el punto final de nuestra discusión.
No me quedó de otra que aceptar la cita, Harry sabía como hacerme ceder a sus peticiones. Nunca lo habría imaginado, desde los quince años el me obedecía y parecía sumiso a mis órdenes, pero ahora que parecía saber lo que me proponía con esto de hacerlo feliz bajo cualquier circunstancia, se aprovechaba y ocupaba todos los medios que tenía a su disposición para hacerme caer bajo sus pies.
Y lo peor es que yo estaba al tanto de todo esto y lo dejaba hacerlo de todas formas.
¿Por qué ya no me podía negar como antes? ¿Por qué le hacía caso aunque yo no quisiera?
Tenía claro que algo estaba cambiando en mí, la excusa de lograr algo bueno en la vida ya no me servía, tenía que haber otra explicación para esta insistencia que tenía de hacerlo feliz.
Recordé las palabras de Anne, ¿de verdad me estaría enamorando de Harry sin darme cuenta?
Lo miré a los ojos, pero mi mente se nubló. No podía responder a esta pregunta todavía, me confundía demasiado. Lo único que sabía era que me estaba dejando dominar por Harry y que yo no me quejaba.
—¿Me ayudas con la tarea de filosofía? —le pedí después de discutir lo de la cita.
Estábamos en “nuestro cuarto”, ya era de noche pero seguíamos despiertos cuando recordé que tenía tarea. Filosofía no se me daba bien como ninguna de las otras asignaturas, la verdad es que no hallaba el día en que al fin dejara de ir a la escuela. Con esto del matrimonio ya no podría hacer todas las cosas que había planeado, pero al menos tendría a Harry para hacerme compañía. Recientemente la idea de nuestra “relación” ya no se me hacía tan mala: Harry me amaba, yo lo quería, el me cuidaba y yo buscaba su felicidad. Aún no éramos la pareja de enamorados –no por mi parte-, pero era mucho mejor que estar sola. Tenía la seguridad de que Harry estaría ahí para mí ante cualquier problema o dificultad que se presentara. 
Empezaba a apreciar su cariño.
—¿Es para mañana? —me preguntó y yo le resté importancia. Él negó con la cabeza con reproche y se sentó en la cama.
Busqué mi libro y mi cuaderno de filosofía y me tiré en la cama. Harry abrió el cuaderno y lo hojeó hasta dar con los apuntes.
—Dice que tienes que hacer la actividad 12 de la página 118 —agarré el libro y pasé las hojas hasta dar con la actividad. Maldije para mis adentros, era sobre sexualidad.
No era el tema más indicado con mi prometido al lado y en una cama sin la mirada de nuestros padres encima.
—¿Cuál es? —me quito el libro de las manos y leyó las preguntas. Una sonrisa pervertida se formó en su rostro y lo golpeé en el hombro para que apartara la idea de su cabeza en el mismo instante en que se le ocurrió.
—No, Harry —le advertí. Él se rio con ganas y se lanzó encima de mí para hacerme más cosquillas.
—Yo no pensé nada, tú eres la mal pensada.
—Sí, como no —le dije apartándolo. 
Nos pusimos serios cuando comenzamos con las preguntas, pero después de cinco minutos no podíamos dejar de reírnos.
—Lee esta… —le dije. Él acercó el libro hasta su rostro y se lo estampé de un golpe. Me levanté y corrí hasta encerrarme en el baño, le había dado en la nariz y no se veía muy contento.
—Sal de ahí a recibir tu castigo, Tinker —me advirtió desde el otro lado de la puerta.
—No me digas así, sólo Louis me puede decir de esa forma.
—Te digo como quiera. ¡Ahora sale o no te ayudaré a terminar tu tarea! 
Abrí la puerta resignada, no me causó gracia su última amenaza. A penas giré el pomo, Harry se lanzó sobre mí y ambos caímos al suelo del baño.
—Sal de encima, idiota.
—No, porque me golpeaste en la nariz —después de un rato de forcejeo, Harry me liberó. Volvimos a la cama para continuar con la tarea, pero se me hacía difícil concentrarme, el tema provocaba que mi cabeza imaginara cosas que no debía, como yo, Harry y una cama al igual que ahora, pero en otras posiciones.
—Jenna, ¿me escuchaste? —giré la cabeza para mirar a Harry con una interrogante en el rostro. No lo había oído por estar pensando en… cosas.
Se me revolvió el estómago cuando miré sus labios, un ardor que nunca antes había sentido recorrió mis venas y era desesperante, me quemaba y no sabía como apagarlo.
—¿Qué cosa?
—¿Cómo reacciona el sistema nervioso? 
¿Qué sucedía conmigo? ¿Por qué de pronto Harry me resultaba tan… atractivo?
—Mal —le respondí, y porque era verdad. Mi sistema nervioso me estaba matando por acercarme a Harry.
—Ni siquiera lo estás intentando, lee este párrafo —señaló una sección marcada con lápiz y leí lo que me dijo, pero no lo entendí, ya que la respiración de Hazza en mi nuca me ponía nerviosa.
—No entiendo —dije finalmente. Se notaba que estaba frustrado, Harry nunca tuvo paciencia para explicarme los contenidos por más que me amara.
E incluso así se veía bien. Una sensación nueva se albergó en mi cuerpo, me impulsaba a tocar a Harry, a pasar mis dedos por su cabello, a besar sus labios, su cuello.
“Detente, Jenna” Me dije, esto era anormal en mí.
¿Por qué tenía que comenzar a sentir cosas por Harry justo en este momento?
—Todas las reacciones del cuerpo son biológicas y psicológicas, el cerebro percibe las sensaciones y las manda al sistema nervioso para que las provoque en el cuerpo —me explicó.
Maldito sistema nervioso que le gustaba Harry, si no fuera por su culpa no tendría la necesidad de tirarme sobre él.
Esto era incómodo, si hubiese sabido que hablar sobre sexualidad con Harry habría despertado ciertas cosas en mí, habría dejado la tarea sin hacer y aceptado el regaño del profesor al día siguiente.
Cuando no resistí ni un segundo más, como pude me acerqué hasta Harry y me senté sobre él. Abrió muchísimo los ojos y miró a todos lados como buscando una cámara para ver si era una broma.
—Jenna, ¿qué estás haciendo? —me preguntó atemorizado.
—Poniendo a prueba mi sistema nervioso —le dije con rapidez para poder besarlo lo antes posible.
Fue tan distinto a las otras veces. Nunca pasábamos de unos simples besos y ya, pero en ese momento eso no me basto. Me removí sobre él para que reaccionara, se había quedado inmóvil y eso no me gustaba.
Intentó decirme algo, pero lo mordí para que no interrumpiera el beso. Cuando me di cuenta que eso no apagaría el calor que se extendía con velocidad por mis extremidades, no supe que hacer. Quería que esa sensación se esfumara, pero no sabía cómo hacerlo. No se me ocurría nada y tampoco me quería despegar de Harry. 
Y de repente, como si leyera mis pensamientos, Harry me sujetó del cabello y apartó mis labios de su boca para besar mi cuello. Eso se sintió demasiado bien, creí que mi estómago explotaría.
Mis manos dejaron de obedecerme y acariciaron los hombros de Harry, él se impulsó sobre mí y cuando me di cuenta de lo que se proponía, ya me encontraba debajo de él. 
Verlo así no ayudó a mi estúpido sistema nervioso, y mis manos, como si estuvieran poseídas, le arrancaron la camiseta que traía puesta. 
Por un momento pensé que me daría algo al corazón.
Lo aparté de mi cuello y lo volví a besar en los labios. Lo necesitaba.
De pronto, las manos de Harry comenzaron a subir mi camiseta. Ni siquiera sentía frío, la habitación parecía un horno encendido. Me estremecí cuando me hizo cosquillas, mi cerebro dejó de funcionar y dio paso a que saliera cualquier palabra de mi boca.
—Harry, hazlo —quise golpearme cuando recuperé por un segundo el sentido común. No podíamos hacerlo, se supone que yo no quería acostarme con él. 
Pero cuando sujetó con fuerza mi mano y la bajó hasta sus pantalones, las dudas se disiparon. Si no lo hacíamos no soportaría el calor que sentía.
—¿Estás segura? —me susurró contra mi oído. Su voz sonaba extasiada y ronca, conseguí besarlo otra vez mientras asentía con la cabeza. 
Se alejó de mí y se puso de pie para buscar algo en el velador. ¿Qué hacía? Yo lo quería ahora.
Entonces, sacó un envoltorio y comprendí.
Por Dios, iba en serio. De verdad lo haríamos, si no me arrepentía de inmediato después no podríamos detenernos. 
Me entregó con delicadeza el envoltorio y volvió a ponerse sobre mí, esta vez me quitó la camiseta y me contempló unos segundos antes de pegar su boca en mi oído y decirme con voz suave y lenta:
—Cuando yo te diga, ¿de acuerdo? —asentí inconscientemente. ¿Cómo se ponía un condón?
Dejé de pensar y de respirar cuando Harry se quitó los pantalones… No estaba preparada para esto, no lo lograría. 
—Harry, creo que ya no… —sin embargo, a pesar de que de pronto me dio miedo continuar con esto, me mordí el labio para callarme porque Harry se había quitado la ropa interior y ahora estaba totalmente desnudo sobre mí. 
El fuego ardió con más ganas.
No protesté cuando él me dejó en ropa interior, besó mi cuello mientras yo le rasguñaba la espalda y reprimía los gemidos que de seguro despertarían a todos en la casa. 
—Ahora, Jenna —me dijo. Abrí como pude el envoltorio y cuando bajé la mano hasta tocar su ingle… 
Todo se oscureció. Literalmente.
—¡SE CORTÓ LA LUZ! —gritó Holly. 
Escuchamos pasos en el pasillo y recordé que la puerta estaba sin seguro. Aunque no se veía nada, lo más seguro es que Anne o mis padres vinieran con una linterna. Y si nos encontraban desnudos a punto de tener sexo, me encerrarían en el sótano y castrarían a Harry sin importarles que estuviéramos comprometidos.
—Harry, la puerta —murmuré. Sentí un peso menos cuando se levantó y corrió para ponerle seguro a la puerta.
Busqué a tientas mi ropa y me la puse como pude. No sabía si Harry también se estaba vistiendo, pero cuando me abrazó por la espalda, el contacto con su piel me provocó una descarga eléctrica.
—¿Y qué dice tu sistema nervioso? —inquirió acercando mi espalda a su abdomen. 
Fue como un golpe, como si una enorme bola de nieve cayera sobre mí y congelara mi mente. 
¿Qué decía mi sistema nervioso? Que estaba en serios problemas.
Me aparté de él, gracias a Dios se había cortado la luz, una porque de no ser así en este momento estaríamos en la cama, y segundo porque no podía verlo a la cara.
Sentí vergüenza. Me había dejado dominar por una necesidad estúpida. ¿Cómo se suponía que dormiría con Harry si estuve a punto de hacerlo con él hace menos de cinco minutos?
—¡Chicos, ¿están bien?! —gritó Anne desde el otro lado.
—Sí, no te preocupes —le contestó Harry. 
Anne… Harry le hablaba como si nada.
Estaba tan arrepentida, no podía dejar que esto sucediera. No, no, no.
—¡Les dejaré una linterna frente a la puerta! —nos dijo Anne. 
Antes de que Harry abriera la puerta, corrí hasta el baño y con fuerza di un portazo. A los segundos tocaron la puerta, pero no quería abrir. 
¿Qué estaba haciendo? ¿Por qué sentí “eso” cuando besé a Harry? ¿Por qué ahora y no antes? ¿Qué había cambiado en nosotros?
O tal vez la pregunta más lógica sería ¿Qué había cambiado en mí?
—Jenna, debemos hablar sobre esto —dijo tratando de abrir la puerta.
Ignoré su voz y me quedé sentada en el suelo recordando lo que estuvimos a punto de hacer. Una parte de mí quería salir de aquí y tirarme a sus brazos para continuar lo que nos interrumpieron, pero otra parte me exigía esconderme y avergonzarme.
Un halo de luz entró por la puerta, era la linterna. Harry había abierto con las llaves que tenía en su velador. Me alumbró al rostro y tuve que cerrar los ojos porque la luz molestaba, se sentó junto a mí pero yo me aparté lo más que pude.
Apagó la linterna y nos quedamos a oscuras nuevamente, la tensión se podía sentir en el aire.
—Jenna, ¿qué dice tu sistema nervioso? —preguntó otra vez. Miré hacia otro lado, era tonto porque él no me podía ver, pero de todas formas lo hice porque sabía que Harry me estaba mirando a través de la oscuridad.
—¿Qué dice? —insistió.
—Que te quiero… y que también me gustas —contesté después de una pausa insufrible. Escuché como suspiró, pero eso no me calmó.
Le había confesado que su plan estaba funcionando ¿y ahora qué? 
Volvió a encender la linterna y vi una gran sonrisa que estremeció a mi cuerpo. No podía dejar de mirarlo así, era demasiado hermoso.
—Es un avance —comentó, quise protestar, pero él agregó algo más—: Te estaría mintiendo si te dijera que no disfruté lo que estuvimos a punto de hacer… debo confesar que me habría encantado terminarlo —mi respiración se aceleró. Ya no sentía esa necesidad de tocarlo, mas unas ganas de abrazarlo se estaban apoderando de mí—. Pero eso no es lo que quieres…Creo que fue más repentino que un deseo, lo sé porque te conozco. 
Lo abracé sin importarme lo incómodos que estábamos en el suelo del baño, Harry me rodeó con sus brazos y yo escondí mi rostro contra su cuello. Sus rizos me recordaron un algo que me hacía imposible odiarlo cuando se ponía tierno.
—Si lo vamos a hacer, no quiero que sea así, de repente. Quiero que lo hagamos con amor, que lo hagas porque me amas y no porque las hormonas te traicionaron.
Reí ante su comentario, era verdad.
¿Qué tanto me conocía Harry para decirme las palabras exactas que hacían que dejara de sentir culpa y vergüenza?
—Te quiero mucho, Harry —le dije contra su oído.
—Y yo te amo —me respondió.
Por primera vez, sentí que mi pecho se comprimía de dolor. No poder contestarle de la misma manera en que él lo hacía era peor que el calor que sentí cuando miré sus labios con otros ojos. Porque sabía que eso se podía apagar con besos y caricias, pero la culpa de no poder decirle que lo amaba no.
No se iría hasta que de verdad lo sintiera.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...