Cartas de una directioner.

Esos sentimientos tan fuertes, esos sentimientos como el amor, esos sentimientos tan díficiles de expresar, a veces pueden serlo, pueden ser expresados de alguna forma, de forma oral, de forma escrita, cara a cara, mediante un mensaje o una pantalla de ordenador, escritos en una hoja, escritos en la mesa de una clase, en la corteza de un árbol, escritos en una carta... Escribirlos en una carta no es complicado... se supone, ya que si tienes una medio (ya sea un e-mail, un mensaje de texto o en una hoja) puedes enviarla, puedes poner tus sentimientos en ella y tan solo esperar a obtener la respuesta de tu amada o amado, siempre y cuando... sepas a qué dirección enviarla, sepas en qué idioma enviarlo, sepas expresarte tan bien en ese idioma como en el tuyo propio, aunque eso, se podrían denominar chiquilladas, ya que lo difícil del todo a veces, es la respuesta a tu carta.

15Me gustan
3Comentarios
2103Vistas
AA

6. Carta a Zayn Malik.

Las clases habían empezado, mis ganas de estudiar estaban en un estado extrañamente alto (tan alto como a algunos nos llega al estar emocionados por un nuevo curso. Emoción que de igual manera en pocos días se desvanece), mi tiempo para escribir mis historias se veía limitado por los exámenes y deberes que nos ponían desde el día uno, mi primera fanfic sobre los chicos estaba acabada, ya que subía cada días unos tres o cuatro capítulos (en alguna ocasión subí hasta cinco en el mismo día) solo porque eran cortos y fáciles de escribir ya que me la traía un poco floja la ortografía o corrección de mis palabras o expresiones, aunque de igual manera empecé otra que (aparentemente) tenía mejor aspecto, pinta de ser más jugosa y con más intriga y (gracias a Dios) sin tantas faltas debido a alguna ayuda que conseguí por parte de otras escritoras principiantes (Gracias Sam, siempre te agradeceré que no me dejaras seguir escribiendo como una paleta sin cultura), aunque quizás subía los capítulos de manera más lenta debido a las clases, pero lo peor de todo ello no era eso sino que mi paciencia había llegado a un límite entre la desesperación y la impotencia.

Llevaba casi dos meses (estábamos ya a mediados de Octubre) escribiendo cartas a mis ídolos (al menos a los que había conseguido la dirección) y siempre venían de vueltas, todas, absolutamente todas venían de vuelta ya que comenzaba a notar como mis pósters parecían inflados por tantas cartas que escondían, pero que de igual manera nadie en mi familia conocía todavía aquel misterio de mis pósters que parecían con gases.

Llevaba dos dichosos meses recibiendo devoluciones y mis esperanzas estaban por lo suelos de manera absoluta, no podía creer que de verdad no les hubiera llegado ninguna de nuestras cartas. Puede que entre las dos llegáramos a las cincuenta, entre los cuatro chicos y todas las direcciones de sus casas que nos encontrábamos, así que cuando Angy me dijo que había encontrado una dirección de Zayn, ni siquiera me emocioné, porque simplemente había dado por perdido conocerlos, al menos de esa manera tan fantasiosa de por carta. Pero de alguna manera me sentía obligada a enviar una carta a esa dirección, ya que sería injusto intentarlo con los otros cuatro chicos y no con el moreno.

Además de todo ello, me parecía realmente extraño que solo hubiera una dirección de su casa, normalmente había por lo menos cuatro o cinco distintas por la red a las que escribir, pero de Zayn solo había una y Angy me dijo que no la había encontrado por ninguna página web, sino que un amigo de una amiga del primo de un conocido nuestro (o algo así) tenía un hermano que trabajaba en Londres y gracias a ello teníamos la (aparentemente) dirección de verdadero Zayn Malik, pero yo ya lo daba todo por perdido, ya que aunque fuera real que aquel contacto nuestro viviera en Londres ¿cómo nos podíamos asegurar de que no nos estuviera mintiendo por hacernos una estúpida broma pesada? ¿cómo estaba seguro de que era el Zayn del que nosotras queríamos saber? ¿cómo estaría de claro el que no se hubiera ido modificando como el juego del "teléfono escacharrado"? Sí, ese en el que tú piensas una frase y se la dices en bajo al de al lado, luego el de al lado, lo que ha entendido, se lo dice al siguiente y así hasta que vuelve a ti y cuando llega, no tiene ni punto de comparación lo que habías dicho con lo que el último había entendido. ¿Cómo estar seguras de que no sería otra dirección falsa o errónea por esa misma razón?

Sabía que era una estupidez y que mis intentos serían en vano, que lo que debía hacer era esperar pacientemente a ese 31 de Octubre que tanto se acercaba en el que los chicos vendrían y quizás, si tuviéramos mucha, mucha, pero muchísima suerte, poder decirles un "Hola" un "Te amo" un "Gracias por todo" o simplemente verlos a una distancia en condiciones.

Decidí pasar de la dirección y seguir haciendo ejercicios de biología, algo que era más aburrido que las ostras, pero tampoco es que fuera cómodo sin dejar de pensar en cosas como "¿Qué pasaría si es la dirección de verdad y estoy perdiendo la oportunidad de hablar con él?" "¿Y si la pudiera entender de alguna forma y así conseguir que viniera más veces a España?" y así una pregunta tras otra, mi cabeza se llenó de ilusión de nuevo y mandé a la mierda mis ejercicios de biología para ponerme a escribir una carta a Zayn.

Pensé en que quizás no debería ser tan extenso, sino algo más bien, corto, directo y que cale en lo más profundo de ese moreno. Traté de hacerlo lo más corto que pude, solo traté.

 

Querido Zayn Malik:


Algunas personas beben, se fuman, se drogan, se van de fiesta o acaban perdiendo la virginidad con el primero que pillen, ¿pero sabes? la rara de todos soy yo. Soy la rara porque lloro con vuestras canciones, porque me emociono al oíros en la radio y sobre todo, porque escribo cartas a direcciones que pueden ser de cualquier persona (siempre y cuando si quiera existan en la Tierra) con la esperanza de que alguno de vosotros podáis contestarlas de la manera que podáis o penséis que es correcto.


Sí, soy la rara, aunque claro, si vosotros, nuestros ídolos no sois normales ¿por qué nosotras deberíamos serlo? No tendría sentido que nosotras fuéramos serias y maduras cuando ni siquiera vosotros los sois. Aunque claro, no creo que me lleves la contraria ¿o sí, Vas Happenin'?! Man? O mejor dicho, señor al que el refresco de naranja le hace enloquecer por completo y acabar en el suelo. Sí, pongamos que no tiene sentido que seamos normales cuando ni siquiera vosotros lo sois, aunque la realidad, estoy orgullosa de ser rara y también de que vosotros lo seáis.


También quiero mencionarte que te escribo desde Madrid, España, lugar al que vendréis en unos quince días y que espero que os lo paséis de miedo y queráis volver pronto, ya que nosotros así lo esperamos.


Por otra parte, hablarte de esos insultos que tan poco parecen importarte (o al menos no lo muestras) sobre tu religión o color de piel. Zayn Malik, no eres un terrorista, porque si realmente los terroristas fueran como tú, este sería un planeta libre por completo de guerras, ya que creo que eres una de las personas más pacíficas e inofensivas de este mundo, a veces tímido, otras veces alocado, en ocasiones misterioso, pero de igual manera, increíblemente dulce y tierno, y por eso me gustaría que supieras que todos te amamos tal y como eres y...


Ya me había vuelto a enrollar y era una de esas cartas interminables que a veces la gente no se lee por pura vagancia, porque, por mucho que dijera verdades y cosas preciosas, si quería que Zayn o cualquiera de ellos lo comprendiera, solo debía de ser algo corto y directo, algo que comprendieran fácilmente con un traductor o un diccionario, algo que les dijera en pocas palabras nuestros sentimientos de directioners que esperan con ansias poder verles o tan solo contactar con ellos de alguna manera. Por lo que miré mi carta, y con algo de dolor, la rajé en dos, luego en cuatro y así hasta que fueron trozos minúsculos, imposibles de reconstruir para mi familia, todo ello por mantener a salvo mis cartas y mis intenciones con ellas.

Folio nuevo, mente en blanco, bolígrafo a punto y mis sentimientos todos en un puño, esperando resumirlos lo suficiente como para que no fuera algo infumable de leer.

 

Querido Zayn Malik.


Soy española y espero poder conocerte algún día, conoceros a los cinco, aunque sea demasiado improbable.


No fui directioner desde el principio, pero te aseguro que lo seré hasta el final. Hasta que se me canse la boca de decirlo, me sangren las manos de escribirlo, mis ojos se sequen de llorar por vosotros y mi corazón se detenga en el final de mis días.


Por favor, si esta es la dirección correcta, si Dios me ha querido ayudar a que te llegue esta carta y la comprendas de alguna manera, o si ha sido simplemente suerte, contacta conmigo de alguna manera. 


Estaré en las afueras de "El Hormiguero" esperando veros aunque seguro que lo hago, pero de muy lejos, ya que para mí sois todo mi mundo, aunque para vosotros yo solo sea un fan más entre el público. 

 

Con una auténtica desesperación

y todo el cariño.

 

Anastasia.

 

Apenas me di cuenta de que las lágrimas habían inundado mi cara, ya que aquella era la última posibilidad de poder contactar con ellos mediante cartas y sentía que si no recibía una respuesta por su parte, me derrumbaría y sería muy difícil reconstruirme, aunque finalmente lo hiciera, ya que soy directioner y una directioner no solo se caracteriza por ser dedicada, estar haciendo colas interminables, gastarse todo el dinero en cosas de ellos o llorar todas las noches rezando por tener una oportunidad con ellos, sino que ser directioner implica atreverte a soñar tal y como ellos dicen, implica ser joven para siempre, implica estar completamente loca aunque la gente te mire mal, implica cantar a pleno pulmón hasta que te quedes sin voz, implica ir a "Quedadas directioners" y ver como toda la calle nos grava en vídeo pensando en que somos una manifestación o una secta extraña, implica muchas, muchísimas cosas, pero una de las más importantes, una que no se nos debe nunca olvidar y que quizás nos caracterice en especial es que nunca nos damos por vencidas, nunca dejamos que la desesperación de no poder ir a un concierto se nos lleve, no tiramos la toalla a la primera que vamos a un hotel y ellos no están, porque somos directioners y es la razón por la que lo somos, porque les amamos, amamos sus voces, sus actitudes, sus aspectos, todos ellos distintos, porque son los que nos ayudan a levantar cuando caemos, y nunca nos dejaremos llevar por las modas o por lo que otros digan. Somos directioners porque tenemos hecha una promesa muy firme con el corazón desde el momento en el que supimos que ya formarían parte de nuestras vidas, y en esa promesa, decidimos nunca dejarnos vencer y siempre seguir hacia delante, siempre seguir queriéndolos y siempre seguir intentando conseguir decirles lo mucho que les amamos.

 

Y si eres realmente directioner y piensas que todo está perdido, que no les conocerás porque nunca irán a tu ciudad, porque tus padres no te dejan ir a sus conciertos, porque no conseguiste entrada para el concierto, fuera cual fuera la causa, porque tus amigos se rían de ti y no paren de repetirte que solo eres un iluso o ilusa... ¡Mándalos a la mierda como muy cerca! ¡Porque somos directioners y nunca nos rendimos! ¡Nos atrevemos a soñar y siempre seremos jóvenes de espíritu!

 

Y aunque no te lo creas, atreverse a soñar despierta realmente te ayuda, aunque solo si eres un poco lista y puedes ver las señales...

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...