LIFE

Leah Jane Forks es una chica comprometida con su futuro, gracias a sus esfuerzos al cumplir 17 años gana una beca al colegio Queen Ethelburga’s, un internado privado de mucho prestigio. Aquel lugar era muy diferente a su hogar, en especial los chicos.

2Me gustan
5Comentarios
253Vistas
AA

3. Dibujos.

Las clases pasan poco a poco y descubro la única clase en la que estamos solos Liam y yo es Matemáticas. Las demás clases las tomamos al lado de Niall, Andy y Zayn. Claro, también aquellos chicos Tomlinson y Styles. Mi clase favorita es Historia Universal, pero Literatura Inglesa no se queda atrás.

Después del almuerzo caminábamos hacia la “Sala de descanso” era una sala común para todos los alumnos, tenía unos enormes sofás, varios sillones, un pequeño piano, dos ventanas en cada lado de la habitación en las que se podía apreciar el jardín de los alrededores del colegio y una chimenea, hay una mesa de bocadillos, té, chocolate caliente, café, panecillos, galletas y pequeños sándwiches. Me senté al lado de los chicos con panecillos y té, Niall había optado por chocolate caliente mientras que Zayn por café. Comíamos mientras hablábamos sobre nuestras clases en el sillón frente a la chimenea encendida, el día era fresco y amenazaba con una tormenta.

La sala común comienza a abarrotarse de chicos y chicas tratando de escapar del frio, nosotros tenemos los mejores lugares y nos reusamos a movernos, lo lamento profundamente, pero mis pies se congelan de frio. Minutos después me retiro del lugar sola para subir a mi habitación y hacer los deberes que los maestros nos impusieron hoy. El primer día del curso y tenemos deberes, yo no podría ser más feliz, pero los chicos no parecen encantados con la idea de hacer deberes todo el primer día. Al llegar a mi habitación y sentarme en mi muy cómoda silla frente a mi elegante escritorio comienzo con los deberes de Literatura que son relativamente sencillos, termino los de Física y Química y Geografía. Un relámpago despierta mis sentidos, odio los relámpagos, al revisar mi agenda veo que solo me quedan los deberes de Historia Universal, pero para ello necesito ir a la biblioteca en la planta baja, tomo mi cuaderno profesional y mis lápices y lapiceros, salgo de mi habitación a toda prisa colocando la tarjeta llave en el bolsillo de mi suéter.

Bajo las escaleras y me dirijo a la biblioteca siguiendo las instrucciones que me dio Niall ésta mañana, la biblioteca es enorme,  hay sillones y sofás en un lado, un escritorio justo al lado de la puerta, me imagino que es de la bibliotecaria, en el lado derecho de la habitación veo unas elegantes mesas de madera oscura con unas sillas que parecen muy cómodas, y justo en la pared al lado de las mesas hay un gran ventanal, en el borde de esta un chico sentado con un cuaderno y un lápiz en su regazo, lo reconozco enseguida, Louis Tomlinson. El mira detenidamente hacia afuera en el jardín, un relámpago ilumina su rostro, tiene el ceño fruncido, en un movimiento repentino vuelve a su cuaderno, creo que está escribiendo algo, pero al mover su mano por su cuaderno veo que aplica solo movimientos suaves y lentos, con la lengua fuera de su boca en signo de concentración.

Dibuja…

Decido ignorar mi súbita curiosidad y camino al fondo de la habitación donde se levantan enormes estantes y estantes de libros, de los más grandes a los más pequeños, es un lugar perfecto para venir a distraerme.  Camino entre la sección de historia y encuentro el libro indicado para la redacción de las diferentes culturas en el mundo, al parecer soy la única preocupada por aquella redacción, aunque no es exactamente para mañana, el día de mañana no tengo esa clase, en el lugar de Historia y Química tengo clases extracurriculares, aun no sé qué tomaré, pero los chicos me han dicho que el tenis es genial. Eso me recuerda un libro que alguna vez leí, el nombre me lo reservaré, pero en él los chicos juegan tenis de noche, y siempre quise hacer eso.

Me siento en una de las mesas con el libro que tomé de uno de los estantes y comienzo mi redacción, mientras leo y escribo simultáneamente con mis lentes colocados tratando de concentrarme bajo la lámpara que pende del techo encima de mí, siento una profunda mirada encima de mí. Trato de ignorarla pero es demasiado fuerte, al levantar la vista veo que el chico que me mira fijamente es Tomlinson, le dedico una sonrisa y vuelvo a lo mío, trato de ignorar completamente que se pone rígido y que su mirada se hace aún más profunda, este chico debe tener algún problema social. Continuo mi redacción, cuando estoy satisfecha y mis ojos comienzan a arder me retiro los lentes y los engancho al cuello de mi blusa, cierro el libro y mi cuaderno, tomo mis cosas y me pongo de pie, en cuanto doy un paso fuera de la silla un cuerpo fuerte y duro me golpea justo en la cara, el golpe fue tan fuerte que provocó que soltara los libros y todo lo que tenía en brazos, era Louis.

-Lo… lo siento… - murmullo atropelladamente colocando mi mano derecha en mi frente para aliviar el dolor.

-Hey, chica lista, fíjate por donde vas, podrías hacerte daño.

 Su voz es suave pero segura, puedo percibir un atisbo de sarcasmo pero trato de descartarlo, él me sonríe, su cabello castaño me parece perfecto peinado de lado, sus ojos de un increíble azul, está peligrosamente cerca de mí. Me agacho para recoger mis cosas y el hace lo mismo, coloca su cuaderno en el suelo y me ayuda con mi tarea, logro apreciar una hoja fuera de lugar del que creo que es su cuaderno de esbozos, puedo leer un nombre claro aún en la oscuridad.

“Leah”

-Tu… tu cuaderno…- le digo y veo como se tensa al girar el rostro y notar la hoja fuera de lugar, lo toma rápidamente y nos ponemos de pie juntos.

-¡Metete en tus propios, jodidos, asuntos! – grita y se da la vuelta irradiando furia y saliendo del lugar.

¿Cuál es su problema?

Me dirijo a la sección de Historia y dejo el libro en el lugar exacto en donde lo tomé. ¿Por qué ese chico tenía mi nombre en su cuaderno de esbozos? ¿Me estaba dibujando? Por un momento ese pensamiento trae una sonrisa a mi rostro, siento como me sonrojo. Mientras camino por el pasillo del vestíbulo hacia las escaleras puedo sentir esa mirada en mi de nuevo, vuelvo la cabeza para ver a Louis de pie en la oscuridad del vestíbulo… bien, esto comienza a asustar.

Camino a través de los pasillos, que ya he memorizado, para llegar a mi habitación, me salté la cena porque quedé inusualmente satisfecha con el tentempié que tuvimos en la sala común, me doy cuenta que mi primer día de clases pasó rápido, tranquilo, o al menos algo así. No pienso en nada más que en el misterio de lo que podrá esperarme el día de mañana.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...