Su bella sonrisa

Sinopsis Estoy sentado en una cafetería a unas cuantas cuadras de la casa que estoy rentando. Me quedo absorto por la fotografía que tengo entre las manos, ¿Cómo es que ese era yo?, me veía tan feliz y enamorado. Miro mi reloj; son las tres de la tarde y la señorita aún no me trae mi té, ya tengo cerca de media hora esperando por el maldito té. En fín no tiene caso esperar. Me levanto de mi asiento, la señorita que me atendía nota mis movimientos. -Caballero siento la tardanza, ya traje su café. ¿Acaso esta mujer creé que soy un imbécil? Le sonreí irónicamente, termine de pararme y de dejar el dinero sobre la mesa. -Señorita le pedí un té no un café, puede que darse con el cambio, aún que no se lo merece. ¿Desde cuando me volví tan frió? ¿Desde que me dejo Laura...?, no yo la dejé a ella.

1Me gustan
0Comentarios
180Vistas
AA

1. Capitulo 1 (La carta que cambiaria mi futuro)

2010 (Leo)

Después de un día pesado en la escuela, me dirijo a descansar a mi casa. Me giro a ver el camino que ya he transcurrido y sigo con mi camino, mi casa queda a unas cinco manzanas de la escuela, así que no me molesta caminar.

Normalmente, Laura me acompaña a mi casa, pues a ella le divierte estar en ella y acariciar a mi gato gris con ojos leonados, ella siempre dice que el gato es como yo, pues nuestros ojos son del mismo color; y ella cree que por medio de los ojos puedes ver el interior de las personas.

Abrí la puerta de la casa, el ambiente se sentía tan frío y sombrío; no había nadie en casa, más que mi gato, esperándome en la sala, me miraba fijamente y ronroneaba.

-buenas tardes, Zenith, ¿te aburriste sin mí? -Tome al gato entre mis brazos, sus ronroneos eran cada vez más fuertes.

Salí de la casa con Zenith a ver la correspondencia, me pregunto si ya respondieron la carta que envié para estudiar unos cuantos años en el extranjero.

Abrí el buzón y ahí estaba una carta que cambiaría mi día y mi futuro, entre a la casa con el documento, baje a Zenith y me senté en la sala. ¿Deberia esperar hasta abrirla con Laura o con mis padres?, no, de seguro ellos no regresaran dentro de mucho por su trabajo y Laura tal vez tenga mejores cosas que hacer.

Abrí el sobre con lentitud, estaba tan emocionado; me habían aceptado, ahora estudiaría derecho en España. Debería hablarle a Laura por la nueva noticia o a Elliot, ella es mi mejor amiga, aun que tenga nombre de hombre.

Me dispuse a contarle a Elliot y le llame.

-Elli?, soy Leo

-¿Qué pasa? hace mucho que ya no me hablabas.

-Me gustaría verte

-Claro, ¿cuando?

-En media hora, en el café que esta enfrente de la universidad de derecho.

-¿Enfrente de tu escuela?

-Sí

-ok, en media hora no más.

Me arregle en diez minutos y los otros veinte los usaría para caminar hacia ayá. Al entrar la ví sentada en la mesa del centro del café, con una coleta, ella sonreía cálidamente, me acerque y ella se paro a abrazarme, se sentía tan bien.

-Llegas a tiempo-Me susurraba esa frase en el oído y nos separamos

-¿Les ofrezco algo?- la mesera interrumpió mientras nos sentábamos.

-...sí, dos tés- Elliot no me pregunto, solo pidió por mí.

-Enseguida se los traigo- la señorita nos había dejado solos.

-Y bien...¿por qué querías verme?-Sonreí despreocupadamente.

-¿Recuerdas que mande una carta solicitando terminar mi carrera de derecho en España?

-Sí, lo recuerdo.

-¿Pues adivina a quien aceptaron?

-¿Es en cerio?-mi sonrisa crecía con cada segundo y acentí.

-Leo, muchas felicidades- Elliot se acerco más a mí, me abrazo.

-¿Cuando te vas?- ella dejo de abrazarme para luego verme a los ojos.

-Cuando termine este semestre.

-¿Entonces no pasaremos año nuevo juntos?-Dice algo desilusionada.

Le había prometido a Elliot que pasaría año nuevo con ella y su familia ya que la mía no pasaría esta navidad juntos a causa del trabajo de mis padres.

 -No, Elli si pasaremos año nuevo juntos solo que al día siguiente me voy a tener que ir. - Elliot hizo ademán de sonreír, pero en vez de eso pregunto.

-Laura nos va a compañar, ¿cierto?. se puso algo hosca.

-Sí, estoy muy emocionado ya que llevo tres semanas sin verla.-dije feliz.

-¡Porque te engaña!-Elli había alzado la voz ocasionando que los demás comensales nos vieran.

-Elli, baja la voz-Lo dije con un hilo de voz.

-Sí- lo dijo con el mismo tono que yo.

-Laura no seria capaz de hacerme tal perfidia, me ama demasiado y ya a ella.

-Te ama demasiado.-lo dijo con cierta sorna

-¡Elliot! -Dije molesto.

No entiendo por qué Elliot siempre se pone hosca e incomoda siempre que tocamos el tema de mi relación con Laura.

Espere unos segundos y agregue.

-Pienso pedirle matrimonio cuando regrese de España. - dije olvidando mi enojo

-No sabes lo que dices. -me mira con decepción.

-¿Crees que no acepte?

-De que acepta, acepta, pero solo por tu dinero, Leo debes recapasitar y terminarla ahora que puedes.

-Elliot, no puedo creer que digas esas porquerías, eres mi mejor amiga pero hasta a un mejor amigo hay que ponerles limites. -Me pare y saque unos cuantos billetes y los dejé en la mesa.-Nos vemos en víspera de navidad en tu casa, si no quieres que vaya Laura entonces no iré.

se hizo un silencio eterno y Elliot contesto con una dulce y calida voz.

-Te espero a las doce del día, no llegues tarde.

Salí del café con todo la tranquilidad que pude sentir.

Elliot nunca se comportaba de esa manera, ¿por qué ahora lo hacia?. Me daba tanta tristeza cuando ella se comportaba como una niña pequeña. ¿Por que Elliot odia tanto a mi Laura? Laura nunca le a hecho nada a Elliot, es más Laura siempre trata de hacerse amiga de Elliot, pero ella siempre se le restringe.

Faltaban un par de calles para llegar a mi casa y el sol estaba casi por desaparecer; no me había dado cuenta que estuve mucho rato en la cafetería con Elliot. Mis pensamientos fuero interferidos por copos de nieve que caían de el cielo. Me encantaba demasiado esta época en Londres; por la nieve.

Llegue a un parque del cual no habría conocido su existencia de no haber sido por Laura. me sente en el columpio que estaba en una orilla.

Recuerdo que ese día ella se sentía mal e íbamos hacia mi casa. se sentía tan mal que se derrumbó  en uno de los columpios del parque, recuerdo que repetía una y otra vez que era por mi culpa y decía: "Leo todo es por tu culpa, porque no te compras un carro y de paso a mí también, me duele tanto que no puedo caminar". Entonces en ese momento la cargue como si fuera una princesa y la llebe hasta mi casa en donde cuide de ella.

En ese momento pensaba mucho en las palabras que me había dicho Laura; yo no compraba un auto pues porque mis padres ya tenias 4 de los cuales yo podía ocuparlos a mi antojo, pero en cambio no lo hago por que prefiero caminar, entonces tome la decisión y le compre un auto a mi amor. 

 Ese día ella estaba tan contenta "¿cuanto dinero costo?" eso es lo que me repetía, por obviedad no le dije , pues es un regalo y no se dice el precio de un regalo.

Me lebante del columpio y segui caminando a casa.

La primera semana que Laura tuvo el carro me reprochaba el por qué no le había comprado un carro mas caro, yo no entendía le había comprado un Porsche 918 Spyder. creeí que ese carro le encantaria porque ese es el estilo de mi Laura.

Veía la puerta de mi casa, camine por el camino para llegar hasta la puerta principal, cuando escuche que algo se había caído. Saque las llaves de mis pantalones las introduje en la serradura..., la puerta estaba sin seguro, estoy seguro que puse el seguro a la puerta.

Cuando entre a la casa escuche a Zenith que hacia sonidos que los gatos hacen cuando atacan a algo o a alguien, hasta que sus gritos sesaron, estaba nervioso ¿y si alguien había entrado a robar? , me volví a la puerta y  trate de llamar a la policía por medio de mi celular pero antes de que pudiera hacer llamada alguna sentí un batt de baseball en mi nuca.

 ESTA ES MI PRIMERA NOVELA AQUI, ASÍ QUE ESPERO QUE LE GUSTE Y QUE ME PERMITAN SEGUIR CON ESTO, YA QUE ES PARA USTEDES.

ANAQUINTANA <3

 

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...