Ahora no soy Harry, soy Marcel.

Harry está cansado. Cansado de la poca intimidad que tiene, cansado de los paparazzis, cansado de no poder salir a la calle sin guardaespaldas, cansado de que la gente solo se acerque a él por interes, por ser uno de los integrantes de One Direction. Está cansado de todo. Lo único que le mantiene a flote es que ama su trabajo, ama cantar y dar conciertos. Ama a sus fans y ama a los cuatro hermanos que se ha ganado. Y aunque esté cansado de todo lo que conlleva formar parte de la boyband del momento, ama lo que hace y no quiere dejarlo. Así que que hizo lo único que se le ocurrió para compaginar la intimidad con la fama. -Lou..-llamó Harry en tono de súplica a su estilista- ¿Me harías un favor? -Dos si son pequeños-contestó -¿Podrías convertirme en otra persona?-Lou sabía que se estaba refiriendo a sus dotes de estilismo. -¿Que persona quieres ser? -Quiero ser Marcel.

31Me gustan
16Comentarios
356Vistas

1. Nueva vida.

Harry's POV

-¡No entiendo por que me tienes que poner repeinado!-me quejé.

-¡Harry estate quieto, hombre ya!-gritó Lou dandome un tirón de pelo para que dejase de moverme- Si te peino así es para que no se vean los rizos.

-¡Pero son mis rizos!-lloriqueé mientras ella me untaba con la gomina.

-¡Tu has sido el que quería hacer esto!-me regañó.

-Pero...

-Ni peros ni nada, ahora te callas, ¿No querías ser Marcel? Pues ahora te aguantas, no haber elegido nombre de nerd-me miraba a los ojos por el reflejo del espejo severamente-Ahora déjame hacer mi puto trabajo.

-Mis rizos..-susurré.

-¡Harry!

-Vale, me callo.

Fui observando como poco a poco Lou me transformaba en otra persona. Me engominó el pelo hasta parecer liso escondiendo todos mis rizos y con un spray especial apuntó a los tatuajes haciendolos invisibles.

Cuando acabo, me miré al espejo impresionado. Aún tenía mi cara, pero el pelo no era el mio y tenía todos los brazos sin tinta.

-Dios, Lou...esto es..

-Callate, que todavía falta la ropa-me tendió un conjuntó y lo estiré para mirarlo.

-No, ni de coña-contesté horrorizado.

-Si, Harry, si-contestó ella con una media sonrisa.

-¿Te estás divirtiendo con esto, verdad?-pregunté. Ella rió suavemente.

-Mucho-dijo mientras salía de la sala.

Me puse la ropa y me miré al espejo. No podía haber elejido ropa más bonita, no, tenía que ser una camisa con un polo color vómito y unos pantalones que me llegaban hasta el ombligo. Horrible.

Resignado salí de allí y fui a la habitación donde estaban todos.

-¡PERO QUE PINTAS!-exclamó Louis riendo a más no poder a la par que el resto.

-Marcel, hazme los deberes-bromeó Niall enre risas.

-JA. JA. Pero que graciosos sois todos-miré a Lux que estaba sentada en el suelo jugando- Ven aquí, pequeña,  tu eres la única que me comprende.

Me acerqué a ella para cogerla en brazos y se alejo de mi para esconderse entre las piernas de su madre.

-Lo siento, Marcel, sabes que a Lux no le gustan los desconocidos- dijo Zayn y la habitación estalló en carcajadas.

-¡Iros todos por ahí! Incluso así estoy más sexy que todos vosotros juntos- les señalé y después di media vuelta para hacer una salida digna.

-Harry-me llamó Lou. Paré haciendo una mueca y me giré.

-¿Qué?-contesté. Ella dejó a su hija en el suelo y sacó algo de su bolsillo.

-Te faltan las gafas-dijo entregandome unas de pasta. Ella soltó una pequeña risa.

-Os odio a todos mucho-refunfuñé antes de salir a la calle y empezar una nueva vida como Marcel.

....

Ya había pasado una semana desde que hice mi transformación a Marcel, y  aún seguían riéndose de mi cada vez que me disfrazaba de él, pero estaba feliz, por que podía salir a la calle sin preocupación y hacer cosas normales, cosas que como Harry Styles de One Direction no podía hacer.

Me vestí, me peiné como Lou me había enseñado y tapé los tatuajes de mis brazos para después ponerme la ropa de Marcel. Lucía completamente como un pardillo.

Salí a la calle para dar mi paseo matutino, relajado por que sabía que nadie me iba a parar para pedirme un autógrado ni habría ningún paparazzi al acecho.

Me metí en la cafetería a la que había empezaod a ir diariamente desde el cambio de look para desayunar.

-Buenos días, Marcel-me saludó la chica regordeta detrás de la barra.

-Buenos días, Harper-le saludé de vuelta con la voz de nerd que había elegido para interpretar a Marcel. Mi entrenador vocal había dicho que eso no afectaría a mis cuerdas vocales, si no que aún mejor por que serviría de entrenamiento para perfeccionar mi canto.

-¿Lo de siempre?-preguntó y yo asentí con una sonrisa. Me apollé en la barra y esperé a que me sirviesen mi café con leche que pedía cada mañana. Inspeccioné la cafetería y vi a unas chicas sentadas en una mesa cercana y soltando risitas al verme. Saludé a una con la cabeza y sonriendo y esta puso una mueca de asco y se dió la vuelta para continuar riendose de mi con sus amigas. Vi que una de ellas tenía una funda de móvil de One Direction. Asco de gente que solo se fijaba en el fisico, ¡Y eso que como Marcel tampoco es que fuese feo! Seguía siendo un chico sexy, solo que ahora parecía un gilipollas. Por lo menos con estas vestimentas, las gafas y el pelo podías darte cuenta de quienes eran buenas personas de verdad y de quien se acercaba a ti solo por interés.

Noté unos golpecitos en el hombro y me di la vuelta para encontrarme a una chica alta-pero no más que yo-con el pelo castaño y con unos ojos ligeramente amarillos que le daban un toque exótico y sexy. Era increiblemente guapa.

-Hola-me saludó con una sonrisa e inspeccionó mi cara- ¿Sabes que te pareces muchisimo a Harry Styles?

Tragué saliva nervioso e intenté aflojar el nudo de la corbata con nerviosismo. Que no me reconociera, por favor, pensé.

-¿A..a quien?-pregunté con voz temblorosa.

-A Harry Styles de One Direction, ¿Sabes quien es?

Mierda. Meirda mierda y más mierda.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...