Test me

Nicole es una chica problemática, hace lo que quiere cuando quiere, tiene un carácter de los mil demonios y es una chica bastante orgullosa para ser honestos. Pero aunque no lo demuestre, es una chica que pasó por muchas cosas que la dejaron marcada de por vida, como por ejemplo cuando fallecieron sus padres por un accidente aéreo hace no muchos años atrás, también cuando se le murió su cachorro llamado Piglet y por último, su novio la engañaba con otras. Empezó a ir a carreras de motos a los 15 y ahora es conocida por todo Estados Unidos como la mejor motoquera que hallan visto. Y con respecto al amor...no hay mucho que decir pero si hay alguien que la pone de muy mal genio. Dicen que del odio al amor hay un solo paso.

2Me gustan
0Comentarios
124Vistas
AA

4. Impresionada

Yo, sinceramente, no puedo entender a Alex.

Vi el dibujo más detalladamente para después irme a la cafetería donde seguro va a estar Blanca esperándome.

Estába comiendo junto con Blanca, Luca, Daniel y los gemelos hasta que llega Damián, se hace un espacio entre Luca y yo y empieza a hablar.

-Ganaste mi princesa- me dió un beso en la mejilla a lo que yo hice una mueca, y empezó a comer lo que traía en su bandeja. Todos lo mirabamos raro- ¿qué?, ¿no me puedo sentar con mi novia?.

-No hay nadie en esta mesa que sea tu novia, Damián- dije tranquila para después seguir comiendo lo que hay en mi plato.

-¿Qué quieres Damián?- le preguntó Daniel- todos sabemos que no viniste aquí solo para estar con Nicole.

-Está bien, me han pillado, quiero que me ayuden a hacerle una broma al profesor de matemáticas.

-¿Y por qué crees que te vamos a ayudar?- ésta vez pregunté yo.

-Porque...bueno, no tengo un por qué, pero ustedes son muy buenos haciendo bromas y este profesor es un pesado, por favor, ayúdenme- esperen, ¿dijo por favor?, eso es nuevo.

-Lo haré, pero todo va con un precio- no le iba a dejar el camino libre.

-Dime Nicole, ¿qué quieres?- estaba nervioso, se le notaba.

-Quiero que me dejes en paz, a mí y a mis amigos de una vez por todas, y si nos descubren, entonces sufriras las consecuencias- dije en tono de película.

-Ok, Ok, lo segundo lo puedo cumplir, pero lo primero no estoy tan seguro.

-Lo cumples o no te vamos a ayudar.

-Bien, acepto- se paró de la mesa- después hablamos para idear el plan, lo quiero hacer lo más antes posible si no les molesta- y se fue.

-Bueno chicos, yo ya terminé, si necesitan algo me llaman- Salí de la cafetería y fui a sentarme debajo de un sauce llorón. Me quedé un rato escuchando música hasta que alguien se pone en frente mío.

-¿Qué quieres ahora Damián?- levanté la vista y me fijé en que no era él, si no, Alex- tú otra vez- me paré, tomé mis cosas y empecé a caminar.

-¡Hey!- dijo alcanzándome- hay una carrera en Misuri, en tres días. No faltes- se estaba hiendo y lo tomé de la muñeca. Recordé cuando el hizo lo mismo conmigo en la clase de arte, altiro saqué esos pensamientos de mi cabeza.

-Tengo que hablar contigo después de clases- lo solté con brusquedad y caminé hacia la clase de lengua.

------------------------------

Y aquí estaba yo, sentada bajo el mismo árbol de hace un rato, esperando al tonto de Alex.

-Porfín te dignas a aparecer- gruñí, hace más de media hora que lo estaba esperando.

-Directo al grano Nicole...espera...¿es por el dibujo que hice de ti?

-Si- hablé con firmeza- ¿no se te ocurrió hacer otra cosa?.

-Mira Nicole, no te puedo mentir, eres perfecta...físicamente, pero, eres una chica estúpida, orgullosa y más que nada una chica que no valora a las personas- eso fue un golpe bajo.

-A mí no me puedes decir estúpida, lo más posible es que tenga mejores notas que tú- le dije con superioridad.

-Ya lo veremos.

-Admito que soy orgullosa, tal vez demaciado, pero tú- lo empujé- tú no sabes nada de valorar personas- y ahí empecé a llorar al recordar cuando fallecieron mis padres, cuando murió mi cachorro y cuando yo le era fiel a Damián mientras el hacia no se qué cosa con otras chicas- no me conoces para estar diciendo cosas que no son- me encamine hacia mi moto para irme rápido a mi casa y llorar todo lo que no he soltado aquí, no me gusta dar pena sinceramente.

------------------------------

Tengo que comprar un despertador. Ésta vez me desperte más temprano de lo que acostumbro. Me tomé una ducha ya que no tenía sueño, después de eso me sequé, me maquillé, y el conjunto de hoy consistía en unos shorts rojos, una polera negra ceñida al cuerpo que dice: FUCK YOU en letras blancas, unas converse negras, unos lentes de sol y me tomé el pelo en una coleta ya que hacía bastante calor. Bajé a tomar desayuno para después irme en Mike al instituto.

------------------------------

Estaban entregando las notas de las pruebas de lengua, y justo cuando iban a darme mi nota, me llaman por los parlantes que hay en cada sala del instituto.

-Señorita Nicole Hayes y Alex Pettyfer, por favor acercarse a la oficina de la directora- dijo una voz y entremedio de eso se escuchaban los "uuuh" de los estudiantes, no es nada nuevo que hagan eso.

Me levanté de mi silla, saqué mis cosas, las puse en mi mochila para después ponerla en mi hombro eh irme a la oficina de la directora.

------------------------------

-Los llamaba para recordarles que se tienen que quedar a castigo, si no lo hacen les aumentaré una semana, así que espero que estén puntuales- dijo la directora a lo que yo respondí.

-¿Solo nos llamaba por eso?- me crucé de brazos.

-No, quiero que hagan las pases como buenos estudiantes que son.

-Eso ni usted se lo cree directora- ésta vez habló Alex.

-No se usted pero yo no voy hacer las pases con él- lo señalé y me fui antes de que me mandara una reprimenda de " usted lo hará aunque no quiera señorita " ó " yo no acepto un no por respuesta ".

Corrí hasta llegar a la cafetería ya que tenía un hambre de infierno. La buena suerte es que no había nadie en la fila, la mala suerte es que Alex venía detrás de mí. Le pedí al chico que atendía en la caja un frappuccino de caramelo y mi preciado muffin. Pagué y me fui a sentar a unas de las mesas que está al lado de la ventana. Estaba viendo por la ventana y sentí que alguien se sentó delante mío pero no le presté importancia.

-Nicole...-me giré para encarar a la persona de esa odiosa voz.

-¿Qué?

-Quería pedirte disculpas- dijo tan rápido que apenas logré entender.

-¿Qué djiste?- quería volver a escuchar lo que me dijo, no todos los días se le puede escuchar a Alex decir "disculpa".

-No lo volveré a repetir, pero, tienes razón, no te conozco para estar diciendo todas esas cosas- se levantó y fue a pedir algo al cajero.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...