I'll be your life, your voice, your reason to be...

Dos hermanos separados, destinados a reencontrarse, sin tener muy claros sus sentimientos, confundiéndolos continuamente, mientras trata de cumplir su sueño con sus cuatro compañeros. Harry, Niall, Liam, Louis y Zayn son cinco chicos, cantantes, que, sin buscarlo, encuentran las que quizás sean sus verdaderos amores. Tal vez no sean más que chicas pasajeras, como pueden ser cualquiera de esas fans que pasan con ellos una agradable noche. Pero ¿qué pasaría si un día Harry encontrara una chica extrañamente familiar? Mucho tardará en descubrir que es alguien verdaderamente importante para él; Ane, su hermana melliza, a la cual separaron de él al igual que a su madre cuando apenas tenían unos años de edad. Eso provocará que nazcan celos de protección y cariño, de amor, que en muchas ocasiones, será mal expresado, confundiéndose con atracción y deseo, llevándolos a incómodas situaciones. Celos, amistad, amor, peleas y muchas sorpresas...

18Me gustan
27Comentarios
5405Vistas
AA

8. Tú eres lo que me pasa.

Narra Niall.

Me quedo a cuadros. Está...llorando...pidiéndome que me quede.


--Por favor...-me suplica.

--Yo...eh...yo...


A ver ¿qué la digo? Si acaba de besar a Harry, ¿cómo quiere que la crea? además....está bebida, no sabe lo que dice, igual que hace cinco minutos reía ahora llora, es cosa del alcohol, pero...los niños y los borrachos nunca mienten, borracha sí está y no la veo muy madura...


--Mira, me voy y mañana, si te acuerdas de algo, lo hablamos ¿vale?


A duras penas consigo que me deje ir.

Ando por la calle solitaria mientras sigo alucinando.

Besa a Harry y se tira a mi bragueta ¿cómo se entiende eso? pues de ninguna manera, claramente...

 

Narra Ane.

Que dolor de cabeza, que mareo, que...todo...

Abro un ojo dolorida y veo mi vestido de ayer tirado en el suelo, los zapatos colocados frente al armario, osea, que estoy en mi casa...

La pregunta es ¿Cómo he llegado aquí?

Me da lo mismo...me doy la vuelta a seguir durmiendo y comienzan a pasarse algunas imágenes por mi cabeza.

Recuerdo...a Harry...que bebimos y...que Niall nos acompañó a casa...pero...solo eso...

Oh, mi cabeza, qué dolor...

Me quedo sentada en la cama y miro algo extrañada todo, tengo mi pijama puesto...por lo menos...

Me levanto de la cama y hasta mis propios pasos hacen que me duela la cabeza, bajo despacio por la escalera hasta llegar a la cocina.


--Vaya, vaya, la señorita fiestas-dice mi madre con una sonrisa-¿qué tal estás?

--Me duele la cabeza...no recuerdo nada...tengo ganas de vomitar...-digo mientras me siento en la silla de la cocina y pongo las manos sobre mi cara.

--Osea que yo sé más que tú ¿eh?

--¿Qué sabes?-pregunto asustada.

--Que ayer te trajeron a casa...que te trajo un...amigo que parecía demasiado interesado en ti como para ser tu amigo, que...te llevó a tu cuarto y que se fue bastante confuso.

--Harry...-murmuro suponiendo que haya sido él.

--¿Cómo piensas que era?-me pregunta divertida.

--Pues...con ojos verdes como los míos y con el pelo rizado, alto...

--Todo lo contrario cielo-dice riendo mientras pone una pastilla en un vaso de agua, una aspirina-era bajito, rubio, con ojos azules.

--¿Niall?-pregunto alucinada.

--No lo sé, solo sé que estaba preocupado, se ofreció en llevarte a tu cuarto y se fue con cara de estar confundido.

--Oh mierda...no me acuerdo de nada...-me quejo.

--Pues ayer estabas muy feliz ¿eh?-dice riendo.

--No me hace gracia, mamá-digo bebiendo de un trago la aspirina para mi dolor de cabeza-no sé qué pasó, lo último...que nos fuimos a celebrar que teníamos vacaciones...

--Uy, que mal me suena eso de que no recuerdes...qué habrás hecho-murmura abriendo el frigorífico.

--Sabes mamá, perfectamente, que precisamente, eso, no lo he hecho, me acordaría, digo yo...

--Anda, vete a dar una ducha que me apestas la cocina a whisky.


Noto como mi cara enrojece.


--Whisky...bebo whisky como los abuelos...-digo subiendo a mi cuarto y oigo como mi madre ríe.


Me doy una ducha a ver si se me va el dolor de cabeza y se me ocurre asomarme a la ventana a preguntar a Harry. Le mando un mensaje para no tener que gritar.


--Dime-dice fresco como una rosa.

--¿Recuerdas algo de lo que pasó ayer?

--Pues...la verdad es que no...-dice con una sonrisa-¿Por qué?

--Porque yo tampoco y mi madre dice que me llevó hasta mi cuarto un chico rubio de ojos azules, osea, Niall...

--Pues no sé qué decirte-dice igual de confundido que yo-¿Has llamado a Niall?-niego con la cabeza. Coge su móvil, marca y se lo pone en la oreja, me mira extrañado y luego a la pantalla-lo tiene apagado, Niall nunca lo deja apagado-dice dejándolo en su mano.


Vibra el móvil de Harry y lo coge ilusionado pensando que sea él.


--Oh mierda, mi padre...-dice mirando la pantalla-hola papá...eh...no...no está Louis...ya sé que...per...pero pap...¿Quieres dejarme hab...sí...ya sé que...per...¿¡QUIERES ESCUCHARME?!-grita enfadado-¡Louis se ha ido unos días con su familia, no quería molestarle ni a él ni a ti...ya sé que no soy mayor de edad...sí, también sé que no puedo vivir solo...¿qué? no, no, no hace falta...te he dicho que no...-mira con los ojos como platos el teléfono-me ha colgado, mi padre me ha colgado-dice alucinado.

--¿Y qué te ha dicho?

--Me ha regañado por estar sin Louis-dice riendo-y que va ha venir aquí hasta que vuelva-dice haciendo una mueca.

--¿Y por qué con Louis podrías estar?

--Porque es mayor que yo, dos años.

--Vale ¿Y quién es Louis?-pregunto riendo a lo que él también ríe.

--Es...el líder de la banda-dice entre risas-es el más mayor.

--Bueno, pues que venga tu padre, así que se entretenga con mi madre y luego nos dejan llegar más tarde a casa-digo divertida-y así os damos la bienvenida al vecindario.

--Es cierto ¿Qué clase de vecinas sois? ni una triste bienvenida-dice fingiendo indignación.

--Os llevaremos una tarta-digo riendo.

--Sí, tarta ¿Podría ser de...

--¿Manzana?-digo respondiendo con una pregunta.

--Sí-dice con una sonrisa-¿Cómo lo sabías? ¿Segura que no eres una directioner escondida?-dice divertido.

--Porque tenemos gustos parecidos y me encanta la tarta de manzana, aunque la mejor, sin duda es la de fresa.

--No, por favor, fresa no-dice haciendo una mueca de asco.

--Vaya, ya es algo en lo que no tenemos común-digo divertida.


Es mi móvil el que suena ahora, es un número desconocido, quizás sea él.


--¿Si?

--Dime que sabes donde está-me pide una voz angustiada.

--¿Perdón?

--Dime que sabes donde está Niall, por favor-me suplica.

--¿Liam?-pregunto extrañada haciendo que Harry me mire con curiosidad-¿Qué pasa?

--Niall tiene el móvil apagado, anoche le llamé y no me lo cogió, le llamé esta mañana e igual y ahora lo tiene apagado, no está en su casa y me da la sensación de que no pasó por allí anoche, dime por favor que está con Harry o contigo.

--No, no está, ni con Harry ni conmigo.

--Oh mierda...-le oigo murmurar-voy a la comisaría a denunciar su desaparición.

--Eso no funciona así, tienen que haber pasado cuarenta y ocho horas de su desaparición-esa palabra hace que la cara de Harry cambie a miedo.

--¿Y qué hacemos?-me pregunta llorando.

--Tú, tranquilízate ¿vale?-digo intentando frenar mis lágrimas-¿dónde estás?

--Estoy con Zayn, con Marta y con Lucía en el parque que hay enfrente de su casa.

--Está bien, vamos para allá, tranquilo que estará bien-digo antes de colgar y Harry me mira con preocupación-nadie sabe dónde está Niall.

--¿Cómo que nadie sabe dónde está Niall?-pregunta alucinado.

--No, dice Liam que le llamó ayer y esta mañana y no se lo cogía, que no está en su casa y que cree que no ha pasado por casa-digo asustada-le he dicho que íbamos para allá.

--Sabes que esto es por nuestra culpa ¿verdad? fuimos los últimos que estuvimos con él y ni siquiera nos acordamos de qué pasó.


Asiento y cerramos la ventana al mismo tiempo.

Me visto todo lo rápido que puedo y bajo corriendo las escaleras, cuando voy a salir por la puerta mi madre me frena.


--¿A dónde vas con esa pedazo de resaca que tienes en el cuerpo?

--No sabemos donde está Niall, vamos a buscarle-digo alterada cogiendo un gorro para que no se me congelen las orejas.

--¿Qué? ¿Cómo que no lo sabes?

--Pues que no le encontramos, vamos a ver si le encontramos y si no vamos a la policía.

--Entonces espera que voy contigo-dice cogiendo un abrigo.

--No, quédate aquí, por si por alguna casualidad se pasa o por la casa de al lado ¿vale?

--Está bien, tened cuidado.


Salgo corriendo en la dirección de la casa de Harry de la cual él sale, nos quedamos uno frente al otro, sin decir nada y le abrazo con fuerza sin evitar que salgan algunas lágrimas.


--No quiero que le pase nada-digo con voz rota.

--Yo tampoco-dice de la misma forma.


Niall me atrae de alguna forma, distinta a la de Harry, pero no quiero que le ocurra nada malo, apenas le conozco de unas horas, pero eso me da lo mismo, porque le necesito y Harry también le necesita, es uno de sus mejores amigos. Nos abrazamos con fuerza y nos separamos, veo como se escapan lágrimas de sus ojos y que él las aparta con la mano.


--Va a estar bien, ya verás-digo acariciando su mejilla para tranquilizarle, aunque ni yo misma me lo creo. Él coge mi mano y la aprieta ligeramente contra su mejilla, para reconfortarle y asiente ligeramente.

Coge mi mano congelada como siempre, con la suya ardiente, también como siempre y echamos a correr hacia la casa de Niall.

Vemos a Liam, Marta y Lucía, preocupados.


--¿Qué hicisteis?-me pregunta Marta asustada.

--No lo sabemos, no nos acordamos-explica Harry-¿Dónde habéis buscado?

--En Nando´s, en todos los Nando´s que hay por aquí, en sus lugres favoritos, pero no está-dice Liam llorando.


Le abrazo para que no llore.


--Tranquilo, estará bien¿vale?-digo con una sonrisa haciendo que él también sonría.

--¿Dónde buscamos ahora?-pregunta asustado Zayn.


Nos quedamos en silencio sin saber. Entonces como en las películas aparece una bombilla sobre mi cabeza.


--Ya sé dónde está-murmuro y todos me miran alucinados-sé dónde está-digo antes de salir corriendo por toda la calle.


El el único lugar donde podría estar, donde se me ocurre que podría estar, en el instituto...

Entro en el silencioso instituto, con los pasillos desiertos y ando hasta el gimnasio, donde está todo alborotado y manchado, de aquí a unas horas vendrá el servicio de limpieza que contratamos.

Y como había supuesto, aquí está el rubiales...

Sentado en el suelo, con las piernas encogidas y con la misma ropa de ayer. Ando hasta su lado haciendo que levante la cabeza y me mire por un segundo, me mira extrañado, con ojos llorosos. Me quedo de pie frente a él, pero ni me mira, así que decido sentarme.


--Hola-digo por decir algo.

--¿Qué haces aquí?-pregunta con voz rota.

--Buscarte, todos te estamos buscando...


Una sonrisa amarga se forma en su cara.


--Vete con Harry, será lo mejor-dice levantándose.

--¿Con Harry?-digo haciendo lo mismo que él.


No me dice nada y sale despacio del gimnasio con las manos en los bolsillos.


--¿Me quieres decir qué coño te pasa?-pregunto andando tras de él.


Pero sigue sin decir nada, anda cabizbajo con las manos en los bolsillos por el pasillo.


--¿¡QUÉ COÑO TE PASA PARA QUE ESTÉS TAN GILIPOLLAS CONMIGO?!-grito haciendo que se detenga y se dé media vuelta.

--¡TÚ ERES LO QUE ME PASA!-me grita-¡TÚ! ¡Y SOLO TÚ! ¡DESDE QUE ESTÁS CON HARRY SOLO NOS HAS DADO PROBLEMAS! ¡Y YA QUE PARECE QUE HARRY NO QUIERE QUE TE VAYAS DE SU LADO...¿Por qué no te alejas de mí?-dice antes de darse media vuelta y salir de aquí.


Me quedo petrificada en medio del pasillo, mientras mi corazón golpea con fuerza mis costillas, provocandome un intenso dolor en el pecho.


--Ve tras él-me ordena mi corazón-¡VE CON ÉL! ¡SABES QUE LE NECESITAS!-me exige, pero las piernas no me responden.


Eso latidos tan fuertes hacen que el aire no pueda ni entrar ni salir de mis pulmones, y que cuando lo consiga...salga cortado y con lágrimas.

Me muevo, con torpeza hasta la salida, donde me encuentro a los chicos.


--¿Qué ha pasado? ¿Le has encontrado?-me pregunta Harry preocupado.


Le miro a los ojos y le abrazo mientras lloro con fuerza.


--Oye ¿qué te pasa? ¿Por qué lloras?-me susurra acariciando mi pelo.

--Él...-las palabras no salen de mi garganta-yo...él...

--¿Él? ¿Qué él? ¿Niall?-asiento-¿Le has visto? ¿Está bien?-asiento de nuevo-¿Y por qué lloras entonces?

--Él...me ha dicho...que solo...os he traído problemas y que...desde que nos conocimos...todo ha ido mal...que me aleje de él...-digo entre llantos.

--¿Qué? ¿Cómo se ha atrevido a decirte eso?-dice apretando los dientes.


En ese momento se ve como Niall cruza la calle. Harry me coge de la mano y tira de mí hasta ponernos frente a él, yo escondida tras de Harry.


--¿¡Me quieres decir por qué la tratas de esa forma?!-grita Harry enfadado.

--Vete un ratito por ahí ¿quieres?-responde él sin hacer mucho caso.

--¡No! ¡Dime ¿quién te has creído para tratarla así?! ¿¡Qué te ha hecho ella para que la trates así?!

--¿Que qué me ha hecho?-murmura en bajo-¿¡QUE QUÉ ME HA HECHO?! ¡TÚ TIENES IGUAL O MÁS CULPA QUE ELLA! ¡NO ME DEJASTE BESARLA! ¡LA EMBORRACHASTE! ¡LA DIJE LO QUE SENTÍA POR ELLA! ¡QUE LA QUERÍA! ¡GRACIAS A TI Y A TU POCO CONTROL SOBRE EL ALCOHOL NI SIQUIERA SE ACUERDA! ¡LA BESASTE! ¡LA BESASTE EN MI PUTA CARA, HARRY! ¡TUVE QUE LLEVARLA A SU CASA PORQUE NO PODÍA CON SU PROPIO CUERPO! ¡TUVE QUE AYUDARLA A MEAR POR TODO EL ALCOHOL QUE LLEVABA ENCIMA! ¡Y DESPUÉS QUERÍA QUE FOLLÁSEMOS! ¿¡TE PARECE POCO O QUÉ?!-grita haciendo que todo el que pase se nos quede mirando.


Se va cabreado, sin darnos tiempo a reaccionar. Harry y yo nos miramos alucinados ¿Tanto hicimos anoche?

Lo único que hace Harry, es lo único que puede hacer, abrazarme.

Niall tiene razón, nosotros mismos la teníamos, todo lo ocurrido ha sido por nuestra culpa...

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...