I'll be your life, your voice, your reason to be...

Dos hermanos separados, destinados a reencontrarse, sin tener muy claros sus sentimientos, confundiéndolos continuamente, mientras trata de cumplir su sueño con sus cuatro compañeros. Harry, Niall, Liam, Louis y Zayn son cinco chicos, cantantes, que, sin buscarlo, encuentran las que quizás sean sus verdaderos amores. Tal vez no sean más que chicas pasajeras, como pueden ser cualquiera de esas fans que pasan con ellos una agradable noche. Pero ¿qué pasaría si un día Harry encontrara una chica extrañamente familiar? Mucho tardará en descubrir que es alguien verdaderamente importante para él; Ane, su hermana melliza, a la cual separaron de él al igual que a su madre cuando apenas tenían unos años de edad. Eso provocará que nazcan celos de protección y cariño, de amor, que en muchas ocasiones, será mal expresado, confundiéndose con atracción y deseo, llevándolos a incómodas situaciones. Celos, amistad, amor, peleas y muchas sorpresas...

18Me gustan
27Comentarios
5399Vistas
AA

19. Sangre compatible.

Narra Liam.

--La herida...-murmuro al darme cuenta de su puñalada-Volvamos al hospital-asiente con la cabeza e intenta levantarse pero veo como no puede y gimotea por lo bajo-tranquila, tranquila-digo nervioso perdido-todo...va a ir bien, perfectamente...-susurro mientras ando de un lado al otro de la habitación-vale, vale, Liam, tranquilo-me digo a mí mismo en voz alta-¡Tranquilo!-oigo  una risa desde la cama. Veo como la venda que lleva, tiene una mancha roja cada vez más o más grande y su cara empalideciendo por segundos-claro, ¿tú para qué sales del hospital en estas condiciones?

--¿Quieres dejar de regañarme y llevarme al hospital?-dice entre dolorida y quejica.

--Sí, sí, claro, cierto, cierto, vamos.

--Me encantaría ir medianamente vestida-dice llevando la sábana hasta superar su pecho.

--Claro, voy a por ella, ¿estarás bien sin mí?

--Creo que como tarde mucho más me desangro en tu cama-dice abriendo las vendas-oh...mierda...no se ha quedado en su sitio ni un puto punto...

--Venga, vamos-digo cogiendo mi chaqueta.

--Liam, ¿me puedes dar algo de ropa? si no te importa y eso, porque ¡ESTOY DESNUDA Y DESANGRÁNDOME!-grita.

--Vale, soy estúpido, no pasa nada-digo mientras dejo la chaqueta y cojo algo de ropa mía.


Me acerco a la cama, me siento a su lado y la visto con cuidado.


--¿Puedes andar?-pregunto cuando está con ropa. Niega con la cabeza-no te preocupes.


La cojo en brazos, notando así como me está reventando el hombro de dolor. En vaya líos estúpidos me meto por una chica.


--Liam, se te van a saltar los puntos a ti-dice con clara preocupación en la voz mientras bajo con ella por la escaleras.

--No pasa nada-contesto tragándome el dolor.


Camino con ella por la oscura y fría calle hasta llegar al hospital, donde me meto con rapidez y me me acerco a la recepcionista, la misma de antes, solo que al verme volver parece despejarse de golpe, haciendo que su anterior sueño se evapore.


--Perdone, ¿recuerda que Alejandra Bennet se había ido?-pregunto nervioso a lo que la mujer asiente con la cabeza, aunque mirándome asustada, a mí y a Ale, quien parece peor a cada segundo.

--¿Se encuentra bien su amiga?-pregunta preocupada.

--Es ella, Alejandra y necesita un médico con urgencia-contesto de los nervios.


Miro a la cara a mi niña, su cara ya pálida por completo, viendo como le cuesta mantener los ojos abiertos y su cabeza se apoya en mi pecho dando cabezazos, mientras ella misma trata de mantenerse consciente sin mucho éxito.

La mujer asiente y llama rápido a alguien por teléfono.


--No, cielo, despierta, no cierres los ojos, por favor-la pido a punto de llorar.


 Al minuto están poniendo a Ale en una camilla y se la llevan a algún lado.


--Liam...-susurra mientras camino junto a la camilla por todo el largo pasillo.

--Tranquila, todo va a ir bien-respondo cogiendo su mano.

 

Como respuesta ella sonríe débilmente antes de soltar mi mano, ya que nos debemos de separar; ella se va a quirófano y yo me quedo en la sala de espera rezando para que no la ocurra nada malo y salga de esta.

Me dejo caer en una de esas sillas metálicas de la sala de espera, colocando mis codos sobre mis piernas y sin dejar de pedir a Dios que no me la quite de las manos.


--¿¡Pero dónde coño se supone que estabas?!-pregunta una voz en un susurro, completamente histérico.

--Buscando a Ale-murmuro en respuesta, sin mirar a Harry a la cara.

--¿Se había ido?-pregunta con algo de sorpresa a lo que yo asientocon la cabeza, aún mirando al suelo-¿Y la has encontrado?-asiento de nuevo-¿Entonces dónde está el problema?

--Cuando a mí me dispararon ella se llevó un navajazo por mi culpa-explico notando como las lágrimas vuelven a mí al recordar que se dejó rajar un costado por mí y que por esa misma razón ahora estarán intentando frenar la sangre que huye de su cuerpo.

--Pero, la habían curado, ¿no? yo la vi por aquí-contesta antes de sentarse a mi lado.

--Sí, pero...se le han abierto todos los puntos y...ha perdido mucha sangre-digo dolido sin evitar que salgan un par de lágrimas.

--Oye, no te preocupes-dice colocando su mano izquierda en mi hombro derecho a modo de consuelo-estará bien, seguro-añade con algo de esperanza y yo diría que hasta felicidad-por cierto ¿Cómo se le han abierto todos los puntos?-pregunta extrañado haciendo que note como enrojezco.

--Nada. De ninguna forma-respondo nervioso.

--Uy, esa sonrisa me la conozco-dice divertido-me sé de uno que esta noche ha mojado.

--¡Harry!-le regaño ya más rojo imposible-no seas basto, por favor-ríe ruidosamente.

--Pero no es mentira ¿verdad? habéis hecho algo.

--Cállate-digo nervioso.

--Ay Liam, Liam, que eres nuestro papi, tú eres el que tiene que ser responsable-dice divertido-parece buena chica, así muy dulce y muy mona, ¿la has estrenado?

--¡Harry!-exclamo antes de darle una colleja por cerdo y entrometido, pero él solo se ríe-qué asqueroso eres tío.

--Bueno, seguro que sí, no parece que vaya por ahí tirándose a cualquier.


Si tú supieras...-pienso para mis adentro.


--Oye, ¿habías pensado que estaba desaparecido o algo?-pregunto al recordar la manera en la que ha salido de la habitación, susurrándome histérico que donde estaba.

--La verdad es que sí, he llamado a todos-contesta con cierta diversión.

--¿Y qué te han dicho?

--Niall, estaba ya dormido, me ha dicho que tú sabes lo que te haces y que no nos preocupáramos.

--¿No está mal por lo de Ane?-niega con la cabeza-¿Y ella?

--Ella sí-dice con el ceño fruncido-estaba llorando, me ha dicho que quiere estar con Niall ¿Cómo puede ser tan orgullosa?-me encojo de hombros-Ella me ha dicho que no te había visto pero que no me preocupara, que estarías bien, que tú eres el inteligente de la banda... eso me ha dolido un poco-admite divertido-Louis según me lo ha cogido me ha dicho "¿Estás gilipollas? estaba durmiendo" pero bueno, luego estaba preocupado por si estarías bien, pero que no harías locuras, que eres el maduro y también me ha dicho que estaba con Lucía. Me da miedo llegar a casa, a saber con qué imagen me encuentro-dice riendo-Ah sí, Zayn, me ha dicho, que vendría aquí y que te iba a buscar donde sea. Si no supiera que lo que le pasa es que está solo diría que le gustas-admite riendo.

--Oye, no te metas con él, pobrecito, no tiene novia, ni a ninguna chica que ronde su cabeza, necesita preocuparse por alguien, su familia está lejos.

--Lo sé, pero me parece tierno.


Se oyen unos pasos correr rápidos por el pasillo en el que nos encontramos interrumpiendo nuestra conversación, y antes de que tan siquiera pueda girar la cabeza para ver quién es alguien se me tira encima, se supone que abrazándome, aunque casi ha sido un placaje en toda regla


--Hablando del rey de Roma-dice divertido Harry.

--Hola Zayn-añado riendo al ver a mi amigo apretándome contra su pecho con fuerza.

--¡Vuelve a desaparecer y te mato!-dice antes de darme un puñetazo en el hombro

--Yo también te quiero-contesto tratando de no reír.


De nuevo alguien interrumpe nuestra conversación, solo que esta vez es una doctora de aspecto bastante descansado para las alturas de la madrugada en las que nos encontramos. Lleva el pelo rubio y liso recogido en una coleta y unas pequeñas gafas en el puente de su nariz mientras lee un par de papeles que tiene entre sus manos.


--¿Son familiares de la señorita que acaba de entrar?-pregunta al vernos allí parados a los tres, mirándola expectantes y esperando a que diga algo.

--Sí, bueno, más o menos, soy su novio-explico levantándome del asiento.

--¿Novio?-pregunta alucinado Harry.

--¿Está bien?-pregunto asustado a la doctora, ignorando la pregunta de Harry por completo.

--Ha perdido mucha sangre, necesita alguien que le done, ahora mismo-contesta seria-normalmente hay reservas suficientes de cero negativo, pero hace un par de horas llegó un hombre que había sufrido un accidente de coche muy grave y hemos tenido que utilizar la mayoría.

--Yo, yo la doy la sangre que necesite-contesto alterado.

--Está bien, pero si su sangre no es compatible necesitaremos otro donante-explica ella.

--Yo también dono si lo necesita-añade Harry acercándose a nosotros dos.

--¿Donar a quién?-pregunta Zayn, completamente perdido al no saber de qué hablamos.

--Este también dona-dice Harry cogiendo del brazo a Malik.

--¿Qué? ¿Yo?-dice asustado.

--Sí, tú, venga que eres un machote-dice Hazza riendo-venga vamos, háganos las pruebas.


Nos meten a los tres en una sala y se nos acerca un enfermero con una aguja, haciendo que trague saliva de manera ruidosa, ya que aunque sea mayorcito las agujas me aterran lo suficiente como para que sude tinta cada vez que me tienen que hacer una analítica o algo por el estilo, por lo que trato de no desmayarme.


--¿Quién será el primero?-pregunta acercándose a nosotros.

--Da lo mismo-dice Harry simplemente, restándole importancia.

--Oye, ¿pero quién necesita la sangre?-pregunta perdido Zayn.

--Venga tú-dice poniendo una goma en mi brazo-que pareces sanote.


Noto como clava la aguja en mi brazo mientras yo miro a otro lado para no verlo y así hacer como que nada está pasando, pero aún así siento como mi estómago se está revolviendo.


--¿Liam? ¿Estás bien?-pregunta Harry a lo que yo asiento con la cabeza-estás un poco pálido.

--Estoy...estoy bien-admito, aunque mi voz suena bastante más débil de lo que pretendía.

--Venga, siguiente-dice el enfermero.


Me levanto y me apoyo contra la pared antes de que me caiga, respirando profundamente y mirando al frente, tratando de recomponerme sin mirar como a los chicos también les sacan sangre, solo que a ellos no parece afectarle, ya que oigo como Harry explica de manera resumida a Zayn a quien vamos a donar sangre si alguno de nosotros da compatibilidad con la sangre de Ale, aunque la verdad la única posibilidad de que la podamos donar sea que alguno tenga sangre cero negativo como ella y la verdad es que está comprobado que en las Islas Británicas no hay especialmente mucha gente con sangre de este tipo, por lo que solo queda cruzar los dedos.


--¿Te encuentras bien?-pregunta Harry dándome una palmada en la espalda, haciendo como sienta que la estancia me da un vuelco entero, aún por el mareo de haber estado en contacto con una aguja.

--Igual de bien que si tú te montas en una montaña rusa-dice Zayn pasando un brazo por mis hombros, ayudándome a salir de esa consulta de enfermería.

 

Me siento con ayuda del moreno en una silla, apoyando mi cabeza contra la pared y cerrando los ojos para no encontrarme peor.

 

--¿Te dan miedo las agujas?-pregunta asombrado Styles. Asiento con la cabeza-y te ofreces el primero a donar sangre.

--Que yo me maree un poco o que ella se muera por falta de sangre ¿tú qué crees que iba a elegir?-pregunto separando mi cabeza despacio de la pared para mirarle con el ceño algo fruncido por la estupidez que acaba de decir.

 

Donaría mi sangre, donaría mi aire, mis órganos, donaría todo por ella, solo porque ella se encuentre bien, aunque yo no esté del todo en condiciones después. Lo daría todo por ella.

 

--Oye, y ¿eso de novio?-pregunta apartando ese tema, sentándose junto a mí.

--Es mi novia. La quiero-admito en un murmuro algo vergonzoso, pero orgulloso de decirlo.


Mis dos amigos se miran con una sonrisa divertida, a lo que yo ruedo los ojos, previendo sus intenciones infantiles.


--¡QUE BONITO! ¡QUE BONITO!-canturrean al unísono.

--Venga idiotas, parad ya-digo divertido.

--Liam enamorado, ya no habrá quien le aguante-dice Malik.

--Ahora solo faltas tú-dice Harry con diversión haciendo que el moreno se sonroje.

--No le presiones al pobre chaval-le defiendo.

--Oye, que yo sepa el único con novia es Liam-se excusa Zayn.

--Mentira, yo estoy con Marta, y Lucía ha caído en las garras de Tomlinson, Ane y Niall andan enfadados, pero acabarán juntitos, así que faltas tú.

--Vale, vale, falto yo, pero es que no he encontrado ninguna chica que me guste de esa forma-admite con una mezcla de tristeza, desánimo y vergüenza.

--No te preocupes, la encontrarás-digo tirando de él haciendo que se siente sobre mis piernas.

--Que tiernos que sois por favor-dice Harry mirándonos mientras ríe.

--Oh, que se pone celoso el pequeño Harry-habla Zayn burlándose de él.

--Sí-contesta con voz de niño pequeño cruzando los brazos con morritos de puchero.


Río al ver la cara de niño emberrinchado de Harry y con mi brazo malo hago que se acerque a mí y se apoye en mi hombro, quedando los tres juntos en una pose bastante graciosa y algunos dirían que tierna.


--Perdonen-dice alguien interrumpiendo nuestras tonterías.

--¿Si?-decimos los tres a la vez.

--Solo ha habido un resultado de sangre compatible con la señorita Bennet-informa un enfermero con una sonrisa divertida al ver como nos encontramos nosotros tres.

--¿Cuál es?-pregunta Harry.

--Liam Payne-confirma el enfermero, volviendo a la seriedad del asunto.

 

Siento el aire escapar de mis pulmones. De nuevo tendré que pasar por la aguja, pero solo es por ella, únicamente lo hago por ella y por salvarla.

 

--Pobre Liam-dice Zayn con tono dolido.

--Vamos allá-contesto sin más levantándome del asiento.

 

Camino hasta la misma sala en la que nos han sacado sangre antes y me siento en la misma silla, tratando de controlar mis nervios.
Comienzan a sacarme sangre y más sangre. No quiero calcular cuanto me sacan, es que ni voy a mirar, porque sé que me voy a marear por completo.

Aún así, cuando acaban de sacarme sangre, me pongo en pie y caigo al suelo mareado.


--¿Está bien?-pregunta el mismo enfermero de antes, ayudándome a levantar con algo de miedo por si me he hecho daño.

--Sí, sí, solo me he mareado un poco-contesto sacudiendo mi cabeza.

--Tómese esto-me tiende un bocadillo y un refresco-le sentará bien.

--Gracias-digo camino de la sala donde están los chicos.

--Guau, yo que pensé que no había nadie más blanco que Niall-dice Harry asustado, ayudándome a sentar.

--¿Cómo te encuentras?

--Mareado-respondo divertido-y cansado.

--¿Por qué no vas a dormir? deberías descansar, tienes una herida en el hombro, Liam-me regaña Zayn.

--Ahora Malik es tu sustituto como padre del grupo-dice Hazza tratando de no reír.

--Vaya, ¿yo hablo así?-pregunto sorprendido-Que pesado soy ¿no?-digo con diversión.

--La verdad es que no, ya nos hemos acostumbrado a que nos cuides.

--Venga, ahora a dormir.

--No, me voy a quedar aquí hasta sabre si ella está bien.

--Liam...-dicen a la vez como si me regañaran.

--A la cama-me ordena Harry.

--Per...-intento excusarme.

--Ahora-dice Zayn.

--Vale...-contesto enfurruñado mientras me levanto del asiento con lentitud.


Me muevo hasta el cuarto algo malhumorado porque no me pueda quedar esperando hasta que se sepan noticias de Ale, pero al mismo tiempo algo divertido porque los chicos me cuiden de esta manera.

Me echo a dormir y antes de que pueda pensar nada más me quedo totalmente dormido.

 

Narra Niall.

Despierto con un pitido que hace que gruña y que me gire en la cama, enterrando mi cara en la almohada mientras tanteo con la mano sobre la mesilla de noche buscando el móvil, causante del pitido y de que me haya despertado.

Abro el whatsapp, encontrándome así con el icono verde de un mensaje en el chat que tengo con Paula.

 

--Buenos días :)

 

Sonrío aún con la cara sobre la almohada y me dispongo a responder.

 

--Que pronto te levantas hahaha :)

 

--Ya, me han despertado gritándome por tener quitada la sonda, pero les he dicho que he comido un sándwich, y que gracias a ti. Dicen mis padres y los médicos que quién es ese ángel que lo ha conseguido ^^


Sin saber realmente porqué me sonrojo al leer que su familia piensa que soy un ángel.

 

--No soy un ángel hahaha.

 

--¿Vas a venir por aquí? me aburro, no tengo con quien hablar :(

--Claro, ahora voy para allá :)

--Eres un cielo :3.


Sonrío como un estúpido y me levanto de un salto. Mientras desayuno rápido sigo hablando con ella, paro para ducharme y me visto.

Apenas diez minutos después estoy saliendo de casa sonriendo feliz, solo porque esa chica es tan dulce y agradable conmigo, aunque claro, luego hay otras como la que estoy viendo a unos cuantos metros de mí en la misma calle, que me ponen mucho más feliz aunque me traten de manera horrible.


--¡MORENA!-la grito haciendo que se dé media vuelta y que desde aquí pueda ver como ella sonríe.

 

Siento mi corazón hincharse al ver que hoy parece de mejor humor conmigo y salgo corriendo hasta llegar a su encuentro, para ver como esos ojos verdes tan profundos y familiares por algún motivo, me observan con tranquilidad y ni pizca de enfado, al tiempo que una sonrisa de dientes rectos y perlados.

 

--¿Qué pasa rubito?-dice sonriente.

--¿Hoy no me odias?-pregunto dudoso.

--Yo no te odio, en ningún momento te he odiado-dice con algo de diversión antes de colocarse con cuidado bajo mi brazo, quedando así pegada a mi costado y con ello que la mire confundido.


La miro algo asombrado, ya que tiene unos cambios de humor muy poco normales, pero bueno, por lo menos hoy ha tocado el de estar maja conmigo, y si se me abraza a mí y me habla con dulzura hasta que llegamos al hospital mejor que mejor.

 


--Hola chicos-saludo al ver a Harry y Zayn en el banco frente a la habitación de Liam-¿Cuánto lleváis aquí?

--Creo que desde la tres o las cuatro de la mañana-explica Zayn antes de soltar un bostezo.

--Hola, hola, hola, hola chicos, ¿qué tal? ¿estáis bien? yo genial-dice Harry acelerado, temblando todo su cuerpo y dando pequeños saltitos en el sitio.

--¿Qué le ha dado?-pregunta divertida Ane.

--Se me ha ocurrido darle café-dice riendo Zayn-es como un hámster.

--A quién se le ocurre, Harry tolera menos el café que Liam el alcohol-digo divertido.

--¿Está despierto?-pregunta Ane de nuevo mientras Harry habla acelerado con todo el que pase por el pasillo, incluidos médicos y enfermeras, quien le miran preocupado sin saber si deben ingresarle o algo por el estilo.

--No, aún no-confirma Malik.

--Bueno, pues ahora vengo, si se despierta avisadme, estaré en esa sala-digo señalando la habitación de Paula.

--¿A qué vas allí?-pregunta de nuevo el moreno, esta vez alzando una ceja extrañado.

--A ver a una persona-contesto sin más.


Camino a paso rápido hasta llegar a la habitación de Paula, donde abro la puerta después de haber dado un par de toques, asomándome un poco para ver si está visible, cosa que así es, por lo que entro con tranquilidad.


--Buenos días-digo sonriente cerrando la puerta.

--Por fin, estaba más aburrida que una ostra-dice divertida, dejándome hueco para que me siente en la cama igual que anoche.

--Pues ya estoy aquí. ¿Has pasado buena noche?-pregunto acomodándome a su lado.

--Ajá ¿y tú? ¿Qué tal con esa chica?-pregunta curiosa.

--Bien, hemos venido juntos y hoy parecía muy maja, pero claro, luego la dan esos prontos tan raros que asusta-digo divertido.

--Está un poco loca-admite riendo.

--Solo un poco-digo de la misma forma.


Me trato de quitar la chaqueta, ya que aquí hace bastante más calor que en la calle, haciendo así que pierda el equilibrio y acabe medio tumbado sobre Paula.


--Oye Niall, que Liam...-dice la última persona que me gustaría que me viera en estas condiciones.


Me levanto de encima de Paula, quitándome lo que me queda de dichosa chaqueta, viendo como Ane se queda mirándonos, a ambos, con la boca abierta asombrada, mientras yo siento mi corazón detenerse porque ella haya tenido que ver esto.


--No es lo que parece-la aseguro levantándome de un salto de la cama.


Me acerco a ella en dos pasos largos, tratando de explicarla la realidad de las cosas pese a que no tenga motivo alguno de hacerlo, ya que en realidad no somos nada, pero de igual manera me siento obligado a explicarla lo que de verdad ha ocurrido y claro, cómo no, tenía que llegar el guantazo del día, esta vez a las diez de la mañana. Me da una fuerte bofetada en la mejilla izquierda, haciendo eco en toda la silenciosa sala, pero por lo menos ha cambiado de mejilla.

 

--Eres un cualquiera, Niall-murmura con la mandíbula apretada y para mi sorpresa, con ojos llorosos aunque llenos de enfado.

--Pero si yo...-trato de decir, pero alguien me interrumpe de nuevo.

--¡No te atrevas a pegarle!-salta Paula de repente-¡Ni se te ocurra!

--¿Ah no? ¿Y quién me lo va a impedir?-pregunta Ane desafiante.

--Yo, y como le vuelvas a pegar te juro que te arrepientes-amenaza Paula, quien es medio cuerpo de lo que es Ane, y no porque ella esté sobrada de peso, sino por el que a Paula le falta.

--Já, que graciosa ¿tú y cuántos más?

--Chicas, tranquilas-digo pero nada, como si no estuviera, siguen desafiándose la una a la otra.

--¿Tú eres la que le hace llorar y encima le pegas?

--¿Que yo le hago llorar? ¿De dónde has sacado esa gilipollez?

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...