I'll be your life, your voice, your reason to be...

Dos hermanos separados, destinados a reencontrarse, sin tener muy claros sus sentimientos, confundiéndolos continuamente, mientras trata de cumplir su sueño con sus cuatro compañeros. Harry, Niall, Liam, Louis y Zayn son cinco chicos, cantantes, que, sin buscarlo, encuentran las que quizás sean sus verdaderos amores. Tal vez no sean más que chicas pasajeras, como pueden ser cualquiera de esas fans que pasan con ellos una agradable noche. Pero ¿qué pasaría si un día Harry encontrara una chica extrañamente familiar? Mucho tardará en descubrir que es alguien verdaderamente importante para él; Ane, su hermana melliza, a la cual separaron de él al igual que a su madre cuando apenas tenían unos años de edad. Eso provocará que nazcan celos de protección y cariño, de amor, que en muchas ocasiones, será mal expresado, confundiéndose con atracción y deseo, llevándolos a incómodas situaciones. Celos, amistad, amor, peleas y muchas sorpresas...

18Me gustan
27Comentarios
5415Vistas
AA

22. Rivales.

Narra Ane.

Este chico del que apenas me había dado cuenta que he caído enamorada, llora desconsolado abrazado a mí, cayendo lágrimas tras lágrima sobre mi hombro, sintiendo como su cuerpo tiembla y como hay momentos en los que le cuesta respirar, pero yo tan solo lo abrazo con fuerza, pretendiendo que así no se rompa por algo que ninguno podía haber evitado como es la muerte.

Siento como se me forma un nudo en la garganta, y la verdad no sé si es por la culpabilidad de haberme peleado con una chica y haberla llamado de todo y ahora se haya ido sin saber que estoy arrepentida de lo ocurrido o por ver a Niall tan sumamente mal, tan roto, tan dolido y destrozado por esta chica a la cual no sé desde cuando conoce, pero eso no parece importarle, ya que es bastante obvio que este rubio es tan sensible como un soufflé. 


--Lo siento-me atrevo a decir sintiendo ese nudo en mi cuello tensarse con mis palabra-lo siento de verdad.

--N-no lo entiendo...est-estaba bien...-consigo entender sus gimoteos antes de que rompa a llorar con más fuerza, aún abrazado a mí, tirando de la espalda de mi camiseta y parece que haciéndola un gurruño entre sus puños para desahogarse.

--Preguntemos...-es lo único que tengo como respuesta.


Él alza la mirada lentamente, quedándose a apenas unos milímetros de mí, sintiendo su nariz casi rozar la mía y cómo de su boca salen pequeños suspiros provocados por la dificultad para respirar que le ha provocado su llanto. Las lágrimas aún salen de sus azulados y perfectos ojos, y éstas se deslizan sobre sus mejillas ahora sonrosadas.

Asiente con la cabeza a modo de respuesta yo simplemente acaricio su mejilla tratando de apartar lagunas de esas lágrimas. Él lleva su mano junto a la mía antes de que pueda apartarla y la aprieta contra su mejilla, profundizando mi caricia mientras él cierra los ojos, parece que tranquilizándose para poder saber qué es lo que ha pasado.

Una vez Niall parece recobrar medianamente la compostura, nos dirigimos a la enfermera que está terminando de hacer la cama con tranquilidad.


--Perdone-hablo haciendo que ésta alce su mirada-¿Qué...ha ocurrido...con... bueno...con la chica que...estaba aquí?-pregunto aún sabiendo la obvia respuesta.

--Oh-dice algo sorprendida antes de esbozar una gran sonrisa-por fin ha ocurrido-añade con una felicidad que no sé de dónde se saca.


Noto los músculos de Niall tensarse gracia a que me coge de la mano, para así hacerme saber que el comentario de esta mujer le ha dolido y enfadado, aunque la verdad no es para menos, porque ¿quién espera con tanta ansia que alguien muera? Solo un loco, un psicópata, o esta mujer.


--¿Cómo puede decir eso?-pregunta en voz baja y enfurecida el chico que hay colocado junto a mí-era una chica increíble...

--Lo sé, por eso me alegro por ella-responde la señora con aspecto de confusión.

--¿Cómo que se alegra? ¡¿Cómo se puede alegrar de que haya muerto?!-habla Niall alzando la voz dado su enfado dirigido a esta mujer.

--¿Qué? ¿Muerto?-habla ella atónita por sus palabras-Ella no ha muerto-explica con rapidez-dijo que tenía hambre y quería algo de comer-añade de nuevo con esa sonrisa-Es un gran paso para una chica con anoréxica.

--¿Comer?-pregunta Niall alucinado-¿Está...viva?

--Sí, claro, estará en la cafetería-responde la enfermera, mirando ahora con dulzura al rubio.


Éste se separa de mí en un abrir y cerrar de ojos y atraviesa la habitación hasta llegar junto a la mujer para darla tal abrazo que la levanta del suelo y hace que la mujer grite asustada por el acto de Niall por sorpresa, quien la besa la mejilla una y otra vez, agradeciéndola el que la haya dado esta buena noticia, la cual se ve interrumpida por el sonido de una puerta abrirse y con ello que todos nos demos la vuelta para ver entrar a esa chica de aspecto enfermizo, con algunos arañazos en sus brazos provocados por mí. Ésta nos mira confundida.


--¿Niall? ¿Qué haces?-pregunta extrañada.

--Oh Dios-dice éste en un suspiro.


Suelta a la enfermera de cabello granate de tinte, la cual se coloca la ropa con diversión y negando con la cabeza mientras Niall de nuevo atraviesa la sala hasta llegar a Paula y cogerla en brazos con mucha más facilidad que a la anterior damisela.


--Estás bien...-susurra abrazado a ella.

--Claro que estoy bien-contesta ella confundida aunque con una sonrisa en la cara, acariciando el pelo del rubio con cuidado-¿Qué te pasa? ¿Por qué lloras?-pregunta, solo que esta vez me mira a mí y lo hace con cabreo, como si fuera la causante de que el pobre chico llore.

--Pensé que te habías ido-murmura él.

--Fui a por algo de comer-responde mientras le mira con dulzura.

--Gracias a Dios...-suspira Niall antes de dejarla en el suelo con cuidado-Me has dado un susto que casi me mata, te lo prometo-dice muy seguro, pero con cierta diversión.

--Qué exagerado-apuntad ella con el mismo humor-¿De igual manera que hacéis aquí?-en su pregunta va implícita la explicación de porqué yo estoy aquí.

--Habíamos venido a decirte algo-responde Niall-bueno, ella tiene que decirte algo-añade con una gran sonrisa en el rostro.


Resoplo viendo que esto me va a costar y simplemente doy un par de pasos hacia ellos dos, dirigiéndome a ella con las manos en los bolsillos y la vista puesta en el suelo impoluto del hospital antes de decidirme a mirarla a los ojos para ver aún el reproche y enfado, la envidia, pintados en ellos.


--Lo siento, no quería hacerte daño ni insultarte-digo en voz baja.

--No importa-responde sonando bastante molesta.

--Venga, daros un abrazo-habla Niall, animándonos a que seamos amigas, o algo por el estilo.


Ambas le miramos sorprendidas, pero él solo sonríe asintiendo con la cabeza, muy seguro de lo que nos está pidiendo. Nos miramos mutuamente con algo de asco, rencor y puede que enfado, ya que nos peleamos por el mismo chico, aunque sea obvio que yo he sido la que ha ganado, porque oficialmente Niall está conmigo y no con ella, así que no hay motivo por el que debamos ser amigas, pero bueno, todo sea por él.

Nos acercamos la una a la otra a regañadientes y del mismo modo coloco mis brazos por debajo de los suyos, notando hasta el último de sus huesos clavarse contra el mío en este abrazo forzado.


--Hazle llorar y te mato-susurra a mi oído.

--Tan solo tócale y te arrancaré de los pelos-la digo en el mismo tono.


Nos separamos con una sonrisa falsa, sabiendo que ambas advertencias son serias y no simplemente un juego de niños y miramos a Niall, el cual no se entera de la misa la media de lo que acaba de pasar y simplemente nos mira satisfecho y feliz.


--Genial, todo arreglado-habla el ingenuo mientras nos abraza a las dos con una sonrisa-va a ser hora de comer, ¿nos vamos?-pregunta mirándome con esa brillante sonrisa intacta en sus labios.

--Claro, cielo-respondo besándole sin previo aviso, haciendo que él se note algo sorprendido, pero que tampoco se queje.


Coloco mi mano en su cuello mientras miro por el rabillo del ojo como la otra está que revienta de pura envidia y celos, lo cual provoca una sonrisa en mitad del beso que parece que contagio a Niall, pese a que él no sepa el porqué de mi sonrisa.

Se separa de mí por un momento y se acerca a esa chica para abrazarla.

 

--Luego vengo a verte-dice él aún en ese abrazo con fuerza, mientras ella me mira con clara superioridad superioridad.


Chirrío los dientes, apretando mis puños, tratando de evitar matarla y su sonrisa aumenta.

Finalmente salimos de esa habitación.

Por un momento había sentido lástima de que esa chica hubiese muerto, en realidad me había dado mucha pena, pero podría ser un poco menos insoportable a menos que quiera que la reviente, somos rivales y solo va a ganar una, esa seré yo, es más, ya he ganado.


--¿Te pasa algo?-pregunta Niall preocupado, sacándome por completo de mis pensamientos.

--No, nada-respondo en bajo, tratando de no sonar demasiado molesta.

--No lo parece...-murmura pasando un brazo por mis hombros haciendo que me acurruque a su lado.


Con ese movimiento mi cara queda junto a su cuerpo, permitiéndome así inhalar el dulce aroma que lo envuelve, el cual no parece ser de ninguna clase de perfume o suavizante en general, es tan solo... aroma a chico dulce y bueno, a chico perfecto; aroma a Niall, y con ello que mi anterior enfado se esfume.


--Estoy bien-digo con una sonrisa, alzando mi mirada hasta dar con la suya y ver como me corresponde a la sonrisa.


Se inclina algo dubitativo sin saber cómo voy a reaccionar hacia su próximo beso, pero algo, más bien alguien no interrumpe.


--Niall, no te pases-dice Harry antes de bostezar.

--Vaya, la Bella Durmiente despertó-comento divertida.

--Y no de muy buen humor-añade Niall siguiendo mi humor.

--¿Qué hacéis tan pegados?-pregunta el aludido molesto.

--Hacernos mimitos-digo enterrando mi cara en el costado de Niall, sintiendo la vergüenza apoderarse de mí al haber sonado tan excesivamente cursi.

--¿Por alguna razón?

--Porque le quiero-susurro apretando mi brazo entorno al rubio, al tiempo que él me devuelve el gesto.


Miro por el rabillo del ojo como la boca de Harry cae abierta por la sorpresa. Trata de balbucear algo, pero simplemente nos mira sorprendidos antes de soltar en un suspiro.


--Bueno, por lo menos ya no discutís.


De la nada, vemos como Marta aparece subida en la espalda de Harry, haciendo que éste sonría echando sus brazos hacia atrás para agarrarla. 

Ella deja un beso en la mejilla de Hazza, provocando que su sonrisa se ensanche.


--Mi niña-dice éste bajándola de su espalda hasta dejarla en el suelo entre sus brazos-pareces un monito enganchándote así-dice divertido haciendo que ella cruce los brazos y un fingido berrinche.

--No parezco un mono-se queja.

--Hola chicos, me habéis dejado abandonado-comenta una voz algo más grave desde detrás de Harry, por donde aparece el moreno de Zayn.

--Oye, ¿dónde están Lucía y Tomlinson?-pregunto al ver que estamos todos salvo ellos dos, cuando Louis me había dicho hace un rato que ya venía.

--Por ahí vienen-responde Harry mirando hacia algún lugar detrás de Niall y de mí.


Nos giramos a ver como llegan, separados, ni siquiera llegan hablando, Lucía parece molesta y Louis enfadado, ¿qué les habrá dado a estos dos?


--Hey-dice Louis levantando una mano en señal de saludo.

--¿Qué hay?-pregunta Malik.

--Nada, nada-contesta nervioso.

--¿Habéis venido juntos?-pregunta Marta sin ninguna clase de intención ni dobles sentidos como todos los que se me están ocurriendo a mí.

--¡NO!-gritan ambos.


Puedo ver como en la pálida piel de mi amiga al rubor hace presencia, pero tampoco le presto atención, sino más bien veo como ambos nos miran asustados, como si acabáramos de descubrir algo que parece que ellos no quieren que sepamos, cosa que hace que el resto nos miremos extrañados entre nosotros.


--¿Está Liam en su cuarto?-pregunta Lou, parece que con verdaderas ganas de cambiar de tema.

--Sí-respondo extrañada por la actitud de los dos.

--Voy a verle y ahora nos vamos a comer por ahí ¿vale?-insiste el castaño de ojos azules.

--Claro-dice Niall también extrañado por como se comportan.


Louis se mete en la habitación de Liam y todos nos giramos a ver a Lucía, esperando a que ella nos cuenta qué ha pasado, pero no parece muy por la labor, ya que mira hacia todas partes salvo a nosotros aún algo sonrojada.


--¿Os ha pasado algo?-pregunta Harry.

--No, nada, ¿por?-responde con rapidez, claro signo de que alguien es culpable de algo.

--Porque estáis muy extraños los dos-comenta Zayn alzando una ceja.

--¿Extraños? que va.


Decidimos pasar del tema, yo por lo menos hasta estar a solas con Lulu y saber qué rayos la pasa.

Después de ver un rato más a Liam, decidimos dejarle un rato a solas, o mejor dicho, nos obligan a dejarle un rato a solas, para que coma y descanse, cosa de la que hasta él mismo se queje, ya que no debe de ser muy entretenido estar en una cama de hospital todo el día sin poder hacer nada.

Como Louis había propuesto hace ya un rato,vamos a comer por el centro, pasando desapercibidos entre la mayoría de la gente y sin tener que parar muchas veces a causa de fans pidiendo fotos o autógrafos.


--¿Qué hacemos ahora?-pregunta Malik una vez acabamos de comer, ya en la calle.

--¿Vamos a mi casa?-propongo.

--No creo que deba ir-responde Harry-No caigo bien a tu madre-añade con el celo algo fruncido y tal vez algo de pena, recordando la que armó cuando estuve con él.

--Tonterías, vamos.


Nos dirigimos a mi casa mientras Harry sigue insistiendo en que no es buena idea y yo como es de suponer paso de él, caminando junto a Niall, quien ríe divertido por la escena.


--¡Mamá!-grito desde la puerta-¡Estoy con unos amigos, vamos a la habitación!

--¡Vale!-me responde desde la cocina.

--Venga, vamos.


Conseguimos meternos todos en mi cuarto, haciendo la nada, somos así de vagos, espanzurrados en la cama o en alguna silla mientras hablamos durante horas hasta que el cielo oscurece.

La verdad no pensé que fueran tan... así, me refiero, son famosos ¿no? supuse que tendrían gustos de famosos como jugar al golf, beber champán, comprar ropa cara o algo de eso, pero parecen muy cómodos haciendo estupideces en una habitación cualquiera.

Unos golpes desde afuera interrumpen un broma sin sentido de Harry -como la mayoría de sus bromas.


--¿Se puede?-pregunta mi madre desde afuera.

--Sí, claro-respondo dispuesta a levantarme para abrir yo misma la puerta.

 

Entre tanta gente y tantas piernas estiradas, acabo por tropezar al levantarme del suelo, haciendo así que caiga sobre la cama, en especial sobre aquel que estaba echado en la cama, es decir, sobre Harry, quien ríe con diversión junto al resto debida mi torpeza.

 

--¿Estás bien?-pregunta divertido mientras aparta mis rizos que caen alborotados sobre su cara.


La puerta se abre y presiento que mi madre va a armar la de Dios por verme así con Harry, pero no, tan solo nos mira con los ojos como platos, la boca ligeramente abierta y cierra la puerta despacio sin decir absolutamente nada, cosa extraña, pero que tampoco me hace creer que la tormenta haya pasado, sino que se aleja momentáneamente para luego caer sobre mí cuando el resto se haya ido.

Miro al chico que tengo bajo mi cuerpo y dar con que me mira con la misma cara de temor, como si él supiera todo lo que se puede enfadar mamá y temiera por ello.


--Creo que deberíamos irnos ya-dice asustado.

--Coincido completamente-digo nerviosa.


Sin que nadie diga nada al respecto y sabiendo que se va a armar una buena, les acompaño hasta la salida, donde el último en atravesar la puerta es el rubio más perfecto que pueda haber y que casualmente me dedica la mayoría de sus sonrisas, en este momento, una sonrisa pequeña pero igualmente dulce, muy pegado a mí mientras sus brazos descansan en mis caderas con cuidado.


--¿Nos vemos luego?-pregunta en un susurro apenas rozando mis labios.

--Claro-respondo antes de acabar las distancias, pasando los brazos por su cuello-aunque la que se va a armar va a ser buena así que no sé-añado divertida-te llamo ¿si?

--Vale-confirma sonriente besándome cortamente-Te quiero.

--Yo a ti.

--Pero yo más-dice mordiendo su labio, tratando de no reír por nuestra propia cursilería estúpida.

--No, yo más.

--¡Vale!-grita Harry separándonos-nos ha quedado claro que os queréis mucho, vámonos-dice molesto tirando del brazo de Niall.

--¿Qué te pasa?-pregunta el rubio deteniéndose-¿Quieres dejar que haga lo que quiera con mi chica?-pregunta molesto.

--¿Tuya?-pregunto sorprendida-¿Ahora soy tuya?-cruzo mis brazos fingiendo enfado.

--Es-es una...una forma de hablar-dice nervioso.

--Lo sé-respondo rodando los ojos con diversión-Anda que no vais a llegar al final.


Se acaban por ir, Niall arrastrado por Harry, aunque éste primero me lance besos que yo correspondo, mientras que el segundo gruñe al tiempo que coge con cuidado la mano de Marta, y el resto ríe por lo que les rodea.

Una vez ya no les veo por el final de la calle, mi sonrisa se esfuma y me meto lentamente en casa, esperando a que la tormenta caiga sobre mí, rompiendo todas las ventanas que haya.


--¡CUANDO YO HABLO ¿QUÉ COÑO ESTÁS DICIENDO?!-y aquí está la tormenta Anne, con un frente lleno de calor debido a la ira que derrocha por todas sus células.

--Mamá, no hemos hecho nada-me quejo.

--¡NO PUEDES ESTAR CON ESE CHICO! ¡TE LO DIJE!

--¡TÚ A MÍ NO ME ORDENAS CON QUIÉN PUEDO VERME O NO!-estallo simplemente, sin querer soportar ni un segundo más que siga con esta estupidez-¡ES MI VIDA! ¡ Y SI QUIERO VERLE YA TE HE DICHO QUE LE IBA A VER!

--¡ESTA ES MI CASA Y ESTAS SON MIS ÓRDENES! ¡AQUÍ SE DICE LO QUE HAGO! ¡NO VOLVERÁS A VER A ESE CHICO Y PUNTO!

--¡PUES MUY BIEN!-grito poniendo punto y final a la discusión.


Subo los escalones de tres en tres, maldiciendo todo lo que me encuentro por lo bajo mientras siento las lágrimas de impotencia bajar por mis mejillas hasta llegar a mi cuarto, donde me encierro de un portazo antes de dirigirme a la cama. Saco la maleta de debajo de ésta y comienzo a meter toda la ropa que puedo mientras siento toda la impotencia y el enfado bajar por mis mejillas.

¿Qué tiene contra Harry? ¿Qué es lo que él la ha hecho? Ni siquiera nos ha visto besarnos o algo por el estilo, y aunque así fuera, ¿dónde estaría el problema? A ella nunca le ha importado con qué chicos salga, bueno, sí que la ha importado, pero no se ha metido en medio ni se ha puesto a ordenarme que no pueda verlos. Además, ¿qué tiene de malo Harry? Es solo un chico normal y corriente, es majo, es bueno conmigo, se llevó un puñetazo por mí en el instituto, es guapo, me trata con cariño, ¿dónde está el problema de que pueda estar con él?

Bufo apartando las lágrimas de mis mejillas antes de salir de mi cuarto con la maleta en la mano, encontrándome de nuevo con ella para ver cómo también llora, dejándome más que descolocada, ya que no hay aparente razón para que ella llore.

 

--¿A dónde te crees que vas?-pregunta sonando enfadada, aunque la imagen de tristeza y dolor en su cara despistan un poco.

--Tú lo has dicho, tu casa, tus normas, me voy a de aquí porque quiero seguir estando con Harry-digo sin dmás bajando las escaleras-así que cuando te dé la gana contarme por qué no quieres que esté con Harry me avisas-digo viéndola en lo alto de las escaleras antes de salir de casa dando un portazo.


Camino dando fuertes pisadas por el enfado, sobre la fría acera de la calle, aunque todo el enfado se va muy lentamente al darme cuenta de que no tengo a donde ir. De que es casi media noche, que hace frío, que las casas de Marta o Lucía quedan ciertamente lejos. 

Mi primera idea es volver a casa, pero me niego a no ver a Harry porque a ella le dé la vena de madre super protectora así como así, por lo que tan solo me queda una opción y la verdad espero que al menos tenga un lugar caliente en el que dormir.

Me muevo hasta la casa de al lado, con todo el orgullo que me queda, esperando que a Harry no le importe lo que le voy a pedir.

Llamo a la puerta aún notando mis ojos llorosos y sabiendo que mi cara debe de ser un desastre con todo el maquillaje corrido por la cara, pero tampoco me importa demasiado.

Un par de minutos después, la puerta ante mí se abre, apareciendo Harry con los ojos prácticamente cerrados por el suelo, y como no, tan solo vestido en calzoncillos.


--¿Qué te pasa?-pregunta restregándose un ojo, tratando de despabilarse.

--¿Quieres una nueva compañera de piso?

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...