I'll be your life, your voice, your reason to be...

Dos hermanos separados, destinados a reencontrarse, sin tener muy claros sus sentimientos, confundiéndolos continuamente, mientras trata de cumplir su sueño con sus cuatro compañeros. Harry, Niall, Liam, Louis y Zayn son cinco chicos, cantantes, que, sin buscarlo, encuentran las que quizás sean sus verdaderos amores. Tal vez no sean más que chicas pasajeras, como pueden ser cualquiera de esas fans que pasan con ellos una agradable noche. Pero ¿qué pasaría si un día Harry encontrara una chica extrañamente familiar? Mucho tardará en descubrir que es alguien verdaderamente importante para él; Ane, su hermana melliza, a la cual separaron de él al igual que a su madre cuando apenas tenían unos años de edad. Eso provocará que nazcan celos de protección y cariño, de amor, que en muchas ocasiones, será mal expresado, confundiéndose con atracción y deseo, llevándolos a incómodas situaciones. Celos, amistad, amor, peleas y muchas sorpresas...

18Me gustan
27Comentarios
5425Vistas
AA

15. ¡Ha empezado él!

Narra Harry.

El timbre suena de nuevo, interrumpiendo el silencio formado tras el grito de Ane, quedando ésta a un lado del salón, llorando porque simplemente me he llevado un golpe, los sollozos tristes de Niall, que vaya dos imbéciles se han ido a juntar, que primero se enfadan y luego lloran, y mientras tanto yo trato de hacer que pare la sangre de mi nariz, cosa que creo conseguir.

 

--¡HARRY, ABRE TÚ! ¡QUE ESTOY EN EL BAÑO!-grita Louis desde arriba, inconsciente a todo lo que ha pasado aquí.

 

Me muevo hasta la puerta, con una mano en mi tabique nasal, apretando para que deje de salir sangre, cuando veo a Zayn al otro lado de la puerta.

 

--¡Harry! ¡Liam está en el hospital-exclama asustado-¿Qué te ha pasado?-pregunta viendo como mi nariz no deja de sangrar.

--¿¡Cómo que está en el hospital?!-grito sintiendo como los nervios me atraviesan de parte a parte.

--Sí, estaba por un barrio de los chungos y...le dispararon o no sé, me acaban de llamar sus padres-explica algo confundido mientras no deja de mirar mi cara con sus cejas fruncidas-¿Por qué estás sangrando?-insiste extrañado.

--¡¿Pero está bien?!-pregunto asustado.

--Sí, está bien, pero deberíamos ir a verle o algo-dice aún inspeccionándome, tratando de adivinar qué me ha ocurrido.


Para cuando me quiero dar cuenta me percato de que no oigo ni a Niall ni a Ane gritando, cosa que no sé si debería hacerme sentir asustado o aliviado.


--Sí, espera que...mire a ver si hay cadáveres o personas en mi salón-respondo dándome media vuelta para volver al salón.


Aún desde el hall veo como Ane y Niall se besan, espera, espera, espera ¿Se besan? Pero...se gritaron y luego lloraban y...

Ane se separa de él, mirándole enfadada y le da un pedazo de guantazo en la cara a Niall que hace que se le dé la vuelta a la cara; eso lo veo más normal. Me llevo la mano a la mejilla, es que me ha dolido hasta a mí el guantazo. Niall se queda cabizbajo, de pie en medio del salón mientras Ane se va bufando a algún lugar del piso de arriba.

Ruedo los ojos su forma de actuar antes de caminar despacio hacia el lado de mi amigo cuando veo que está llorando.

Creo que ambos tienen una ligera bipolaridad... lgera, aguda, grave bipolaridad severa.


--Niall...-digo en voz baja, haciendo que me mire.

 

El rubio levanta su mirada del suelo, dejándome ver sus ojos llorosos de nuevo. Clava su mirada en mí, mirando sobre todo mi nariz, la cual apenas gotea, y me abraza con fuerza, dejando su cabeza apoyada en mi hombro.


--¿Qué ha pasado?-le susurro al oído algo extrañado.

--Lo siento...-murmura-no quería hacerte daño...

--Oye tío, que todos hemos hecho alguna gilipollez por una chica ¿vale? no importa-respondo sonriente y quitándole importancia, a lo que él alza la vista para ver que no estoy enfadado con él, y por ello veo como sus labios se curvan en una pequeña sonrisa.


Le abrazo de nuevo, haciendo que se quede apoyado en mi hombro, acariciando su espalda con lentitud. No me guste verle llorar, ni a él ni a ninguno, pero es que Niall es tan adorable y parece el pequeño, creo que entre todos le protegemos, verle llorar es algo que mata.


--Dime, ¿qué ha pasado?-pregunto cuando consigo que se tranquilice.

--Yo...solo...quería...quería besarla...-admite en bajo-para que me perdonara...pero...pero...creo que...ella no quería...y...-antes de poder terminar la frase comienza a llorar de nuevo.

--Oye, no llores más, por favor-le pido-ya sabes que las chicas son raras, el que las entienda tendrá una capacidad sobre humana-eso hace que el rubio sonría-además creo que ésta en concreto está un poco pirada-le susurro haciendo que ría en bajo.

--Estará pirada, pero como te oiga la has cagado-responde divertido.

--No, tranquilo que a mí no me hace nada, bueno sí, me tira café-digo riendo.

--Eh...chicos, siento romper vuestro momento especial, pero Liam sigue en el hospital-habla Zayn entrando en el salón.

--¿Cómo que en el hospital?-pregunta con los ojos como platos el leprechaun.

--Le han disparado o algo así, no sé, me parece extraño, por aquí no hay armas ni nada de eso, pero si vamos lo sabremos-dice impaciente Malik.

--Vale, vale, ya vamos espera que me vista y avise a Louis.

--¿Avisarme de qué?-dice Tomlinson bajando sin camiseta y secando su pelo con una toalla.

--Genial, me visto y nos vamos.

--¿Nos vamos a dónde?-pregunta perdido Lou.


Zayn comienza a replicar algo, impaciente y enfadado, Niall tan solo ríe y Louis mira a ambos como si se les hubiera ido una tuerca.

Subo los escalones de tres en tres hasta llegar a mi cuarto, pero está cerrado, intento abrir la puerta pero nada.


--Ane ¿Quieres abrirme la puerta?

--No, por eso está cerrada-responde malhumorada.

--Entiendo que estés enfadada, pero es que es mi habitación y necesito coger mi ropa.


La puerta se abre, en plan película de miedo, asomo la cabeza para ver si es seguro entrar.

Solo veo a Ane maldiciendo a alguien, supongo que a Niall, por lo bajo, andando de un lado al otro de la habitación, pero con las mejillas húmedas de llorar.

Joder, que no les puedo ver llorar, me van a matar entre los dos.


--Pero ¿qué te pasa a ti ahora? Has sido tú la que le has dado el guantazo del milenio al pobre chico-digo entrando en la habitación y dirigiéndome al armario

--¡Me ha besado!-dice haciendo que choque mi espalda contra la puerta del vestidor del susto-¿¡Te lo puedes creer?! ¿¡Quién coño le ha dado derecho?!

--Creo que...-comienzo a decir pero enseguida me corta.

--¡Es un impresentable! ¡Las cosas no se hacen así!

--Ane...-digo pero sigue a su bola.

--¡Y después de pegarte a ti!

--Oye, yo creo que...-intento decir de nuevo pero nada, como hablarle a una pared.

--¡Que se supone que eres su amigo!


La cojo de los hombros haciendo que me mire y que se calle.


--Creo que le gustas.

--¿Qué?-pregunta totalmente perdida.

--Que creo que le gustas.

--Y yo creo que tu neurona se ha desenchufado y no te llegan las ideas con sentido-se pone a mi lado, a la altura de mi oreja izquierda-Hola, ¿neurona de Harry? Sí, creo que con el agua de la ducha o del puñetazo de Niall te has movido y al pobre no le llega el sentido común, ¿te importaría colocarte de nuevo? Gracias.

--¿Estabas hablando con mi cerebro?-pregunto divertido.

--Sí, y ahora, di algo menos estúpido, por favor-resoplo viendo que es más terca que una mula y no se puede razonar con ella si está enfadada.

--Vamos al hospital, anda.

--Oh, ¿Allí te van a colocar tu neurona suelta? genial-comenta irónica.

--No, no es eso-digo riendo-Es Liam, está allí y ¿quieres dejar de meterte con mi inteligencia?

--Lo primero ¿Por qué? ¿Qué le ha pasado? lo segundo, es muy divertido meterse con las chorradas que dices.

--Uno, en cuanto lleguemos lo sabremos, dos no son chorradas, tres vístete y déjame vestirme a mí.

--Si supiera donde está mi ropa lo haría, no estoy así por gusto-dice cruzando los brazos sobre su pecho.

--Sí estás así por gusto y tu ropa está ahí-digo señalando un montón de ropa doblada.

--Pero ¿Cuándo...?-dice mirando que la ropa está seca y planchada.

--Aquí soy yo el que plancha, se adquiere cierta velocidad-digo yendo al baño de mi habitación y limpiando la sangre que aún chorrea de mi nariz.


Por el espejo veo como mira la ropa alucinada, haciendo que ría por lo bajo ¿Tan raro es que planche un chico o qué?

Se quita mi camiseta y se pone su ropa.


--¿Dónde quieres que te deje tu camiseta?-dice entrando descalza en el baño.

--Te gusta ¿eh?-digo saliendo para coger una camiseta del cajón y ponérmela.

--La verdad es que sí-admite yendo tras de mí.

--Anda, quédatela-digo divertido-pero que sea lo último que me quites ¿eh?

--Gracias-dice besando mi mejilla haciendo que sonría como un tonto.


Mientras ella se pone sus botas yo me pongo mis vaqueros, es entonces cuando se apodera de mi baño, de mi espejo en particular.


--¡Oye!-me quejo-que me tengo que peinar-digo entrando.

--Y yo, por eso he llegado antes, para peinarme antes-dice con una sonrisa de superioridad.

--Anda aparta-la doy con mi cadera en la suya haciendo que me deje ver en el espejo-mucho mejor-digo arreglando mis rizos.

--Sí, claro, vas tu listo majete-hace exactamente lo que yo la he hecho a ella, solo que me aparta menos, ya que yo tengo más fuerza que ella-estos rizos no se arreglan solos, guapo-dice colocándolos.

--¿Y te crees que estos sí?-la aparto de nuevo.


Acabamos tirados por el suelo, como niños pequeños, peleando por el espejo.


--¿Qué se supone que hacéis?-pregunta Zayn entrando en el baño justo cuando la tengo controlada.


Mis rodillas a los lados de sus caderas y mis manos sujetando sus muñecas impidiendo que me arañe, otra vez.


--¡Me está quitando el espejo!-me quejo mirando al moreno.


Y como consecuencia de mi despiste me llevo un rodillazo en partes que no deben ser golpeadas. Me llevo la mano a mi entrepierna dolorida y ella escapa mirándose al espejo. Miro a Zayn que tiene cara de "Uh, me ha dolido a mí" al tiempo que una sonrisa de diversión. Me levanto, como puedo (esta chica no da patadas normales de chicas) y me abalanzo a por ella de nuevo, cayendo al suelo otra vez.


--De esta no te escapas.

--¿Quieres otra patada o qué?-pregunta resistiéndose a mi agarre.

--¿Podéis dejar de ser como niños pequeños y moveos hasta el coche?-pregunta Malik molesto.

--Pero...-intento defenderme.

--Ni peros ni peras, al coche-nos ordena.

--Pero...-decimos esta vez al mismo tiempo.

--¡Al coche he dicho!-dice en voz más alta Zayn señalando la puerta.


Nos levantamos de un salto, como si nos acabara de regañar nuestro padre, sacudiendo nuestra ropa.


--¡HA EMPEZADO ÉL!-grita Ane mirando a Zayn y señalándome a mí con su largo y acusativo dedo índice.

--¿Qué? ¡NO! ¡HA EMPEZADO ELLA!-respondo defendiéndome.

--¡NO MIENTAS!-me replica ella.

--¡YA!-grita Zayn poniendo fin a nuestra discusión-Me da igual quien haya empezado, yo lo acabo.

--Per...

--Al coche, ¡ahora!-nos ordena haciendo que los dos bajemos corriendo hasta el coche.

--Que conste que te habría ganado-me susurra antes de entrar.

--Ni de broma-la digo en el mismo tono-quiero la revancha.

--Me parece que te vas a quedar estéril-dice divertida metiéndose en el coche de Louis.

--Oye, ese es mi sitio, quítate.

--Ni de broma-dice abrochándose.

--He dicho que te quites-me meto en el coche y desabrocho su cinturón.

--¿De qué vas? He llegado antes, así que cojo el sitio que me apetezca.


Vamos a empezar otra pelea cuando Zayn se mete en la parte de atrás y yo me tengo que quedar en el centro, que no me gusta nada este sitio. Miro a Ane, sonriendo victoriosa y por alguna razón la tiro del pelo, produciéndome una gran satisfacción y un tirón a mis perfectos rizos.


--¿No podéis estar quietos ni un segundo?-nos replica Zayn.

--¡Me ha quitado mi sitio!

--¡No es verdad!

--Por Dios, es solo un sitio Harry-dice Louis sentándose en el asiento del piloto.

--Pero es mi sitio-digo ya enfurruñado.

--Cámbiame el sitio-me ofrece Malik- que como empecéis a pelear otra vez tendré que mataros.


Me cambia el sitio, quedándome en el asiento de la derecha, pegado a la ventana.

Niall no dice palabra, pobre, se siente fatal por el golpe que me ha dado, la verdad no le culpo, yo hice más de una jodienda a algún chico porque me gustaba una chica, así que ni siquiera me ha molestado que lo haya hecho.

Llegamos al hospital y vemos a los padres y las hermanas de Liam en la sala de espera, Karen, su madre, llorando y a Geoff, su padre abrazando a su mujer y a sus dos hijas y hermanas de Liam; Nicola y Ruth.

Nos acercamos a ellos para saber qué ha pasado exactamente. Lo único que saben es que les llamaron del hospital, que llegó con una chica, él con un tiro en el hombro y ella con una puñalada en el costado.

Esperamos impacientes en la sala de espera, veo a Niall frente a mí, con la cara entre las manos y Ane medio dormida en su hombro. Saco el móvil y le escribo un mensaje.


"--¿Me vas a dar una razón lógica por la que casi me hayas partido la nariz? xD"


Veo como nota la vibración en su bolsillo y lo mira, levanta la mirada con cara de "¿Se te ha ido la olla?" y lo abre. Comienza a escribir la respuesta.


"--No me ha gustado que estuviera ella en tu casa con tan poca ropa. Lo siento..."

"--No te disculpes más ¿vale? que no pasa nada. Eso quiere decir ¿que te has puesto celoso?"


Miro como frunce el ceño mirando al móvil.


"--Un poco..."-admite.

"--¿Y por qué la has besado?"

"--Porque la quiero...pero al parecer ella a mí no..."


Veo su cara triste, a punto de llorar.


"--¿De dónde has sacado que no te quiera?"

"--Del guantazo que me ha dado, por ejemplo"

"--Te he dicho que las chicas son raras, y esta más aún, a lo mejor ese guantazo ha significado `Deberías haberlo hecho hace días´"

"--A mí me ha sonado más a `Eres lo peor que me he encontrado en la vida´"

"--Díselo"

"--¿El qué?"

"--Que la quieres"


Me mira perplejo, con los ojos muy abiertos.


"--Creo que te he dado demasiado fuerte y te he hecho daño en la cabeza"

"--¿No has pensado que puede que tú la gustes?"

"--¿Yo? Por favor ¿no has visto como te mira? aparte de como te besa..."

"--Olvida eso, por favor, no significó nada para mí y mucho menos para ella, dile que la quieres"


Veo como Ane se revuelve y se apoya hacia el otro lado, donde está Louis, quien se mueve de lado para que ella se acomode mejor.


"--Mira con mejores ojos a Louis que a mí..."-me responde el rubio.


Resoplo frustrado, viendo que son tal para cual, al menos en cambios de humor y cabezonería. Voy a responderle que no sea tan negativo cuando sale el doctor y todos nos levantamos como si tuviéramos un muelle en el culo.


--¿Cómo está?-pregunta Karen.

 

Narra Liam.

No sé que ha pasado, lo único que recuerdo es a una mujer apuntándonos con una pistola y...a Ale gritando y llorando, pero...nada más, todo está borroso.

Abro un ojo y veo mucha luz, una luz blanca, por lo que parpadeo un par de veces molesto, y veo un sillón a mi derecha, varios aparatos...Estoy en un hospital, voy a moverme cuando noto una punzada en mi hombro izquierdo, veo una venda que lo cubre totalmente. ¿Pero qué rayos ha pasado?

Una mujer de pelo rubio recogido en una coleta y con gafas pequeñas, entra en la habitación, me fijo en su ropa, una bata blanca, entreabierta, debajo un jersey rosa y pantalones beige, lleva una especie de lista en la mano, la cual va mirando, de repente me mira, sorprendida y luego sonríe.


--Vaya, que susto nos habías dado ¿cómo te encuentras?

--Bien...confuso ¿qué ha pasado?-pregunto intentando incorporarme, pero el dolor del hombro me lo impide.

--No, no, no te muevas, espera, yo te ayudo, no te preocupes.


Deja la lista y se acerca a mí, con cuidado me ayuda a quedarme sentado.


--¿Te encuentras bien?

--Sí, solo me duele el hombro.

--Lo normal si tu clavícula ha parado una bala-dice divertida.

--¿Que qué? ¿Cómo que una bala?-pregunto alucinado.

--Bueno sí, una bala, pero ya te la hemos sacado, te pondrás bien, ¿Quieres que pase tu familia? tienes un montón por lo que veo-dice sonriente.


Me paro a pensar, mi familia más cercana solo son mis padres y mis hermanas ¿Cómo que un montón?


--¿Te encuentras bien?-pregunta preocupada acercándose a mí-notas algún otro dolor, o algo extraño.

--No, solo pensaba ¿Quienes están exactamente afuera?

--Pues, una mujer, un hombre, dos chicas, cuatro chicos, y...creo que otra chica más.

--Ah, vale, vale, están aquí los chicos-respondo con una sonrisa.

--¿Quiere que les haga pasar?

--Sí...Bueno no, ¿No vino una chica conmigo?

--Sí, está dando una vuelta, es una chica muy dura y muy valiente ¿eh?-dice sonriente.

--¿Puede hacerla pasar un momento?

--Sí, claro, ahora vengo, si necesitas algo pulsa ese botón-dice señalándome un botón pegado a mi cama. 

 

Asiento con la cabeza y la mujer se va.

¿Cómo que es muy dura y valiente? ¿La habrán disparado a ella también? No lo recuerdo apenas...

Llaman a la puerta interrumpiendo mis pensamientos.


--Hola-dice con su voz melodiosa.


Veo como debajo de su camiseta, la que ella misma rompió lleva una venda que cubre todo su estómago, más bien hasta debajo del pecho.


--Hola-respondo-¿Puedes decirme qué ha pasado exactamente?

--Pues...-se acerca hasta el sillón que hay a mi derecha y se sienta con expresión de dolor en la cara-¿Recuerdas que te dije que nadie podía hacernos daño porque era de la banda que mandaba?-asiento-era un pequeña mentira, no quería que te asustases-respira hondo, también con cara de dolor-la verdad es que es más peligroso ser la banda que manda, porque todo el mundo quiere tu puesto. Apareció la jefa de los Cobra, y bueno, iba a dispararme y te pusiste de por medio, te llevaste un balazo, me cabree y me asusté por ti, así que me abalancé sobre ella, uno de los suyos, que la acompañaban me apartó de ella con una navaja un cuchillo...o algo así-se levanta y se acerca a mí.


Entre abre las vendas dejando ver una gran corte en el mismo costado que tenía la otra cicatriz, solo que esta más arriba.


--Ya me he llevado dos puñaladas por dos personas que quiero-dice con una sonrisa colocándose la venda.

--Venga ya, solo querías que te diese dinero y poder salir de allí-digo molesto.

--¿Qué?-responde ella alucinada-eso no es así Liam.

--Ah ¿no?-respondo irónico-entonces dime.

--Me gustas ¿vale? no quería que vieras como soy realmente hasta que estuviese segura que no miras solo las apariencias, pero veo que me equivocaba...-dice dejando caer unas lágrimas.

--Vamos, ¿después del numerito de tu jefe piensas que me voy a dejar engañar por esas lágrimas falsas?

--Liam, es verdad-dice clavando su mirada en la mía.

--Ya ¿y qué más?

--¡En la calle nos enseñan a mirar solo por nosotros mismos! ¡Como mucho por alguien de tu banda! ¿¡Piensas que me hubiese dejado rajar por cualquier imbécil que me encuentre por la calle?!

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...