I'll be your life, your voice, your reason to be...

Dos hermanos separados, destinados a reencontrarse, sin tener muy claros sus sentimientos, confundiéndolos continuamente, mientras trata de cumplir su sueño con sus cuatro compañeros. Harry, Niall, Liam, Louis y Zayn son cinco chicos, cantantes, que, sin buscarlo, encuentran las que quizás sean sus verdaderos amores. Tal vez no sean más que chicas pasajeras, como pueden ser cualquiera de esas fans que pasan con ellos una agradable noche. Pero ¿qué pasaría si un día Harry encontrara una chica extrañamente familiar? Mucho tardará en descubrir que es alguien verdaderamente importante para él; Ane, su hermana melliza, a la cual separaron de él al igual que a su madre cuando apenas tenían unos años de edad. Eso provocará que nazcan celos de protección y cariño, de amor, que en muchas ocasiones, será mal expresado, confundiéndose con atracción y deseo, llevándolos a incómodas situaciones. Celos, amistad, amor, peleas y muchas sorpresas...

18Me gustan
27Comentarios
5414Vistas
AA

5. Declaración de amor.

Narra Ane.

Odio los bailes, los odio, con toda mi alma, ir subida a unos tacones para nada... bueno sí, para matarme porque otra cosa no, pero patosa soy un rato.

No veo ni a Lulu ni a Marta, se supone que habíamos quedado aquí hace diez minutos y nada. Decido sentarme en una silla mientras el resto del instituto se ponen a ligotear, a zorrear básicamente con el que tenga delante, para luego irse a los baños a terminar la noche.


--¡Hola!-grita de repente Lulu con un vestido negro, corto, de impresión.

--Madre mía y yo vestida de hada de los bosques-digo viendo mi vestido largo hasta los pies.

--Pues muy mona-dice con una sonrisa-¿y Marta?-me pregunta mirando por todo el salón.

--No sé, pensé que venía contigo-comento extrañada-¿Dónde estará?-pregunto echando una ojeada por el lugar.


Lulu se encoge de hombros, y la respuesta aparece por la puerta, Marta llega del brazo de Zayn, vale, parezco una monja yo, todas con vestidos cortos y yo así... hombre, Harry dijo que el otro que me quería comprar era demasiado atrevido.


--Hola chicas-dice sonriente Zayn.


Que mono es este chico por Dios...


--¿Me esperas aquí un segundo?-le pregunta Zayn a Marta dulcemente.

--Claro-responde ella con una sonrisa.

--Vengo en nada-dice antes de dar un beso en la mejilla de Marta y se va con velocidad.

--Pero ¿tú no querías a Harry?-la pregunto divertida.

--Sí, es solo un amigo-dice tan tranquila-¿Le habéis visto? a Harry me refiero-dice nerviosa.

--La verdad es que no-habla Lu-no sé si iba a venir, yo quiero ver a Louis-admite sentándose en la silla con claro desánimo.

--Otra que se enamora de una estrellita de la música-digo riendo burlándome de ellas.

--Amargada-murmura Marta sentándose junto a nosotras.

--Hey chicas-oímos la voz de Harry, viene hasta delante nuestra, nos mira sonriéndonos y vestido con un traje, super guapo-¿vienes a bailar?-pregunta.

 

Miro a Marta suponiendo que que se lo está preguntando a ella, ésta me mira dolida y triste por lo que giro mi cabeza hacia Harry y ver como me tiende la mano a mí.

 

--¿Yo?-pregunto alucinada.

--Sí, ven-tira de mi mano.


Con mi mano cogida caminamos hasta llegar al centro de la pista. Coloca una mano en la mía y la otra en mi cintura con cuidado, a lo que yo respondo colocando una de mis manos sobre su hombro trajeado.


--Estás matando a Marta al estar tanto tiempo haciéndome caso y tan poco a ella...-le aviso viendo como está destrozando a mi amiga poco a poco.

--Tranquila, ahora hablo con ella-me susurra con una sonrisa-pero estoy haciendo un favor a un amigo-dice mirando por encima de mi hombro mientras ríe.

--¿Qué dices?-me giro para ver de qué se ríe y veo a Zayn y Liam tirando del brazo de un chico rubio.


Veo como le intentan convencer, pero el niega con la cabeza, ya más rojo imposible, levanta la cabeza y lo imposible se esfuma, se pone más rojo aún, pobre chico. Mi mirada se encuentra con la suya y noto como mi corazón comienza a acelerarse.


--¿Bailarías con él?-me pregunta haciéndome volver a la realidad-se supone que por twitter y eso nosotros dos somos novios y ha visto fotos tuyas, dice que eres preciosa-noto como me pongo roja-Uy...a ti te ha dado un flechazo ¿no?-dice divertido.

--¿Qué? ¿Yo? No, no-digo nerviosa mientras no aparto la mirada de ese chico.

--Entonces bailas con él ¿no?-dice divertido. Asiento rápido con la cabeza.

--Ahora viene, es que es un poco vergonzoso con las chicas-dice antes de separarse de mí y veo como va corriendo hacia ese chico.


Harry habla con él y éste me mira nervioso, niega con la cabeza y veo como Harry le repite que sí y él dice que no. Entre los tres tiran de sus brazos y le van metiendo en la pista de baile.


--¡Dejadme! ¡Quiero irme a casa!-le replica el pobre chico muerto de vergüenza.

--Que no, que ella quiere bailar contigo-dice Harry tirando con todas sus fuerzas-no seas tonto Niall.


Así que se llama Niall...


--Que no, que no va a querer-se queja escapándose de los chicos pero Zayn le coge por la cintura y le sigue arrastrando.

--Vamos, que te está esperando-dice el moreno con una sonrisa.


Le dan un empujón y el tal Niall casi se cae sobre mí. Dejándome ver así en todo su esplendor la increíble belleza de este chico. Su pelo rubio -claramente teñido- cae algo largo por su frente, la cual de no ser porque está muerto de nervios y vergüenza, debo suponer que se vería pálida, al igual que el resto de su, redondeada y algo infantil, cara. Sus ojos azules se clavan en mí, mostrándome así su extremo nerviosismo en ese profundo y extraño color que ya me gustaría a mí tener.

Muerde su labio con insistencia, mirándome a mí seguido de al suelo y de nuevo a mí, jugueteando con sus dedos mientras se decide a hablarme, ya que si espera que sea yo la que hable va más que claro, ya que con su sola presencia parece haberme robado la voz.


--Ho-hola...-dice cortado mirando el suelo.

--Hola-contesto en voz baja.

--Eh...s-soy Niall...

--Ane...-digo en el mismo tono que antes.

--Lo sé-susurra muy en bajo-¿Quieres...eh...quieres...bailar...con-conmigo?-pregunta ya con la cara casi color granate. En ese momento la música se vuelve lenta, eso han sido las asquerosas de Lucía y Marta. Asiento con la cabeza. Me tiende las manos para que se las coja y cuando voy a ello las aparta y las pasa por sus pantalones-Perdón...estoy...sudando...un poco...-me tiende la manos de nuevo y las cojo con cuidado.


Va a echar un pie hacia delante para empezar a bailar algo, pero yo no me muevo, haciendo que nos choquemos de manera corta y no muy fuerte.


--Eh...oye...-digo algo cortada.


El chico, Niall, suelta mis manos y se aparta un paso hacia atrás, como si pensara que no quiero estar junto a él, nada más lejos de la realidad.


--No tienes que bailar conmigo...si no quieres...han sido...ellos-dice mirando hacia atrás, donde veo a Zayn, Liam y Harry riéndose-Cabrones...-murmura en bajo.

--¡No!-exclamo algo asustada.

--Está bien...-murmura cabizbajo, antes de darse media vuelta dispuesto a marcharse.

--¡Espera!-le cojo de la mano para que no se vaya, cosa de la que me arrepiento ya que ese simple contacto hace que el ritmo de mi corazón no solo se acelere, sino que vaya sin control-no me refería a eso...-añado soltando la mano-sí quiero bailar contigo...-admito con la cabeza gacha-pero no sé...bailar...-admito levantando mi cabeza despacio para mirarle a la cara.

 

Sus ojos azules se clavan en los míos y mi corazón ya no lleva si quiera un ritmo constante.


--Es...fácil..-dice nervioso en voz no muy alta, mientras coge mis manos de nuevo. Coge mi mano izquierda y la coloca en su hombro, acerca su mano derecha despacio a mi cintura y con la izquierda coge mi derecha-primero yo muevo mi pie derecho hacia delante-hace lo que dice despacio y yo me hecho hacia atrás-se juntan los pies y mueve el mismo pie sin cambiar de lugar-se mueve despacio mientras me mira, aún con la cara colorada-ahora igual con el pie izquierdo y después con el pie derecho.

--Lo siento por adelantado.

--¿El qué?-pregunta perdido.

--Que te vaya a pisar los pies-eso hace que él ría.


Creo que nunca había oído una risa así, ruidosa, pero suena musical, es preciosa, y no solo eso, sino que gracias a ese acto puedo ver como sus dientes parecen adornados con alguna clase de aparatos, pero que lejos de ser los típicos metálicos que se ven a kilómetros, éstos son blancos y se disimulan bastante bien con su pura sonrisa.


--Tranquila-dice amable sin dejar de mirarme a los ojos, como si quisiera encontrar toda la historia de mi vida en mis ojos-déjate llevar ¿vale?-añade con una sonrisa a la que yo asiento con la cabeza.


Damos tres pasos, chocándonos con medio instituto por mi culpa y haciendo que nos manden miradas de asco junto con algunas de sorpresa por algún motivo. Trato de seguirle como me ha dicho, pero de cada tres pasos le piso dos veces, aunque él ni siquiera se queja, tan solo ríe por lo bajo mientras insiste en seguir bailando conmigo, cosa que espero que haga por mucho tiempo.


--Lo siento, de verdad-me disculpo.

--No te preocupes.


De nuevo damos otros tres pasos, sin chocarnos y sin miradas llenas de enfado, pero ésta vez es él quien me pisa accidentalmente.


--Perdón, perdón, perdón-creo que ha dicho perdón veinte veces en menos de un minuto.

--No importa-respondo con una sonrisa haciendo que su cara vuelva a enrojecer.


Bailamos, primero con pasos grandes y torpes, aún pisándonos y golpeando a los de nuestro alrededor, después bailamos mucho más acompasados con pasos más cortos y cada vez más juntos. Se aleja un poco sujetando mi mano en alto haciendo que dé una pequeña vuelta y los bordes de mi largo vestido se eleven ligeramente, gracias a esa vuelta quedamos totalmente pegados.

Con los zapatos le saco un buen trozo en cuestión de altura, cosa que supongo le molesta, ya que debería apoyarme en su hombro, pero no puede ser.


--No te gustan las chicas más altas que tú, ¿verdad?-le pregunto rompiendo el silencio que nos inundaba desde hace tiempo.

--¿Qué?-la extrañeza es clara en su suave voz-no, tranquila, me da igual, estoy acostumbrado a que las chicas sean más altas que yo-admite con cierta diversión.

--Espera-digo antes de detenerme

 

Él me mira confundido, mientras yo me agacho hasta el suelo, cogiendo una de sus manos para no perder el equilibrio, hasta llegar a mis zapatos, los cuales me quito y lanzo hasta llegar a donde están el resto mirándonos con cierta ternura, aunque en este justo instante con diversión dados mis actos.

Gracias a ello, Niall me saca algo de altura, no mucho, pero por lo menos no le saco un buen trozo.


--Te he dicho que no hacía falta-dice tímido.

--Me dolían ya los pies de estar subida a eso-digo divertida


Él sonríe de manera divertida, mientras yo me acerco a él con lentitud, notando como de nuevo se pone extremadamente nervioso, y ya ni hablar cuando apoyo la cabeza despacio en su hombro izquierdo, cosa que hace que sienta sus latidos de su corazón a un ritmo realmente asombroso, aunque si me paro a pensarlo, mi corazón va exactamente igual al suyo. Poco a poco, tanteando el terreno y sin saber muy bien si debería hacerlo o no, pasa los brazos por mi cintura y me abraza con dulzura, pegándome a él con cuidado, provocando una sonrisa involuntaria por mi parte.

De nuevo mi mirada se encuentra con la de los chicos, quienes mantienen la ternura en sus caras, salvando a Marta y Harry, quienes directamente no muestran nada, ya que ni siquiera están aquí.

No me importaría si fuese Lulu la que no estuviera, ella tiene mi edad, pero que esté Marta sola, cuando solo tiene quince años, con Harry, me preocupa...

 

Narra Harry.

Veo como Ane y Niall bailan, más bien se pisan mutuamente, haciendo que ría y que mi risa contagie a mis dos amigos.


--Creo que nos mata-dice Zayn riendo.

--No, que va-dice Liam con una sonrisa-observad...mirad como se miran, parece que están ellos solos en el mundo, lo que les rodea les da igual...


Zayn y yo nos miramos riendo ante las dulces y adorables palabras de nuestro amigo.


--¡QUE BONITO! ¡QUE BONITO!-canturreamos a la vez mientras reímos.

--¡Pues sí! ¡Es muy bonito!-dice algo molesto.

--¿Pero qué te pasa Payne?-digo pasando un brazo por sus hombros-¿estás celoso de que tú no tengas una chica?-digo riendo-ni siquiera es su chica, solo bailan.

--¿Y qué? Por lo menos tiene alguien con quien bailar...-dice triste.

--¿Eso quieres? ¿Alguien con quién bailar?-pregunta Zayn-¡Bailemos!-dice antes de coger a Liam de las manos y se ponen a hacer el tonto.


Aprovecho que ellos están entretenidos para acercarme a Marta, que está sentada en una silla con la cabeza apoyada en la mano, aburrida. Me acerco a ella con una sonrisa.


--¿Puedes venir un momento?-la digo en bajo.

--¿Yo? ¿No prefieres ir con Ane?-dice algo molesta.

--Oh vamos, no seas así, ella no me gusta de esa forma-digo insistiendo.

--Está bien-se levanta de la silla y caminamos hasta el aparcamiento del instituto.


Veo como su piel se pone de gallina, debido a su vestido tan fino, me quito la chaqueta y se la coloco en los hombros, aunque me muera de frío, no me importa, por lo menos ella se encuentra bien.


--Gracias-dice con una sonrisa-¿Estás bien?-pregunta preocupada.

--Sí, no te preocupes.

--¿Para qué querías que viniese?-me pregunta.

--Eh....tengo un problema con....bueno...una chica que me gusta-digo nervioso.

--Ane...-murmura en bajo.

--No, no es ella-digo asustado.


Necesito saber la forma que le gustaría que una persona se la declarase, para hacerlo yo mismo.


--Ya, seguro-dice no muy convencida.

--Enserio, no es ella-insisto.

--Está bien...pongamos que te creo ¿qué quieres saber?

--Eh...¿cómo te gustaría o...te parecería bien que te lo dijesen?-digo notando como el frío se desvanece debido a los nervios.

--¿Que me dijesen qué?-pregunta extrañada.

--Que...alguien...está...enamorado de ti, desde el primer segundo que te vio, que necesita verte sonreír o podría morir hasta conseguirlo, que sería capaz de ir al fin del mundo solo para saber que estás bien, que eres como su oxígeno y no puede....vivir sin ti...

--Creo que con que la dijeras eso caería en tus brazos-admite algo nerviosa.


Nos quedamos en silencio un largo rato, mirándonos a los ojos sin decir nada, pero al mismo tiempo...diciéndonos todo. Me acerco despacio a ella, aparto con cuidado un mechón de pelo que cae por su mejilla, noto su respiración, algo agitada sobre mi cuello, ya que ella es más baja que yo, bajo mi cara para que quede a la altura de la suya, la muevo despacio para que cada vez haya menos distancia entre nuestros labios, y cuando apenas se tocan...

ntre nuestros labios, y cuando apenas se tocan...

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...