Una Direccion Para El Amor

Si hay algo que aprendí, es que cuando no se busca el amor, es cuando se lo encuentra de verdad. En el momento menos esperado, en el lugar más impredecible, con las personas menos esperadas.

2Me gustan
0Comentarios
106Vistas
AA

1. 1

Yo soy Lena, tengo 17 años y vivo en Londres con mi familia. Mis padres, Lucas, mi hermano mayor, tiene 20 años y Lara, la menor, con 7.

Estoy cursando segundo año de preparatoria. Todo estaba bien, hasta el momento en que mis padres tomaron la decisión de cambiarme de colegio. A uno privado. Realmente, esos colegios no me gustan, porque están llenos de esos engreídos que ni soporto.

En este momento estoy en el auto de mi padre llegando al nuevo colegio... Mejor dicho, "Nueva cárcel privada", Santa Mónica.

-Bueno hija, llegamos.- Dijo mi padre, mientras estacionaba el auto.

-Papá, por favor, no me hagas esto. No quiero quedarme.- Dije haciendo pucheros.

-Lena, es lo mejor para ti. Para nosotros, para tu futuro. Por favor, hazlo por nosotros.- Me rogó mi papá.

-Está bien. Lo haré por ti.- Dije a regañadientes.

-Gracias hija, en serio. Bueno, ahora baja y por favor te lo pido, no te metas en líos.- Me volvió a rogar una vez mas.

La verdad no se por que mi papa me decía aquello, yo nunca fui una persona que causara problemas, es mas, siempre les llevaba a casa buenas calificaciones.

-Está bien papa.- Dije molesta - Adiós.

-Adiós Lena, te amo, que la pases bien, suerte.

-Yo también te amo.- Dije mientras me bajaba del auto y me dirigía hacia la administración para que me dieran mi casillero y mis horarios.

-Hola, yo soy Lena Dean, soy nueva y vengo a buscar mi número de casullero y mis horarios.- Dije malhumorada.

-Hola Lena, acá están tus horarios y tu casillero es el número 103. Ten tus llaves y que tengas un muy buen día.- Me dijo muy alegre.

-Gracias señorita.- Dije mientras me retiraba de la administración.

 

Me dirigí hacia mi casillero. No fue muy difícil encontrarlo.

Cuando llegué, vi a una chica, de mi edad. Tenía el cabello oscuro y ojos oscuros, con una tez morena. Era bastante linda, pero un poco loca pensé al verla golpear mi casillero.

-¡Oye! ¡Hey! ¿Qué estás haciendo? - Le grité a aquella chica.

-¿¡Qué no lo ves!? Trato de abrir mi casillero - Dijo ella gritándome aún más fuerte.

-¡No! ¡Este es mi casillero! ES EL 103.

-¡No! ESTE ES EL 105.

-No. Fijate bien.

Ella agachó la cabeza observando el número del casillero y se puso roja como un tomate.

-Yo, yo... eh... Lo siento, en serio.- Me dijo muy avergonzada.

-Está bien, solo fue un mal entendido.- Dije con tono de comprensión.

-Bueno... em... no me presenté. Soy Ashley, pero puedes decirme Ash. ¿Eres nueva no?

-Hola, soy Lena, puedes decirme Len, y si, soy nueva.

-Un gusto conocerte Len. Me gustaría que almuerces conmigo y unos amigos ¿Quieres?

-Dale. Me encantaría.- Dije al tiempo que sonaba la campana, e iba a mi salón de clases.

 

Por suerte, las primeras clases pasaron bastante rápido. Cuando sonó el timbre me dirigí hacia la cafetería.

Compré mi almuerzo, busqué con la mirada a Ash, y cuando la encontré, fui hacia ella, pero alguien chocó contra mi, e hizo que se me cayera todo el almuerzo...

 

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...