Jugando con fuego (Hot) (One Direction)

  • por
  • Rating:
  • Publicado: 9 ene 2014
  • Actualizado: 20 mar 2014
  • Estado: In Progress
NIkki nunca creyó en el amor, siempre lo vio como una pérdida de tiempo cuyo único fin era lastimar a las personas, pero ¿Qué pasaría si de un momento a otro se presenta una propuesta que no puede negar? ¿Y si en ese mismo instante aparece otro chico que le mueve el piso? Imagínate si tuvieras que elegir entre esos dos Chicos... y para completar que sean completamente opuestos… ¿Qué harías? ¿Arriesgarías tu opinión con el chico "correcto" o continuaras como hasta ahora solo disfrutando de la vida? ¿O acaso hay otra posibilidad? ¿Y si no todo es tan fácil como parece? ¿Qué pasaría si se complicarán las cosas? ¿Harry? Ó ¿Liam? Y Nikki... ¿A quién elegirías? *** Antes que nada aclarar que es una adaptación, y la autora me ha dado todos los derecho para publicarla.

27Me gustan
12Comentarios
994Vistas
AA

8. Capítulo 8: Liam Payne

-¿Enana me escuchas?- me sacó de mis pensamientos el duende.

-¿Eh? ¿Qué pasa?- inquirí tontamente.

-Te estoy hablando y tú ni que respondes- me dijo algo molesto.

-Perdón, estaba distraída- me disculpé cogiendo una bandeja de la cafetería de la universidad antes de dirigirnos a la mesa donde se encontraban los demás.

-El nuevo profesor te trae loca ¿verdad?- me dijo dando en el clavo, la verdad que desde salimos del salón no he podido sacarlo de mi cabeza, era demasiado lindo.

-Puede ser- le contesté algo distraída.

-Ay dios mío, otro más- rezongó ganándose un golpe.

-Es un profesor- le contradije.

-¿Y? ¿Desde cuándo a ti te importa que sea un profesor? Además de profesor tiene poco y nada- me comentó.

-Hola- saludé a los chicos sentándome en la mesa.

-¿Por qué tanta alegría?- indagó Ele con una sonrisa coqueta.

-Nada- respondí.

-Mm ¿Nialler?- cuestionó Louis.

-Profesor nuevo- aclaró.

-¡Niall!- le regañé pisándole él pie.

-¿Hablan del tal Payne?- preguntó Harry sentándose junto a nosotros.

-Sí- confirmó el rubio.

-Es un idiota- comentó ganándose mi peor mirada.

-El idiota serás tú, es muy bueno- lo defendí.

-No confundas lo que quieres decir, tú estás queriendo decir que está bueno- se burló el rubio, provocando que me sonrojara y ganándome una mirada inquisidora de Harry.

-Nunca dije eso- me amparé.

-Pero lo piensas- me acusó Ele.

-Eso es otra cosa- bromeé.

-No puedo creer que caigas tan bajo, ¡Con un viejo!- gritó Louis llamando la atención de varias mesas.

-No conoces al profesor ¿verdad?- indagué con una amplia sonrisa. -Tiene la misma edad que tú- le acusé.

-Corrijo lo de viejo, es un bebé de pecho- se corrigió provocando la risa de todos. -De todos modos tu eres muy pequeña para tener novio, lo tendrás después de cumplir los cuarenta o quizás más tarde, y solo bajo mi extremo consentimiento- me anunció provocando que rodara los ojos pero lamentablemente no le pude contestar como fuera debido.

-Dominique, ¿puedes venir un minuto?- me llamó la voz que menos esperaba.

-Claro- le respondí con una gran sonrisa dejando a todos pasmados. -¿Pasa algo?- pregunté acercándome a él.

- Hoy ustedes deben ir conmigo después de clases ¿verdad?- indagó recibiendo mi asentimiento, -Haremos algo, irán solo cinco minutos y después yo los dejo libres, cualquier cosa ya habían terminado- me comunicó el profesor.

-Bueno, ¿pero no se meterá en problemas?- inquirí algo decepcionada, quizás ya no me molestaba tanto estar castiga si él era quien me vigilaba.

-No, la profesora se va y me deja a mi cargo, yo tengo que irme y dudo que ustedes quieran quedarse, no pasará nada, confía en mí- me pidió recibiendo mi aceptación. -Dile a tus compañeros, nos vemos- me saludó dejándome como idiota.

-Explícate- me ordenó el castaño mayor celoso.

-¿Qué?- le dije todavía algo atontada.

-¿Desde cuándo no te molesta que te digan Dominique?- preguntó con una ceja alzada recibiendo mi cara de asco al escuchar mi nombre.

-Me molesta, pero él es el profesor y no puedo hacer nada- argumenté.

-Es un idiota- intervino Harry.

-Bueno, ese idiota te salvó del castigo, vino a decirme que solo deberíamos ir cinco minutos para que Blair no sospeche- le reproché.

-Igual a mí no me convences con el versito de que "es mi profesor"- me acusó Louis imitando mi voz. 

-Piensa lo que quieras- le dije sin más levantándome de la mesa.

-¿A dónde vas?- cuestionó Harry.

-Tenemos biología, da- dije como lo más obvio antes de cinchar a Niall para que se vaya conmigo y dejara de una vez por todas de comer.

-Te gusta el profesor ¿eh?- me acusó el rubio.

-Algo, es muy lindo, pero tú lo dijiste es mi profesor- argumenté.

-¿Y? solo es el profesor en clase, afuera es un chico más- me contradijo.

-Niall, solo es lindo, no andes de casamentero- le detuve su idea.

-Pero estaría bueno que de una vez por todas sentaras cabeza- me comentó.

-Mira quien se queja, prácticamente nunca te conocí una novia, además ya sabes que no me gustan las cosas serias, con la idea de Harry estoy bien, no necesito más nada- le aseguré.

-Yo creo que al profesor también le gustas, sino porque te hubiera llamado a ti, yo estaba más cerca- me anunció.

-¿Y? solo me dijo que nos iba a salvar. ¿Qué tipo de "señal" es esa? Creo que ves cosas donde no las hay- le dije muy segura.

-Ya veremos- me comentó como si él ya supiera lo que iba a pasar.

-¡Hola profe!- saludamos ambos al llegar a la clase y encontrárnosla ya en su escritorio.

-Hola chicos, ¿qué hacen? Me contaron que ya los castigaron- nos preguntó divertida, ella era la mejor profesora que teníamos, se llamaba Amy, y además de ser nuestra profesora en biología era nuestra coach de futbol. Niall y yo la amábamos, era la digna profesora compinche de todo el mundo y que siempre trataba de ayudarnos.

-Sí, es patético que teniendo diecinueve años sigan castigándonos- rezongué.

-¿Y se puede saber que hicieron esta vez?- indagó la morocha, esta era una de las profesoras más jóvenes, tenía alrededor de veinticinco años y era muy hermosa, tenía a casi todos los alumnos babeando por ella.

-Llegamos algo tarde, pero todavía no había comenzado la clase, por ende fue al pedo- argumentó el rubio.

-Totalmente- confirmé, -esa mujer nos odia- acoté.

-La verdad que no podría decirles esto pero… creo que si tiene un problema con ustedes, solo a ustedes dos castiga cada vez que puede, y a veces se le puede sumar Harry y Luca, pero nadie más- nos comentó Amy haciendo referencia al capitán de futbol a quien también le tenía un gran resentimiento.

-Eso no es nada nuevo, hasta la mismísima directora sabe que está en nuestra contra , nos ha dicho mil veces que no le demos importancia- agregó el rubio.

-¿Hoy tenemos practica?- inquirí cambiando de tema.

-No, el gimnasio estará ocupado, Blair lo pidió para que la banda ensayara- me comunicó.

-¿Ves que tiene algo en contra de nosotros?- expuso Nialler.

-Eso ya lo sabíamos- le dije.

-Chicos, deben no darle importancia, si se enojan y se sacan habrá más problemas y no solo quedarán a examen- nos pidió Amy.

-Sí, nos comportaremos- le contestamos cansadamente a la vez.

-Estoy hablando enserio- nos indicó.

-Sí, vamos a sentarnos enana, ya va a tocar el timbre- me ordenó el rubio.

-Sí, vamos- acepté dedicándole una sonrisa a la profesora, -esto no va a quedar así ¿verdad?- le pregunté por lo bajo cuando llegamos a nuestro lugar y entre tanto el salón comenzaba a llenarse.

-Claro, ya verá esa vieja gorda que le pasa- me comunicó con su risa vengativa.

 

-Chicos, ¿vamos al "castigo"?-  se acercó hacia Niall y yo, Harry.

-Claro, caminen- les ordené empujándolos a ambos hacia fuera.

-Oye, a mi no me empujes- me indicó el castaño arrinconándome contra una de las paredes del pasillo provocando que varios nos miraran asombrados.

-Styles, quítate de arriba mío- le contesté divertida.

-Tú no quieres- me contradijo de una manera muy seductora.

-Nunca dije que no, pero la gente nos observa- le anuncié entre risas.

-Chicos, esto es raro - intervino Nialler.

-Idiota muévete- le ordené empujándolo.

-Oye, eres bruta- me comentó haciéndose el dolido.

-Louis puede andar por aquí- le advertí continuando con mi caminata.

-Nunca me acostumbraré- dijo Niall.

-No tienes por qué hacerlo- le anuncié subiéndome a su espalda para que me cargara.

-¿Estas cómoda?- inquirió entre risas.

-Claro, no tengo ganas de caminar, además ¿Qué te cuesta?- le contesté divertida.

-¿Saben? Todo el mundo cree que ustedes son novios- nos comentó Harry provocando nuestra carcajadas.

-¿Qué crees amorcito? Acaban de desvelar nuestro secreto- me burle besándole la mejilla.

-Oh, no podrás tener más citas- continuó con la broma.

-Chicos, ya está, es molesto- nos detuvo el castaño provocando la risa de ambos.

-La gente es idiota, ¿Cómo van a creer que estamos juntos? Hemos estado así desde que tenemos seis años- argumenté.

-¿Y? Siempre andan a los abrazos y juntos, cualquiera lo podría pensar-  nos manifestó el chico.

-Claro y supongamos que yo me cuelgo de tú espalda y así vamos al castigo ¿todos pensarán que estamos juntos? Es idiota- defendí mi punto.

-No es por llevarte la contra, pero si nosotros caminamos si quiera juntos ya es para dudar, hasta ayer me odiabas- se amparó Harry.

-Chicos, ustedes están juntos de una manera u otra- se  burló el rubio provocando que yo enrojeciera y el castaño riera.

-Le contaste- me acusó.

-Te dije que le contaría, es mi encubrante- le expliqué entre risas.

-Chicos, tampoco me iba a costar mucho deducirlo, se han tratado demasiado bien todo el día, todavía no sé como el resto no sé da cuenta-.

-Chicos ¿Cómo están?- nos saludó el profesor recibiendo mi sonrisa y un gruñido por parte de un castaño.

-Gracias por salvarnos- le agradeció el rubio.

-Sí muchas gracias, Blair lo hace cada vez que puede- me sumé a el agradecimiento. -Harry ¿Qué se dice?- le indiqué mientras colocaba mis manos en posición de jarra y lo miraba con una de las miradas "maternas" cuando uno se mete en problemas.

-Supongo que también se lo agradezco- dijo con algo de asco.

-Es un idiota déjelo- le comenté sentándome en unas de las mesas del salón.

-¿Se puede saber por qué los castigaron?- indagó el profesor apoyándose en el escritorio.

-Esta vez llegamos tarde, pero siempre busca una razón para castigarnos- le explicó Niall.

-Si no es por conversar, es por no hacer rápido los ejercicios, sino porque venimos corriendo, o porque simplemente nos odia, siempre hay un argumento- me esparcí más sobre las "causas".

-Es idiota, tenemos diecinueve años, solo ella lo hace- acotó Harry.

-Estamos de acuerdo- le dije chocando las manos.

-¿Osea que tiene algo en contra de ustedes?- inquirió.

-Da, creí que eras más inteligente- se burló Harry ganándose mi peor mirada.

-Discúlpelo, no sabe hablar sin decir estupideces- le comenté.

-Claro, igual sé hacer muchas cosas sin hablar- me dijo seductoramente guiñándome un ojo y provocando que me ponga súper roja.

-¿Son novios?- preguntó el profesor.

-¡No!- respondimos al unisonó.

-¿Ven? Les dije que lo sospecharían- se burló el rubio.

-¿Son o no son?- insistió el castaño.

- No, él es el mejor amigo de mi hermano- le expliqué.

-¿Y eso a usted que le importa?- le preguntó muy antipático.

-Styles- le regañé.

-No, tiene razón. La vida de mis alumnos no me debe porque importar, es tema de ustedes- aceptó Liam algo decaído, -Ya pueden irse- nos anunció muy serio señalándonos la puerta, genial uno de los profesores más simpáticos que teníamos comenzaba a odiarnos y todo por la estupidez de Styles.

-¿Por qué le hablaste así?- le grité ni bien estuvimos lejos del salón.

-¿Y qué le importa a él si eres mi novia o no? Es nuestro problema, es un metiche- se defendió.

-Y tú un estúpido- le anuncié de mala gana.

-Nikki, espérame- me gritó Niall al ver que me iba algo apresurada.

-Nikki, no te enojes conmigo, sabes que si no fuera "el sexy profesor" pensaría lo mismo- me contradijo Harry alcanzándome corriendo y deteniéndome del brazo lo más delicadamente posible que pudo.

-Eso a ti no te incumbe, de igual manera a ti no te afecta en nada la diferencia si me parece sexy o no, son mis cosas y a ti no te importan- le anuncié.

-Tú eres mía- me dijo de manera muy posesiva antes de estampar sus labios apasionadamente sobre los míos; quizás en otras circunstancias le hubiere dado vuelta la cara de un cachetazo, pero en ese momento me pareció endemoniadamente sexual y no me pude contener, me gustaba ese lado dominante sobre mí.

-Chicos, esto es molesto e incómodo- nos separó Niall recibiendo nuestra risa.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...