Jugando con fuego (Hot) (One Direction)

  • por
  • Rating:
  • Publicado: 9 ene 2014
  • Actualizado: 20 mar 2014
  • Estado: In Progress
NIkki nunca creyó en el amor, siempre lo vio como una pérdida de tiempo cuyo único fin era lastimar a las personas, pero ¿Qué pasaría si de un momento a otro se presenta una propuesta que no puede negar? ¿Y si en ese mismo instante aparece otro chico que le mueve el piso? Imagínate si tuvieras que elegir entre esos dos Chicos... y para completar que sean completamente opuestos… ¿Qué harías? ¿Arriesgarías tu opinión con el chico "correcto" o continuaras como hasta ahora solo disfrutando de la vida? ¿O acaso hay otra posibilidad? ¿Y si no todo es tan fácil como parece? ¿Qué pasaría si se complicarán las cosas? ¿Harry? Ó ¿Liam? Y Nikki... ¿A quién elegirías? *** Antes que nada aclarar que es una adaptación, y la autora me ha dado todos los derecho para publicarla.

27Me gustan
12Comentarios
996Vistas
AA

6. Capítulo 6: Amigos con derechos

-Oh, no- protesté al notar que el maldito despertador no pensaba callarse, aún muy dormida lo golpeé repetidamente tratan de que apagarlo.

-Calla ese maldito pitido- me pidió una voz que rápidamente reconocí como la de Harry, quien otro podía ser, después de todo había dormido con él, igual eso no fue lo más extraño, sino que por ninguna razón me sentía arrepentida todo lo contrario si no fuera porque tenía clases en poco rato lo repetiría, no tenía ningún tipo de duda.

-Arriba vago, tenemos clases- le dije mientras lo removía luego de colocarme su camisa.

-Mmm… Un ratito más- me rogó más dormido que despierto tapándose la cara con la almohada, me levanté de la cama y me dirigí al baño tranquilamente a arreglarme, ya sería problema de él si no llegaba a clases; ya en la ducha sentí como alguien se metía en el baño.

-Vete de aquí- le ordené.

-¿Por? Pensé que nuestros problemas se habían terminado, y si es por verte desnuda te aseguro que  recuerdo perfectamente cada uno de tus detalles- me contestó algo divertido provocando mi sonrojo.

-Vete- repetí algo avergonzada.

-No quiero- me respondió metiéndose en la ducha.

-Harry, tenemos clases en una hora, debes volver a tú casa- le manifesté.

-No me importaría faltar a clases- me insinúo arrinconándome contra una de las paredes de la ducha.

-Styles, no, ve a tú casa a vestirte- le indiqué.

-No quiero- me contradijo como niño pequeño antes de besarme.

-¿Sabes? Un baño de agua fría no te haría nada mal- le aclaré antes de salir del agua.

-Oye, no me dejarás así- me advirtió saliendo detrás de mí.

-Sí lo haré, Louis vendrá dentro de minutos ¿y qué pretendes decirle al verte aquí? - indagué mientras me envolvía en una toalla y le pasaba otra a él.

-Eh… yo… creo que…- trató de buscar una escusa pero no había.

-No le dirás nada, porque no paso nada- le aceleré muy segura.

-¿Cómo? No puedes decirme que no paso nada, fue la mejor noche de todas- me contradijo como tonto sin entender lo que quería decir.

-¿Ves que eres idiota?- dije rodando los ojos.-Me refería a que para él no pasó nada, ni va a pasar, y para nosotros fue solo sexo, muy bueno, pero sexo al fin- le expliqué entre tanto me vestía y él me miraba anonadado.

-¿Solo sexo?- repitió sin creérselo.

-Sí, ¿Qué crees? No me digas que te enamoraste- me burlé entre carcajadas.

-¡No! Pero… no quiero que sea una sola vez, la pasé demasiado bien contigo, nadie me había hecho sentir así antes- me aclaró cogiéndome por la cintura y acercándome a él.

-Eh…Yo no sirvo para las cosas "serias", creo que cuando dos personas "deciden" estar juntas todo se arruina, es mejor dejar ser las cosas- le comenté algo distante.

-Yo no quiero que seamos novios, no me malinterpretes, pero no quiero tener novias, soy un chico libre, pero… quiero estar contigo- me aclaró algo enredado. 

-Opino lo mismo, nada de cosas serias, ni demostraciones amorosas- acepté con cara de asco, nunca me habían gustado lo "novelesco".

-¿Esto quiere decir que somos… "amigos con derechos"?- cuestionó acercándome más a su cuerpo tapado solo con una diminuta toalla.

-Sí, supongo- confirmé provocando nuestras risas por lo tonto que sonaba.

-¿Te das cuenta que hasta ayer me querías lo más lejos posible y ahora no te quieres separar de mi?- bromeó acercándose más a mí, si eso era posible, para que notara su miembro entre mis piernas.

-La vida es demasiado loca,  lo tengo totalmente confirmado- me justifiqué divertida antes de que él me besara, -Creo que debemos poner reglas- propuse.

-¿Cómo cuales?- indagó entre risas, esto en verdad era demasiado loco.

-Em… Ninguno de los dos puede sentir nada por él otro, en cuanto pase lo dejaremos- propuse.

-Acepto… ¿Qué te parece nada de peleas tontas, y menos por celos?- sugirió el castaño acertadamente.

-Genial, ¿nada de mentiras?- continué con las "reglas" a establecer.

-Cero mentiras entre nosotros, porque no podemos decirle a nadie- agregó.

-Eh… no le diremos a Lou- correjí.

-¿Y qué hay de los demás?- preguntó sin comprender mi idea.

-Necesitamos quien nos cubran, y Niall es mi chico perfecto- me expliqué.

-Está bien, él mío será Zayn, nunca nadie sospecha de él-.

-Nada de miraditas muy significativas ni nada de amor- continué mientras ambos caminábamos por mi habitación en busca de ropa.

-¿Tienes miedo a enamorarte?- me interrogó provocando que frenara bruscamente mi búsqueda. 

-¿A qué se debe esto?- le pregunté entre tanto le lanzaba su "bóxer".

-Oye, no tiene arreglo- protestó al recibir dos pedazos de tela.

-Perdón, suelo ponerme algo… violenta- me disculpé -igual no has respondido mi pregunta- le indiqué.

-Creo que tienes miedo a enamorarte, huyes de los piropos, chicos que pueden hacerte feliz, y te acercas a los que te lastimarán y de los cuales no terminarás de enamorarte- me expuso su punto.

-Solo… creo que el amor arruina todo, nunca vi a una pareja "feliz" que terminara bien, mis padres murieron, los papás de Louis, de los cuales siempre creí que eran perfectos el uno para el otro se separaron, y nunca vi una pareja que dudara y no se arruinara por pavadas, el amor de pareja no existe- me expliqué.

-¿Y qué crees que siente Tommo por Ele?- indagó.

-Cariño, uno especial y puro, una gran atracción que se suele confundir con amor- respondí muy segura.

-Eres rara- me comentó abrazándome nuevamente por la espalda.

-¿Desde cuándo tanto cariño?- pregunté extrañada. 

-Desde que me hiciste pasar la mejor noche de mi vida, no dejaré que te enamores de nadie, te quiero solo para mí- me contestó besando mi cuello.

-Creo que exageras- le resté importancia. -Demonios- renegué al escuchar el timbre, -Vete- le ordené a Harry.

-¿Qué? ¿Por dónde quieres que me vaya?- cuestionó.

-No sé… por la ventana, hay un árbol, cuélgate de él, o haz lo que quieras, pero desaparece de aquí, Louis te ve y se arma- le ordené cogiendo sus cosas del piso y dándoselas para que se marchara. -YA VOY- grité al escuchar por segunda vez el timbre, -Vete- le ordené empujándolo hacia la ventana.

-Espera que me vista por lo menos- protestó.

-Tienes un minuto- le advertí antes de salir del cuarto rápidamente acomodándome la ropa. -¿Ele? ¿Qué haces? ¿Y Lou?- pregunté al notar que venía sola.

-¿No te acuerdas? Tenemos una apuesta y vengo a cerciorarme que la cumplas, y por lo que veo no está sucediendo, anda, a tú cuarto- me ordenó.

-¿QUÉ? NO- la detuve, no podía subir, vería a Hazza y se pudriría todo.

-¿Qué pasa?- inquirió parándose con la postura "a mí no me engañas, aquí sucede algo".

-Nada, solo que… está bien- acepté, ya se debería haber ido. 

-Estas muy rara- me contestó poco convencida.

Subí demasiado lento la escalera, rezando para que el castaño ya haya desaparecido.

-¿Y Lou?- indagué nuevamente.

-Iba a demorar porque se quedó dormido, ¿tú hace mucho despertaste?- me contestó con ese tono cotilla que solía tener.

-Eh… Sí, hace unos cuantos minutos- le respondí dudosa abriendo lentamente la puerta del cuarto y cerrándola rápidamente al notar que todavía seguía allí.

-¿Qué pasa?- indagó la castaña cruzándose de brazos y mirándome con mis ojos acusadores.

-Nada- le conteste rápidamente.

-Claro- me dijo sin creerme nada e intentando abrir la puerta.

-NO… Eh… Está muy desordenada- argumenté de muy mala manera.

-¿Desordenada? ¿Y eso desde cuando te importa? Hazte a un lado- me ordenó antes de empujarme y pasar. -No está tan desordenado, lo he visto peor- me dijo provocando que volviera a respirar tranquila.

-Eh si, Teresa no ha venido en días, se enfermo- le comenté refiriéndome a la mujer que me ayudaba a mantener la casa decentemente.

-¿Por qué estas tan rara? Ayer desapareciste de un momento al otro, hoy pareces que ocultas algo, ¿Qué paso anoche?- indagó.

-Em… nada, solo… No quiero pasar un papelón en clases- traté de justificarme un poco más creíble.

-No es para tanto, te traje algo que se adecua perfectamente en la mezcla de tu estilo y el de una chica- cambió de tema, seguramente sabía que no le iba a decir y era al pedo que insistiera.

-¿Qué trajiste?- cuestioné esperanzada de que no sea tan sexy como el vestido de ayer.

Ni bien me lo mostró me encontré con un short celeste, algo corto para mi gusto pero por lo menos era un short, una remera naranja floja, por suerte y gracias a Dios, algo deportiva, y unos zapatos en combinación, viéndole el lado positivo podía ser peor, ese conjunto podría soportarlo, (http://www.polyvore.com/sports/set?id=58994713 en comentarios).

-¿Qué te parece?- preguntó esperando mi aceptación.

-Me lo pondré, sé que podría estar peor, no me gusta tener las piernas descubiertas pero… no me queda otra- accedí.

-Todavía no logro entender como teniendo ese cuerpazo te dignas a vestir con ropa floja, yo tengo tus piernas y ando todos los días de mini- comentó divertida luego de abrazarme.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...