Show me you care [Español]

  • por
  • Rating:
  • Publicado: 7 ene 2014
  • Actualizado: 21 mar 2014
  • Estado: In Progress
Todo se decide en la final del programa con más audiencia del país llamado "En lo más alto". Una oportunidad para María, que tras llegar a la final, cambiará su vida para siempre. Tras el veredicto de la audiencia, y gracias a internet hace que la famosa banda del momento, One direction, descubra su actuación y tome una decisión que cambiará su vida para siempre. Al igual que sus sentimientos.

8Me gustan
3Comentarios
587Vistas
AA

4. Capítulo 3

-       María.- una voz me susurraba, aunque no sabía quién era.- Despierta, ya son más de las doce. Levántate si no quieres que se te junte la comida con el desayuno.

Poco a poco abro los ojos y veo que la luz ilumina el cuarto haciéndome mucho daño en los ojos y volviéndolos a cerrar. Alguien, supongo que el propietario de la voz, me empieza a zarandear. Primero suavemente, luego más fuerte haciendo que por fin abriera los ojos. Lentamente enfoco la vista en la persona que se había tomado la molestia de despertarme de mi bello sueño y veo que es mi hermano Jose. La gente dice que me parezco a él, pero no sé en qué. El tiene treinta años, los ojos de un azul eléctrico, su pelo es corto con rizos negro azabache. Siempre con una sonrisa en el rostro.

-       ¡Ya voy!- le respondo retirando un poco las mantas. Estamos a principios de abril, pero aun así en Ciudad Real sigue haciendo frío.

Mi hermano se va de la habitación cuando ve que me siento en la cama. Mi cara debe de ser un poema. Cojo un coletero de mi mesilla de noche y me hago una especie de coleta-moño. Me levanto lentamente, cojo mi bata de detrás de la puerta, me la pongo y bajo las escaleras en dirección a la cocina. Entrando por la puerta veo que está mi madre, me acerco a ella y le doy dos besos. No sé por qué por las mañanas nada más levantarme soy incapaz de hablar, no es que no pueda, si no que me da pereza.

-       ¡Buenos días hija!- me dice mi madre.- ¿Qué tal has dormido?

Hago una especie de sonido con la garganta que da a entender que estoy bien. Mamá me sonríe y sigue preparando la comida de hoy, que por lo que podía oler era paella.

Cojo dos rebanadas de pan de avena y las meto en el tostador. Mientras me hago un Cola-cao y saco el aceite y el tomate para untarme en las tostadas. Coloco todo encima de la mesa y me siento a esperar las tostadas. Un minuto después salen con un pequeño salto. Me levanto a por ellas, las cojo con cuidado de no quemarme y vuelvo a la mesa para disfrutar del desayuno.

Tardo unos quince minutos en desayunar tranquilamente y cuando termino pongo todo en su sitio y vuelvo a mi habitación a preparar la ropa que me pondría hoy. Mis pantalones negros con una blusa que tiene un dibujo del ying yang a diferentes colores, una chaqueta blanca y mis converse rojas. Recuerdo coger el móvil antes de comenzar mi ducha y pongo el reproductor en modo aleatorio, de modo que empieza a sonar “Die Young” de Ke$ha.

Me dirijo al baño a tomarme una ducha relajante. Pienso en las cosas que tengo que hacer hoy. Ir a la academia a preparar las canciones de un concierto privado que tendré pasado mañana. Como me han pedido las canciones que canté “en lo más alto”, no necesito preparármelas demasiado. Solo recordar los tonos, los momentos delicados, la partitura y los acordes de una que cante con mi guitarra.

Empieza a sonar “Trainwreck” de Demi Lovato cuando por fin termino de enjuagarme todo mi cuerpo salgo de la ducha, me envuelvo en una toalla y en vez de secarme espero que la toalla lo haga por sí sola. Si os habéis dado cuenta soy un poco vaga. La gente no se lo cree, ya que tenía las mejores notas de mi curso y las mejores de selectividad el año pasado. No empecé en la universidad, ya que en verano fueron los castings para “en lo más alto” y al elegirme decidí darme un año dedicado al programa.

Suena “Try” de P!ink. Entonces me noto lo bastante seca tras unos minutos y empiezo a untarme crema hidratante por todo el cuerpo. Me empiezo a poner la ropa menos las converse y la chaqueta, ya me las pongo después. Me lavo los dientes y empiezo a pensar, otra vez. Cuando me vuelvo a acordar que me estoy lavando los dientes, ya no noto el sabor de la crema. Lo escupo todo al lavabo y me enjuago bien. Las notas que emite el piano de “They don’t know about us” resuenan por todo el baño. Acto seguido me lavo la cara bien con agua eliminando cualquier resto de la tierra de los sueños que me quede.

Cojo el móvil junto con mis zapatillas y la chaqueta blanca y vuelvo a la habitación con el ritmo de “I should have kissed you” de One direction. Me tumbo bocarriba en mi cama todavía desecha y contemplo el techo del que cuelga la lámpara. Disfruto del momento, de la tranquilidad que me transmite hasta que suena “Clint Eastwood” de Gorillaz. Me deprime esa canción, no sé por qué la tengo en el móvil. Hace que me siente y me enfunde mis zapatillas tras un poco de lucha entre ellas y yo.

De repente se corta la canción sonando a todo volumen “Stereo Hearts” mi tono de llamada. Corro hacia el móvil y pulso el botón para contestar.

-       ¿Sí?- digo por el micrófono del móvil.

-       ¿María? Soy Risto.- responde la voz a través del teléfono.

-       ¡Buenos días Risto! ¿Qué tal estás?- respondo con alegría en la voz.

-       Bien. Tengo algo importante que decirte.

-       Vale, dime, ¿qué pasa?- respondo con cierta preocupación en mi interior.

-       Necesito que estés en cinco minutos en la escuela de música.

Miro el reloj, son las doce y media de la mañana.

-       De acuerdo, ¿te espero fuera o paso a la sala?- digo ya un poco más tranquila, aunque no del todo.

-       No, es que me ha llamado Carlos diciéndome que tenías que ir a las doce menos veinticinco a la academia que quería darte una clase antes de comer.

-       ¡Vale, de acuerdo!- digo completamente aliviada. Creía que iba a ser algo malo.

-       Hasta luego María.- dice con un  tono serio.

-       ¡Adiós Risto!

Meto mi móvil en su funda, me pongo la chaqueta y busco en el armario mi abrigo. Me aseguro de que he cogido todo, el móvil, algo de dinero, mi mochila con algunas cosas fundamentales y mi guitarra. Bajo las escaleras trotando, cojo mis llaves y me despido de toda la casa antes de irme.

-       ¡Me voy a la academia! ¡Vuelvo para comer!

Oigo un “vale”, supongo que de mi madre o de mi hermano por que el resto no sé dónde está. Abro la verja de mi casa y cierro detrás de mí mirándome en el espejo del portal de al lado. Comienzo mi corto trayecto que no dura ni tres minutos, ya que cuando llego allí son menos veinticinco en punto.

Llamo al timbre como siempre y Ana me saluda desde su sitio. Me indica que pase a la sala de siempre que me esperan.

Recorro al pasillo y abro la puerta de la sala 5. Me encuentro con un chico, pero no es Carlos. Lleva una capucha que le tapa el pelo, y unas gafas de sol que cubren sus ojos, de forma que no puedo vérselos.

-       ¿Me he equivocado de sala?- digo dirigiéndome a aquel chico que aparentaba más o menos mi edad.

Me mira dubitativo y tras un momento me hace una señal para que pase.

-       ¿Eres María, verdad?- dice con un extraño acento, que parece inglés.

-       Sí, soy yo. Pero creía que aquí estaba mi profesor.

-       Carlos, no ha podido venir hoy.- habla muy despacio y se interrumpe innumerables veces para poder terminar la frase.- Me ha pedido que repase yo contigo las canciones.

-       De acuerdo, ¿cómo te llamas tú?

-       Yo me llamo…- se queda callado de repente y se rasca la oreja.- ¡William! Me llamo William.

-       Encantada.- digo con una sonrisa intentando tranquilizarlo, aunque se le nota muy nervioso.

Cojo mi silla de siempre y dejo con cuidado la guitarra a mi lado

-       Igual. Bueno Carlos me ha dejado esta lista de canciones para que repasemos. Veamos, tenemos “Set fire to the rain”, “Born this way”, “Girl on fire”, “Quedate conmigo”,  “Wings”, “Fix a heart”, “Euphoria” y aquí pone la otra opción.

Me levanto y me sitúo a su lado y noto que está muy tenso. Miro al papel y veo que pone  “la otra opción de la final”. Chasqueo la lengua y vuelvo a mi sitio.

-       Ya sé a qué se refiere.- digo aclarándoselo a William.

-       ¿A qué?- me pregunta claramente intrigado. Justo en ese momento se le bajan un poco las gafas de sol y puedo notar un cierto tono azul en sus ojos, aunque antes de poder ver claramente el color se las vuelve a subir.

-       En la final del programa estaba indecisa entre dos canciones, y al final me decidí por “Fix a heart” de Demi Lovato. Pero mi otra opción era “More than this” de One direction.

-       ¿Por qué no empezamos por esa a calentar y vea como cantas?

-       ¡De acuerdo!- esbozo una pequeña sonrisa y veo que William también. Noto que el ambiente se relaja.

-       Si quieres toco yo la guitarra.- se ofrece William.

-       Vale, aquí tienes la partitura. Se la ofrezco pero él la rechaza.

-       Me la sé de memoria. Me encanta esta canción.

Toca la introducción que es un punteo bastante difícil y cuando me toca empiezo a cantar bajo la atenta mirada de William.

Siento la música fluir a través de mi cuerpo haciendo que mi voz y la guitarra sea una melodía perfecta. En ese momento solo existíamos William y yo. Nos mirábamos a los ojos y nada podía interrumpir ese momento. Algo surgió en mi estomago, que hacía que cantara con más sentimiento, intentando echarlo. Pero no podía. Llegamos al final y despierto de mi trance, aunque mi estómago sigue igual. No se calma esa sensación que tanto me agrada y me hace que sonría a William.

El me devuelve la sonrisa y está como ¿casi dormido? Deja la guitarra en el suelo, se acerca a mí me dice.

-       María, me ha encantado. Nadie me ha transmitido eso cantando jamás. Tienes un  don muy especial que hoy en día falta a la mayoría de la gente en el mundo de la música. Has dejado todos mis sentimientos a flor de piel y este don que tienes va a hacer que seas toda una estrella.

-       Muchas gracias William.- la sensación de mi estomago había reducido considerablemente. Pero aun sentía un pequeño cosquilleo que me hacía sonreír.- No sé qué decir.

-       Por esto que me has demostrado María. Debo revelarte un secreto.

-       Adelante.- mi sonrisa desaparece y la preocupación de nota en mi rostro aunque se queda en asombro cuando William se quita la capucha y las gafas de sol, dejando al descubierto quién es realmente.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...