Roller Coaster

Soy conocida por todo el mundo, pero no por cantar, sino por como me muevo. Necesito guardaespaldas, tengo manager... prácticamente vivo como cualquier estrella del pop. Pero, aun no he conseguido todas mis metas, aun me quedan dos. 1° Ir de gira. 2° Enamorarme.

11Me gustan
4Comentarios
159Vistas
AA

2. Capitulo 1

"Encantada,"

Algunas veces, las personas se sienten perdidas. Tan perdidas que se preguntan a si mismas el por qué de existir. Pero, todas las personas estamos aquí con el fin de hacer algo, ya sea cantar, bailar, amar...e incluso sufrir.

Muchas veces debemos luchar por aquello que deseamos conseguir, hay veces que lo conseguimos. Otras, simplemente, quedan en el olvido.

Al principio, yo no sabía que papel tenía en este mundo. ¿Qué debía hacer en este mundo en donde, por cada cosa que hagas, se te critíca?

La sociedad puede llegar a ser muy mala, tan mala, que llegas al punto de pensar tales cosas que solo te van a hacer más daño aún.

Cerré los ojos con fuerza, intentando aguantar mis lágrimas. Esas lágrimas que solo podrías sacar en un lugar solitario, en donde nadie te pudiera ver y pensar que eres débil y frágil. Si las muestras, les llevaría a encontrar tu punto débil a tus enemigos, y yo debía demostrar que era más fuerte que eso.

Giré mi cabeza hacia la oscura ventana en la que se podían divisar a los coches pasar rápidamente bajo la plena lluvia primaveral. Bruce y Dave iban a mi lado.

Cerré mis ojos por unos minutos, mientras la música brotaba de mis auriculares que llegaban diréctamente a mis oídos. La voz de Bruno Mars me hacía dejar de pensar, llevándome a otro mundo en donde yo era feliz.

Pensaba demasiado, y siempre tanto pensar me llevaba a malas conclusiones. Muchas veces, debería dejar de pensar tanto y preocuparme menos. Pero no puedo.

Sentí un golpe leve en mi brazo, abrí los ojos y me giré. Bruce me estaba intentando llamar la atención. Me quité los auriculares, y levanté una ceja.

"¿Qué quieres?" le miré entrecerrando mis ojos.

"Ya hemos llegado al hotel" me indicó Bruce con una sonrisa. Asentí con la cabeza mientras guardaba mis auriculares en el bolsillo, junto al iPod.

Me abrió la puerta Dave, mi guardaespaldas. Salí del taxi en donde había estado horas para llegar a la gran ciudan en donde me encontraba en este instante, Los Angeles. "Las maletas las llevarán luego a la habitación." Asentí desganada. El viaje me había dejado completamente agotada. Deseaba llegar ya a la habitación y tirarme directamente a la cama para descansar. Al día siguiente tenía una actuación y debía de estar con fuerzas.

Caminé hacia la puerta del hotel junto a Bruce y Dave por delante mío. Me apresuré a entrar, aun caían pequeñas gotas de lluvia.

Llegamos al mostrador, un hombre de cabello negro y nariz aguileña nos atendió.

"¿Tienen reserva?" él sonrío. Era increíble como la gente tenía la capazidad de sonreír, aunque no tuvieran motivo para hacerlo. Me mordí el labio intentando dejar atrás mis pensamientos.

"Si, a nombre de Bruce Johnson. Soy el representante de Channel West." le miró fijamente. Parece ser que el hombre me reconoció y abrió fuertemente sus ojos. Se agachó y cuando se volvió a levantar nos tendió tres tarjetas de nuestras próximas habitaciones.

"Aquí las tiene. Perdonde por las molestias." este mostró una pequeña sonrisa en la que demostraba nervios y vergüenza. Le sonreí amablemente.

Agunas veces me gustaba que la gente no me reconociera, que no supiera que soy la famosa Channel West, una de las mejores bailarinas internacionales. Suspiré.

"Gracias." Bruce cogió las tarjetas y nos entregó a Dave y a mi una.

Caminamos hacia el ascensor, mi respiración se fue agitando. Sí, tenía claustrofóbia. Siempre que tenía que ir en ascensor intentaba pensar en cosas, en cosas que no fueran espacios cerrados claramente. Así se me pasaba el tiempo, y no creaba ningún espectaculo de ataques de ansiedad.

Mordí el interior de mi mejilla mientras Bruce apretaba el botón para llamar al ascensor. Sonó una melodía de teléfono. El mío no podía ser, estaba sin carga en este momento. Bruce sacó su iPhone de entre el bolsillo de su pantalón y lo descolgó.

El ascensor llegó, mi estomago comenzó a removerse. Entramos y me intenté concentrar en la conversación que mantenía Bruce con quien sabe quien. Parecía feliz.

"Si, estoy seguro de que se alegrará al saber esto." se mostró sonriente. Mi curiosidad aumentó. Seguí escuchando. "Entonces, mañana a las nueve para después de la actuación." el ascensor hizo un ruido, y al segundo paró y abrió sus puertas. Salí rápidamente de aquel horrible lugar y me fui directa a la habitación. Ya me enteraría más tarde de que hablaba Bruce.

La habitación era enorme, era lo más parecido a una suite. Era tan grande que si me pusiera a observar todo nunca acabaría, y eso no ayudaba con lo agotada que me sentía.

Tengo que descansar, mañana será un día muy largo.

Corrí hacia mi cama y me tumbé, las maletas deberían llegar en cualquier momento.

Justo como si me hubieran leído el pensamiento, tocaron a la puerta.

Suspiré resignada. No tenía ganas de levantarme, pero si hay algo que soy es educada. Y no iba a hacerle esperar.

Abrí la puerta y me encontré con el hombre que me había atendido en recepción. Mostró una sonrisa en la cual se la devolví.

"Aquí tiene sus maletas" hizo una mueca mientras dejaba las maletas en el suelo.

"Muchas gracias" las metí hacia dentro. El recepcionista mostró una leve sonrisa y desapareció por el oscuro pasillo. Cerré la puerta, me tiré directa a la cama y la soledad me invadió.

La soledad para mucha gente es mala, no soportan estar solos. Se sienten desprotegidos, sienten como si les hubieran apartado de a las personas que quieren. Era desagradable para muchos.

En cambio, a mi me gustaba.

Es decir, todos necesitamos momentos de privacidad.

Sin casi siquiera darme cuenta, caí en los brazos de Morfeo dejandome placidamente dormida.

Los gritos de fans resonaban por todas partes, estaba a punto de actuar. Había estado toda la mañana entrenando para el baile. Decir que no estaba nerviosa sería mentira. Ya lo he hecho más veces, pero siempre se tiene la misma sensación que la primera vez.

Comenzé a calentar.

"Channel, después de la actuación tengo que presentarte a un amigo, tiene una gran oferta que podría cambiar mucho las cosas." miré a Bruce con curiosidad.

"¿Sábes de que se trata la oferta?" le pregunté mientras calentaba mis tobillos.

"Claro. Creemé que te gustará." sonrió mientras se iba. Fruncí mis cejas, odio que me dejen con la intriga.

La actuación había ido sobre ruedas, me encantaba cuando las cosas salían bien. Y tenía la esperanza de que el resto del día también me fuera bien.

Sin embargo, era muy improbable.

El reloj marcaba las nueve, así que me fui hacia mi backstage para cambiarme por la ropa que llevaba antes de actuar. Eran unos jeans rasgados claros, con una camiseta corta color negro con una el signo de la paz en el centro.

Tocaron a la puerta.

"Adelante." contesté mientras me colocaba bien el cabello. Cuando llegara al hotel me ducharía tranquilamente. La puerta se abrió y de allí se asomaron dos caras, una la conocía perfectamente. Otra, me sonaba bastante.

"Lo hiciste genial Channel." me dijo Bruce mientras me abrazaba.

"Gracias." sonreí mientras nos apartabamos del abrazo.

"Hola, soy Scooter Braun." se presentó el hombre el cual me sonaba su cara. Sonreí y nos dimos dos besos.

"Encantada, soy Channel West." respondí algo nerviosa.

"Quiero que cuando vayamos al hotel te arregles. Iremos a cenar con Scooter y Justin." me avisó Bruce. Mordí mi labio con nerviosismo, aun no sabía a que venía todo esto.

"Está bien, pero ¿quién es Justin?" pregunté tímidamente. Scooter y Beuce sonrieron a la misma vez.

"Justin Bieber." contestó Scooter divertido. Mis ojos se agrandaron y por poco mi boca tocaba el suelo. ¿Justin? ¿Justin Bieber? ¿Ese chico tan famoso que tiene a millones de chicas detrás? ¿El que a ganado cientos de premios? Creo que me iba a desmayar aquí misma, y eso que no soy Belieber.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...