Mi Hermanastro,Harry?

-¿Te das cuenta de que eres mi hermanastro? ¿Harry?- — Lo sé!. No me fastidies!.

97Me gustan
111Comentarios
39016Vistas
AA

36. “Trust me”

“Trust me” Capítulo 36

NARRA DANNA.-

Abrí lentamente los ojos, una solida pared blanca, el techo de la habitación y su olor que imana tranquilidad me decían que estaba en algún hospital.
Me asusté un poco, no recordaba por que estaba aquí, me dolía un poco la cabeza. Tenia una venda en ella.

(...)
Mi padre, Anne, Gemma e incluso Drake ya habían venido a verme.
Pronto alguien quiere entrar. Cierro un poco los ojos por el cansancio. Se hace notar aquella presencia tan llamativa y animada. Harry.
Ahí estaba, recargado en el marco de la puerta sonriéndome. Pronto se acercó a mi.

—Me tenias algo asustado tonta. -Se sentó en uno de los extremos de la cama.
—¿algo? -Pregunté.- Anne, Gemma y Drake mencionaron que estabas muerto del miedo allá afuera, que estabas muy nervioso e incluso habías llorado. -Arqueé mis cejas.

Él se hizo el sorprendido se notaba por su boca entreabierta sonriente y sus cejas arqueadas. Luego rió.

— Eso no es cierto -Me abrazó.
—Sólo una cosa. ¿Qué demonios hacías haya? -Rió.
—Estaba aburrida. -sonreí

Me miró juguetón y comenzó a hacerme cosquillas. Odiaba lo cosquilluda que podía ser, más que Harry sabía mis puntos débiles, no todos, pero la mayoría. 

—Para, prometo no acercarme a las escaleras. -Dije entre risas.
—Danna, que tonta. -Rió conmigo.- ya van dos, me rehuso a perderte, ahora tendré que cargarte todas las veces que subas alguna escalera. 
—Bien, te doy el derecho pero déjame. -Supliqué.
—y... -Hizo una pausa.
—¿y? -Pregunté apenas pudiendo hablar.
—¿Me datará dormir en tu cuarto?, Los chicos me han vuelto a enloquecer con sus vídeos nuevos. 

Reí

—Que nena -Añadí.- 
—¿¡Qué!? -Pregunto juguetón.
—Está bien, sólo déjame. -Reí.

Segundos después de mis suplicas por que se detuviera. Se detuvo.
Me miró, pude notar sus pupilas enormes, sus ojos verdes con aquel brillo que añoraba tener en mi. Esa sonrisa con adorables hoyuelos estúpidos que me hacen sonreír tontamente. 
Se acercó a mi, y me besó. Un beso seguro y liberador, algo intenso y tierno. Como el que añoraba tener desde los 13, siempre imaginé que tendría ese beso con ese alguien especial, nunca imaginé que Harry. 
Me dediqué a disfrutar de el momento que en algún momento sería interrumpido, y tenía razón.
Alguien entró, ambos nos despegamos como rayos, asustados . ¿Quien sería, Anne, mi padre, Louis, Gemma, Drake?. Me giré para ver aquella silueta.
El doctor, menos mal. 

—Bien, Danna tomarás reposo unas horas, -Dijo el medico mirando su reloj.- son las 8:00p.m, puedes irte a las 10:00p.m. -sonrió.- tu.- señaló a Harry.- debes irte. 
—Bien -Dijo el. Se dirigió a la puerta y justo antes me regaló una mirada reveladora. Me guiñó el ojo y se fue.
—Adiós -Sonreí.
—Acompañaré a tu novio .-Me guiñó el ojo el doctor.-
—Sí, deberí... ¡Qué!, ¿¡Novio!? No! -Dije.

El doctor sólo rió y salió de la habitación.

NARRA HARRY.-

Me dirigía a la sala donde Mi madre y Steve, al parecer Gemma, Louis y Drake ya se habían ido a casa, pronto el doctor me alcanza. Y juntos llegamos a aquella sala cómoda.

—Bien, ella tomará reposo, está bien, sin duda tendrá dolores de cabeza, -Dijo escribiendo una receta.- tenga, estas le servirán para el bienestar de su hija, .-nos extendió la receta.- y tu novia. -sonrió.- ella estará bien.
—Ella estará bien. -dije tranquilo.- espere, dijo novia!?, no, no, -reí nervioso.- e-ella, p-pregúntele a mi madre, nos la pasamos peleando. P-preguntele. -titubeé nervioso.
—Ella, ella no es su novia. -rió Anne.
—oh, perdonen esque cuando entré a la habitaci..
—Nos peleábamos, cuando entró usted nos peleábamos. -Dije interrumpiendo al doctor..- estábamos muy cerca ya que yo tenia algo en el ojo, ella me picó el ojo. -Inventé tal estupidez. 

Anne rió.

Estaba muerto, el medico seguro vio el beso, no podía ser verdad, estuvo apunto de revelarse. Mierda.

(...)
—¿Dices que tu esperaras solo? ¿Seguro? -Preguntó Steve.
—Sí, estaré al pendiente de ella, yo la llevaré a casa segura. -Afirmé.
—Bien. En 40 minutos te quiero en casa. -Dijo Anne.

Nos abrazamos, despedimos y ellos se fueron dejándome solo.
Yo la llevaría a casa a las 10:00pm. Aun faltaba tiempo y decidí dormir un poco. Tuve un día algo pesado.

(...)

Pasó el tiempo y ella y yo habíamos llegado a casa.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...