Promises are broken

"¿Prometes que te quedarás?"
"Lo prometo."
"¿Por siempre?"
"Por siempre. Contigo."

Pero no todas las promesas son reales. A veces, la gente cambia y las promesas se rompen.

35Me gustan
16Comentarios
813Vistas
AA

2. ¿De viaje?

 

- ¡No puedes obligarme a ir! - gritó una chica tratando de librarse del agarre de su hermano. 

- Soy tu hermano mayor - la chica rodó los ojos. -, y tienes que obedecer mis indicaciones. 

 

Tomó a la chica de la cintura y la llevó cargando a su habitación para que sacará las valijas y comenzará a empacar; su vuelo salía a la una y eran las once.

 

- ¡No, no quiero ir a Atlanta! - volvió a gritar mientras se sujetaba la pared para evitar que su hermano siguiera avanzando. - ¡Suéltame, Chaz! 

- ¿Quieres que te suelte? - preguntó su hermano arqueando una ceja. ___ (tn) asintió. - Bien.

 

Dicho ésto soltó a la pelinegra la cuál cayó de espaldas al suelo. La chica se quedó mirando a su hermano y cruzó los brazos negando con la cabeza.

 

- Venga. Mamá pagó los boletos y van a ir los chicos. 

 

Los chicos. ___ (tn) sonrió ante la idea de que todos sus amigos irían allí, cuándo abrió la boca para resignarse a aceptar decidió cerciorarse del todo qué al decir "los chicos"  se refiera a todos los chicos.

 

- ¿Te refieres a los Beadles, Ryan, Lily, Jamie y Mina? - su hermano asintió, ___ (tn) suspiró -. De acuerdo, iré a ese viaje. 

- ¡Gracias por aceptar hora y media antes del vuelo, Katherine!

- Las culpas las tienes tú por no decirme cuándo compraron los boletos, idiota. - La pelinegra guardó silencio. - ¡Y no me digas Katherine, Chaz! - le pegó en el hombro.

 

Chaz empezó a soltar unas carcajadas y la pelinegra abrió la puerta de su cuarto para empacar la ropa qué necesitaría en ese gran mes que estarían en Atlanta. Un mes estaría en ese lugar, mientras empacaba su mente trabajaba preguntas sin responder "¿Qué, en el nombre de Dios, vamos a estar haciendo allá un mes?" "¿Por qué tengo que ir?" "¿Para qué vamos un mes?"  Todos estos pensamientos se vieron interrumpidos cuán ___ (tn) escuchó que alguien abría la puerta de su cuarto.

 

- Los chicos llegaron. Vamos ___ (tn) - dijo Chaz sonriendo. 

- Creo que te hace mucha ilusión que vaya, ¿cierto hermanito? - preguntó ___ (tn) al llegar al lado de su hermano con las valijas.

- No sabes cuanta, ___ (tn). Dame eso. - Le quitó las valijas y bajo corriendo, sabía que a la pelinegra no le gustaba qué le hicieran eso. 

 

Salieron de casa y se subieron al taxi dónde se encontraban los demás. 

 

- ¡___ (tn)! Pensábamos qué no ibas a venir. - Dijo Caitlin.

- Y no iba a hacerlo, pero... - Jamie la interrumpió.

- ¡Pero Chaz te dijo que íbamos a ver a J...! - antes de qué terminara la frase Lily le lanzó una chamarra a la cara.

- No le hagas caso a Jamie, está emocionado de salir por fin de Stratford por una vez en su vida, ¿cierto Jamie? - dijo Mina. Jamie asintió con la cabeza. 

- Bueno..., en realidad vine por qué a Chaz le hacía mucha ilusión. - Dijo ___(tn) con tono confundido.

 

Los chicos sonrieron cómplices y después de eso todos se fundieron en un profundo silencio durante el trayecto al aeropuerto. Al llegar sacaron sus valijas del taxi y pagaron lo que se debía, cuándo el taxi se fue ___(tn) rompió el silencio.

 

- Está bien, creo que alguien no voy a decir quién Caitlin - dijo remarcando el nombre de la castaña. -, confundió un viaje con una mudanza. 

 

Los chicos voltearon a ver a Caitlin, la cuál sonrió inocentemente por todo el equipaje que llevaba: tres valijas grandes y dos bolsas de mano. 

 

- ¿Qué dices, ___(tn)? - habló el hermano de Caitlin, Christian. - Si eso me alcanza para tres semanas. - Dijo con voz chillona tratando de imitar a su hermana.

- Pero bueno, ¿nosotros nos vamos a quedar aquí criticando mi equipaje? Se hace tarde y el vuelo nos deja, vamos Chaz. - Caitlin jaló a Chaz de la muñeca cargando todo su equipaje y lo dirigió a la puerta de verificación.

 

Los demás reían mientras seguían a paso veloz a Beadles y Somers. 

 

 

Al cabo de unas cuatro horas se encontraban en el aeropuerto internacional de Atlanta, la ciudad estaba nublada y comenzaba a llover. 

 

- Estoy casi segura de que ese piloto dijo que haría calor. - Dijo ___(tn)

- Tranquila, no es nuestra culpa qué odies la lluvia, Katherine. - Farfullo Jamie.

- Yo no la odio, en realidad me gusta, pero sólo cuándo tengo café y un buen libro para leer. - Habló Christian imitándola. 

- Miren, soy Christian Beadles y tengo voz de ardilla. - Contraatacó la menor de los Somers.

- Soy ___(tn) y me creo mucho.

- ¿Qué te pasa, tonto? ¡Yo no me creo mucho! - dijo ___(tn) haciendo un hairflip.

- Bueno, no queremos hacer nuestro primer lío en un lugar público, ¿cierto? - Preguntó Lily sujetando a ambos por los brazos.

- ¡Él empezó! - Gritó ___(tn) mientras qué Christian gritó "¡Ella empezó!"

- Bienvenidos a Atlanta, chicos. - Dijo en un suspiro Caitlin.

 

Y tras ese comentario, la pequeña pelea de los menores de allí terminó, tomaron sus cosas y se abrieron paso al estacionamiento del aeropuerto. 

 

- Genial, ¿en dónde nos vamos a ir? No hay ninguna... - Comenzó ___(tn) pero Chaz le puso un dedo en la boca.

-Cállate y voltea a tu derecha. 

 

La pelinegra así lo hizo y al voltear su mandíbula casi se desencaja de su cara, sus ojos estaban abiertos cómo platos y los chicos se reían. La chica comenzó a parpadear rápidamente, no podía creer lo qué estaba viendo: un Audi R8 y una Range Rover.

 

- ¡Pido el Audi! - Gritó la morocha y salió corriendo hacia allí dejando su equipaje a mitad de la calle. Frenó en seco al oír un grito de Caitlin diciendo algo de sus valijas, y regreso con los chicos para coger sus cosas.

 

Esto sólo fue el principio de todo lo que le espera a ___(tn) Somers en su viaje a Atlanta, todo dará un cambio al llegar a la casa que compraron sus amigos en secreto. Quédense conmigo para descubrir la historia de ésta chica en sus vacaciones de verano.

 

 

 

 

 

 

 

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...