Sin arrepentimiento

Siempre sigue tus sueños, nunca pares, así se te atraviesen miles de obstáculos, pues eso son los que te harán saber si de verdad mereces eso que tanto deseas.

Y, el primer amor no siempre es el amor de toda la vida, recuérdalo, que te lo digo yo.

—Tina

0Me gustan
5Comentarios
105Vistas
AA

5. Qué me pasa?

3 meses en ArtMusic, y nada, no hay palabras como describir esta escuela, de verdad es como un paraíso o sino, entonces, se le parece. Las instalaciones son perfectas, sus espacios, y bueno, imaginense los alumnos, todo un sueño.

Regresando a mi dormitorio, me encuentro con Nissa, mi compañera de habitación, de planta baja, se me olvido mencionarlo. Ultimamente hacíamos todo juntas, pues las dos éramos muevas en esto, aunque ella no estaba becada, pero eso no importaba, en realidad hablaba poco con los otros compañeros a los cuales becaron al igual que a mi. Entonces, si, Nissa se estaba volviendo mi mejor amiga, por no encontrar otra palabra que decir, nos contábamos todo, pues no teníamos a quien más para desahogarnos mientras estábamos en ArtMusic, Nissa era linda, venía de Los Estados Unidos, específicamente de Malibú. Era de esas chicas estilo playero, libres, y apasionadas, que a todo le ponía su grano de amor.

—Hey, no te había visto desde que te fuiste esta mañana—dice Nissa.

—Si, lo siento, estoy agotada—me quejé—Estoy full en todas las áreas, examen en vocal, examen en postura, examen en acto escénico, examen en letras, examen, examen, examen—me seguí quejando.

—Calma, Tina, eso es momentáneo—responde Nissa.

En el fondo, yo sabía que me pasaba, y no eran los exámenes, pues los exámenes me encantaban aquí.

—Si, supongo—termino diciendo.

La habitación se encontró en silencio por varios minutos, hasta que oigo mi teléfono vibrar, ya que al estar en una mesa, ésta hacía un ruido necio al sentir los movimientos bruscos del teléfono.

Era un texto. Y de pronto una pequeña sonrisa sale de mi rostro.

—Hey, Tina, ya te olvidaste de mi?—Hazza.

Si, como lo dije antes, no eran los exámenes lo que me pasaba.

—Hola, Hazza. Para nada, tu nombre extraño no me permite olvidarte, jaja—respondo el texto.

—Dale gracias a mi mamá por ese nombre, muy perfecto por cierto como su hijo, jaja—respondió Hazza.

Vaya, que narciso este niño, siempre tiene que decir algo que no sea halagandose. Ja, pero, bueno, a quién miento, a veces tiene razón, o no, siempre tiene razón.

—Qué harás hoy?—vuelve a escribir Hazza.

—Nada, y menos contigo nombre raro—respondo.

—Jaja, pues tu crees, quieres salir hoy?—me pregunta.

—Depende, estoy aburrida, así que puede que sí.

—Depende de qué?

—De que si es divertido, entonces lo pienso—respondo.

—Paso por ti a las 8, Tina. No me extrañes mientras—termina escribiendo Hazza.

Mi cara era inexplicable, un poema en realidad. Ya van 3 meses en ArtMusic, y ya se me era difícil ocultar lo mucho que me atraía Hazza. Siempre salíamos, hacíamos cosas estúpidas, jugueteábamos, pero hasta ahí, hasta la fase de amigos. Lo peor era que pues obvio estaba clarísima de que no podía tener nada com absolutamente nadie, pues simplemente a lo que vine, pero no podía oponerme a este sentimiento de atracción hacia el, y lo que me preocupaba era que en algún momento alguien comience a sentir lo mismo que yo, específicamente una chica, y esta sea más astuta y algo clara sobre todo, y me lo quite, aunque claro, lo se, no me pertenece, pero estos celos, desgraciados celos. Pero qué me pasa? Es solo atracción física, pues era lindo, un niño casi perfecto, pero hasta ahí, o será que....? No, ni pensarlo.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...