Sin arrepentimiento

Siempre sigue tus sueños, nunca pares, así se te atraviesen miles de obstáculos, pues eso son los que te harán saber si de verdad mereces eso que tanto deseas.

Y, el primer amor no siempre es el amor de toda la vida, recuérdalo, que te lo digo yo.

—Tina

0Me gustan
5Comentarios
102Vistas
AA

4. Increíble, un escuela de ensueños

Ya, habían pasado 2 semanas, ya era hora de partir a mi nueva escuela. Triste por un lado, por dejar a mis padres, sin poder verlos por un largo tiempo, y también por Alonso, mi mejor amigo, con el que siempre hablaba, esperaba que nada cambiara entre nosotros.

De repente, recibo un mensaje de texto.

—Hola, linda Valentina, te veo hoy—Hazza.

Era el chico aquél, que conocí en las presentaciones, que abarcó mis pensamientos durante mi última canción.

—Si, nos vemos chico—respondo.

Me extraño que este chico, Hazza, me enviara un mensaje, pero de tal manera me alegro un poco el día.

De vuelta a lo mío, ya me tocaba lo peor, se acercaba la hora de mi vuelo, y me tenía que despedir, la cosa que más odio en todo el mundo.

—Chao, papá, te amo, prométeme que no volverás a discutir con mamá—le digo a mi padre, y éste asiente.

—Tranquila mi niña, no te prometo nada, pero te juro que todo estará mejor—me responde, con una sonrisa en la cara y dándome un beso en la frente—También te amo.

—Y a ti, mama, cuida a Karla, y mándale saludos de mi parte, te amo también—digo, mirando a mi madre, ésta me da un abrazo y suelta una lagrima—Basta mamá, me harás llorar, no me iré por toda la vida, calma—trato de calmarla un poco.

—Lo se mi niña, es una lágrima de felicidad por ti, tu sueño por fin ya comienza a tomar rumbo, te amo igual—termina diciéndome.

En eso llega Alonso al aeropuerto, mis padres saben lo unida que soy con el, y se van por varios minutos dejándonos solos. Nos abrazamos como por varios minutos, un abrazo fuerte, pues no me había separado así de Alonso desde nunca, siempre estábamos juntos, y lo más lejos que llegábamos a estar, era cuando nos íbamos de viajes, por ende, separarme por mucho tiempo de el, sería algo fuerte, pues había ganado la beca completa, y esta escuela de música, se basaba en clases por 1 año, con algunos que otros días libres, pero muy cortos como para poder venir de nuevo a casa, lo cual tenía que quedarme allá, por suerte la escuela tenía sus propias residencias. Toda esta tortura sería al menos por unos 3 años, obvio que cada año de clases, tenía al menos unos 2 meses de vacaciones al terminar cada año.

—Cuídate, Tina, que no te rompan el corazón—me dice Alonso—hablaremos siempre, y te visitaré siempre que pueda, lo juro—me dice, y me vuelve a abrazar.

—Te quiero amigo, eres de verdad el mejor—le respondo y le doy un beso en la mejilla.

En eso, suena la voz por el micrófono, anunciando que ya mi vuelo esta por salir. Me termino de despedir y sigo hasta tomar camino para embarcar.

Pasado ya unos 15 minutos, estaba en la cola para adentrarme al avión, y mientras pensaba y pensaba en lo mucho que iba a extrañar a Alonso, a esas noches que pasábamos juntos en el "Escondite Secreto" en donde nos olvidábamos de todo, en mis padres y aunque no lo crea, en mi hermana, que aunque no nos soportemos, forma parte de mi vida.

Aún en mis pensamientos, de repente ya estaba adentro, en mi asiento, topandome con personas hacía el mismo sitio pero no destino. Era loco, hace días estaba sin absolutamente nada de ganas para audicionar, y de pronto estoy aquí, con una beca y un futuro por delante, y lo más importante, por algo que me encantaba, la música, cantar, ese roce con los sonidos, simplemente lo mío.

Ya después de algunas horas, me encontraba desembarcando, pues ya había llegado a mi destino, a la ciudad Deshembrik, pues así se llamaba.

Tardé en eso de 2 horas en el aeropuerto, esperando mi equipaje, y una señal que avisaba que los tripulantes del avión en donde iba, podíamos abandonar ya el aeropuerto.

Durante esas 2 horas, llene mi estomago, pues no había desayunado, ni mucho menos almorzado de los nervios. Luego, camine y recorrí todo el aeropuerto, hasta que en ese recorrido, me tope con varios de los concursantes que habían ganado la beca al igual que yo, estos venían de diferentes ciudades del país, en eso enseguida me reconocieron y nos unimos todos, estábamos emocionados de dicha experiencia que nos venía encima.

Al ya pasar las 2 horas, todos salimos y afuera, estaba la directora del plantel "ArtMusi" esperándonos, ésta estaba con los demás concursantes que faltaban, y ahí estaba El, el chico de la audición, Hazza.

Disimuladamente, mi sonrisa no pudo evitar salir a la luz al verlo, era emocionante, y pues claro, el hecho de que iría a ArtMusic me ponía más y más emocionada.

En eso, nos condujimos todos hacía un bus que se encontraba a varios metros, el cual nos dejaría en nuestro nuevo hogar.

Llegamos a ArtMusic, y pues nada, todo era increíble, no tengo palabras para explicar lo que sentía en mi estómago, era justo o hasta más asombroso de como me lo imaginaba, tenía hermosos jardines, una estructura moderna y era enorme, contaba con 3 plantas, tenía varías cafeterías y restaurantes, también había piscinas y canchas deportivas, era prácticamente un sueño, pues no solo era música, también podías estar divirtiendote en sus instalaciones en el tiempo libre.

Al lado de la nueva escuela, estaban mini residencias, la cual era para los estudiantes de dicha escuela, en ellas habían mujis dormitorios, de verdad era como un sueño.

La directora se tomo un tiempo para enseñarnos detalladamente cada espacio de ArtMusic y asignarnos nuestras habitaciones. En cada habitación residían 3 alumnos, pero claro, estaba prohibido sexos opuestos en un solo dormitorio, pues si en uno había mujeres, ere solo para féminas y así con viceversa.

Ya al cabo de todo esto, nos tocaba la primera clase, la cual era más bien como una especie de bienvenida.

—Hola, linda—oigo que me dicen, pero claro, automáticamente pude reconocer la voz.

—Hola, Hazza—digo.

—Con que recuerdas mi nombre—alardeó el—Que bien, es un buen paso—siguió diciendo.

—Claro, algo extraño el nombre, como olvidarlo?—respondo, no podía evitar sentirme intimidada por su mirada, lo cual me era imposible observarlo a los ojos.

—Jaja, extraño pero único—terminó de alardear.

Pude observarlo bien, y de verdad era lindo, pero en lo más dentro de mi, sabía que no podía tener nada con el, ni con nadie, apenas estaba comenzando acá y ya pensaba en tener una relación? Por eso nada de nada, simplemente a lo que vine.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...