Ex-100

Y dijo: "no vayas contra la corriente, deja que ella misma te lleve donde debes llegar. No tengas miedo a lo desconocido, pues siempre es mejor disfrutar de una primera vez con los ojos bien abiertos." Nunca más volví a cerrar los ojos incluso cuando dormía. Un mundo lleno de primeras veces, no tan primeras.

1Me gustan
0Comentarios
175Vistas
AA

4. IV.- El siete pisos: Sí pasa.

Ahora que te lo cuento y lo analizo, creo que fue la inexperiencia lo que me hizo volver a él. Llevaba dos años, siguiendo la misma dinámica y deseando lo mismo. Es bastante normal que después de eso no me gustará el chascón. Es como si llevarás comiendo dos años comidas livianas y de repente te comes un kilo de grasa, tú estomago no lo asimila ni está preparado para resistirlo, entonces vomitas y sientes asco. Aquí creo que pasó algo similar.  

Igual esto de las náuseas pasó sólo al principio, recuerdo la primera vez que más que sentir asco volví a sentir una especie de placer. Volví a disfrutar.

Cuando estás con alguien por mucho tiempo dejas de tener un tiempo para ti y tus amigos. Al menos yo no lo tenía, ya no salía a bailar, no me iba de fiesta, tomaba poco alcohol y si tenía panoramas, siempre eran con él. Pasó que una vez terminada la relación comencé a recuperar esta libertad y soltería nueva de la que te hablaba antes. Está en la que sólo pensaba en salir y disfrutar, ya no tenía ni una atadura, era por así decirlo libre.

Salimos una noche con mis amigos a un club que quedaba cerca de la casa de uno de nosotros. Ya no está, lo cerraron. Era bastante bueno, fíjate que me vendría bien que siguiera funcionando. Los lugares están quedando cada vez más lejos, lo bueno que es estar cerca de una casa a la que puedes volver caminando.

La cosa es que llegamos a este lugar, ya habían pasado varias semanas después del quiebre definitivo. Llegamos, bailamos y como de costumbre tomamos de más. Ahí estaba yo bailando cuando un tipo se me acerca y me comienza a hablar. Yo ya estaba bastante pasado con el alcohol, pero me acuerdo de todo. Nos miramos, me miró, me pidió fuego y comenzamos a bailar, fíjate que no recuerdo su nombre y con suerte su cara. De qué tenía un tatuaje en una pierna porque andaba con pantalones cortos y uno en el brazo, era muy alto y trabajaba en un bar muy cerca de ahí. Eso lo sé porque entre medio me llevó en su espalda medio jugando a el bar para pedirle algo de dinero a uno de sus compañeros de trabajo.

Mientas bailábamos compartimos un par de besos, ahora ya no estilo hacerlo en público, encuentro feo que te vean besuqueandote en cualquier lugar, pero en ese tiempo lo hacía y claramente no me importaba.

Mientras compartíamos estos momentos yo saltaba y subía a sus balazos y me sentía enorme pues el tipo era muy alto. "El siete pisos" me acuerdo también que era muy agradable, muy simpático.

En eso y después del doceavo beso, alguien se acerca y toca mi espalda. Era él. Sorprendido no sé que decir y lo quedo mirando, su nerviosismo era evidente. Debido a mi nivel de alcohol en el cuerpo yo no hice nada, Siete pisos por su parte, seguía bailando. Él me mira y me pide fuego, yo lo miro y sin pensarlo se lo entrego, lo usa, enciende su cigarrillo y se va. Fue incómodo pero ahora que lo pienso creo que lo fue más para él.

Imagínate, ver a tu ex en lo alto de la pista de baile, sobre saliendo entre la gente y no porque esté en una tarima, sino porque se está encaramando en otro hombre. No creo que haya sido algo agradable para él.

Para rematarla una vez que se fue, lo busqué entre la gente y sin un objetivo muy claro fui a saludarlo, pero cuando me di cuenta con quien bailaba perdí lo poco y nada que me quedaba de razón esa noche. Bailaba con uno de los tantos "amigos" que tuvo tras él mientras estábamos juntos. Es mas, el que bailaba con él esa noche era el peor de todos, el que más quería verme muerto, lejos y separado de él y como ahora lo estaba no pude evitar explotar. Entonces el saludo se transformó en locura.

Sí, sé que es inconsecuente haberme molestado por la situación, sobre todo por lo que él me había visto hacer con el siete pisos, pero no pude evitar correr al baño y enfurecerme. Llamé por teléfono a la rubia, una amiga y gritando le explique lo que había pasado a lo que ella respondió:

"Tienes dos opciones: o te quedas ahí digno o sigues bailando, o te vas asumes que él se dará cuenta que aún te importa y te vas."

Hice las dos, me quede bailando seguí con el siete pisos, no le tome atención, pero al ver que mis amigos ya no estaban después de un rato me fui sin siquiera pedirle el número al siete pisos.

Ya en casa, recuerdo que llamé a él y lo increpé por lo ocurrido a lo que sólo respondió: te quiero.

Esa noche no sentí pena, al siete pisos nunca más lo volví a ver. Pero sí recuerdo que fue esa noche la primera en la que volví a disfrutar de un buen beso. Igual si lo piensas no creo que podría ver a él besando a otra persona. Lástima que tuvo que verme disfrutando algo que no venía de él. Es en estos momentos en que creo que merezco lo que hoy me pasa. No lo crees tú?

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...