Ex-100

Y dijo: "no vayas contra la corriente, deja que ella misma te lleve donde debes llegar. No tengas miedo a lo desconocido, pues siempre es mejor disfrutar de una primera vez con los ojos bien abiertos." Nunca más volví a cerrar los ojos incluso cuando dormía. Un mundo lleno de primeras veces, no tan primeras.

1Me gustan
0Comentarios
174Vistas
AA

3. III.- El Chascón: Primera-Segunda vez.

Estaba yo ahí acostado, post-quiebre, yo pensaba que iba a ser el definitivo, de verdad lo creía. 

Miraba el techo, sin saber qué hacer. No era la primera vez que terminábamos, que peleábamos tan fuerte, que lo que él me había dicho había sido tan hiriente. No, no fue la primera vez, pero pensaba que sería la última. 

En un arrebato emocional agarré el computador y con un cigarro en la mano escribí en el navegador dos palabras que creía serían un escape: "Chat" y "Gay". Presioné ENTER y comencé a hablar con otros hombres. Hombres que creí me ayudarían. Fue un pensamiento iluso, uno no muy cuerdo. Ahora que lo pienso, actué un poco desesperado. Leía y escribía, leía y escribía: 

Las_Condes_24:

¿Y en qué andas por acá?

Yo:

¿Acá en el chat?

Las_Condes_24:

Y sí, en el chat.

Yo:

Tengo ganas de dar un beso.

Y realmente tenía ganas de dar un beso. ¿Por qué? Porque en ese minuto creía que darle un beso a otro que no fuese él, me haría darme cuenta realmente de lo que sentía respecto a él. Bien tonto mi pensamiento, un poco ingenuo, pero era obvio, era la primera vez que lo intentaba después de él. 

Las_Condes_24:

Justo yo ando en lo mismo. 

Yo:

¿Enserio? Entonces ven a dármelo. 

Las_Condes_24:

¿Dónde voy?

Y fue así de rápido. Le dí mi dirección y esperé. Ansioso pero esperé. No, no era primera vez que me metía a un chat, lo había hecho otras veces. Como vivía en un pueblo, no tenia muchas otras opciones para conocer gente. Conocí a un par en esto del chat, claro que ellos eran de acá de Santiago, siempre pasa todo acá en la capital, en un pueblo es bien difícil que pase algo. Además, está el miedo a ser descubierto, miedo que ahora no sentía, pues ya todos sabían que era gay ¿Qué era lo peor que podía pasar? ¿Qué él me descubriera dices tú? Pero si ya habíamos terminado, hace una semana, pero lo habíamos hecho, en teoría estaba soltero y realmente quería dar ese beso. 

Llegó, salí y me subí a su auto. No quise invitarlo a pasar a mi casa porque no lo consideré "correcto", (curioso, cuando la situación completa era incorrecta)  no es que tuviese miedo, pero primero tenia que verlo, tenia que saber a quién le iba a dar ese beso. Sé que es superficial, pero ¿quién no lo es del todo? Imagínate era un tipo horrendo. Tenía que al menos encontrarlo "lindo" sino, las consecuencias hubiesen sido aún más catastróficas. ¿Y sabes qué es lo peor? Ahora que lo pienso, ni lindo era. 

Luego de conversar, se fue. Sí, se fue. No le dí el beso. Esa fue mi oportunidad de detenerme, pero no lo hice. No me detuve. 

Al otro día, abrí mi "Messenger" (en el auto habíamos intercambiado correos electrónicos) y ahí estaba. Era chascón, tenía mucho pelo. Así que comenzamos a hablar con el chascón. 

Chascón:

Y no nos dimos el beso.

Yo: 

Y no, puede que hoy sí pase. 

Seguí adelante con mi estúpida misión.

¿Dónde estaba él? No sé, no habíamos hablado desde que terminamos. Una semana sin hablar, sin saber siquiera dónde estaba. Así que continué, aunque no sé si me hubiese detenido de haber hablado con él.

La cosa es que llegó de nuevo. Esta vez entró a mi casa, lo hice entrar también a mi pieza, vimos una película y trajo un vino, uno blanco, pues de haber sido tinto, no hubiese tomado. Tampoco sé si de no haber tomado hubiese seguido.  

La película no la recuerdo, te mentiría si te dijera: "vimos tal", la cosa es que mi atención no estaba en qué estábamos viendo, sino dónde yo quería llegar.

Y llegué: un beso, después dos y tres. Uno de los peores de mi vida. Lo que más me llamó la atención fue su piel.Una piel ajena, demasiado ajena, incluso repulsiva, pero lo seguía tocando bajo la polera y luego bajo el pantalón y el calzoncillo. Seguía una rutina conocida, una rutina anterior, la misma rutina que tenía con él. Lo que la hacia distinta con el chascón era eso, precisamente que era con el chascón y no con él. Buscaba el olor de él, pero me encontraba con el del chascón. Buscaba su piel, sus besos, pero me encontraba con los del chascón. Eso fue lo que me impactó. Lo que me causo repulsión, un asco inimaginable, pero sin embargo, yo seguía, continuaba ahí, buscándolo a él. Cuando toqué de más, me detuve y detuve al chascón. Le pedí que continuáramos viendo la película, pero insistió. Fue ahí cuando me arrepentí, me arrepentí un montón. Tanto que le confesé lo que no sabía ni yo: 

Quería darte un beso pero no te lo dí a ti

El chascón entendió, tomó sus cosas y se despidió muy cordial.

Se fue pero no se fueron las incomodidades, la necesidad de correr donde él y pedirle perdón, de decirle que había besado a otro sólo por error, que lo del chascón había sido una estupidez. Luego me asusté, me asusté como nunca antes. Sentí un terror increíble, uno que jamás había sentido. Fue ahí cuando me di cuenta que lo había perdido para siempre. 

Sí, después se enteró, lo supo pero no de mi boca. Lo supo por dónde mismo empezó: a través de la web. Me había jaqueado el mail, sabía todo lo que había hablado con mis amigos y eventualmente me sacó mentira por verdad. Nunca leyó lo de la infidelidad, el muy infeliz lo dedujo y yo me delaté. Al final de cuentas sí lo supo de mi boca. Ahí sí que me asusté, pero de nuevo lo mismo, pensé que lo perdía, que no había vuelta atrás. En todo caso, después de eso volvimos, pero ya nada fue lo mismo. 

Un mes alcanzamos a durar después de darme cuenta que sólo lo buscaba a él y que no había otro que besará como él y que sobre todo no quería perder eso, el sentir eso. Sólo un mes, porque después me di cuenta que ese primer-segundo beso fue el resultado de un tormento aún mayor y que cómo te dije, se mantiene hasta el día de hoy: La inseguridad de no saber si volvería a sentir lo que él me había hecho sentir alguna vez. 

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...