Ex-100

Y dijo: "no vayas contra la corriente, deja que ella misma te lleve donde debes llegar. No tengas miedo a lo desconocido, pues siempre es mejor disfrutar de una primera vez con los ojos bien abiertos." Nunca más volví a cerrar los ojos incluso cuando dormía. Un mundo lleno de primeras veces, no tan primeras.

1Me gustan
0Comentarios
170Vistas
AA

2. II.- Él: De todo a nada, de nada a mucho de todo.

¿Te digo la verdad? Pasar de todo a nada es lo que ahora me acompleja. Como te decía antes: siento que la necesidad de volver a sentir lo mismo, eso de buscar el hombre ideal, es lo que me atormenta.

¿Quién no ha tenido un ex? Dos o tres. Yo no he tenido muchos, es mas, he tenido un sólo ex real y uno casi real, los demás son puros pasajeros que nunca llegaron a ser algo formal, lo que no quita que lo que haya pasado con ellos sea real. De ahí que te cuente todo esto, que te de la lata con esto, con contarte mi vida a través de ellos y de eso. De experiencias, situaciones que subyacen bajo el halo de los hombres, de relaciones, que al final de cuentas, son las que en cierta medida determinan tu vida. 

Creo que el primero te marca. Evidentemente te marca, pero más allá de ser el primero, de vivir primeras experiencias y de hacer que te embarques en una travesía completamente desconocida, es que sea él, el que te enseña a sentir, a sentir enserio. Con él aprendí a querer, a preocuparme, a querer que se preocuparan por mi, tanto como yo lo hacia por él. Sentí amor por primera vez. Ese amor incondicional, ese que ahora busco. 

Da rabia, ¿y sabes por qué? porque si no hubiese sentido eso, quizás ahora no sentiría la necesidad de volver a encontrarlo. y quizás no hubiese vivido todo esto que estoy a punto de contarte. Quizás, seguiría viendo como una fantasía eso de "la media naranja" o lo de "el alma gemela." Sí, porque antes de vivirlo uno sabe que es sólo algo ideado por tu contexto, por la televisión, las experiencias ajenas, o los libros. Sólo ahí existe. Es una idealización de algo que aún no sientes ni experimentas, algo ajeno, algo de lo que te mueres por formar parte, pero que aún no sabes qué es.   

El problema es que una vez que lo vives, quieres tenerlo nuevamente. No enseguida, claro. Una vez que terminas tu primera relación, sobre todo si no fue "un cuento de hadas" lo último que quieres hacer (al menos en mi caso) es volver a introducirte en ese denso bosque de las relaciones amorosas. Te dedicas a vivir y aprovechar un nuevo estado de "soltería" uno más intenso, uno en el que ya no existen tantas "primeras veces." Claro, porque antes de empezar tu primera relación, tu soltería es completamente distinta a la que vives una vez terminada esa primera relación. Ahora lo que quieres es probar más, experimentar aún más, salir de este tormento del quiebre y entrar a un delirio de emociones sin sentido, es decir, sientes intensamente, pero sin sentir del todo. Cambias, ya nada es como antes. 

Es curioso, porque es recién ahora. Ahora que miro para atrás, que recuerdo que lo veo de este modo. En ese momento no lo veía, sólo vivía. 

Recuerdo el primer beso después del quiebre, fue extraño. Sí muy extraño, es más, después de ese "primer beso" todo cambió. Ahí pase de todo a nada, pero no una nada absoluta, pasé de un todo a nada, para llegar a un mucho de todo.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...