Empezar de nuevo (1D - Louis)

Julia Bolton, una chica con una vida complicada, en búqueda de su familia por Londres. Nunca ha conocido el amor. Sus pasiones el baile y el piano, con el sueño de dedicar su vida a ello. Aunque sea difícil ella no piensa rendirse.

Y tendrá la ayuda de su abuelo y de cinco locos famosos; y especialmente de uno de ellos. El chico del pelo desordenado y ojos traviesos. El bromista de One Direction.

Louis Tomlinson, un chico con una vida fácil y con cinco amigos que son más parecidos a cinco hermanos. Recién salido de una relacion que no acabó muy bien. Con su sueño de dedicarse a la música cumplido, con millones de fans esperando una sola mirada suya.

Pero su mirada solo se dirige a los ojos de esa persona, a la que ha estado buscando toda su vida. A esa bailarina rebelde nieta de uno de sus patrocinadores. Esa chica con sonrisa de ángel, que le hará volver a creer en el amor.

5Me gustan
0Comentarios
239Vistas
AA

4. Capitulo 3 - Nueva ciudad, nueva Julia.

 

Capitulo 3 - Nueva ciudad, nueva Julia.

 

Y allí estaba yo, bueno, por lo menos mi cuerpo, en mi nuevo cuarto tirada en la cama, comparando el cuarto del orfanato y este. Y es que eran casi todo lo contrario. La cama del nuevo era una gran cama de matrimonio de estilo antiguo mientras que la del orfanato era una litera de metal que chirriaba al sentarse en ella. El gran armario empotrado de en frente a cama, no podía compararse ni de lejos a la cómoda de cajones que había al lado de la litera. Y ya ni hablemos del baño privado de mi nueva habitación, era un sueño hecho realidad. En esa habitación había dormido yo cuando era pequeña, por lo que había algún dibujo en las paredes.

 

En la mesilla había una foto enmarcada. En ella salían un hombre de ojos verdes, además de una niña de pocos años igual del hombre. Éramos mi padre y yo. Yo reía mientras él me miraba sonriendo. Cogí la foto, acaricie la cara de mi padre viendo en sus ojos cuanto me quería. Las lágrimas salían de mis ojos sin control, pero tenia que ser fuerte, además ya no estaba sola. Abrace la foto con fuerza como si mi padre fuera a desaparecer de la foto, como lo hizo de mi vida.

 

*************

 

- ¿Te ha gustado la habitación? La puedes redecorarla cuando quieras, entiendo que ya eres una señorita y tienes tus propios gustos - me dijo mi abuelo nada más bajar las escaleras - ¿Y el vestido? lo eligió la novia de uno de los amigos de Louis, viene esta noche, seguro que os hacéis amigas.

 

Después de soñar un rato más despierta, entre en el baño para prepararme para la fiesta. Me di una ducha relajante lavándome también el pelo. Me lo sequé con un secador que había allí. Enrolle mi cuerpo en una toalla y salí en busca de algo para ponerme.

 

Al entrar en la habitación me encontré con un vestido de color salmón y unos tacones negros. La sorpresa se podría leer en mis ojos a kilómetros de distancia. Me puse el vestido y los tacones. La verdad al mirarme en el espejo parecía otra persona totalmente diferente. Las ondas caían por mis hombros, mientras que el vestido y los tacones estilizaban mis piernas. Me maquille de manera sencilla, un poco de rímel, lip gloss y colorete.

 

- ¡Gracias, gracias, muchísimas gracias abu! No se que haría sin ti - le abrace todo lo fuerte que pude - Me encanta la habitación y el vestido ya ni te cuento.

 

- Me alegro - me dijo sonriendo mientras me daba un beso en la frente - te van a caer muy bien los amigos de Louis, son muy majos y enrollados.

 

- Seguro que si - sonreí un poco forzada.

 

Lo de hacer amigos no es lo mío pero había decidido cambiar. Nueva ciudad, nueva Julia. Sonó el timbre cuando estábamos en la sala de estar así que nos levantamos a recibir a los invitados. La señora Lert ya había abierto la puerta cuando llegamos a la entrada. Allí estaba él con unos pantalones rojos, una camiseta blanca y unos tirantes azules, lo que me hizo sonreír y poder ver su maravillosa sonrisa otra vez. El codazo que le dio uno de sus amigos nos hizo reaccionar a los dos.

 

- Hola chicos, hacia mucho que no os pasabais por aquí todos juntos - les regaño en broma mi abuelo - Pasad, pasad, no os quedéis ahí - y dándose cuenta de mi me presento - esta es mi preciosa nieta Julia.

 

- Yo soy Niall - me dijo el rubio con los ojos azules dándome un beso en la mejilla, supuse que él era el tierno que me había dicho Louis, se le veía en los ojos.

 

- Vas happening?, yo soy Zayn - el moreno con tatuajes fue el siguiente que me dio otro beso en la mejilla, ese sin duda alguna era el bad boy.

 

- Encantado soy Liam - ese era el chico que el dio el codazo, el maduro de la banda seguro. Llevaba el pelo

 

- Hola preciosa, yo soy Harry - el de rizos se presento cogiéndome la mano y dándome un beso en ella.

 

- Encantada, tu eres el mujeriego ¿no? - le pregunte alzando una ceja mientras Harry se sonrojaba.

 

- Uy que golpe tan bajo... - dijo Louis guiñándome un ojo.

 

- Calla Tomlinson - le respondió el rulos que seguía a los demás a el salón, dejándonos a Louis y a mi solos.

 

Louis me cogió la mano y tiro de mi hasta juntarnos en un abrazo. Yo escondí mi cabeza en su cuello, oliendo su perfume, que para mi ya era el olor que me indicaba que ya estaba casa. Él apoyo su cabeza en la mía y suspiro.

 

- Dime que me has echado tanto de menos, como lo he hecho yo... - susurro.

 

Yo le respondí dándole un beso en el cuello, ya que era la única parte accesible para mi. Louis me dio un beso en la cabeza y nos separamos. Nuestros ojos se encontraron y su sonrisa apareció de nuevo. Esa sonrisa que hacia que sus ojos casi desaparecieran, esa sonrisa de felicidad que me gustaba tanto de él. Pero el timbre rompió este momento.

 

-¡YO ABRO! - grite.

 

- Deben ser las novias de Liam y Zayn - me aclaro Louis.

 

Y efectivamente, allí estaban ellas dos. Una morena con el pelo un poco rizado y alta, y la otra con el pelo rubio y las puntas rosas.

 

- Hola zanahorias - las saludo Louis con beso en la mejilla a cada una - Ella es Julia, la nieta de Mike.

 

- Encantada Julia, yo soy Perrie la novia de Zayn - me saludo primero la de las mechas rosas.

 

- Y yo soy Danielle, pero llámame Dani, y soy la novia de Liam - se presento la morena.

 

- Pasad, están el salón - les dije mientras cerraba la puerta.

 

***********************

 

Cuando llegamos al salon Liam y Zayn se levantaron a saludar a sus novias. Dani y Perrie fueron saludando a todos los demás, mientras la señora Lert llegaba para anunciar que ya estaba la cena. Nos dirigimos todos al comedor. En él había una mesa de cristal con diez sillas, pero éramos nueve así que alguien más vendría.

 

Y en efecto, el timbre volvió a sonar, pero está vez la persona que apareció era Paul nuestro niñero-guardaespaldas. Y allí estaba, en serio es peor que mi madres cuando se lo propone.

 

- Nos echabas de menos ¿eh? - le dijo Harry a Paul mientras le pellizcaba la mejilla.

 

- ¡Quita bicho! - le dio un manotazo - Con lo cómodo que estaba yo en mi sofá... Estoy aquí porque Mike me ha invitado.

 

- Ya, ya... - le respondió Niall guiñándole el ojo - no puedes vivir sin nosotros y lo sabes.

 

- Va a ser eso...

 

- Venga a cenar que se enfría la comida - nos apremio Mike.

 

Mike presidía la mesa y enfrente suyo se sentó Paul. A uno de los lados de los lados de Mike, Julia y al otro lado yo. A la izquierda de Julia, Dani, Liam y Harry. Y a la mía Zayn, Perrie y por último Niall.

 

Primero comimos un montón de aperitivos, riquísimos. Me encantaba como cocinaba la señora Lert, me recordaba a la comida de mi abuela. Por eso siempre que podía y Mike me invitaba venía a comer. El primer plato fue arroz tres delicias, comida china. Y el segundo fue pollo frito, una de mis comidas favoritas. Fuimos contando anécdotas de nuestras infancias y de la banda.

 

- Tengo una buenísima - dije yo aguantando la risa mientras les preguntaba a los chicos - ¿os acordáis del concierto en Paris?

 

- Ni se te ocurra Louis -  saltó Liam, y si las miradas matasen, yo ya estaría muerto y varios metros bajo tierra.

 

- Ya me acuerdo - se reía Zayn con Harry y Niall.

 

- Cuéntala Louis - me pidió Dani.

 

- Dani, no por favor, ponte de mi lado... - Liam nos miraba a todos con cara de perrito abandonado.

 

- No me convence tu cara, lo siento Liam, la he visto demasiadas veces en las niños pequeños del orfanato, ya no me afecta - le respondió Julia pidiéndole perdón con la mirada - cuéntalo Louis, por favor.

 

La mirada de Julia si que me afectaba, si ella me lo pedía lo contaría sin pensarlo, aunque luego me llevara unas cuantas collejas de parte de Liam. Aunque, la verdad es que se lo merecía por el codazo de antes. Era mi venganza.

 

- Tuvimos un concierto en Londres durante la gira de nuestro disco Take Me Home. estábamos por la mitad, cantando, cuando una fan tiro un sujetador. Este callo nada más y nada menos que en el pie de Liam. Uno de los tirantes se engancho en su pie y estuvo todo lo que quedaba de concierto con él en el pie. Los demás nos demás nos dimos cuenta cuando callo, pero no supimos que se le había enganchado hasta la última canción. A Niall le entro la risa y casi ni puedo cantar su parte. Fue una noche inolvidable... - recordaba esa noche como si fuera ayer.

 

- Fue humillante - se quejaba Liam.

 

Las risas de todos se podían oír a kilómetros. Dani abrazaba a su novio intentando aguantar una carcajada. Los demás no podíamos evitarlo, salían solas. Las mejillas de Julia se habían teñido de un color rojo, lo que pasa siempre que se ríe de verdad, le hacían verse más guapa si se pudiese. Ya parecía un tonto enamorado, pero es que se había metido dentro, muy dentro de mi. Y tenia miedo, mucho miedo. Ya había pasado por esto no es que acabara muy bien.

 

Nuestros ojos se encontraron y pudo observar el miedo en mis ojos. No se me da bien ocultar mis sentimientos. "Los ojos son el espejo del alma" suele decir la gente, y es mi caso. Julia me hizo un gesto con la cabeza dándome a entender que la siguiera. Se levanto y yo hice lo mismo.

 

Nadie se dio cuenta que nos habíamos levantado, y lo agradecía. Fuimos al jardín de atrás debajo del árbol, donde habíamos estado esa misma mañana. Cogí una sudadera azul que me había llevado, justo antes de salir; a esas horas, en Londres hace frio. Nos sentamos y estuvimos unos minutos en silencio, hasta que Julia lo rompió con una sencilla y traicionera pregunta: ¿Estás bien?

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...