Te Encontraré

No importa dónde vaya, siempre me sigue

No importa lo que sienta, siempre tiene la razón

No importa lo que pase, siempre esta a mi lado

No importa nada, el siempre me encuentra.

"No te ocultes de mi, Ariana, porque siempre te encontraré"

10Me gustan
6Comentarios
415Vistas
AA

1. Mala Noche

Montevideo, Uruguay, 2008

Ariana sentía en lo más profundo de su ser que algo le ocultaba su madre. Claramente se daba cuenta ya que sus padres pasaban cuchicheando y cuando ella llegaba dejaban de hablar.

Ese verano era uno de los más acalorados que ella hubiera vivido y además en esas playas siempre hacía calor. Ariana solía ir siempre que podía con su familia, incluso la casa que ella alquilaba con su madre y su padre se había usado para cumpleaños familiares en más de una ocasión.

De repente, mientras ella caminaba tranquilamente por la orilla ve a su madre acercarse lentamente hasta ella con las manos en la espalda y una media sonrisa. Eso ya demostraba que era una mala señal. Ariana había aprendido en sus ocho años de vida que siempre que su madre aparecía de esa forma frente a ella no se podía epserar nada bueno de la situación.

- Hola princesita - dijo su madre tendiendole la mano, la cual la niña aceptó con una sonrisa - Vamos a dar un paseo.

Sin chistar, Ariana siguió el paso lento de su madre. Desde el momento en que le habían nombrado la playa en la que hubo una especie de naufrágio le encantó la idea de ir a veranear cerca de ella, amaba correr riesgos.

- Hija... hay algo que debo decirte... - habló su madre mirándola. En ese momento Ariana supo que su hipótesis acerca de la situación de su madre no estaba errada, algo ocurría.

- Dime mami - le respondió alzando la vista para ver a la mujer rubia.

- Como te habrás dado cuenta, corazón, papá y mamá estuvieron peleando mucho estos últimos días... - susurró dejando de caminar. Ariana no era boba y se daba cuenta a dónde quería llevar su madre la conversación, lo cual no le gustaba en absoluto.

- Si mami, me dí cuenta de que papá y tú estan mal, pero se arreglará no? - preguntó mirando a su madre a los ojos con sus ojitos marrones.

- Claro que sí mi amorcito - le dijo poniendo su pelo detrás de la oreja - Mami y papi hablaron mucho sobre ese tema...

- ¿Pero? - preguntó de nuevo en busca de una respuesta concreta.

- Pero papi y mami no pueden seguir juntos mi amor... - acarició lentamente las mejillas de la niña.

- ¡¿Que ustedes, qué?! - gritó desesperada mirando a su madre bastante exaltada.

- Hija tranquila... - susurró tratando de calmar a la niña.

- ¡No! ¡Van a abandonarme! ¡Siempre supe que pasaría! - gritó para luego salir corriendo hacia el agua.

- ¡Ariana María! ¡Sal del agua! ¡Es muy peligroso, hija! - gritaba su madre corriendo hacia la casa de los salvavidas.

Ariana no dejaba de nadar más y más adentro. No podía creer lo que estaba pasando. El sueño de toda niño o niño se le había desmoronado de un instante a otro. En una milésima de segundo. Todo tirado a la basura.

Cuando se cansó de nadar y de gastar sus fuerzas trato de hacer pie. Un momento... ¿Y el suelo? ¿La arena? ¿Por qué no tocaba nada?

Se hundía. Hundía. Y Hundía. Solo quedaban en la superficie su nariz y sus ojos los cuales fueron cerrados por relfejo al terminarse de hundir. No veía nada... todo negro.. negro... negro...

- ¡AH! - gritó levantándose de su cama de un salto.

Ariana miró a su alrededor con desesperación. Su cuarto. Su placar. Su cama. Su casa. Había sido una pesadilla, una maldita y puñetera pesadilla.

Algo alarmada y en busca de calma dio un vistazo rápido a su cuarto. Su ropa tirada en el suelo, sus brasieres sobre las sillas, sus shorts y tops por doquier y hojas y cuadernos tirados debajo, sobre y detrás de su escritorio. Al mirar a su derecha logró divisar su mesita de noche con su lampara, su tablet, sus libros, su celular... y su foto.

La foto de su nueva familia. Su padre con una sonrisa de felicidad incomparable, su madrastra abrazandolo con sus lentes de sol puestos como siempre acostumbraba, ella sentada en el suelo con las piernas cruzadas y a su lado su hermana, bueno hermanastra, dejemoslo en hermana, el término "hermanastra" no es muy lindo que digámos.

En ese momento recordó a su hermana Lara y decidió que la mejor solución... sería llamarla.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...