Blanco y Negro

Harry Styles nunca ha fallado en una conquista, nunca permanece con una relación estable, nunca mira el mundo de otra manera que no sea: Sexo. Todo el día pensando en sexo, sexo y más sexo. Hasta que ella apareció. Su madurez para afrontar las peores situaciones la dejan como lo que es: Una verdadera mujer.

Cuando Harry se encuentra con que ella es la mujer de sus sueños también se da cuenta que es todo lo contrario a el. Ella es el "No" y Harry es el "Sí", cuando ella dice "Abajo" el dice "Arriba", cuando ella le cree el le miente y viceversa.

Harry es cínico, mentiroso, mujeriego, bipolar, celoso y malhumorado pero a la vez puede ser un chico romántico, tierno y apasionado. Ella es reservada, misteriosa, rabiosa e irritante por sus secretos pero a la vez puede ser una muchacha hermosa, una princesa.

Diferentes mundos, claro esta, pero a la vez tan parecidos, que hasta ellos mismos se dan miedo del parecido tan irrelevante de sus vidas. El es el Blanco y ella es el Negro.

38Me gustan
25Comentarios
955Vistas
AA

1. La Empresa

Todo el mundo sabía como era el mecanismo de las oficinas, llegas saludas y te vas a tu oficina sin chistar, pero algunas personas tenían sus privilegios. Harry Styles no sólo era el sobrino postizo del jefe a cargo de la compañía de seguros de vida en Londres, sino que también estaba etiquetado por el personal con el nombre de: Harry "Seductor" Styles.

Jhon Styles Preston, con sus muy bien cuidados 53 años, era el jefe de esa gran compañía y al ser el tutor del joven de 20 años le parece buena idea que conozca la empresa y sus formas de trabajo, las cuales tiene perfectamente claro su sobrino nunca va a cumplir cien porciento al pie de la letra.

Por un lado estaba la empresa Styles&Preston, la que acabo de mencionar, pero la empresa con la que esta gran compañía trabajaba en conjunto era llevada por otro gran hombre de los negocios. El hombre con más empresas a su cargo, con unos muy bien llevados 49 casi 50 años, era latino y con orgullo. Esperaba pronto, en un futuro no muy lejano, entregarle su empresa a su hija de 18 años casi 19.

Era un Lunes a la mañana en Londres, la empresa Styles&Preston tenía un ambiente tranquilo pero algo tenso. Ese día llegarían el jefe y su sobrino desde su viaje hasta las empresas de España que habían hecho para corroborar si iban bien los procesos, que para su satisfaccion iban en muy buen rumbo.

Ese tipo de días son el típico en los que las secretarias de la empresa se sueltan el pelo, se maquillan, se producen, se depilan, incluso se arreglan sus pechos, solo por el simple hecho de que el futuro jefe Styles las seduzca.

Las puertas del asensor se abren y de allí salen aquellas dos enormes figuras. Jhon estava muy bien cuidado para la edad que llevaba. Su pelo estaba canoso, pero no porque no pudiera pagar una tinta, sino porque no le interesaba ocultar su edad, sus ojos verdes oscuros destellaban confianza y responsabilidad y su torso mostraba un gran trabajo durante sus años de vida.

Su sobrino Harry era tal cual lo que cualquier chica buscaría en un hombre. Pelo revuelto con un jopo hacia arriba dejando su frente al descubierto, ojos verde esmeralda rodeados por unas hermosas pestñas, una boca de labios sabrosos y finos que al curvarse en una sonrisa dejaban ver dos hermosos hoyuelos a cada lado. Su piel no era del todo colorida, pero tampoco pálida, era la típica piel que le ha faltado sol pero no en exceso.

- Hola Rebecca - saludo Jhon a su secretaria personal que se encontraba sentada en su cubículo ocn suma elegancia.

- Buenos días señor Preston - saludó la rubia de ojos celestes haciendo una leve inclinación de cabeza, demostrando respeto.

- Ya ha llegado mi colega, he de suponer - sonríe dejando ver sus blancos dientes.

- Así es, señor. El señor y la señorita se encuentran en su oficina esperando ansiosos al acuerdo que tienen pendiente - afirma la joven echando una rápida mirada a Harry, quién la mira pícaro.

- Perfecto - murmura el hombre - Un lujo como siempre, Rebecca. Si he de necesitar algo más que este a tu alcance te llamaré, entendido?

- A la perfección, señor - asiente y vuelve su vista al ordenador frente a ella.

Los dos hombres caminaron lentamente hasta la puerta de la oficina del señor Preston. Harry estaba total y completamente emocionado. Sus amigos Zayn y Liam, quienes también trabajan en conjunto con la misma compañía que el, le habían mensionado que la hija del Latino era una chica que no dejaba nada que desear.

- Cada día me sorprende más tu puntualidad - dice Jhon entrando a su oficina.

- A mi sorprende tu tan creciente retraso cada reunión que tenemos, Preston - rié un hombre acercandose al anterior. Ambos vestidos tan formales, tan increíblemente serios, nadie creería que son amigos desde hace 28 años.

- Ya conoces a Harry - presenta Jhon palmenado la espalda de Harry el cuál sonríe.

- Pero por supuesto, un placer verte hijo - sonríe el otro canoso mirándolo y estrechando su mano.

- El placer es todo mío, señor - responde Harry con educación.

- Pero por lo que veo ustedes no conocen a mi tesorito, ____... ven a saludar... - dice el hombre llamando a alguien dentro del baño.

Harry no podía creer lo que observaba salir detras de esa puerta color blanco.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...