Un cambio radical.

Paula, es una chica 10, saca buenas notas, siempre obedece a sus padres, nunca hace nada malo.. Pero un día conoce a unos chicos que le darán muhco en qué pensar y provocaran un cambio radical en su vida.

13Me gustan
12Comentarios
531Vistas
AA

6. Se llama resaca, amiga.

Paula: Oh, mierda mierda mierda. -dice Paula al oír el despertador.

Sophie: No me jodas, ¿ya tenemos que levantarnos? -dice abriendo los ojos.

Paula: Sí... me voy a morir, que dolor de cabeza.

Sophie: Se llama resaca, amiga.

Paula: Lo sé, cállate, no he olvidado que te fuiste de la fiesta sin mí.

Sophie: No te enfades, Zayn me dijo que te acompañaría a casa.

Paula: No me hables de Zayn. -dice seria.

Sophie: ¿Por qué? ¿No te acompañó a casa?

Paula: No.

Sophie: Joder, me prometió que lo haría.

Paula: No le dejé  hacerlo.

Sophie: ¿Qué? ¿Por qué?

Paula: Me besó.

Sophie: ¡¿Te liaste con Zayn?! -dice gritando.

Paula: No he dicho eso, me besó, pero yo me alejé.

Sophie: ¡¿Qué?! ¡¿Cómo puedes ser tan gilipollas?!

Paula: No voy a ser una más para su lista.

Sophie: ¿Por qué no? Está buenísimo.

Paula: Sabes que no soy de esa clase de chicas.

Sophie: No, eres más bien de las tontitas...

Paula: Déjame ya, prefiero ser tontita que una puta que se lía con el primero que pasa.

Sophie: ¿Eso lo dices por mí? -dice frunciendo el ceño.

Paula: No, y venga, vamos a vestirnos que llegaremos tarde.

 

Se dan prisa y consiguen llegar a tiempo al instituto, entran en clase justo cuando suena la campana. Por desgracia para Paula, Zayn ya está sentado, a su lado, como todos los días desde que llegó.

Zayn: Buenos días. -dice sin obtener respuesta alguna.

 

La clase de física pasa bastante aburrida. Paula apenas presta atención, su dolor de cabeza no se lo permite. Las clases siguientes pasan exactamente igual de aburridas que la primera. Por fin toca la campana. Todo el mundo empieza a recoger sus libros, cuando no queda casi nadie en la clase Zayn se acerca a Paula y tira su estuche al suelo, haciendo que todos los bolígrafos queden esparcidos por el suelo.

Paula: ¿Qué coño haces?

Zayn: Si te lo pido por las buenas no te vas a quedar a hablar conmigo.

Paula: ¿Tirarme los bolígrafos al suelo es la solución? -dice enfadada, observando que no queda nadie más en la clase.

Zayn: Sí, aquí estamos hablando ¿no?

Paula: Eres idiota. -dice metiendo el estuche en su maleta y andando hacia la puerta.

Zayn: No seas así, joder. -dice agarrándola del brazo.

Paula: ¿Qué pasa? Vete por ahí a buscar alguna de la que aprovecharte.

Zayn: Pasa que me estas poniendo de los nervios. ¿Puedes dejar de ponerte a la defensiva?

Paula: Está bien. Habla, te escucho. -dice trás resoplar.

Zayn: ¿Me perdonas? No sé por qué dije eso, de verdad. No lo pensaba.

Paula: Vale.

Zayn: ¿Vale?

Paula: Sí, te perdono, ¿contento?

Zayn: Sí, bastante.

Paula: Bien, ahora si no te importa, me voy a casa.

Zayn: Claro, te acompaño hasta la salida.

 

Los dos cogen sus maletas y salen de la clase. La moto de Zayn está aparcada al lado del instituto, y antes de ir a por ella besa la mejilla de Paula, y ella después de rodar los ojos, sonríe.

 

A mitad de camino empieza a llover, y Paula llega empapada a casa.

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...