Un cambio radical.

Paula, es una chica 10, saca buenas notas, siempre obedece a sus padres, nunca hace nada malo.. Pero un día conoce a unos chicos que le darán muhco en qué pensar y provocaran un cambio radical en su vida.

13Me gustan
12Comentarios
532Vistas
AA

4. Demostrando lo contrario.

El despertador hace que Paula abra los ojos. En cuanto los abre piensa en la fiesta de la noche anterior, esa a la que no fue.

Lo segundo en lo que piensa, es que sus padres se van esta misma tarde a Alemania, le parece que es todo demasiado precipitado. Pero tiene que aguantarse.

 

Llega a clase y ve a Sophie sentada en su mesa, cosa que le extraña.

 

Paula: ¿Qué haces sentada? El profesor no ha llegado.

Sophie: Cállate, por favor.

Paula: Vaya, por lo que veo la divertida tiene resaca. -dice riendo.

Sophie: Vete a la mierda. -dice fingiendo estar enfadada.

 

El profesor llega y Paula va a sentarse a su sitio. Ve que Zayn no dice nada durante toda la clase, y supone que también bebió más de la cuenta en la fiesta. El día se presenta muy aburrido, no pasa nada fuera de lo normal.

 

Paula llega a su casa, y sus padres ya tienen las maletas hechas. Se irán en un par de horas. Deben comer rápido para llegar a tiempo al aeropuerto.

 

***

 

Claire: No dejes nunca la estufa, la cocina o cualquier cosa encendida cuando salgas.

Paula: Sí mamá...

Claire: No le abras la puerta a nadie que no conozcas, cierra con llave cada vez que salgas...

Paula: Sí mamá...

Claire: Si tienes algún problema llama a la madre de Sophie.

Paula: ¡Que sí mamá! ¡Lo tengo todo controlado! Estaré bien.

Claire: Vale, vale, lo siento, solo me preocupo.

 

Paula se despide de sus padres y coge el autobús para volver a casa. Piensa que se aburrirá muchísimo viviendo sola, lo que no sabe es que será totalmente al revés.

 

Sophie: ¿Ya se han ido tus padres? -dice Sophie nada más que Paula descuelga el teléfono.

Paula: Sí, ¿Por qué?

Sophie: Perfecto, esta noche hay otra fiesta. Le diré a mi madre que duermo hoy en tu casa para que no te sientas sola, pero en realidad nos vamos a la fiesta y volvemos a la hora que queramos.

Paula: Sophie, sabes que si fuera fin de semana no me importaría ir a una fiesta, pero es martes. ¡Mañana hay instituto!

Sophie: Venga ya, no seas aburrida por favor.

Paula: ¡Qué no soy aburrida! -dice cansada de que la llamen así.

Sophie: Demuéstralo.

Paula: Lo haré. ¿A qué hora es la fiesta?

Sophie: A las diez.

Paula: ¿Dónde?

Sophie: En casa de Harry.

Paula: No sé donde vive Harry.

Sophie: Yo sí, me lo han explicado, no está muy lejos.

Paula: Muy bien, a las diez te quiero en mi casa.

Sophie: Pero... la fiesta empieza a las diez, llegaremos tarde.

Paula: Lo bueno se hace esperar. ¿No?

 

Siguen hablando un rato sobre qué se pondrán. Luego discuten un poco sobre la hora de vuelta, y Paula decide que volverá a la hora a la que tiene que volver siempre que sale. No quiere mentir a sus padres. Ella no es así.

 

Sale de la ducha, y después de peinarse se pone un vestido negro ajustado, unos tacones del mismo color, y se maquilla un poco. Entonces escucha el timbre, y baja corriendo a abrir.

 

Join MovellasFind out what all the buzz is about. Join now to start sharing your creativity and passion
Loading ...